_

Bayern, la enésima de Arjen Robben da el doblete

Borja Pardo @Borja_Pardo 17-05-2014

etiquetas:

Bayern Munich

Juanma PERERALa final de la DFB Pokal llegaba para ambos clubes después de mucha carga de viajes y partidos. El ambiente era sensacional en el Estadio Olímpico de Berlín. Los tifos de ambas aficiones tras las porterías colorearon un ambiente que se suponía de espectáculo. El austriaco David Alaba se había lesionado y no iba a estar. Además, Pep no contó con Mario Mandzukic, por lo que no se pudo ver el duelo en el campo entre los dos máximos goleadores de la liga. Parea sorprender a los borussers, Pep salió con tres centrales de inicio, Rafinha por la izquierda y el danés Höjbjerg por la derecha, con Müller de 9. La intención de Peo era la de sorprender y Klopp salió fiel a su estilo. Uno de los jugadores más activos de la primera mitad fue el danés ya nombrado, la sorpresa en el XI, que cuajó una buena actuación y tuvo una ocasión muy buena para marcar.

A la media hora se produjo el primer contratiempo. Philipp Lahm tuvo que abandonar el césped lesionado en su tobillo izquierdo y salió en su lugar Franck Ribery. El encuentro se fue haciendo tedioso por momenros con imprecisionespor ambos lados. La primera parte se cerró con ocasiones para cada equipo. Weindenfeller paró una ocasión clara tras un disparo de Müller, otra vez, como en los primeros minutos. Con la hora casi cumplida, Robert Lewandowski fue derribado casi sobre la línea del área, pitando el árbitro una falta que Marco Reus tiró al larguero tras tocar en la barrera.

La jugada polémica de la final se produjo a los 64 minutos. Un centro al área fue peinado por Lewandowski y rematado por Mats Hummels. El defensa brasileño del Bayern Dante sacó el balón en la línea. La repetición demostró que el árbitro se equivocó y el balón entró totalmente. Además, en el momento en el que el polaco peina la pelota, el central está en una posición que bien podía parecer fuera de juego, por centímetros. Pero el juego siguió. La parte borusser del estadio criticó al árbitro y el encuentro subía en cuanto a lo que la tensión se refiere.

Los últimos minutos del tiempo reglamentario fueron para los porteros. Tanto Neuer como Weidenfeller detuvieron varios disparos a Kirch, Robben y Müller. Y con el 0-0 se llegó a la prórroga. Pero las noticias no eran buenas. Manuel Neuer tuvo que ser atendido en la banda tras dolerse de un hombro. El suplente, el jiven Raeder, salió a calentar incluso, pero el ex minero aguantó todo el encuentro. El cansancio hacía mella en los jugadores. Müller, Kroos y algún otro tenían que ser ayudados por sus compañeros para estirar en momentos en los que el juego estaba detenido.

Fue, como no, Arjen Robben quien abrió el marcador en el minuto 107. Pudo marcar el segundo el neerlandés en un mano a mano que despejó el guardameta del Dortmund. Con el tiempo cumplido, Neuer cayó de nuevo sobre su hombro lesionado y tuvo que añadirse más minutos de juego. En el 123, fue Thomas Müller, el autor de la primera ocasión del encuentro que marcaba el 2-0 y sentenciaba el 17º título de DFB Pokal para los bávaros. Se acabó la temporada para los dos equipos. Ahora, muchos de sus futbolistas irán con Alemania y otras selecciones a Brasil para disputar el Mundial.

[Sigue toda la actualidad del Bayern en @BayernSphera]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Juanma PERERALa final de la DFB Pokal llegaba para ambos clubes después de mucha carga de viajes y partidos. El ambiente era sensacional en el Estadio Olímpico de Berlín. Los tifos de ambas aficiones tras las porterías colorearon un ambiente que se suponía de espectáculo. El austriaco David Alaba se había lesionado y no iba a estar. Además, Pep no contó con Mario Mandzukic, por lo que no se pudo ver el duelo en el campo entre los dos máximos goleadores de la liga. Parea sorprender a los borussers, Pep salió con tres centrales de inicio, Rafinha por la izquierda y el danés Höjbjerg por la derecha, con Müller de 9. La intención de Peo era la de sorprender y Klopp salió fiel a su estilo. Uno de los jugadores más activos de la primera mitad fue el danés ya nombrado, la sorpresa en el XI, que cuajó una buena actuación y tuvo una ocasión muy buena para marcar.

A la media hora se produjo el primer contratiempo. Philipp Lahm tuvo que abandonar el césped lesionado en su tobillo izquierdo y salió en su lugar Franck Ribery. El encuentro se fue haciendo tedioso por momenros con imprecisionespor ambos lados. La primera parte se cerró con ocasiones para cada equipo. Weindenfeller paró una ocasión clara tras un disparo de Müller, otra vez, como en los primeros minutos. Con la hora casi cumplida, Robert Lewandowski fue derribado casi sobre la línea del área, pitando el árbitro una falta que Marco Reus tiró al larguero tras tocar en la barrera.

La jugada polémica de la final se produjo a los 64 minutos. Un centro al área fue peinado por Lewandowski y rematado por Mats Hummels. El defensa brasileño del Bayern Dante sacó el balón en la línea. La repetición demostró que el árbitro se equivocó y el balón entró totalmente. Además, en el momento en el que el polaco peina la pelota, el central está en una posición que bien podía parecer fuera de juego, por centímetros. Pero el juego siguió. La parte borusser del estadio criticó al árbitro y el encuentro subía en cuanto a lo que la tensión se refiere.

Los últimos minutos del tiempo reglamentario fueron para los porteros. Tanto Neuer como Weidenfeller detuvieron varios disparos a Kirch, Robben y Müller. Y con el 0-0 se llegó a la prórroga. Pero las noticias no eran buenas. Manuel Neuer tuvo que ser atendido en la banda tras dolerse de un hombro. El suplente, el jiven Raeder, salió a calentar incluso, pero el ex minero aguantó todo el encuentro. El cansancio hacía mella en los jugadores. Müller, Kroos y algún otro tenían que ser ayudados por sus compañeros para estirar en momentos en los que el juego estaba detenido.

Fue, como no, Arjen Robben quien abrió el marcador en el minuto 107. Pudo marcar el segundo el neerlandés en un mano a mano que despejó el guardameta del Dortmund. Con el tiempo cumplido, Neuer cayó de nuevo sobre su hombro lesionado y tuvo que añadirse más minutos de juego. En el 123, fue Thomas Müller, el autor de la primera ocasión del encuentro que marcaba el 2-0 y sentenciaba el 17º título de DFB Pokal para los bávaros. Se acabó la temporada para los dos equipos. Ahora, muchos de sus futbolistas irán con Alemania y otras selecciones a Brasil para disputar el Mundial.

[Sigue toda la actualidad del Bayern en @BayernSphera]

etiquetas:

Bayern Munich

_Destacado Principal

Diario de Tokyo: 2 de agosto

Redacción @SpheraSports
02-08-2021

_Destacado

Diario de Tokyo: 1 de agosto

Redacción @SpheraSports
01-08-2021