_Tenis

Carlos Alcaraz, crecimiento partido a partido

Alejandro Pérez @aperezgom 09-09-2021

etiquetas:

Carlos Alcaraz

A falta de ir conociendo los campeones, uno de los protagonistas masculinos del Abierto de los Estados Unidos ha sido Carlos Alcaraz Garfia (El Palmar, Murcia, 2003). El español ha disputado su primer torneo en Flushing Meadows y se ha ido con sus primeros cuartos de final en un Major y su primer triunfo ante un tenista en el top10 (y en el top3).

El triunfo ante Stefanos Tsitsipas en tercera ronda y alcanzar los cuartos de final a costa de ganar al alemán Gojowczyk ha sido el último éxito de este 2021 para Alcaraz. Sin embargo, el pupilo de Juan Carlos Ferrero lleva desde principios de temporada rompiendo barreras y alcanzando nuevos primeros retos.

Comenzó el año dentro de los 150 mejores tenistas del mundo (el 141, concretamente) y en su segundo torneo del año superó la previa del Abierto de Australia (disputada en Doha) cediendo un set y asegurándose disputar su primer cuadro final de Grand Slam tres semanas después.

En Melbourne firmó su primer triunfo en un Major (Van de Zandschulp). Cedería en una segunda ronda muy disputada ante el sueco Ymer. Salió de Melbourne en el top130.

En primavera su mejor actuación llegó en el torneo 250 de Marbella donde jugó sus primeras semifinales ATP. En mayo en Madrid vivió otro de los momentos inolvidables de este año y de su carrera. Con invitación de la organización, jugó su segundo Masters 1000 y, tras ganar su primer partido en la categoría, se citó con Rafael Nadal en el día de su 18 cumpleaños.

De Madrid fue a Portugal (Oreias) para disputar y conquistar su cuarto Challenger. Y de ahí a París. Superando de nuevo la previa, ganó partidos consecutivos en su segundo Grand Slam para firmar una muy meritoria tercera ronda (Struff). Encadenó París con Londres y en la hierba del All England Club estrenó casillero de triunfos antes de ceder ante Medvedev en segunda ronda.

La siguiente parada para Alcaraz fue Umag (Croacia). Remontó en primera ronda, necesitó el tercer set en cuartos, ganó a Ramos en semifinales y un doble 6-2 a Gasquet en la final le hicieron campeón ATP con 18 años y tres semanas. En su primera final. De nuevo, un punto de inflexión. El título le puso al borde de los 50 mejores del mundo.

De camino a Nueva York disputó sus segundas semifinales ATP en Winston-Salem (Ymer) para plantarse en la Gran Manzana con muchas opciones de meterse entre las 50 primeras raquetas de la clasificación.

Con el sorteo del torneo neoyorquino, la proyección de Alcaraz le medía con el tercer favorito Stefanos Tsitsipas en tercera ronda. Ha sido su primer torneo en Flushing Meadows y su papel ha superado todas las expectativas.

Cameron Norrie en primera ronda le hizo 11 juegos en los tres sets del partido (6-4 6-4 6-3). Arthur Rinderknech le forzó el desempate en el primer set y le ‘robó’ la segunda manga para acabar cediendo en cuatro (7-6 4-6 6-1 6-4). Y llegó la tercera ronda con el tercer cabeza de serie. Pelear sin nada que perder ante uno de los nombres llamados a disputar el título del último Grand Slam.

El comienzo fue inmejorable (6-3 4-0) tanto como la reacción del griego (3-6 6-4 5-2 40-15) que dispuso de tres pelotas de tercer set. No las aprovechó, Alcaraz forzó el desempate y fue mejor. De un posible 3-6 6-4 6-2 al 6-3 4-6 7-6 y a un set de dar la campanada.

El cuarto parcial no tuvo miga (6-0, y 26-10 en puntos) y el partido se fue al quinto set. En el sexto juego Tsitsipas pudo romper el saque y el set (2-3 30-40) pero no lo consiguió y la igualdad se mantuvo hasta el 6-6. Todo a siete puntos.

Y al igual que ocurrió en el tercer set, sin red Alcaraz fue muy superior a Tsitsipas. 3-1, 5-2 y 6-

3. Tres pelotas de partido. Tras salvar las dos primeras, a la tercera se consumó la sorpresa. El primer triunfo de Carlos Alcaraz ante un tenista entre los 10 primeros que también ha sido el primero ante un top3. El tenista más joven en ganar a un top3 en Nueva York desde que se crease la clasificación (1973) y tenista más joven en meterse en octavos de final en Nueva York desde Chang en 1989. Récords a porrones.

Tras el subidón propio de un triunfo así, 48 horas después tocaba volver a pista. Volver a empezar. Manejar la situación y realizar un nuevo esfuerzo. En los octavos ante el alemán Gojowczyk. Tras perder dos de los tres primeros sets (5-7 6-1 5-7), dejó seco al tenista germano para ganar 12 de los últimos 14 juegos y hacer excelente el triunfo ante Tsitsipas y meterse en cuartos (Auger-Aliassime).

La cita ante el canadiense, en la madrugada del martes al miércoles, el murciano aguantó set y medio (6-3 3-1) antes de retirarse. Los cuatro esfuerzos previos consecutivos le pasaron factura y se vio obligado a terminar antes de tiempo.

En enero, Alcaraz no había disputado un partido en Grand Slam. Ahora ya tiene presencias en los cuatro cuadros finales y victorias en todos ellos. Además, victorias consecutivas en París y Nueva York y la primera presencia en una segunda semana (Flushing Meadows). De rozar el grupo de las mejores 50 raquetas a salir del torneo neoyorquino en el top40 (38).

La progresión es geométrica. Prácticamente cada torneo que pisa mejora lo anterior. Con 18 años está empezando y ya está dentro del top50, es campeón ATP y ha ganado partidos en los cuatro Majors. El margen de crecimiento es absoluto. Y todo ello, con el soporte de un equipo detrás liderado por Juan Carlos Ferrero. Haciendo su camino torneo a torneo. España conocía a Alcaraz a principios de año. En primavera lo conoció Europa y en septiembre lo ha hecho el mundo entero. Consecuencias de jugar y ganar en la pista más grande del planeta.

Imagen de cabecera: Carlos Alcaraz (@alcarazcarlos03)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A falta de ir conociendo los campeones, uno de los protagonistas masculinos del Abierto de los Estados Unidos ha sido Carlos Alcaraz Garfia (El Palmar, Murcia, 2003). El español ha disputado su primer torneo en Flushing Meadows y se ha ido con sus primeros cuartos de final en un Major y su primer triunfo ante un tenista en el top10 (y en el top3).

El triunfo ante Stefanos Tsitsipas en tercera ronda y alcanzar los cuartos de final a costa de ganar al alemán Gojowczyk ha sido el último éxito de este 2021 para Alcaraz. Sin embargo, el pupilo de Juan Carlos Ferrero lleva desde principios de temporada rompiendo barreras y alcanzando nuevos primeros retos.

Comenzó el año dentro de los 150 mejores tenistas del mundo (el 141, concretamente) y en su segundo torneo del año superó la previa del Abierto de Australia (disputada en Doha) cediendo un set y asegurándose disputar su primer cuadro final de Grand Slam tres semanas después.

En Melbourne firmó su primer triunfo en un Major (Van de Zandschulp). Cedería en una segunda ronda muy disputada ante el sueco Ymer. Salió de Melbourne en el top130.

En primavera su mejor actuación llegó en el torneo 250 de Marbella donde jugó sus primeras semifinales ATP. En mayo en Madrid vivió otro de los momentos inolvidables de este año y de su carrera. Con invitación de la organización, jugó su segundo Masters 1000 y, tras ganar su primer partido en la categoría, se citó con Rafael Nadal en el día de su 18 cumpleaños.

De Madrid fue a Portugal (Oreias) para disputar y conquistar su cuarto Challenger. Y de ahí a París. Superando de nuevo la previa, ganó partidos consecutivos en su segundo Grand Slam para firmar una muy meritoria tercera ronda (Struff). Encadenó París con Londres y en la hierba del All England Club estrenó casillero de triunfos antes de ceder ante Medvedev en segunda ronda.

La siguiente parada para Alcaraz fue Umag (Croacia). Remontó en primera ronda, necesitó el tercer set en cuartos, ganó a Ramos en semifinales y un doble 6-2 a Gasquet en la final le hicieron campeón ATP con 18 años y tres semanas. En su primera final. De nuevo, un punto de inflexión. El título le puso al borde de los 50 mejores del mundo.

De camino a Nueva York disputó sus segundas semifinales ATP en Winston-Salem (Ymer) para plantarse en la Gran Manzana con muchas opciones de meterse entre las 50 primeras raquetas de la clasificación.

Con el sorteo del torneo neoyorquino, la proyección de Alcaraz le medía con el tercer favorito Stefanos Tsitsipas en tercera ronda. Ha sido su primer torneo en Flushing Meadows y su papel ha superado todas las expectativas.

Cameron Norrie en primera ronda le hizo 11 juegos en los tres sets del partido (6-4 6-4 6-3). Arthur Rinderknech le forzó el desempate en el primer set y le ‘robó’ la segunda manga para acabar cediendo en cuatro (7-6 4-6 6-1 6-4). Y llegó la tercera ronda con el tercer cabeza de serie. Pelear sin nada que perder ante uno de los nombres llamados a disputar el título del último Grand Slam.

El comienzo fue inmejorable (6-3 4-0) tanto como la reacción del griego (3-6 6-4 5-2 40-15) que dispuso de tres pelotas de tercer set. No las aprovechó, Alcaraz forzó el desempate y fue mejor. De un posible 3-6 6-4 6-2 al 6-3 4-6 7-6 y a un set de dar la campanada.

El cuarto parcial no tuvo miga (6-0, y 26-10 en puntos) y el partido se fue al quinto set. En el sexto juego Tsitsipas pudo romper el saque y el set (2-3 30-40) pero no lo consiguió y la igualdad se mantuvo hasta el 6-6. Todo a siete puntos.

Y al igual que ocurrió en el tercer set, sin red Alcaraz fue muy superior a Tsitsipas. 3-1, 5-2 y 6-

3. Tres pelotas de partido. Tras salvar las dos primeras, a la tercera se consumó la sorpresa. El primer triunfo de Carlos Alcaraz ante un tenista entre los 10 primeros que también ha sido el primero ante un top3. El tenista más joven en ganar a un top3 en Nueva York desde que se crease la clasificación (1973) y tenista más joven en meterse en octavos de final en Nueva York desde Chang en 1989. Récords a porrones.

Tras el subidón propio de un triunfo así, 48 horas después tocaba volver a pista. Volver a empezar. Manejar la situación y realizar un nuevo esfuerzo. En los octavos ante el alemán Gojowczyk. Tras perder dos de los tres primeros sets (5-7 6-1 5-7), dejó seco al tenista germano para ganar 12 de los últimos 14 juegos y hacer excelente el triunfo ante Tsitsipas y meterse en cuartos (Auger-Aliassime).

La cita ante el canadiense, en la madrugada del martes al miércoles, el murciano aguantó set y medio (6-3 3-1) antes de retirarse. Los cuatro esfuerzos previos consecutivos le pasaron factura y se vio obligado a terminar antes de tiempo.

En enero, Alcaraz no había disputado un partido en Grand Slam. Ahora ya tiene presencias en los cuatro cuadros finales y victorias en todos ellos. Además, victorias consecutivas en París y Nueva York y la primera presencia en una segunda semana (Flushing Meadows). De rozar el grupo de las mejores 50 raquetas a salir del torneo neoyorquino en el top40 (38).

La progresión es geométrica. Prácticamente cada torneo que pisa mejora lo anterior. Con 18 años está empezando y ya está dentro del top50, es campeón ATP y ha ganado partidos en los cuatro Majors. El margen de crecimiento es absoluto. Y todo ello, con el soporte de un equipo detrás liderado por Juan Carlos Ferrero. Haciendo su camino torneo a torneo. España conocía a Alcaraz a principios de año. En primavera lo conoció Europa y en septiembre lo ha hecho el mundo entero. Consecuencias de jugar y ganar en la pista más grande del planeta.

Imagen de cabecera: Carlos Alcaraz (@alcarazcarlos03)

etiquetas:

Carlos Alcaraz