_La Liga

Diez conclusiones sobre La Liga 2021/22

Marcos Pimentel @PimenMarcos77 23-05-2022

etiquetas:

Liga Santander

Ahora con la liga ya terminada, el análisis de la misma es mucho más sencillo pues no dependemos de situaciones hipotéticas. Ya conocemos todos los descendidos, los equipos que estarán en Europa y los que mantienen la categoría y ponen el punto y seguido de cara a la temporada que viene. Con todo esto, he sacado unas conclusiones que nos ha dejado la temporada 21/22 de LaLiga Santander.

La caída de Granada, Levante y Alavés

Empecemos por lo negativo. Son casos parecidos entre sí, pero a la vez diferentes. A mi parecer, el Alavés y el Granada tienen plantillas bastante cortas, sobre todo los norteños. Plantillas que en este fútbol moderno no dan, ya no por un tema de 11 contra 11, sino porque en cada partido participan hasta 16 jugadores. Los cinco cambios implementados recientemente en el fútbol no favorecen a los equipos modestos, y se nota. Pero no es el único motivo de su descenso: Robert Moreno no fue capaz de implantar un estilo de juego al Granada y debido a sus malos resultados fue destituido. Karanka no logró salvar al equipo, pero no se le puede echar en cara, el tiempo era escaso y los ajustes posibles bastante limitados.

Por su parte, el Levante sí creo que tiene mejor plantilla, por lo que ese no fue el problema. Además, tienen grandes nombres individuales como Morales, Roger Martí o De Frutos. Veremos cuántos de ellos se quedan para intentar devolver al Levante a la primera categoría. A mi parecer, no fueron capaces de remontar la tremenda desventaja que arrastraban tras demorarse hasta la jornada 20 su primera victoria. Demasiados puntos perdidos por el camino. En el tramo final parece que sí despertaron, pero ya era tarde.

El milagro de la salvación

Mallorca y Cádiz vivieron una última jornada de infarto. Con sus respectivas victorias a Osasuna y Alavés (ambas como visitantes) lograron la salvación, pero es innegable que estuvieron al borde del precipicio, donde nadie quiere estar. El error en el penalti de Jorge Molina en el Nuevo Los Cármenes fue clave, pues con una hipotética victoria del Granada, habría sido el Cádiz el descendido pese a su victoria. Toca celebrar la salvación, pero que no se quede ahí. De cara a la temporada que viene, analizar los errores de esta y trabajar desde hoy para que no vuelvan a suceder. Ahora en el periodo entre temporadas, se debe trabajar duro principalmente desde los despachos. Salvados por la campana.

Mantenerse sin sufrir suele celebrarse también

Si seguimos ascendiendo en la clasificación, nos encontramos con equipos que quizá llevan 4 o 5 jornadas salvados, o que lo lograron en la penúltima. Lo importante es la salvación y lograrlo sin sufrir también es motivo de celebración. Equipos como Getafe, Espanyol, Elche o Rayo Vallecano están ahí, y unos más contentos que otros. El Rayo, por ejemplo, pegó un bajón lógico en la segunda vuelta de la temporada pues en la primera fue el mejor equipo como local de toda la liga (8V, 1E). En cambio, a domicilio era el 18º, extremos (1V, 2E, 7D). Se llegó a soñar con entrar en Europa tras haber ascendido pues, como ejemplo, en la jornada 19 (final de la primera vuelta) eran sextos, recién adelantados por el FC Barcelona. El Espanyol, por su parte, sí aspiraba a más que a quedarse a 4 puntos del descenso. Pese a ser un recién ascendido, es un equipo con mayores capacidades, y no me sorprendería que lo demuestren la temporada que viene.

Valencia y Celta siguen sin superarse, y bien por Osasuna

La media tabla, zona de confort para quien no tiene mayores aspiraciones, pero un hoyo difícil de donde salir para quien sí. El primero es el caso de Osasuna, un equipo que desde que regresó a la primera división en 2019 ha cosechado grandes clasificaciones: 10º, 11º y otra vez 10º. Al hilar tan solo tres temporadas en primera no tiene esa aura de un equipo capaz de pisar Europa, algo que sí tienen Celta y Valencia, equipos más que habituales en la categoría. Para ambos el objetivo ambicioso a principio de temporada es pisar Europa, aunque primero se busque la salvación. Los objetivos de uno en uno. En Valencia, la gestión en los despachos parece ser el principal problema, pero en lo deportivo tampoco brillan con luz propia. Algo similar pasa en Vigo, que pese a tener grandes nombres y un estilo de juego propio el premio no llega. Otro año será.

Athletic Club, ¿qué te pasa?

Si Europa se le resiste a Valencia y Celta, del Athletic ya ni hablemos. Ya han pasado varias temporadas desde la última vez que llevaron su fútbol por el continente, el mayor de sus deberes pendientes. Pese a todo, cada vez que lo logran tiene muchísimo mérito, principalmente por la filosofía del club que restringe hasta extremos el mercado del que pueden echar mano. Leí ayer un dato escalofriante sobre los resultados del Athletic cada vez que estaba a un punto de meterse en puestos europeos, os lo dejo aquí abajo. La temporada que viene será de nuevo el objetivo, veremos si es por fin el año.

De semifinales de Champions a la Conference League

Dicho así parece un desprestigio, pues todo lo contrario. El Villarreal está logrando pasear su escudo por Europa y defendiéndolo de la mejor manera. La temporada pasada campeones de la Europa League, esta temporada semifinalistas de la Champions League, y la que viene participarán en la Conference League. Este historial hace que sea uno de los principales favoritos a alzarse con este trofeo europeo, al menos a día de hoy, pues hasta que comience la próxima temporada muchas cosas pueden cambiar. En Liga no han logrado objetivos tan ambiciosos como en la Champions, pues aquello fue desproporcionado, pero han cosechado un 7º puesto muy meritorio, enhorabuena.

Betis y Real sociedad, un año más logrando objetivos

Son casos diferentes. La Real ha cumplido con mucho mérito las aspiraciones que seguramente tenía a principio de temporada. Clasificarse para la Champions sería el excelente, pero el 6º puesto es ya un notable alto para ellos. Buenos años están viviendo los de Imanol Alguacil y sus aficionados. Por su parte, el Betis ha vivido, seguramente, la mejor temporada de su historia. Pese a que cuentan en su palmarés con una liga (1934/35), este año ha sido sublime, no solo por su 5º puesto, sino por estar peleando hasta el final por el 4º, que le daría acceso a Champions. Finalmente el Sevilla, eterno rival, logró conservar el puesto, pero no estuvo lejos. Además fueron campeones de la Copa del Rey, la tercera de su historia. Temporadón de los de Pellegrini.

La Champions con los de siempre

El Sevilla parece tenerle aprecio a la 4ª plaza. Ha sido suya en las últimas tres temporadas, este año a tan solo un punto del 3º. Buena temporada de los de Lopetegui, sin grandiosas actuaciones individuales ni colectivas, pero tampoco nada decepcionante. Se mantiene como estaba, aunque su actuación en la Champions no estuvo a la altura. Quizá esa sea la exigencia de cara al año que viene: además de mantenerse entre los cuatro primeros, hacer un mejor papel en la máxima competición europea, que en la Europa League ya son los mejores.

El Atlético de Madrid, por su parte, creo que sí decepcionó un poco. Tras ser campeones el año pasado, se esperaba que por lo menos volviesen a estar en la pelea por el título, pero no ha sido así. Tienen nombres para hacerlo, pero este no fue su mejor año. Pese a todo, no hace tanto era un equipo mediocre y ahora tenemos normalizado que debe ganar siempre, así que enhorabuena por la medalla de bronce, el año que viene más.

El Barça es un caso especial. Tras 12 partidos de liga, eran novenos con 17 puntos de 36 posibles, datos nefastos para un club con su caché. La llegada de Xavi revitalizó al equipo y se comenzó un proyecto nuevo e ilusionante. Se llegó a plantear la opción de pelear por el título, algo que siempre estuvo lejos, pero solo eso ya dice mucho. Finalmente terminan segundos y cumplen el objetivo de entrar en Champions, el mismo que marcó Xavi cuando llegó. Este proyecto ilusiona, con una pretemporada adecuada, el año que viene la historia puede ser diferente.

El Real Madrid, campeón por 35º vez

Mención a parte merece el Real Madrid, campeón con soltura de esta liga. Si bien los principales competidores no estuvieron a la altura, terminar la liga con un colchón de 13 puntos habla bien de la temporada merengue. Benzema y Courtois fueron diferenciales en las áreas y tiraron del carro madridista a unos niveles que creo que nunca se habían visto en ellos, enorme temporada para ambos. Por poner alguna pega, sorprende que no hayan sido matemáticamente campeones varias jornadas antes, pues como decía, Barça, Atleti y Sevilla no estuvieron a la altura de pelear por el título. A día de hoy, queda por delante la final de la Champions, donde una temporada de notable se puede convertir en sobresaliente.

Los trofeos individuales

Con amplia diferencia (+10), Benzema ha sido el Pichichi de LaLiga 21/22 al haber anotado 27 goles. La mejor temporada goleadora del francés, que llevó a su equipo hasta el título con influencia total en el juego, no solo de cara al gol. Seguramente su mejor temporada como futbolista en general.

El Zamora, trofeo al mejor portero, se lo llevó Bono, portero del Sevilla. A nivel personal creo que el mejor portero de la temporada fue Courtois, pero este trofeo es al menos goleado en relación con los partidos jugados, y en eso ha sido mejor el marroquí. Ha encajado 24 goles en 31 partidos, en comparación con los 29 goles en 36 partidos de Thibaut Courtois. Enhorabuena a Bono y al Sevilla.

Por último, el trofeo Zarra, mejor goleador español, lo comparten Raúl de Tomás y Iago Aspas. Ambos con mucho mérito, pero especialmente en el caso del gallego, que suma su cuarto Zarra. Con este, iguala el récord de David Villa, que también logró cuatro. A sus 34 años (35 en agosto), Aspas tiene hambre de más y, pese a que sus años de fútbol se van acabando, sigue demostrando ser el mejor jugador del Celta y uno de los mejores delanteros del país. Sigue sorprendiendo que no pise la Selección Española.

Imagen de cabecera: Real Madrid

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Ahora con la liga ya terminada, el análisis de la misma es mucho más sencillo pues no dependemos de situaciones hipotéticas. Ya conocemos todos los descendidos, los equipos que estarán en Europa y los que mantienen la categoría y ponen el punto y seguido de cara a la temporada que viene. Con todo esto, he sacado unas conclusiones que nos ha dejado la temporada 21/22 de LaLiga Santander.

La caída de Granada, Levante y Alavés

Empecemos por lo negativo. Son casos parecidos entre sí, pero a la vez diferentes. A mi parecer, el Alavés y el Granada tienen plantillas bastante cortas, sobre todo los norteños. Plantillas que en este fútbol moderno no dan, ya no por un tema de 11 contra 11, sino porque en cada partido participan hasta 16 jugadores. Los cinco cambios implementados recientemente en el fútbol no favorecen a los equipos modestos, y se nota. Pero no es el único motivo de su descenso: Robert Moreno no fue capaz de implantar un estilo de juego al Granada y debido a sus malos resultados fue destituido. Karanka no logró salvar al equipo, pero no se le puede echar en cara, el tiempo era escaso y los ajustes posibles bastante limitados.

Por su parte, el Levante sí creo que tiene mejor plantilla, por lo que ese no fue el problema. Además, tienen grandes nombres individuales como Morales, Roger Martí o De Frutos. Veremos cuántos de ellos se quedan para intentar devolver al Levante a la primera categoría. A mi parecer, no fueron capaces de remontar la tremenda desventaja que arrastraban tras demorarse hasta la jornada 20 su primera victoria. Demasiados puntos perdidos por el camino. En el tramo final parece que sí despertaron, pero ya era tarde.

El milagro de la salvación

Mallorca y Cádiz vivieron una última jornada de infarto. Con sus respectivas victorias a Osasuna y Alavés (ambas como visitantes) lograron la salvación, pero es innegable que estuvieron al borde del precipicio, donde nadie quiere estar. El error en el penalti de Jorge Molina en el Nuevo Los Cármenes fue clave, pues con una hipotética victoria del Granada, habría sido el Cádiz el descendido pese a su victoria. Toca celebrar la salvación, pero que no se quede ahí. De cara a la temporada que viene, analizar los errores de esta y trabajar desde hoy para que no vuelvan a suceder. Ahora en el periodo entre temporadas, se debe trabajar duro principalmente desde los despachos. Salvados por la campana.

Mantenerse sin sufrir suele celebrarse también

Si seguimos ascendiendo en la clasificación, nos encontramos con equipos que quizá llevan 4 o 5 jornadas salvados, o que lo lograron en la penúltima. Lo importante es la salvación y lograrlo sin sufrir también es motivo de celebración. Equipos como Getafe, Espanyol, Elche o Rayo Vallecano están ahí, y unos más contentos que otros. El Rayo, por ejemplo, pegó un bajón lógico en la segunda vuelta de la temporada pues en la primera fue el mejor equipo como local de toda la liga (8V, 1E). En cambio, a domicilio era el 18º, extremos (1V, 2E, 7D). Se llegó a soñar con entrar en Europa tras haber ascendido pues, como ejemplo, en la jornada 19 (final de la primera vuelta) eran sextos, recién adelantados por el FC Barcelona. El Espanyol, por su parte, sí aspiraba a más que a quedarse a 4 puntos del descenso. Pese a ser un recién ascendido, es un equipo con mayores capacidades, y no me sorprendería que lo demuestren la temporada que viene.

Valencia y Celta siguen sin superarse, y bien por Osasuna

La media tabla, zona de confort para quien no tiene mayores aspiraciones, pero un hoyo difícil de donde salir para quien sí. El primero es el caso de Osasuna, un equipo que desde que regresó a la primera división en 2019 ha cosechado grandes clasificaciones: 10º, 11º y otra vez 10º. Al hilar tan solo tres temporadas en primera no tiene esa aura de un equipo capaz de pisar Europa, algo que sí tienen Celta y Valencia, equipos más que habituales en la categoría. Para ambos el objetivo ambicioso a principio de temporada es pisar Europa, aunque primero se busque la salvación. Los objetivos de uno en uno. En Valencia, la gestión en los despachos parece ser el principal problema, pero en lo deportivo tampoco brillan con luz propia. Algo similar pasa en Vigo, que pese a tener grandes nombres y un estilo de juego propio el premio no llega. Otro año será.

Athletic Club, ¿qué te pasa?

Si Europa se le resiste a Valencia y Celta, del Athletic ya ni hablemos. Ya han pasado varias temporadas desde la última vez que llevaron su fútbol por el continente, el mayor de sus deberes pendientes. Pese a todo, cada vez que lo logran tiene muchísimo mérito, principalmente por la filosofía del club que restringe hasta extremos el mercado del que pueden echar mano. Leí ayer un dato escalofriante sobre los resultados del Athletic cada vez que estaba a un punto de meterse en puestos europeos, os lo dejo aquí abajo. La temporada que viene será de nuevo el objetivo, veremos si es por fin el año.

De semifinales de Champions a la Conference League

Dicho así parece un desprestigio, pues todo lo contrario. El Villarreal está logrando pasear su escudo por Europa y defendiéndolo de la mejor manera. La temporada pasada campeones de la Europa League, esta temporada semifinalistas de la Champions League, y la que viene participarán en la Conference League. Este historial hace que sea uno de los principales favoritos a alzarse con este trofeo europeo, al menos a día de hoy, pues hasta que comience la próxima temporada muchas cosas pueden cambiar. En Liga no han logrado objetivos tan ambiciosos como en la Champions, pues aquello fue desproporcionado, pero han cosechado un 7º puesto muy meritorio, enhorabuena.

Betis y Real sociedad, un año más logrando objetivos

Son casos diferentes. La Real ha cumplido con mucho mérito las aspiraciones que seguramente tenía a principio de temporada. Clasificarse para la Champions sería el excelente, pero el 6º puesto es ya un notable alto para ellos. Buenos años están viviendo los de Imanol Alguacil y sus aficionados. Por su parte, el Betis ha vivido, seguramente, la mejor temporada de su historia. Pese a que cuentan en su palmarés con una liga (1934/35), este año ha sido sublime, no solo por su 5º puesto, sino por estar peleando hasta el final por el 4º, que le daría acceso a Champions. Finalmente el Sevilla, eterno rival, logró conservar el puesto, pero no estuvo lejos. Además fueron campeones de la Copa del Rey, la tercera de su historia. Temporadón de los de Pellegrini.

La Champions con los de siempre

El Sevilla parece tenerle aprecio a la 4ª plaza. Ha sido suya en las últimas tres temporadas, este año a tan solo un punto del 3º. Buena temporada de los de Lopetegui, sin grandiosas actuaciones individuales ni colectivas, pero tampoco nada decepcionante. Se mantiene como estaba, aunque su actuación en la Champions no estuvo a la altura. Quizá esa sea la exigencia de cara al año que viene: además de mantenerse entre los cuatro primeros, hacer un mejor papel en la máxima competición europea, que en la Europa League ya son los mejores.

El Atlético de Madrid, por su parte, creo que sí decepcionó un poco. Tras ser campeones el año pasado, se esperaba que por lo menos volviesen a estar en la pelea por el título, pero no ha sido así. Tienen nombres para hacerlo, pero este no fue su mejor año. Pese a todo, no hace tanto era un equipo mediocre y ahora tenemos normalizado que debe ganar siempre, así que enhorabuena por la medalla de bronce, el año que viene más.

El Barça es un caso especial. Tras 12 partidos de liga, eran novenos con 17 puntos de 36 posibles, datos nefastos para un club con su caché. La llegada de Xavi revitalizó al equipo y se comenzó un proyecto nuevo e ilusionante. Se llegó a plantear la opción de pelear por el título, algo que siempre estuvo lejos, pero solo eso ya dice mucho. Finalmente terminan segundos y cumplen el objetivo de entrar en Champions, el mismo que marcó Xavi cuando llegó. Este proyecto ilusiona, con una pretemporada adecuada, el año que viene la historia puede ser diferente.

El Real Madrid, campeón por 35º vez

Mención a parte merece el Real Madrid, campeón con soltura de esta liga. Si bien los principales competidores no estuvieron a la altura, terminar la liga con un colchón de 13 puntos habla bien de la temporada merengue. Benzema y Courtois fueron diferenciales en las áreas y tiraron del carro madridista a unos niveles que creo que nunca se habían visto en ellos, enorme temporada para ambos. Por poner alguna pega, sorprende que no hayan sido matemáticamente campeones varias jornadas antes, pues como decía, Barça, Atleti y Sevilla no estuvieron a la altura de pelear por el título. A día de hoy, queda por delante la final de la Champions, donde una temporada de notable se puede convertir en sobresaliente.

Los trofeos individuales

Con amplia diferencia (+10), Benzema ha sido el Pichichi de LaLiga 21/22 al haber anotado 27 goles. La mejor temporada goleadora del francés, que llevó a su equipo hasta el título con influencia total en el juego, no solo de cara al gol. Seguramente su mejor temporada como futbolista en general.

El Zamora, trofeo al mejor portero, se lo llevó Bono, portero del Sevilla. A nivel personal creo que el mejor portero de la temporada fue Courtois, pero este trofeo es al menos goleado en relación con los partidos jugados, y en eso ha sido mejor el marroquí. Ha encajado 24 goles en 31 partidos, en comparación con los 29 goles en 36 partidos de Thibaut Courtois. Enhorabuena a Bono y al Sevilla.

Por último, el trofeo Zarra, mejor goleador español, lo comparten Raúl de Tomás y Iago Aspas. Ambos con mucho mérito, pero especialmente en el caso del gallego, que suma su cuarto Zarra. Con este, iguala el récord de David Villa, que también logró cuatro. A sus 34 años (35 en agosto), Aspas tiene hambre de más y, pese a que sus años de fútbol se van acabando, sigue demostrando ser el mejor jugador del Celta y uno de los mejores delanteros del país. Sigue sorprendiendo que no pise la Selección Española.

Imagen de cabecera: Real Madrid

etiquetas:

Liga Santander