_Otros

ATP Cup: nuevos tiempos para el tenis

David Sánchez @dasanchez__ 20-11-2018

etiquetas:

El tenis vira hacia otro lado. El tenis quiere reinventarse. El tenis busca su sitio en los tiempos modernos renunciando al carácter tradicionalista. Un deporte, tan arraigado a sus raíces, quiere estar ahora a la vanguardia dentro de una sociedad donde lo efímero es tendencia.

La IPTL (International Premier Tennis League) abrió la veda allá por el año 2014. Un torneo de la mano de marcas inusuales en los patrocinios del tenis, se embarcó en la tarea de hacerle ver al mundo que el tenis también puede ser un espectáculo ‘moderno’. Ofreció suculentas cantidades de dinero a los tenistas y elaboró un proyecto donde el equipo ganador, además del trofeo, se llevaría un millón de dólares. No está mal para ser una exhibición.

Consiguió deslumbrar al mundo tres años; tiempo suficiente para que Roger Federer y su staff técnico, junto a la agencia del suizo, organizaran la Laver Cup; un evento donde estrellas de la raqueta se darían cita conformando dos equipos: Europa vs Resto del Mundo. 

Resultó ser todo un éxito. Nadal y Federer, en la primera edición, dejaron imágenes históricas formando pareja de dobles por primera vez. La organización, la producción y realización televisiva y el caché del cartel trajeron enormes beneficios económicos y retorno mediático para el torneo -de nuevo una exhibición- que repetiría en 2018 pasando de Praga a Chicago. 

Estas dos probatinas fueron la semilla que terminó de germinar en el cerebro del grupo Kosmos. Gerard Piqué, su presidente, trazó una suculenta oferta a la Federación Internacional del Tenis en busca de revitalizar una competición denostada por su desajuste dentro del calendario mundial. Si hay algo que ha ‘enfermado’ a la Copa Davis es su situación dentro del calendario así como la ausencia de grandes figuras en eliminatorias que no son decisivas pero sí necesarias para seguir en el Grupo Mundial de la competición. 

El 71,43% de los votos en la Asamblea General de la ITF dieron la razón al futbolista del FC Barcelona. La propuesta aprobada impone que 24 equipos jueguen partidos de local o visitante en febrero de 2019 y los 12 ganadores pasen a la final definitiva -que se celebrará en una semana- a la que se unirían cuatro semifinalistas del año anterior y dos equipos invitados. Además, dejará 25 millones de dólares anuales para las federaciones y 20 para los tenistas. Kosmos se ha comprometido a una inversión de 3.000 millones de dólares durante un periodo de 25 años. 

Así las cosas, parece que el tenis encauza un nuevo camino y el máximo organismo rector de este deporte, en su rama masculina, la ATP, también quiere sumarse a ello. En Londres, la semana pasada, presentaron el proyecto de la ATP Cup, un evento organizado conjuntamente con la Federación Australiana de Tenis, que dará comienzo en 2020. 

Se trata de una competición por equipos que se jugará en tres ciudades de Australia, en un periodo de 10 días, justo antes del Abierto de Australia, y que contará con 24 países compitiendo por el título. El evento es una reminiscencia de la vieja ATP World Team Cup, que se disputó en Dusseldorf (Alemania) de 1978 a 2012. 

Ahora, la ATP reinventa el concepto ofreciendo 15 millones de dólares en premios y hasta 750 puntos del ranking para los ganadores. Contará con un formato de seis grupos, con ocho naciones clasificándose de la Round Robin para competir en la fase eliminatoria donde solo quedará el equipo ganador. 

Habrá hasta cinco jugadores por equipo, con eliminatorias que tendrán dos partidos individuales y uno de dobles, todos al mejor de tres sets. El criterio de entrada en la ATP Cup se basará en el Ranking ATP del número uno individual de cada país.

Cifras astronómicas y espectáculo, junto a la presencia de estandartes de la raqueta, parece ser la nueva fórmula para atraer al espectador. Nuevos tiempos para el tenis. La historia está por escribir. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El tenis vira hacia otro lado. El tenis quiere reinventarse. El tenis busca su sitio en los tiempos modernos renunciando al carácter tradicionalista. Un deporte, tan arraigado a sus raíces, quiere estar ahora a la vanguardia dentro de una sociedad donde lo efímero es tendencia.

La IPTL (International Premier Tennis League) abrió la veda allá por el año 2014. Un torneo de la mano de marcas inusuales en los patrocinios del tenis, se embarcó en la tarea de hacerle ver al mundo que el tenis también puede ser un espectáculo ‘moderno’. Ofreció suculentas cantidades de dinero a los tenistas y elaboró un proyecto donde el equipo ganador, además del trofeo, se llevaría un millón de dólares. No está mal para ser una exhibición.

Consiguió deslumbrar al mundo tres años; tiempo suficiente para que Roger Federer y su staff técnico, junto a la agencia del suizo, organizaran la Laver Cup; un evento donde estrellas de la raqueta se darían cita conformando dos equipos: Europa vs Resto del Mundo. 

Resultó ser todo un éxito. Nadal y Federer, en la primera edición, dejaron imágenes históricas formando pareja de dobles por primera vez. La organización, la producción y realización televisiva y el caché del cartel trajeron enormes beneficios económicos y retorno mediático para el torneo -de nuevo una exhibición- que repetiría en 2018 pasando de Praga a Chicago. 

Estas dos probatinas fueron la semilla que terminó de germinar en el cerebro del grupo Kosmos. Gerard Piqué, su presidente, trazó una suculenta oferta a la Federación Internacional del Tenis en busca de revitalizar una competición denostada por su desajuste dentro del calendario mundial. Si hay algo que ha ‘enfermado’ a la Copa Davis es su situación dentro del calendario así como la ausencia de grandes figuras en eliminatorias que no son decisivas pero sí necesarias para seguir en el Grupo Mundial de la competición. 

El 71,43% de los votos en la Asamblea General de la ITF dieron la razón al futbolista del FC Barcelona. La propuesta aprobada impone que 24 equipos jueguen partidos de local o visitante en febrero de 2019 y los 12 ganadores pasen a la final definitiva -que se celebrará en una semana- a la que se unirían cuatro semifinalistas del año anterior y dos equipos invitados. Además, dejará 25 millones de dólares anuales para las federaciones y 20 para los tenistas. Kosmos se ha comprometido a una inversión de 3.000 millones de dólares durante un periodo de 25 años. 

Así las cosas, parece que el tenis encauza un nuevo camino y el máximo organismo rector de este deporte, en su rama masculina, la ATP, también quiere sumarse a ello. En Londres, la semana pasada, presentaron el proyecto de la ATP Cup, un evento organizado conjuntamente con la Federación Australiana de Tenis, que dará comienzo en 2020. 

Se trata de una competición por equipos que se jugará en tres ciudades de Australia, en un periodo de 10 días, justo antes del Abierto de Australia, y que contará con 24 países compitiendo por el título. El evento es una reminiscencia de la vieja ATP World Team Cup, que se disputó en Dusseldorf (Alemania) de 1978 a 2012. 

Ahora, la ATP reinventa el concepto ofreciendo 15 millones de dólares en premios y hasta 750 puntos del ranking para los ganadores. Contará con un formato de seis grupos, con ocho naciones clasificándose de la Round Robin para competir en la fase eliminatoria donde solo quedará el equipo ganador. 

Habrá hasta cinco jugadores por equipo, con eliminatorias que tendrán dos partidos individuales y uno de dobles, todos al mejor de tres sets. El criterio de entrada en la ATP Cup se basará en el Ranking ATP del número uno individual de cada país.

Cifras astronómicas y espectáculo, junto a la presencia de estandartes de la raqueta, parece ser la nueva fórmula para atraer al espectador. Nuevos tiempos para el tenis. La historia está por escribir. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021