_Tenis

Wozniacki vuelve a ganar

Alejandro Pérez @aperezgom 11-10-2018

etiquetas:

En los últimos 12 meses, Caroline Wozniacki (Odense, 1990) ha conseguido éxitos sin precedentes en su carrera tenística. Su primer título de Grand Slam o las finales WTA 2017 son los dos principales éxitos que la danesa ha cosechado en el último año. Sin embargo, ha combinado grandes éxitos con actuaciones realmente discretas.

Acabó 2017 ganando 11 de los últimos 15 partidos y los títulos de Tokyo y las Finales WTA. Le sirvió para acabar la temporada número 3 de la WTA tras haberla empezado en el borde del top20 (llegó a salir del top50 en 2016).

Tras terminar 2017 como Maestra WTA, Wozniacki empezó 2018 como un tiro. Como si el cambio de temporada no le hubiese afectado: finalista en Auckland y por fin, campeona de Grand Slam en el Open de Australia.

Tras haber alcanzado el número 1 de la clasificación en 2010 y dos finales de Major en Nueva York (2009 y 2014), la danesa se coronó en una de las cuatro grandes plazas del tenis mundial.

De un inicio de año extraordinario con 11 victorias en 12 partidos (15 en 17 contando las Finales WTA), Caroline sólo piso unas semifinales más (Qatar) en los siguientes ocho torneos (San Petesburgo, Qatar, Indian Wells, Miami, Estambul, Madrid y Roma). Tras perder en segunda ronda en Miami, Wozniacki cedió el número 1 WTA (al que accedió tras su triunfo en Melbourne) en beneficio de Simona Halep.

Y sorprendentemente, volvió a ganar en la hierba de Eastbourne, a las puertas de Wimbledon (el único grande en el que no ha jugado nunca los cuartos de final). Todo lo bien que le fue a la danesa en la hierba de Sussex, le fue mal en The Championships. Tras arrollar en primera ronda a la estadounidense Lepchenko (6-0 6-3), cedió en tres mangas ante la rusa Makarova.

Si la primavera le trajo a Wozniacki sólo unas semifinales (Qatar), la temporada de pista dura americana fue nefasta. Llegó al Abierto de EEUU sin ganar en cemento (se retiró en Cincinnati ante la holandesa Bertens), en Nueva York cedió en segunda ronda ante la ucraniana Tsurenko.

La gira asiática que habitualmente le da buenas noticias a la danesa empezó del revés. En Tokyo (defendía título) cedió a la primera (Giorgi) y en Wuhan en su segundo partido ante la puertorriqueña Puig. Y finalmente en Pekín (Premier Mandatory) ha vuelto a la senda del triunfo.

Desde que ganase el título en Eastbourne en junio, Caroline no conseguía ganar dos partidos consecutivos. Entre la cita británica y el torneo Mandatory asiático, Wozniacki ha acumulado un balance de tres victorias y seis derrotas.

A final de temporada Wozniacki defiende su título de Maestra WTA en Singapur. La temporada de la de Odense es el reflejo del circuito femenino. Al contrario que en el tenis masculino, en la WTA nadie es capaz de dominar durante varias semanas consecutivas.

La temporada que está a punto de concluir ha tenido cuatro campeonas de Grand Slam diferentes (Wozniacki, Halep, Kerber y Osaka) y cuatro campeonas de Premier Mandatory diferentes (Osaka, Stephens, Kvitova y Wozniacki). La igualdad es máxima, cualquier tenista puede ganar cualquier partido. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

En los últimos 12 meses, Caroline Wozniacki (Odense, 1990) ha conseguido éxitos sin precedentes en su carrera tenística. Su primer título de Grand Slam o las finales WTA 2017 son los dos principales éxitos que la danesa ha cosechado en el último año. Sin embargo, ha combinado grandes éxitos con actuaciones realmente discretas.

Acabó 2017 ganando 11 de los últimos 15 partidos y los títulos de Tokyo y las Finales WTA. Le sirvió para acabar la temporada número 3 de la WTA tras haberla empezado en el borde del top20 (llegó a salir del top50 en 2016).

Tras terminar 2017 como Maestra WTA, Wozniacki empezó 2018 como un tiro. Como si el cambio de temporada no le hubiese afectado: finalista en Auckland y por fin, campeona de Grand Slam en el Open de Australia.

Tras haber alcanzado el número 1 de la clasificación en 2010 y dos finales de Major en Nueva York (2009 y 2014), la danesa se coronó en una de las cuatro grandes plazas del tenis mundial.

De un inicio de año extraordinario con 11 victorias en 12 partidos (15 en 17 contando las Finales WTA), Caroline sólo piso unas semifinales más (Qatar) en los siguientes ocho torneos (San Petesburgo, Qatar, Indian Wells, Miami, Estambul, Madrid y Roma). Tras perder en segunda ronda en Miami, Wozniacki cedió el número 1 WTA (al que accedió tras su triunfo en Melbourne) en beneficio de Simona Halep.

Y sorprendentemente, volvió a ganar en la hierba de Eastbourne, a las puertas de Wimbledon (el único grande en el que no ha jugado nunca los cuartos de final). Todo lo bien que le fue a la danesa en la hierba de Sussex, le fue mal en The Championships. Tras arrollar en primera ronda a la estadounidense Lepchenko (6-0 6-3), cedió en tres mangas ante la rusa Makarova.

Si la primavera le trajo a Wozniacki sólo unas semifinales (Qatar), la temporada de pista dura americana fue nefasta. Llegó al Abierto de EEUU sin ganar en cemento (se retiró en Cincinnati ante la holandesa Bertens), en Nueva York cedió en segunda ronda ante la ucraniana Tsurenko.

La gira asiática que habitualmente le da buenas noticias a la danesa empezó del revés. En Tokyo (defendía título) cedió a la primera (Giorgi) y en Wuhan en su segundo partido ante la puertorriqueña Puig. Y finalmente en Pekín (Premier Mandatory) ha vuelto a la senda del triunfo.

Desde que ganase el título en Eastbourne en junio, Caroline no conseguía ganar dos partidos consecutivos. Entre la cita británica y el torneo Mandatory asiático, Wozniacki ha acumulado un balance de tres victorias y seis derrotas.

A final de temporada Wozniacki defiende su título de Maestra WTA en Singapur. La temporada de la de Odense es el reflejo del circuito femenino. Al contrario que en el tenis masculino, en la WTA nadie es capaz de dominar durante varias semanas consecutivas.

La temporada que está a punto de concluir ha tenido cuatro campeonas de Grand Slam diferentes (Wozniacki, Halep, Kerber y Osaka) y cuatro campeonas de Premier Mandatory diferentes (Osaka, Stephens, Kvitova y Wozniacki). La igualdad es máxima, cualquier tenista puede ganar cualquier partido. 

etiquetas:

_Tenis

Nadal y una oportunidad inédita

David Sánchez @dasanchez__
20-01-2022

_Tenis

Responsabilidad

Alejandro Pérez @aperezgom
13-01-2022