_Sevilla

11 mercenarios

José Gavilán @futbol_internac 09-05-2019

etiquetas:

El nuevo proyecto del Sevilla Fútbol Club está en marcha. La llegada de Monchi hace poco más de un mes agiliza el proceso de renovación en el club hispalense. El de San Fernando ha regresado a Nervión seducido por un plan que aspira a reconducir el sentimiento de ambición que tanto caracteriza al sevillismo. 

Entre manzanillas y gambas, pisando suelo de albero, bajo el sonido de las sevillanas y tras la resaca de un altercado fruto del despecho, Monchi se ha encargado de repetir caseta a caseta, radio a radio, que el Sevilla necesita tener futbolistas capaces de competir. Un modelo ganador, con aspiraciones y dispuesto a no bajar nunca los brazos. Es decir, recuperar el gen sevillista, aquel que nunca se debió perder entre el ‘pechofriismo’ y la apatía, aquel que permitió levantar cinco trofeos de UEFA Europa League en 10 años, el mismo gen que voló con el zurdazo de Antonio Puerta, que creyó con el gol de Andrés Palop en Donetsk o que saltó para rematar a la vez que lo hizo Mbia en Valencia. 

Masticando entre líneas el discurso del director general deportivo y tomando prestadas las palabras en Deportes Cope Sevilla del querido y admirado Víctor Fernández, el Sevilla lo que necesita para la próxima temporada son 11 mercenarios sobre el terreno de juego. 11 trabajadores capaces de dejarse el alma por su empresa, 11 futbolistas capacitados para sudar la camiseta cuando sea necesario esperando recompensa, 11 soldados dispuestos a luchar por una causa en común y por supuesto, con ánimo de lucro: ganar. 

La dinámica de la entidad obliga a seguir creciendo. Los dos últimos años, pese a continuar en Europa, han reflejado una evidente inestabilidad deportiva. El regreso de Monchi no es más que una declaración de intenciones para recuperar la ambición que catapultó en su día al conjunto sevillista a la élite del fútbol mundial. Competir más allá del escenario. Pelear cualquier partido como se hace bajo el amparo del Ramón Sánchez-Pizjuán. Tener orgullo y sangrar sevillismo también lejos de Nervión. Objetivos que no deben quedarse en palabras, altas de perfiles de jugadores concretos, bajas de futbolistas que no se sientan identificados con la casta y el coraje. Recuperar la ilusión. Reestablecer el ADN. Resucitar al Sevilla.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El nuevo proyecto del Sevilla Fútbol Club está en marcha. La llegada de Monchi hace poco más de un mes agiliza el proceso de renovación en el club hispalense. El de San Fernando ha regresado a Nervión seducido por un plan que aspira a reconducir el sentimiento de ambición que tanto caracteriza al sevillismo. 

Entre manzanillas y gambas, pisando suelo de albero, bajo el sonido de las sevillanas y tras la resaca de un altercado fruto del despecho, Monchi se ha encargado de repetir caseta a caseta, radio a radio, que el Sevilla necesita tener futbolistas capaces de competir. Un modelo ganador, con aspiraciones y dispuesto a no bajar nunca los brazos. Es decir, recuperar el gen sevillista, aquel que nunca se debió perder entre el ‘pechofriismo’ y la apatía, aquel que permitió levantar cinco trofeos de UEFA Europa League en 10 años, el mismo gen que voló con el zurdazo de Antonio Puerta, que creyó con el gol de Andrés Palop en Donetsk o que saltó para rematar a la vez que lo hizo Mbia en Valencia. 

Masticando entre líneas el discurso del director general deportivo y tomando prestadas las palabras en Deportes Cope Sevilla del querido y admirado Víctor Fernández, el Sevilla lo que necesita para la próxima temporada son 11 mercenarios sobre el terreno de juego. 11 trabajadores capaces de dejarse el alma por su empresa, 11 futbolistas capacitados para sudar la camiseta cuando sea necesario esperando recompensa, 11 soldados dispuestos a luchar por una causa en común y por supuesto, con ánimo de lucro: ganar. 

La dinámica de la entidad obliga a seguir creciendo. Los dos últimos años, pese a continuar en Europa, han reflejado una evidente inestabilidad deportiva. El regreso de Monchi no es más que una declaración de intenciones para recuperar la ambición que catapultó en su día al conjunto sevillista a la élite del fútbol mundial. Competir más allá del escenario. Pelear cualquier partido como se hace bajo el amparo del Ramón Sánchez-Pizjuán. Tener orgullo y sangrar sevillismo también lejos de Nervión. Objetivos que no deben quedarse en palabras, altas de perfiles de jugadores concretos, bajas de futbolistas que no se sientan identificados con la casta y el coraje. Recuperar la ilusión. Reestablecer el ADN. Resucitar al Sevilla.

etiquetas:

_Betis

Derbi sevillano y europeo

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
06-11-2019

_Sevilla

Españoles en Sevilla

José Gavilán @futbol_internac
27-06-2019