_Sevilla

All you need is love

José Gavilán @futbol_internac 14-02-2019

etiquetas:

Es jueves. Por sí solo, ya es motivo de alegría en Sevilla. Un día especial sobre todo en la parte rojiblanca de la capital andaluza. El idilio entre la UEFA Europa League y el conjunto sevillista es manifiesto. El equipo que más veces ha conseguido levantar el trofeo europeo se agarra a su competición fetiche para volver a reencontrarse con el fútbol.

El año 2019 no está siendo fácil para el equipo de Pablo Machín. Lo único rescatable del último mes y medio ha sido el partido de ida de Copa del Rey ante el FC Barcelona, el 5-0 en casa ante el Levante y los últimos cinco minutos del pasado fin de semana ante el Eibar. Poco más. El estado físico del equipo pasa por uno de los peores momentos de la temporada y el mental no hace más que agrandar la crisis. El centro del campo del Sevilla Fútbol Club se ha caído. Banega, Franco Vázquez y Sarabia se han rendido ante la saturación de partidos. El tridente que llegó a elevar al conjunto de Nervión hasta lo más alto de la clasificación en La Liga se mira a los ojos, se limpia el sudor y agacha la cabeza resignado y consciente de no poder más con la situación. 

Pero el destino ha decidido que este año, el 14 de febrero caiga en jueves. Por algún motivo, el día de los enamorados se cruza en el camino del Sevilla y de la Europa League buscando una mirada cómplice entre ambos que sirva a los rojiblancos para levantarse de la depresión en la que anda sumergido. 

Eso sí, hace falta encontrar a Cupido. Esa figura que clave en el corazón del sevillismo la flecha del buen fútbol. El encargado de hacer revolotear a las mariposas del estómago. Aquel que haga olvidar los peores momentos vividos con el único regalo de una sonrisa. Un personaje que podría representar Banega con su batuta, el Mudo con su pausa o Sarabia con su entrega. El Sevilla solo necesita a uno de ellos para que el resto se contagie de pasión.

Todo lo que el Sevilla necesita es amor. Una única dosis de fantasía que vuelva a hacer volar la imaginación del aficionado soñando con levantar otro título. La rosa roja que convierta el deseo en frenesí. Los bombones que endulcen la amargura del agotamiento. Es jueves. Es San Valentín. Sevilla, es tu momento. Hazlo una vez más. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Es jueves. Por sí solo, ya es motivo de alegría en Sevilla. Un día especial sobre todo en la parte rojiblanca de la capital andaluza. El idilio entre la UEFA Europa League y el conjunto sevillista es manifiesto. El equipo que más veces ha conseguido levantar el trofeo europeo se agarra a su competición fetiche para volver a reencontrarse con el fútbol.

El año 2019 no está siendo fácil para el equipo de Pablo Machín. Lo único rescatable del último mes y medio ha sido el partido de ida de Copa del Rey ante el FC Barcelona, el 5-0 en casa ante el Levante y los últimos cinco minutos del pasado fin de semana ante el Eibar. Poco más. El estado físico del equipo pasa por uno de los peores momentos de la temporada y el mental no hace más que agrandar la crisis. El centro del campo del Sevilla Fútbol Club se ha caído. Banega, Franco Vázquez y Sarabia se han rendido ante la saturación de partidos. El tridente que llegó a elevar al conjunto de Nervión hasta lo más alto de la clasificación en La Liga se mira a los ojos, se limpia el sudor y agacha la cabeza resignado y consciente de no poder más con la situación. 

Pero el destino ha decidido que este año, el 14 de febrero caiga en jueves. Por algún motivo, el día de los enamorados se cruza en el camino del Sevilla y de la Europa League buscando una mirada cómplice entre ambos que sirva a los rojiblancos para levantarse de la depresión en la que anda sumergido. 

Eso sí, hace falta encontrar a Cupido. Esa figura que clave en el corazón del sevillismo la flecha del buen fútbol. El encargado de hacer revolotear a las mariposas del estómago. Aquel que haga olvidar los peores momentos vividos con el único regalo de una sonrisa. Un personaje que podría representar Banega con su batuta, el Mudo con su pausa o Sarabia con su entrega. El Sevilla solo necesita a uno de ellos para que el resto se contagie de pasión.

Todo lo que el Sevilla necesita es amor. Una única dosis de fantasía que vuelva a hacer volar la imaginación del aficionado soñando con levantar otro título. La rosa roja que convierta el deseo en frenesí. Los bombones que endulcen la amargura del agotamiento. Es jueves. Es San Valentín. Sevilla, es tu momento. Hazlo una vez más. 

etiquetas:

_Sevilla

Dicen que nunca se rinde

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
28-04-2021

_Sevilla

«Querida afición …»

Alberto López Frau @alberlopezfrau
17-02-2021