_Sevilla

Dicen que nunca se rinde

Marcos Pimentel @PimenMarcos77 28-04-2021

En una temporada atípica en la que Barcelona y Real Madrid están lejos de su mejor nivel, se presenta una ocasión dorada para que el Atlético de Madrid y el Sevilla peleen el ansiado título de liga”. Esta reflexión se escuchó en mil y una ocasiones al comienzo de la temporada y, sobre todo acerca del Atleti, al terminar la primera vuelta. Todo el mundo era consciente de lo aturdidos que estaban los dos grandes y que, probablemente, esta temporada fuese un ‘ahora o nunca’, lo que nadie esperaba es que a falta de cinco jornadas la diferencia entre el primer y el cuarto clasificado fuera de tres puntos.

Pese a llevar estancados en su cuarta plaza durante la mayor parte de la temporada, el Sevilla de Julen Lopetegui nunca se rindió, como dice su himno. Muy pocas personas se habrían jugado algo a que el Sevilla tendría opciones reales de ganar la liga a estas alturas, y menos cuando el Atlético parecía ya campeón a mitad de temporada gracias a los más de 10 puntos que tenía de ventaja sobre el segundo clasificado. Por eso, es digna de destacar y de admirar la temporada que están haciendo los de Lopetegui.

Pese al bache sufrido contra el Barça en aquel importante partido de liga y, justo después, la remontada en contra en la vuelta de semifinales de Copa del Rey, la temporada del Sevilla está siendo como mínimo de notable alto. El no participar en la Europa League y ser eliminado en octavos de final de la Champions, le permitió centrarse más en la liga para poder llegar a donde están.

Aunque, por otro lado, habría que reflexionar sobre si caer en octavos de final de la Champions contra el Borussia Dortmund se puede considerar un fracaso, al fin y al cabo, un equipo que es claro dominador de la segunda competición europea quizá debería ser capaz de llegar algo más lejos. En mi opinión sí y no, me explico: pese a ser cierto esto último, ganarle al Borussia Dortmund no puede ser considerado un must. El equipo alemán también llegó a esa ronda por méritos propios, también tiene jugadores de gran nivel y también es un gran equipo por lo que, en un encuentro a mi parecer igualado antes de comenzar, la balanza podía haberse inclinado hacia cualquiera de los dos lados.

Pero eso ya quedó atrás. Koundé y compañía han pasado página y se han puesto en pie para dar pelea, y si es necesario morir peleando. Porque el Sevilla dicen que nunca se rinde. Qué filosofía. Una idea que tira más de los jugadores que cualquier sesión de entrenamiento o charla motivadora pre partido. Pero detrás de la filosofía y de las palabras tiene que haber personas. Personas capaces de asimilar e interpretar una ideología.

Personificando la buena temporada del Sevilla, hay que destacar en primer lugar a Julen Lopetegui. Que es un gran entrenador hace tiempo que dejó de ser un secreto y, por supuesto, fue una gran incorporación para el banquillo del Sánchez-Pizjuán. Ha sabido optimizar a sus jugadores, mejorar las relaciones tácticas entre ellos y, en general, crear un equipo competitivo hasta el final, amoldándose muy bien a la filosofía sevillista.

Julen Lopetegui dirigiendo el encuentro frente al Granada. (ImagoImages)

En portería, Bono se reafirmó como un portero capaz de ocupar la escuadra sevillista, firmando grandes actuaciones en partidos completos y con paradas de las que salvan puntos en los minutos finales de varios encuentros. Parece que quienes ponían en duda sus capacidades han tenido que agachar la cabeza y aplaudir.

En defensa, Koundé sigue haciendo de las suyas. El que está llamado a ser uno de los mejores centrales de los próximos años continúa con sus espectáculos defensivos jornada tras jornada y, pese a que últimamente ha humanizado un poco su nivel, nadie sería capaz de ponerle una mala nota a la temporada del francés.

En medio campo el primer destacado tiene que ser Fernando. Su visión de juego es  envidiable, siempre está donde se le necesita. Junto a Koundé y Diego Carlos, forman un triángulo defensivo que se ha comprobado en numerosas ocasiones como un gran reto para el rival. Aprovecho para felicitar también a Monchi por su trabajo, pues pocos directores deportivos se atreverían a hacer un fichaje como el de Fernando. Donde otros veían a un jugador de 31 años que se había ido al Galatasaray a terminar su carrera, o por lo menos, a dar sus últimos pasos, Monchi vio una pieza clave de uno de los equipos más competitivos de Europa.

También cabe destacar la figura de Joan Jordán que pese a no ser un titular indiscutible, ha estado haciendo méritos para que Luis Enrique le mande algún que otro mensaje, sobre todo en la segunda vuelta de la liga.

Joussef En-Nesyri celebrando un gol frente al Levante UD. (ImagoImages)

Por último, arriba no se puede destacar a otro que no sea Joussef En-Nesyri. El marroquí está completando la mejor temporada de su carrera. Con 17 goles, es el máximo anotador de su equipo, así como el quinto de toda la liga. Sus goles han valido puntos importantes que permitieron al equipo engancharse a la pelea por el título que, al fin y al cabo, es el objetivo.

A la espera de lo que ocurra en el Barça – Granada de este jueves, el Sevilla está a tres puntos del líder con Madrid y Barça de por medio. Para que el Sevilla logre ser campeón de liga tendría que suceder una carambola en la que los tres grandes perdieran puntos, algo que parece complicado teniendo en cuenta que quedan solamente cinco encuentros. Pero bueno, también parecía difícil que el Atlético perdiera aquella ventaja de más de 10 puntos que tenía por lo que yo no me atrevo a descartarlos, y más aún cuando dicen que nunca se rinde.

Imagen de cabecera: ImagoImages

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En una temporada atípica en la que Barcelona y Real Madrid están lejos de su mejor nivel, se presenta una ocasión dorada para que el Atlético de Madrid y el Sevilla peleen el ansiado título de liga”. Esta reflexión se escuchó en mil y una ocasiones al comienzo de la temporada y, sobre todo acerca del Atleti, al terminar la primera vuelta. Todo el mundo era consciente de lo aturdidos que estaban los dos grandes y que, probablemente, esta temporada fuese un ‘ahora o nunca’, lo que nadie esperaba es que a falta de cinco jornadas la diferencia entre el primer y el cuarto clasificado fuera de tres puntos.

Pese a llevar estancados en su cuarta plaza durante la mayor parte de la temporada, el Sevilla de Julen Lopetegui nunca se rindió, como dice su himno. Muy pocas personas se habrían jugado algo a que el Sevilla tendría opciones reales de ganar la liga a estas alturas, y menos cuando el Atlético parecía ya campeón a mitad de temporada gracias a los más de 10 puntos que tenía de ventaja sobre el segundo clasificado. Por eso, es digna de destacar y de admirar la temporada que están haciendo los de Lopetegui.

Pese al bache sufrido contra el Barça en aquel importante partido de liga y, justo después, la remontada en contra en la vuelta de semifinales de Copa del Rey, la temporada del Sevilla está siendo como mínimo de notable alto. El no participar en la Europa League y ser eliminado en octavos de final de la Champions, le permitió centrarse más en la liga para poder llegar a donde están.

Aunque, por otro lado, habría que reflexionar sobre si caer en octavos de final de la Champions contra el Borussia Dortmund se puede considerar un fracaso, al fin y al cabo, un equipo que es claro dominador de la segunda competición europea quizá debería ser capaz de llegar algo más lejos. En mi opinión sí y no, me explico: pese a ser cierto esto último, ganarle al Borussia Dortmund no puede ser considerado un must. El equipo alemán también llegó a esa ronda por méritos propios, también tiene jugadores de gran nivel y también es un gran equipo por lo que, en un encuentro a mi parecer igualado antes de comenzar, la balanza podía haberse inclinado hacia cualquiera de los dos lados.

Pero eso ya quedó atrás. Koundé y compañía han pasado página y se han puesto en pie para dar pelea, y si es necesario morir peleando. Porque el Sevilla dicen que nunca se rinde. Qué filosofía. Una idea que tira más de los jugadores que cualquier sesión de entrenamiento o charla motivadora pre partido. Pero detrás de la filosofía y de las palabras tiene que haber personas. Personas capaces de asimilar e interpretar una ideología.

Personificando la buena temporada del Sevilla, hay que destacar en primer lugar a Julen Lopetegui. Que es un gran entrenador hace tiempo que dejó de ser un secreto y, por supuesto, fue una gran incorporación para el banquillo del Sánchez-Pizjuán. Ha sabido optimizar a sus jugadores, mejorar las relaciones tácticas entre ellos y, en general, crear un equipo competitivo hasta el final, amoldándose muy bien a la filosofía sevillista.

Julen Lopetegui dirigiendo el encuentro frente al Granada. (ImagoImages)

En portería, Bono se reafirmó como un portero capaz de ocupar la escuadra sevillista, firmando grandes actuaciones en partidos completos y con paradas de las que salvan puntos en los minutos finales de varios encuentros. Parece que quienes ponían en duda sus capacidades han tenido que agachar la cabeza y aplaudir.

En defensa, Koundé sigue haciendo de las suyas. El que está llamado a ser uno de los mejores centrales de los próximos años continúa con sus espectáculos defensivos jornada tras jornada y, pese a que últimamente ha humanizado un poco su nivel, nadie sería capaz de ponerle una mala nota a la temporada del francés.

En medio campo el primer destacado tiene que ser Fernando. Su visión de juego es  envidiable, siempre está donde se le necesita. Junto a Koundé y Diego Carlos, forman un triángulo defensivo que se ha comprobado en numerosas ocasiones como un gran reto para el rival. Aprovecho para felicitar también a Monchi por su trabajo, pues pocos directores deportivos se atreverían a hacer un fichaje como el de Fernando. Donde otros veían a un jugador de 31 años que se había ido al Galatasaray a terminar su carrera, o por lo menos, a dar sus últimos pasos, Monchi vio una pieza clave de uno de los equipos más competitivos de Europa.

También cabe destacar la figura de Joan Jordán que pese a no ser un titular indiscutible, ha estado haciendo méritos para que Luis Enrique le mande algún que otro mensaje, sobre todo en la segunda vuelta de la liga.

Joussef En-Nesyri celebrando un gol frente al Levante UD. (ImagoImages)

Por último, arriba no se puede destacar a otro que no sea Joussef En-Nesyri. El marroquí está completando la mejor temporada de su carrera. Con 17 goles, es el máximo anotador de su equipo, así como el quinto de toda la liga. Sus goles han valido puntos importantes que permitieron al equipo engancharse a la pelea por el título que, al fin y al cabo, es el objetivo.

A la espera de lo que ocurra en el Barça – Granada de este jueves, el Sevilla está a tres puntos del líder con Madrid y Barça de por medio. Para que el Sevilla logre ser campeón de liga tendría que suceder una carambola en la que los tres grandes perdieran puntos, algo que parece complicado teniendo en cuenta que quedan solamente cinco encuentros. Pero bueno, también parecía difícil que el Atlético perdiera aquella ventaja de más de 10 puntos que tenía por lo que yo no me atrevo a descartarlos, y más aún cuando dicen que nunca se rinde.

Imagen de cabecera: ImagoImages

_Sevilla

Dicen que nunca se rinde

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
28-04-2021

_Sevilla

«Querida afición …»

Alberto López Frau @alberlopezfrau
17-02-2021