_Alemania

¡Vuelve la Bundesliga!

Por fin. Desde que se pitara el final del partido en el Borussia-Park en el derbi entre Borussia Mönchengladbach y FC Köln, el pasado día 11 de marzo, el fútbol en la Bundesliga había estado parado por la pandemia. Aquel encuentro se jugó sin público y era uno que quedaba pendiente de disputarse de una jornada anterior. Esa espera ya llega a su fin. Dos meses y cinco días después volverá a rodar el balón en los campos de la máxima categoría del fútbol alemán, para terminar la temporada 2019.20, si la situación lo permite y con las medidas de seguridad necesarias. Será raro que una liga tan unida a sus aficionados como la Bundesliga vaya a tener partidos sin público, por costumbre, durante muchos meses, pero habrá que acostumbrarse.

Tras estar durante este parón echando la vista a atrás, recordando capítulos y curiosidades de la historia del fútbol germano, toca ahora volver al presente y en este texto haremos un resumen de cómo había ido la temporada hasta el momento en el que se detuvo la competición. Hablar, por ejemplo, del aire fresco que ha supuesto Flick para el Bayern, que llegó como un parche y, al final, los resultados le han otorgado el derecho a seguir, no solo hasta el final de la campaña actual, sino algunos años más. Y es que, en un año algo complicado para los bávaros, han conseguido colocarse líderes, pero con poca diferencia ante los rivales. Esta 2019-20, la más igualada en los últimos años, el conjunto muniqués no ha sido el claro dominador de principio a fin. Borussia Dortmund, RB Leipzig y Borussia Mönchengladbach han estado en lo alto durante gran parte de la competición y, ahora, aunque tienen entre cuatro y seis puntos de desventaja respecto al primer puesto, dos de ellos aún deben enfrentarse al Bayern en las jornadas que quedan y, el otro, el Leipzig, sacó un empate en la segunda vuelta, en el Allianz Arena. Habrá enfrentamientos directos entre los cuatro candidatos de aquí al final, que servirán para aclarar la lucha por el título.

El Dortmund de Lucien Favre, cuestionado en algunos momentos de su etapa borusser, es el segundo de a bordo en la competición. Con el efecto Haaland algo apagado, que ha encadenado tres partidos seguidos sin marcar, debe ahora estar a mejor nivel si quiere optar a ese campeonato, con el Der Klassiker a la vuelta de la esquina, que se jugará entre semana, en la 28ª jornada, después del Revierderby y de visitar al Wolfsburg. Al RB Leipzig le va a costar centrarse solo en la liga, puesto que ha conseguido superar los octavos de Champions y a nadie le amarga un título europeo, más, si se trata de la máxima competición continental. Lo que es seguro es que, los de Julian Nagelsmann, siendo de los equipos más fiables de la temporada, no ha estado muy fino en el inicio de 2020, sumando solo tres victorias en ocho partidos, pinchando ante rivales directos de la zona alta. A pesar de ello, su capacidad goleadora y la manera de su técnico de entender el juego le convierten en un equipo capaz de poder alcanzar lo más alto, aunque con el permiso de los rivales.

Estando aún en el aire el cuarto puesto de la clasificación, la plaza europea que anda en el aire es la última que da acceso a la Europa League, la del sexto clasificado. Siendo el Schalke 04 el conjunto que ocupa dicha plaza, tiene por debajo hasta tres clubes en una distancia de dos puntos, aunque no se descarta que se meta en el lío el FC Köln, que con la llegada al banquillo de Markus Gisdol se encontraba en una racha ascendente que le alejó del descenso y los colocó, con unas ocho victorias, a unos cinco puntos de las plazas europeas. De los candidatos a esa sexta plaza, quizás sean los mineros los más irregulares. Wolfsburg y, sobre todo, Freiburg, que han estado en la parte alta gran parte de la competición, no han conseguido dar el salto que les mantenga arriba y, el Hoffenheim, en un año de transición tras la salida de Nagelsmann, es el equipo de esa parte de la tabla que ha rendido más bajo en los últimos meses antes del parón, lo que les coloca con algo de desventaja respecto a los otros.

Mención especial merece el Union Berlin, que en su año de debut ocupa una cómoda undécima plaza, consiguiendo unos más que aceptables resultados en su casa y sobreviviendo como puede como visitante, asegurándose casi, la estancia en la máxima categoría durante una temporada más. Si todo sigue como hasta ahora, a los hermanos pequeños de la capital no les costará conseguir la permanencia.

En la zona baja, el drama está muy latente. El Paderborn, como ya sucediera en su temporada de debut, es el colista y tiene opciones serias de ser uno de los clubes candidatos al descenso directo. Sin embargo, al contrario que lo que pasa con el Werder Bremen, los discípulos de Steffen Baumgart han sacado algunos puntos ante clubes de la zona alta y han mostrado buenas sensaciones, que al menos denotan que no han tirado la toalla. No ocurre lo mismo en Bremen, que lleva años coqueteando con el descenso y, en esta ocasión, tiene toda la pinta de que serán clubes de 2.Bundesliga la próxima campaña. Al conjunto de Kohfeldt, uno de los más afectados por el parón de la competición, le viene bien que regrese el fútbol pero, por otra parte, es alargar más la pesadilla de un año que tiene toda la pinta de que va a acabar mal, aunque se aferran al partido contra el Leverkusen que tienen pendiente, que le puede colocar más cerca de la Relegation, estando en las mismas condiciones y, así, aferrarse a la opción de jugársela a doble vuelta con un equipo de Segunda División, como ya le sucediera a sus vecinos de Hamburgo en varias ocasiones.

La situación es diferente en la 2.Bundesliga, donde en estos últimos días se ha confirmado la cuarentena por dos semanas del colista de la competición, el Dynamo Dresden, por el positivo de dos de sus futbolistas en una tercera tanda de tests. A la liga se le plantearon dos opciones: aplazar, de nuevo, los encuentros del Dynamo, que podían llegar a ser hasta cuatro; o, al completo, la reanudación de la competición durante alguna que otra semana más. Además hay que añadir que el estado de Sajonia ha prohibido al club jugar en casa y desplazarse, para así poder estar en cuarentena. Eso sí, la Bundesliga no se vería afectada por esta decisión, algo confirmado por Christian Seifert, presidente de la DFL, que ha dado su palabra de que la fecha de regreso para la máxima categoría será la marcada, sí o sí.

Pero los clubes germanos no están solo pendientes de la Bundesliga. Con la reanudación de la competición también habrá fecha para disputar las semifinales de DFB Pokal, en las que está el FC Saarbrücken que, recordemos, está en Regionalliga, una competición que se paró y no va a volver a reanudarse hasta la próxima temporada, por lo que irán a su eliminatoria ante el Bayer Leverkusen con más tiempo fuera de competición que su rival de Bundesliga. Habrá que ver si conseguirán el hito de plantarse en la final y dar la gran sorpresa, eliminando a otro club de la Primera División.

Con varios clubes también con las competiciones europeas en el aire, lo que está claro es que ya hay ganas de que vuelva la competición y Alemania se ha convertido en un espejo para las grandes ligas, puesto que será la primera en volver, tras el anuncio de la anulación de la Ligue 1 y la Eredivisie, la Bundesliga y el fútbol germano, a puerta cerrada, se adelanta a LaLiga, la Premier League y la Serie A a la hora de reactivar la competición. Ha costado, pero parece que por fin ese regreso va a ver la luz el 16 de mayo. Por delante, nueve jornadas de Bundesliga y las semifinales y final de la DFB Pokal, un total de 85 partidos que servirán para cerrar la temporada, sin contar con la participación continental. Estamos felices. Por fin, dos meses después, regresa la Bundesliga y tendrá durante algunas semanas el foco de todo el mundo sobre ella, puesto que las demás ligas importantes aún no arrancarán.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Por fin. Desde que se pitara el final del partido en el Borussia-Park en el derbi entre Borussia Mönchengladbach y FC Köln, el pasado día 11 de marzo, el fútbol en la Bundesliga había estado parado por la pandemia. Aquel encuentro se jugó sin público y era uno que quedaba pendiente de disputarse de una jornada anterior. Esa espera ya llega a su fin. Dos meses y cinco días después volverá a rodar el balón en los campos de la máxima categoría del fútbol alemán, para terminar la temporada 2019.20, si la situación lo permite y con las medidas de seguridad necesarias. Será raro que una liga tan unida a sus aficionados como la Bundesliga vaya a tener partidos sin público, por costumbre, durante muchos meses, pero habrá que acostumbrarse.

Tras estar durante este parón echando la vista a atrás, recordando capítulos y curiosidades de la historia del fútbol germano, toca ahora volver al presente y en este texto haremos un resumen de cómo había ido la temporada hasta el momento en el que se detuvo la competición. Hablar, por ejemplo, del aire fresco que ha supuesto Flick para el Bayern, que llegó como un parche y, al final, los resultados le han otorgado el derecho a seguir, no solo hasta el final de la campaña actual, sino algunos años más. Y es que, en un año algo complicado para los bávaros, han conseguido colocarse líderes, pero con poca diferencia ante los rivales. Esta 2019-20, la más igualada en los últimos años, el conjunto muniqués no ha sido el claro dominador de principio a fin. Borussia Dortmund, RB Leipzig y Borussia Mönchengladbach han estado en lo alto durante gran parte de la competición y, ahora, aunque tienen entre cuatro y seis puntos de desventaja respecto al primer puesto, dos de ellos aún deben enfrentarse al Bayern en las jornadas que quedan y, el otro, el Leipzig, sacó un empate en la segunda vuelta, en el Allianz Arena. Habrá enfrentamientos directos entre los cuatro candidatos de aquí al final, que servirán para aclarar la lucha por el título.

El Dortmund de Lucien Favre, cuestionado en algunos momentos de su etapa borusser, es el segundo de a bordo en la competición. Con el efecto Haaland algo apagado, que ha encadenado tres partidos seguidos sin marcar, debe ahora estar a mejor nivel si quiere optar a ese campeonato, con el Der Klassiker a la vuelta de la esquina, que se jugará entre semana, en la 28ª jornada, después del Revierderby y de visitar al Wolfsburg. Al RB Leipzig le va a costar centrarse solo en la liga, puesto que ha conseguido superar los octavos de Champions y a nadie le amarga un título europeo, más, si se trata de la máxima competición continental. Lo que es seguro es que, los de Julian Nagelsmann, siendo de los equipos más fiables de la temporada, no ha estado muy fino en el inicio de 2020, sumando solo tres victorias en ocho partidos, pinchando ante rivales directos de la zona alta. A pesar de ello, su capacidad goleadora y la manera de su técnico de entender el juego le convierten en un equipo capaz de poder alcanzar lo más alto, aunque con el permiso de los rivales.

Estando aún en el aire el cuarto puesto de la clasificación, la plaza europea que anda en el aire es la última que da acceso a la Europa League, la del sexto clasificado. Siendo el Schalke 04 el conjunto que ocupa dicha plaza, tiene por debajo hasta tres clubes en una distancia de dos puntos, aunque no se descarta que se meta en el lío el FC Köln, que con la llegada al banquillo de Markus Gisdol se encontraba en una racha ascendente que le alejó del descenso y los colocó, con unas ocho victorias, a unos cinco puntos de las plazas europeas. De los candidatos a esa sexta plaza, quizás sean los mineros los más irregulares. Wolfsburg y, sobre todo, Freiburg, que han estado en la parte alta gran parte de la competición, no han conseguido dar el salto que les mantenga arriba y, el Hoffenheim, en un año de transición tras la salida de Nagelsmann, es el equipo de esa parte de la tabla que ha rendido más bajo en los últimos meses antes del parón, lo que les coloca con algo de desventaja respecto a los otros.

Mención especial merece el Union Berlin, que en su año de debut ocupa una cómoda undécima plaza, consiguiendo unos más que aceptables resultados en su casa y sobreviviendo como puede como visitante, asegurándose casi, la estancia en la máxima categoría durante una temporada más. Si todo sigue como hasta ahora, a los hermanos pequeños de la capital no les costará conseguir la permanencia.

En la zona baja, el drama está muy latente. El Paderborn, como ya sucediera en su temporada de debut, es el colista y tiene opciones serias de ser uno de los clubes candidatos al descenso directo. Sin embargo, al contrario que lo que pasa con el Werder Bremen, los discípulos de Steffen Baumgart han sacado algunos puntos ante clubes de la zona alta y han mostrado buenas sensaciones, que al menos denotan que no han tirado la toalla. No ocurre lo mismo en Bremen, que lleva años coqueteando con el descenso y, en esta ocasión, tiene toda la pinta de que serán clubes de 2.Bundesliga la próxima campaña. Al conjunto de Kohfeldt, uno de los más afectados por el parón de la competición, le viene bien que regrese el fútbol pero, por otra parte, es alargar más la pesadilla de un año que tiene toda la pinta de que va a acabar mal, aunque se aferran al partido contra el Leverkusen que tienen pendiente, que le puede colocar más cerca de la Relegation, estando en las mismas condiciones y, así, aferrarse a la opción de jugársela a doble vuelta con un equipo de Segunda División, como ya le sucediera a sus vecinos de Hamburgo en varias ocasiones.

La situación es diferente en la 2.Bundesliga, donde en estos últimos días se ha confirmado la cuarentena por dos semanas del colista de la competición, el Dynamo Dresden, por el positivo de dos de sus futbolistas en una tercera tanda de tests. A la liga se le plantearon dos opciones: aplazar, de nuevo, los encuentros del Dynamo, que podían llegar a ser hasta cuatro; o, al completo, la reanudación de la competición durante alguna que otra semana más. Además hay que añadir que el estado de Sajonia ha prohibido al club jugar en casa y desplazarse, para así poder estar en cuarentena. Eso sí, la Bundesliga no se vería afectada por esta decisión, algo confirmado por Christian Seifert, presidente de la DFL, que ha dado su palabra de que la fecha de regreso para la máxima categoría será la marcada, sí o sí.

Pero los clubes germanos no están solo pendientes de la Bundesliga. Con la reanudación de la competición también habrá fecha para disputar las semifinales de DFB Pokal, en las que está el FC Saarbrücken que, recordemos, está en Regionalliga, una competición que se paró y no va a volver a reanudarse hasta la próxima temporada, por lo que irán a su eliminatoria ante el Bayer Leverkusen con más tiempo fuera de competición que su rival de Bundesliga. Habrá que ver si conseguirán el hito de plantarse en la final y dar la gran sorpresa, eliminando a otro club de la Primera División.

Con varios clubes también con las competiciones europeas en el aire, lo que está claro es que ya hay ganas de que vuelva la competición y Alemania se ha convertido en un espejo para las grandes ligas, puesto que será la primera en volver, tras el anuncio de la anulación de la Ligue 1 y la Eredivisie, la Bundesliga y el fútbol germano, a puerta cerrada, se adelanta a LaLiga, la Premier League y la Serie A a la hora de reactivar la competición. Ha costado, pero parece que por fin ese regreso va a ver la luz el 16 de mayo. Por delante, nueve jornadas de Bundesliga y las semifinales y final de la DFB Pokal, un total de 85 partidos que servirán para cerrar la temporada, sin contar con la participación continental. Estamos felices. Por fin, dos meses después, regresa la Bundesliga y tendrá durante algunas semanas el foco de todo el mundo sobre ella, puesto que las demás ligas importantes aún no arrancarán.

_Alemania

El hundimiento

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
18-01-2022

_Alemania

Callando bocas

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
11-01-2022