_Baloncesto

Bloqueo

Edu Rodríguez @EduRodri1996 17-10-2018

etiquetas:

23 victorias en los últimos 62 partidos de Euroliga son un balance insuficiente para el actual tercer presupuesto de Europa. La travesía por el desierto continúa en un Barcelona anclado en un constante déjà vu: fracaso, renovación de plantilla y mismo resultado. 

La vida puede ser maravillosa, que diría el gran Andrés Montes, que en paz descanse. No obstante, en Barcelona hace tiempo que dejo de serlo y no, precisamente, por falta de ganas. Tras el adiós de Xavi Pascual el equipo no ha sabido reencontrarse con la senda del éxito. Eso no quiere decir que la decisión del cambio no fuera acertada, al contrario, era necesaria, pero el club no ha sabido dar con la tecla. 

El Barcelona, no nos engañemos, no tiene una plantilla para ganar la Euroliga, pero sí para estar en el Top 8. El problema es el bloqueo mental de unos jugadores que son capaces de competir contra prácticamente cualquiera en España, pero no en Europa. El partido de anoche es de aquellos innegociables antes de comenzar: contra un club debutante en su primer partido como local. No habrá muchas más oportunidades de ser favorito a domicilio, quizá contra el Buducnost. 

Para alcanzar los cuartos de la Euroliga, el Barcelona deberá hacer del Palau un fortín. Para ello, necesita cuánto antes una victoria solvente y potenciar su juego interior. En condiciones normales, los azulgranas no pierden contra Gran Canaria en un final igualado: por experiencia y por plantilla. Es cuestión de confianza, de poderío mental, algo inexistente a día de hoy. La mejor noticia es que la temporada acaba de empezar y el equipo está a tiempo de rectificar. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

23 victorias en los últimos 62 partidos de Euroliga son un balance insuficiente para el actual tercer presupuesto de Europa. La travesía por el desierto continúa en un Barcelona anclado en un constante déjà vu: fracaso, renovación de plantilla y mismo resultado. 

La vida puede ser maravillosa, que diría el gran Andrés Montes, que en paz descanse. No obstante, en Barcelona hace tiempo que dejo de serlo y no, precisamente, por falta de ganas. Tras el adiós de Xavi Pascual el equipo no ha sabido reencontrarse con la senda del éxito. Eso no quiere decir que la decisión del cambio no fuera acertada, al contrario, era necesaria, pero el club no ha sabido dar con la tecla. 

El Barcelona, no nos engañemos, no tiene una plantilla para ganar la Euroliga, pero sí para estar en el Top 8. El problema es el bloqueo mental de unos jugadores que son capaces de competir contra prácticamente cualquiera en España, pero no en Europa. El partido de anoche es de aquellos innegociables antes de comenzar: contra un club debutante en su primer partido como local. No habrá muchas más oportunidades de ser favorito a domicilio, quizá contra el Buducnost. 

Para alcanzar los cuartos de la Euroliga, el Barcelona deberá hacer del Palau un fortín. Para ello, necesita cuánto antes una victoria solvente y potenciar su juego interior. En condiciones normales, los azulgranas no pierden contra Gran Canaria en un final igualado: por experiencia y por plantilla. Es cuestión de confianza, de poderío mental, algo inexistente a día de hoy. La mejor noticia es que la temporada acaba de empezar y el equipo está a tiempo de rectificar. 

etiquetas:

_NBA

Muy orgulloso

Adrià Campmany @campmany_adria
08-11-2021