_Destacado

Vírgenes en Super Bowls

César Martín @CesarMrtn 27-01-2020

etiquetas:

Superbowl

28 de las 32 franquicias que componen la National Football League puede presumir de haber jugado al menos una Super Bowl. Esto quiere decir que hay cuatro equipos que son vírgenes en el gran partido del domingo.

Por variadas circunstancias, este selecto club lo conforman dos franquicias históricas y dos de creación relativamente reciente.

Houston Texans

Los Texans nacieron en 2002 para ocupar el vacío dejado en Houston por los Oilers cuando estos se mudaron a Tennessee. Desde entonces, los texanos tienen la ronda divisional como tope en unos Playoffs. Han caído ahí hasta en cuatro ocasiones: 2011, 2012, 2016 y 2019. A pesar de ser el mejor equipo de la AFC Sur desde el año 2011, los Texans siguen fallando a la hora de la verdad.

De todas formas, en Texas, donde el football es casi como una religión, no han estado ni cerca de una Super Bowl desde 1995. Pero esa es otra historia.

Jacksonville Jaguars

A los Jaguars la excusa de ser una franquicia joven (llevan 25 años en la NFL) cada vez les vale menos. Porque sin ir más lejos, los Carolina Panthers entraron en la liga a la vez que ellos y ya han jugado la Super Bowl en un par de ocasiones.

Los del norte de Florida se quedaron a un paso del gran partido en su segundo año de vida pero fueron eliminados en el AFC Championship Game por los Patriots. La historia se repitió en 1999, aunque en esta ocasión sus verdugos fueron los Titans. Tras un primer lustro de vida tan bueno, llegó la mediocridad: sólo tres apariciones en Playoffs en lo que va de siglo XXI. La última de ellas, en 2017, de nuevo en el partido decisivo de la AFC, estuvo a punto de ser memorable. Lástima que en el último cuarto apareciera Tom Brady (quién si no) para aguarles la fiesta.

Detroit Lions

En el palmarés de los Lions figuran cuatro campeonatos de NFL, pero todos ellos son anteriores a la creación de la Super Bowl. En Detroit, una ciudad necesitada de alegrías deportivas, no festejan un título de football desde 1957.

Los de Míchigan son uno de los eternos perdedores de la NFL. En noventa temporadas se han clasificado para la postemporada sólo en dieciocho ocasiones y en nueve de ellas han caído a las primeras de cambio. Lo más cerca que han estado de disputar la Super Bowl fue en 1991, cuando perdieron el partido NFC Championship Game ante los Washington Redskins. Barry Sanders era la estrella del equipo.

Cleveland Browns

Otro histórico que tampoco se ha subido al gran escenario del fútbol americano. Los Browns nacieron en 1946 dentro de la All-America Football Conference (AAFC), una liga paralela a la NFL que existió entre 1946 y 1949. Ganaron esa liga todos los años que existió. Entraron en la NFL en 1950 y conquistaron los títulos de 1950, 1954, 1955 y 1964. Desde entonces, la nada.

Los de Ohio se quedaron a las puertas de la Super Bowl tres veces en los años ochenta, todas ellas por culpa de los Denver Broncos de John Elway. En la década de los noventa los Browns entraron en un pozo de mediocridad que culminó en una polémica recolocación en Baltimore en 1996. El football regresó a Cleveland tres años después, pero desde entonces los Browns han sido el mayor ejemplo de franquicia disfuncional: sólo dos años con balance positivo, una única presencia en Playoffs y un baile eterno de entrenadores y quarterbacks. La guinda, el 0-16 de 2017.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

28 de las 32 franquicias que componen la National Football League puede presumir de haber jugado al menos una Super Bowl. Esto quiere decir que hay cuatro equipos que son vírgenes en el gran partido del domingo.

Por variadas circunstancias, este selecto club lo conforman dos franquicias históricas y dos de creación relativamente reciente.

Houston Texans

Los Texans nacieron en 2002 para ocupar el vacío dejado en Houston por los Oilers cuando estos se mudaron a Tennessee. Desde entonces, los texanos tienen la ronda divisional como tope en unos Playoffs. Han caído ahí hasta en cuatro ocasiones: 2011, 2012, 2016 y 2019. A pesar de ser el mejor equipo de la AFC Sur desde el año 2011, los Texans siguen fallando a la hora de la verdad.

De todas formas, en Texas, donde el football es casi como una religión, no han estado ni cerca de una Super Bowl desde 1995. Pero esa es otra historia.

Jacksonville Jaguars

A los Jaguars la excusa de ser una franquicia joven (llevan 25 años en la NFL) cada vez les vale menos. Porque sin ir más lejos, los Carolina Panthers entraron en la liga a la vez que ellos y ya han jugado la Super Bowl en un par de ocasiones.

Los del norte de Florida se quedaron a un paso del gran partido en su segundo año de vida pero fueron eliminados en el AFC Championship Game por los Patriots. La historia se repitió en 1999, aunque en esta ocasión sus verdugos fueron los Titans. Tras un primer lustro de vida tan bueno, llegó la mediocridad: sólo tres apariciones en Playoffs en lo que va de siglo XXI. La última de ellas, en 2017, de nuevo en el partido decisivo de la AFC, estuvo a punto de ser memorable. Lástima que en el último cuarto apareciera Tom Brady (quién si no) para aguarles la fiesta.

Detroit Lions

En el palmarés de los Lions figuran cuatro campeonatos de NFL, pero todos ellos son anteriores a la creación de la Super Bowl. En Detroit, una ciudad necesitada de alegrías deportivas, no festejan un título de football desde 1957.

Los de Míchigan son uno de los eternos perdedores de la NFL. En noventa temporadas se han clasificado para la postemporada sólo en dieciocho ocasiones y en nueve de ellas han caído a las primeras de cambio. Lo más cerca que han estado de disputar la Super Bowl fue en 1991, cuando perdieron el partido NFC Championship Game ante los Washington Redskins. Barry Sanders era la estrella del equipo.

Cleveland Browns

Otro histórico que tampoco se ha subido al gran escenario del fútbol americano. Los Browns nacieron en 1946 dentro de la All-America Football Conference (AAFC), una liga paralela a la NFL que existió entre 1946 y 1949. Ganaron esa liga todos los años que existió. Entraron en la NFL en 1950 y conquistaron los títulos de 1950, 1954, 1955 y 1964. Desde entonces, la nada.

Los de Ohio se quedaron a las puertas de la Super Bowl tres veces en los años ochenta, todas ellas por culpa de los Denver Broncos de John Elway. En la década de los noventa los Browns entraron en un pozo de mediocridad que culminó en una polémica recolocación en Baltimore en 1996. El football regresó a Cleveland tres años después, pero desde entonces los Browns han sido el mayor ejemplo de franquicia disfuncional: sólo dos años con balance positivo, una única presencia en Playoffs y un baile eterno de entrenadores y quarterbacks. La guinda, el 0-16 de 2017.

etiquetas:

Superbowl

_Destacado

La emoción que todo lo puede

Cristina Caparrós @criscaparros
19-01-2022

_Destacado

Cosas que no entiendo

Sara Giménez @_SaraGimenez
19-01-2022