_Ciclismo

Contador da el golpe final a La Vuelta en Ancares

Traca final de la Vuelta a España con el durísimo e inédito ascenso a Ancares por la vertiente de Pan do Zarco. Y no decepcionó, hasta el punto de que, visto lo visto hoy y las posibilidades que ofrece -como final de etapa pero también como puerto de paso-, este ascenso debería convertirse en uno de los símbolos de la carrera española.

Como ha sido habitual en esta Vuelta, ocurrieron pocas cosas hasta el puerto final. Se formó una escapada con Wout Poels, Mederel, Coppel y el vencedor en los Lagos de Covadonga Przemislaw Niemiec, este último cazado al pie de Ancares. Sky tomó el mando del pelotón en el ascenso anterior a Folgueiras de Aigas, marcando un ritmo alto pero no asfixiante.

Un cambio de carretera a diez kilómetros de meta marcaba el inicio de Ancares con un aumento brutal de la pendiente. Tanto que, mediante un tirón de Deignan, el grupo principal quedaba reducido a solo nueve ciclistas: los cinco favoritos más Barguil, Giampaolo Caruso, el sorprendente Jesús Hernández y el gregario irlandés de Froome. Valiente, atacó poco después Joaquím Rodríguez, apurando su última oportunidad de podio, y se mantendría en cabeza durante varios kilómetros con una veintena de segundos sobre Froome, Valverde -que inicialmente trató de responder- Contador y Fabio Aru.

La situación se mantuvo, con inglés y murciano cargando con el peso de la persecución hasta un nuevo cambio de ritmo de Froome. Su aceleración distanció mínimamente a Contador, que se rehizo inmediatiamente, mientras Valverde, que había reaccionado perfectamente, se quedó clavado de repente y se descolgó. A partir de ahí, el líder permaneció soldado a la rueda de Chris Froome, que intentó atacarle varias veces en vano.

Ambos superaron a Joaquím Rodríguez, que una vez realizó su intento, fue también adelantado por un combativo Alejandro Valverde, que seguía a una distancia prudencial a la pareja cabecera. En ella, Froome nunca pudo siquiera distanciar mínimamente a Contador, que a falta de 500 metros atacó por la victoria de etapa. Igual que en La Farrapona, el pinteño celebró el triunfo parcial vestido con el maillot rojo, esta vez sentenciando la Vuelta a España. Froome llegó a una decena de segundos, Valverde a menos de un minuto y Joaquím Rodríguez y Fabio Aru a alrededor de 1:20. En el orden de la clasificación general.

Punto y final a una Vuelta a España en la que el pundonor, la actitud y capacidad de sacrificio de Chris Froome no pudieron hacer nada ante la gran superioridad de Alberto Contador, que no sufrió en ningún momento ni hoy ni ningún otro día en esta carrera. Tres semanas prácticamente perfectas pese a la lesión, magnificada por él y su entorno, que sufrió tras su caída en el Tour de Francia. Alejandro Valverde mantuvo su tercera posición de podio, por delante de Joaquím Rodríguez y Fabio Aru. Mañana, el epílogo en Santiago de Compostela, con una contrarreloj intrascendente por las calles de la capital gallega.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Traca final de la Vuelta a España con el durísimo e inédito ascenso a Ancares por la vertiente de Pan do Zarco. Y no decepcionó, hasta el punto de que, visto lo visto hoy y las posibilidades que ofrece -como final de etapa pero también como puerto de paso-, este ascenso debería convertirse en uno de los símbolos de la carrera española.

Como ha sido habitual en esta Vuelta, ocurrieron pocas cosas hasta el puerto final. Se formó una escapada con Wout Poels, Mederel, Coppel y el vencedor en los Lagos de Covadonga Przemislaw Niemiec, este último cazado al pie de Ancares. Sky tomó el mando del pelotón en el ascenso anterior a Folgueiras de Aigas, marcando un ritmo alto pero no asfixiante.

Un cambio de carretera a diez kilómetros de meta marcaba el inicio de Ancares con un aumento brutal de la pendiente. Tanto que, mediante un tirón de Deignan, el grupo principal quedaba reducido a solo nueve ciclistas: los cinco favoritos más Barguil, Giampaolo Caruso, el sorprendente Jesús Hernández y el gregario irlandés de Froome. Valiente, atacó poco después Joaquím Rodríguez, apurando su última oportunidad de podio, y se mantendría en cabeza durante varios kilómetros con una veintena de segundos sobre Froome, Valverde -que inicialmente trató de responder- Contador y Fabio Aru.

La situación se mantuvo, con inglés y murciano cargando con el peso de la persecución hasta un nuevo cambio de ritmo de Froome. Su aceleración distanció mínimamente a Contador, que se rehizo inmediatiamente, mientras Valverde, que había reaccionado perfectamente, se quedó clavado de repente y se descolgó. A partir de ahí, el líder permaneció soldado a la rueda de Chris Froome, que intentó atacarle varias veces en vano.

Ambos superaron a Joaquím Rodríguez, que una vez realizó su intento, fue también adelantado por un combativo Alejandro Valverde, que seguía a una distancia prudencial a la pareja cabecera. En ella, Froome nunca pudo siquiera distanciar mínimamente a Contador, que a falta de 500 metros atacó por la victoria de etapa. Igual que en La Farrapona, el pinteño celebró el triunfo parcial vestido con el maillot rojo, esta vez sentenciando la Vuelta a España. Froome llegó a una decena de segundos, Valverde a menos de un minuto y Joaquím Rodríguez y Fabio Aru a alrededor de 1:20. En el orden de la clasificación general.

Punto y final a una Vuelta a España en la que el pundonor, la actitud y capacidad de sacrificio de Chris Froome no pudieron hacer nada ante la gran superioridad de Alberto Contador, que no sufrió en ningún momento ni hoy ni ningún otro día en esta carrera. Tres semanas prácticamente perfectas pese a la lesión, magnificada por él y su entorno, que sufrió tras su caída en el Tour de Francia. Alejandro Valverde mantuvo su tercera posición de podio, por delante de Joaquím Rodríguez y Fabio Aru. Mañana, el epílogo en Santiago de Compostela, con una contrarreloj intrascendente por las calles de la capital gallega.