_Polideportivo

El curioso caso de Gale Gilbert

César Martín @CesarMrtn 10-07-2020

Sólo hay persona en todo el mundo que puede presumir de haber estado en cinco Super Bowls seguidas como jugador. Su nombre es Gale Gilbert. Pero por desgracia para él, no salió campeón de ninguna de ellas.

En este dudoso récord hay un matiz importante. No se puede decir que Gilbert es el único jugador que ha jugado cinco Super Bowls consecutivas porque no las jugó todas. Pero al ser integrante de la plantilla de uno de los dos finalistas, si sus equipos hubiesen alzado el Trofeo Vince Lombardi, sería tan campeón como el resto de sus compañeros.

Gale Gilbert jugaba de quarterback y su trayectoria se condensa en 58 partidos jugados a lo largo de diez años. Sólo fue titular cuatro veces y lanzó nueve pases de touchdown. Llegó a la NFL en 1985 desde la Universidad de California. No salió elegido en el Draft, pero acabó fichando por los Seattle Seahawks como tercer quarterback. Tras tres años en Washington, se quedó sin equipo en 1988.

En 1989 los Buffalo Bills llamaron a la puerta de Gilbert. Fue el inicio de una andadura de cuatro temporadas en las que sólo jugó dos partidos (cosas de compartir puesto con Jim Kelly y Frank Reich), pero eso no es lo importante de esta historia. Aquellos Bills de finales de los ochenta y principios de los noventa eran un equipo de élite (Jim Kelly, Thurman Thomas, Bruce Smith, Andre Reed) cuyo sistema K-Gun les llevó a cuatro Super Bowls seguidas. Por desgracia, todos los fans de la NFL saben lo que les pasó. Esas cuatro presencias y derrotas consecutivas en la Super Bowl son un récord histórico de la NFL que parece muy difícil de igualar.

Tras la derrota ante los Dallas Cowboys en la Super Bowl XXVIII, Gilbert cambió la fría Búfalo por la cálida San Diego. Su etapa en el sur de California condensa más de la mitad de los partidos que jugó en la NFL (31) pero su rol nunca pasó del de backup QB. En su primera temporada con los Chargers cubrió las espaldas de Stan Humphries… y llegó a otra Super Bowl, con idéntico desenlace a las cuatro anteriores. Al menos en esta sí jugó: lanzó seis pases, completó tres y se llevó una intercepción.

La carrera Gale Gilbert en la National Football League llegó a su fin tras la temporada de 1995. Ese año confiaba en recalar e incluso ser titular en alguno de los dos equipos de expansión (Carolina Panthers y Jacksonville Jaguars), pero no fue así. Va a ser casi imposible que se vuelva a dar el caso de que un jugador sea parte de cinco equipos derrotados de manera consecutiva en la gran final de la NFL. Un 0-5 que no se le puede anotar a su QB record, pero que siempre estará ahí como dato curioso.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Sólo hay persona en todo el mundo que puede presumir de haber estado en cinco Super Bowls seguidas como jugador. Su nombre es Gale Gilbert. Pero por desgracia para él, no salió campeón de ninguna de ellas.

En este dudoso récord hay un matiz importante. No se puede decir que Gilbert es el único jugador que ha jugado cinco Super Bowls consecutivas porque no las jugó todas. Pero al ser integrante de la plantilla de uno de los dos finalistas, si sus equipos hubiesen alzado el Trofeo Vince Lombardi, sería tan campeón como el resto de sus compañeros.

Gale Gilbert jugaba de quarterback y su trayectoria se condensa en 58 partidos jugados a lo largo de diez años. Sólo fue titular cuatro veces y lanzó nueve pases de touchdown. Llegó a la NFL en 1985 desde la Universidad de California. No salió elegido en el Draft, pero acabó fichando por los Seattle Seahawks como tercer quarterback. Tras tres años en Washington, se quedó sin equipo en 1988.

En 1989 los Buffalo Bills llamaron a la puerta de Gilbert. Fue el inicio de una andadura de cuatro temporadas en las que sólo jugó dos partidos (cosas de compartir puesto con Jim Kelly y Frank Reich), pero eso no es lo importante de esta historia. Aquellos Bills de finales de los ochenta y principios de los noventa eran un equipo de élite (Jim Kelly, Thurman Thomas, Bruce Smith, Andre Reed) cuyo sistema K-Gun les llevó a cuatro Super Bowls seguidas. Por desgracia, todos los fans de la NFL saben lo que les pasó. Esas cuatro presencias y derrotas consecutivas en la Super Bowl son un récord histórico de la NFL que parece muy difícil de igualar.

Tras la derrota ante los Dallas Cowboys en la Super Bowl XXVIII, Gilbert cambió la fría Búfalo por la cálida San Diego. Su etapa en el sur de California condensa más de la mitad de los partidos que jugó en la NFL (31) pero su rol nunca pasó del de backup QB. En su primera temporada con los Chargers cubrió las espaldas de Stan Humphries… y llegó a otra Super Bowl, con idéntico desenlace a las cuatro anteriores. Al menos en esta sí jugó: lanzó seis pases, completó tres y se llevó una intercepción.

La carrera Gale Gilbert en la National Football League llegó a su fin tras la temporada de 1995. Ese año confiaba en recalar e incluso ser titular en alguno de los dos equipos de expansión (Carolina Panthers y Jacksonville Jaguars), pero no fue así. Va a ser casi imposible que se vuelva a dar el caso de que un jugador sea parte de cinco equipos derrotados de manera consecutiva en la gran final de la NFL. Un 0-5 que no se le puede anotar a su QB record, pero que siempre estará ahí como dato curioso.