_Tenis

Xavi Budó: “Quiero una Paula inteligente en el juego y con recursos”

Alejandro Pérez @aperezgom 30-10-2018

etiquetas:

El pasado 6 de septiembre, Paula
Badosa y Xavier Budó anunciaron el comienzo de un camino profesional juntos.
Tenista y entrenador. En sus comunicados en redes sociales, ambos coincidieron
en que ahora era el momento.

Un mes y medio y cuatro torneos
después, el balance es de un título (el BBVA Open Ciudad de Valencia, 60k) y
una final (25k de Oslo) en cuatro torneos. Xavier Budó analiza en Sphera Sports
su nuevo reto profesional y personal junto a Paula, como ve a la Paula Badosa
de hoy y el potencial que tiene la tenista de 20 años.

“En el mes y medio que llevo con Paula,
lo primero que destacaría es que ella en su momento estuvo en mi academia, pero
yo no le pude llevar directamente porque estaba con Carla Suárez. Es la primera
vez que llevo a Paula directamente. Tuvimos una conversación muy larga antes de
empezar”, explica Xavier.

“Le dije que para volver al
circuito como entrenador tenía dos opciones: coger una jugadora consagrada, que
tenía varias ofertas a nivel internacional de jugadoras muy buenas y
consagradas a nivel profesional; la segunda opción era un reto personal y
deportivo de una jugadora que todavía no estuviera arriba. Pero que, si hacía
la apuesta y el reto personal de la segunda oferta y rechazaba la primera, sólo
pedía una cosa: el máximo compromiso. Y que entendiera que ser tenista
profesional y aspirar al máximo no es entrenar bien o mal, que evidentemente es
muy importante, sino que es un estilo de vida desde que te levantas hasta que
te acuestas, los siete días de la semana priorizando tu carrera en tu vida y
más en estos momentos que estás trabajando para llegar al máximo. Si ella
priorizaba este compromiso absoluto con su proyecto y con el tenis y entendía
que el alto rendimiento es un estilo de vida y no sólo entrenar, yo apostaba
por ella porque le tenía mucha confianza. Que se lo pensara y me diera una
respuesta”, fue la propuesta de Budó.

Y Paula poco se lo pensó: “Me
contesto enseguida diciendo que cogía el compromiso, que era lo que quería. Siempre
había querido que la entrenara yo, cosa que es verdad porque cuando estaba en
mi academia me lo pidió bastantes veces, algo que le agradezco enormemente”, y
así comenzó el dúo Paula-Xavi.

Las primeras sensaciones son muy
buenas: “Nos hemos puesto a trabajar hace mes y medio y estoy muy contento
porque la veo tremendamente comprometida, con muchas ganas de trabajar y sobre
todo con muchas ganas de aprender de los errores cometidos en los últimos años
donde le superaron las expectativas y la presión. Ahora está entendiendo lo que
se necesita para ser tenista. Estoy muy contento del trabajo que está haciendo
durante este mes y medio y lo único que hay que hacer es darle continuidad
durante el tiempo para poder aspirar a lo máximo a medio plazo”, asegura Budó.

Pese a no ser su entrenador en
ese momento, la visita de Paula a la academia de Xavi hace unos años supuso
cambios en el juego de derecha de Badosa: “Cuando Paula vino a nuestra academia
hace unos años intentamos cambiarle biomecánicamente el golpe de derecha. Tenía
un revés y un saque muy natural y bueno. Le faltaba una derecha de un nivel
alto. La que tenía era de un nivel inestable que le quitaba mucha confianza. Tenía
un patrón de juego bastante conservador y se lo cambiamos a uno más agresivo y
ofensivo ganando mucha más pista porque en el tenis actual la clave es dominar
el máximo de puntos posibles. Ella me reconoció que se notaba muy cómoda con el
revés, pero se notaba muy inestable y con falta de confianza con la derecha. En
términos tenísticos me decía que no sentía el golpe. Y cuando un jugador no
siente un golpe, no tiene sensaciones, no lo siente bien en un entrenamiento,
imagínate en un partido donde hay mucha más tensión y donde el jugador se
ensucia mucho más en los golpes. Necesitas golpes muy limpios a nivel
biomecánico para llegar a los partidos de competición y que tengas buenas
sensaciones y que se note, metafóricamente, con las mejores armas para ir a la
guerra: la mejor derecha, mejor revés, saque y resto posible y recursos
tácticos”.

Una derecha nueva y recursos
tácticos: “Le cambiamos completamente la derecha: recortamos y limpiamos la
preparación y la empuñadura. Hicimos una cirugía tenística. También trabajamos
mucho que tuviera recursos tácticos. Que tuviera plan A y plan B”.

Y ese trabajo hace años, tiene
consecuencias ahora: “Ahora a nivel técnico lo que estoy intentando es
potenciar al máximo sus golpes. Busco que tenga un golpe ganador por todos
lados: saque, resto, derecha y revés. Tiene buena envergadura y potencia”.

Budó quiere a una Paula con
recursos técnicos: “Más allá de tener un plan A de jugar agresivo, dominando,
como se juega en el tenis actual, quiero una Paula con inteligencia en el
juego, con recursos técnicos y con un plan B y C donde pueda tener un buen
revés cortado en pista rápida o hierba, que tenga muchas variantes en el saque
y en el juego, donde pueda cerrar puntos en la volea, donde pueda jugar con la
dejada cuando le defiendan atrás bien, tenga otra alternativa para ganar
puntos. Quiero hacer una jugadora lo más completa posible a nivel técnico
siempre priorizando el dominio y la potencia en su patrón de juego porque es
una jugadora que tiene que jugar muy agresiva. Esto a nivel técnico”.

Entrenamientos inteligentes,
jugadora inteligente: “A nivel táctico quiero que tenga el máximo de recursos
tácticos y varios planes. Que sea una jugadora inteligente que sepa leer y
entender el juego. No creo en entrenar muchas y muchas horas. Creo en entrenar
duro y creo en entrenamientos inteligentes. En leer y entender el tenis. Esto
es lo que estamos trabajando a nivel táctico”.

Margen de mejora física: “A nivel
físico lo he hablado con el equipo y quiero una jugadora que mejore muchas
facetas a nivel físico porque tiene mucho margen de mejora igual que a niveles
técnico y táctico. Paula está ahora al 50% de su potencial físico, técnico,
táctico y mental. En lo físico quiero una jugadora más ágil, rápida, más
explosiva y que se note más cómoda en el tenis actual, que es más rápido. Y trabajar
evidentemente la prevención de lesiones que es algo clave en el deporte de
élite hoy”.

Estabilidad mental en pista: “En
lo mental es una jugadora muy valiente, con mucha determinación y una gran
personalidad en la pista, pero quiero que mejore mucho el control de emociones,
la estabilidad en la pista. Durante los últimos años a tendía a a jugar con
mucha ansiedad y nervios, lo que produce agarrotamiento y disminuye el
rendimiento tenístico y competitivo y sufre más de lo que hay que sufrir.
Quiero que controle sus emociones que aprenda a gestionarlas igual que la
tolerancia y la frustración en los partidos. Tiene la valentía y la
determinación. Hay que ser muy resistente mentalmente en los partidos porque el
tenis femenino está muy igualado. Es otro aspecto mental que quiero que mejore”,
analiza Xavi, que busca un equilibrio entre intensidad y dominio del luego: “Encontrar
un equilibrio entre jugar a la máxima intensidad y el máximo dominio del juego posible,
pero con control de emociones es básico. Quiero que Paula crea y confíe mucho
en ella porque tiene unas cualidades muy buenas para aspirar al máximo”.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El pasado 6 de septiembre, Paula
Badosa y Xavier Budó anunciaron el comienzo de un camino profesional juntos.
Tenista y entrenador. En sus comunicados en redes sociales, ambos coincidieron
en que ahora era el momento.

Un mes y medio y cuatro torneos
después, el balance es de un título (el BBVA Open Ciudad de Valencia, 60k) y
una final (25k de Oslo) en cuatro torneos. Xavier Budó analiza en Sphera Sports
su nuevo reto profesional y personal junto a Paula, como ve a la Paula Badosa
de hoy y el potencial que tiene la tenista de 20 años.

“En el mes y medio que llevo con Paula,
lo primero que destacaría es que ella en su momento estuvo en mi academia, pero
yo no le pude llevar directamente porque estaba con Carla Suárez. Es la primera
vez que llevo a Paula directamente. Tuvimos una conversación muy larga antes de
empezar”, explica Xavier.

“Le dije que para volver al
circuito como entrenador tenía dos opciones: coger una jugadora consagrada, que
tenía varias ofertas a nivel internacional de jugadoras muy buenas y
consagradas a nivel profesional; la segunda opción era un reto personal y
deportivo de una jugadora que todavía no estuviera arriba. Pero que, si hacía
la apuesta y el reto personal de la segunda oferta y rechazaba la primera, sólo
pedía una cosa: el máximo compromiso. Y que entendiera que ser tenista
profesional y aspirar al máximo no es entrenar bien o mal, que evidentemente es
muy importante, sino que es un estilo de vida desde que te levantas hasta que
te acuestas, los siete días de la semana priorizando tu carrera en tu vida y
más en estos momentos que estás trabajando para llegar al máximo. Si ella
priorizaba este compromiso absoluto con su proyecto y con el tenis y entendía
que el alto rendimiento es un estilo de vida y no sólo entrenar, yo apostaba
por ella porque le tenía mucha confianza. Que se lo pensara y me diera una
respuesta”, fue la propuesta de Budó.

Y Paula poco se lo pensó: “Me
contesto enseguida diciendo que cogía el compromiso, que era lo que quería. Siempre
había querido que la entrenara yo, cosa que es verdad porque cuando estaba en
mi academia me lo pidió bastantes veces, algo que le agradezco enormemente”, y
así comenzó el dúo Paula-Xavi.

Las primeras sensaciones son muy
buenas: “Nos hemos puesto a trabajar hace mes y medio y estoy muy contento
porque la veo tremendamente comprometida, con muchas ganas de trabajar y sobre
todo con muchas ganas de aprender de los errores cometidos en los últimos años
donde le superaron las expectativas y la presión. Ahora está entendiendo lo que
se necesita para ser tenista. Estoy muy contento del trabajo que está haciendo
durante este mes y medio y lo único que hay que hacer es darle continuidad
durante el tiempo para poder aspirar a lo máximo a medio plazo”, asegura Budó.

Pese a no ser su entrenador en
ese momento, la visita de Paula a la academia de Xavi hace unos años supuso
cambios en el juego de derecha de Badosa: “Cuando Paula vino a nuestra academia
hace unos años intentamos cambiarle biomecánicamente el golpe de derecha. Tenía
un revés y un saque muy natural y bueno. Le faltaba una derecha de un nivel
alto. La que tenía era de un nivel inestable que le quitaba mucha confianza. Tenía
un patrón de juego bastante conservador y se lo cambiamos a uno más agresivo y
ofensivo ganando mucha más pista porque en el tenis actual la clave es dominar
el máximo de puntos posibles. Ella me reconoció que se notaba muy cómoda con el
revés, pero se notaba muy inestable y con falta de confianza con la derecha. En
términos tenísticos me decía que no sentía el golpe. Y cuando un jugador no
siente un golpe, no tiene sensaciones, no lo siente bien en un entrenamiento,
imagínate en un partido donde hay mucha más tensión y donde el jugador se
ensucia mucho más en los golpes. Necesitas golpes muy limpios a nivel
biomecánico para llegar a los partidos de competición y que tengas buenas
sensaciones y que se note, metafóricamente, con las mejores armas para ir a la
guerra: la mejor derecha, mejor revés, saque y resto posible y recursos
tácticos”.

Una derecha nueva y recursos
tácticos: “Le cambiamos completamente la derecha: recortamos y limpiamos la
preparación y la empuñadura. Hicimos una cirugía tenística. También trabajamos
mucho que tuviera recursos tácticos. Que tuviera plan A y plan B”.

Y ese trabajo hace años, tiene
consecuencias ahora: “Ahora a nivel técnico lo que estoy intentando es
potenciar al máximo sus golpes. Busco que tenga un golpe ganador por todos
lados: saque, resto, derecha y revés. Tiene buena envergadura y potencia”.

Budó quiere a una Paula con
recursos técnicos: “Más allá de tener un plan A de jugar agresivo, dominando,
como se juega en el tenis actual, quiero una Paula con inteligencia en el
juego, con recursos técnicos y con un plan B y C donde pueda tener un buen
revés cortado en pista rápida o hierba, que tenga muchas variantes en el saque
y en el juego, donde pueda cerrar puntos en la volea, donde pueda jugar con la
dejada cuando le defiendan atrás bien, tenga otra alternativa para ganar
puntos. Quiero hacer una jugadora lo más completa posible a nivel técnico
siempre priorizando el dominio y la potencia en su patrón de juego porque es
una jugadora que tiene que jugar muy agresiva. Esto a nivel técnico”.

Entrenamientos inteligentes,
jugadora inteligente: “A nivel táctico quiero que tenga el máximo de recursos
tácticos y varios planes. Que sea una jugadora inteligente que sepa leer y
entender el juego. No creo en entrenar muchas y muchas horas. Creo en entrenar
duro y creo en entrenamientos inteligentes. En leer y entender el tenis. Esto
es lo que estamos trabajando a nivel táctico”.

Margen de mejora física: “A nivel
físico lo he hablado con el equipo y quiero una jugadora que mejore muchas
facetas a nivel físico porque tiene mucho margen de mejora igual que a niveles
técnico y táctico. Paula está ahora al 50% de su potencial físico, técnico,
táctico y mental. En lo físico quiero una jugadora más ágil, rápida, más
explosiva y que se note más cómoda en el tenis actual, que es más rápido. Y trabajar
evidentemente la prevención de lesiones que es algo clave en el deporte de
élite hoy”.

Estabilidad mental en pista: “En
lo mental es una jugadora muy valiente, con mucha determinación y una gran
personalidad en la pista, pero quiero que mejore mucho el control de emociones,
la estabilidad en la pista. Durante los últimos años a tendía a a jugar con
mucha ansiedad y nervios, lo que produce agarrotamiento y disminuye el
rendimiento tenístico y competitivo y sufre más de lo que hay que sufrir.
Quiero que controle sus emociones que aprenda a gestionarlas igual que la
tolerancia y la frustración en los partidos. Tiene la valentía y la
determinación. Hay que ser muy resistente mentalmente en los partidos porque el
tenis femenino está muy igualado. Es otro aspecto mental que quiero que mejore”,
analiza Xavi, que busca un equilibrio entre intensidad y dominio del luego: “Encontrar
un equilibrio entre jugar a la máxima intensidad y el máximo dominio del juego posible,
pero con control de emociones es básico. Quiero que Paula crea y confíe mucho
en ella porque tiene unas cualidades muy buenas para aspirar al máximo”.

etiquetas:

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022

_Tenis

Vacunas y el Open (para algunos) de Australia

Gonzalo de Melo @gonzalodemelo
05-01-2022