_Femenino

Una Real Sociedad para la historia

Patricia Muñoz @patrims 13-05-2019

etiquetas:

Era el escenario perfecto. La final propicia. La competición pertinente. Y, cómo no, el día indicado para hacer historia. Un sueño hecho realidad. Una oportunidad de oro, la primera de su historia, para marcar un antes y un después en el curriculum de un club que ya se merecía un título de esta magnitud. Ante un rival de altura, el Atlético de Madrid, experto en finales y eventos de primer nivel. Ante un estadio abarrotado de aficionados sedientos de buen fútbol y, por supuesto, de goles. Ante la historia, la Real Sociedad se armó de valor y coraje para llevarse una preciosa Copa de la Reina.

El equipo txuri-urdin se hizo con el triunfo que llevaba esperando toda la vida. Un marcador final de 1-2, reflejo de lo ajustado que estuvo el encuentro, para derrotar a un Atlético de Madrid que venía de proclamarse de nuevo campeón de la Liga Iberdrola. Cierto es que las madrileñas llegaban al encuentro con el cartel de favoritas colgado del cuello. Cierto es que su experiencia en finales y partidos de gran nivel jugaba a su favor. Cierto es que las donostiarras siempre se habían quedado a las puertas. Sin embargo, cierto es también que a veces el cartel de favorito pesa demasiado y hace que los nervios jueguen malas pasadas.

Así pues, una Real Sociedad que llegaba a la final con los nervios lógicos de un debutante supo imponerse al equipo más temido de la Liga Iberdrola. Las de Gonzalo Arconada sabían que era una oportunidad de oro para brillar como nunca antes lo habían hecho. La historia llamaba a su puerta y ellas estaban deseosas de abrirla y dar la bienvenida a su primer gran título. Su primera gran final. Su primer gran duelo. El de un equipo que siempre ha dado guerra y competido por los primeros puestos de la liga pero que, sin embargo, siempre se ha tenido que conformar con quedarse a las puertas.

Esta vez, 17.550 espectadores, abarrotando las gradas del estadio Nuevo Los Cármenes (Granada), fueron testigos de la mayor gesta del conjunto vasco, la que les proclamó campeonas de la Copa de la Reina. Una hazaña de la que también fue testigo la Reina Doña Letizia, quien acudía por primera vez a dicho evento para entregar la copa a las vencedoras. El encuentro comenzó marcado por las idas y venidas de ambos equipos. La intensidad con la que jugaban los dos conjuntos quedó patente en sus constantes arremetidas a la portería rival. Tanto es así que los primeros goles llegaron en los primeros compases del partido. El Atlético se adelantó con un precioso tanto de volea de Esther a pase de Kenti Robles (15’). Sin embargo, la réplica no se hizo esperar. Un disparo desde fuera del área de Kiana Palacios en el minuto 18 puso las tablas en el marcador tras un error de la meta rojiblanca, Lola Gallardo, a quien se le coló el cuero entre las piernas cuando se lanzaba al césped para hacerse con él.

De esta forma, la clave del encuentro estuvo en la portería. El fallo de Gallardo, unido a la espectacular actuación de la internacional española Mariasun Quiñones por parte de la Real, decantó el encuentro del lado vasco. Junto a ella, un destacado papel de la siempre acertada Nahikari García, quien anotó el tanto de la victoria en el 60’, hizo las delicias de una afición txuri-urdin que ya se merecía disfrutar de un título. Así pues, remontada, victoria y título para una Real Sociedad que soñaba en grande y que, por fin, en este 2019, saborea las mieles del éxito. Esta es, sin duda, una Real Sociedad para la historia.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Era el escenario perfecto. La final propicia. La competición pertinente. Y, cómo no, el día indicado para hacer historia. Un sueño hecho realidad. Una oportunidad de oro, la primera de su historia, para marcar un antes y un después en el curriculum de un club que ya se merecía un título de esta magnitud. Ante un rival de altura, el Atlético de Madrid, experto en finales y eventos de primer nivel. Ante un estadio abarrotado de aficionados sedientos de buen fútbol y, por supuesto, de goles. Ante la historia, la Real Sociedad se armó de valor y coraje para llevarse una preciosa Copa de la Reina.

El equipo txuri-urdin se hizo con el triunfo que llevaba esperando toda la vida. Un marcador final de 1-2, reflejo de lo ajustado que estuvo el encuentro, para derrotar a un Atlético de Madrid que venía de proclamarse de nuevo campeón de la Liga Iberdrola. Cierto es que las madrileñas llegaban al encuentro con el cartel de favoritas colgado del cuello. Cierto es que su experiencia en finales y partidos de gran nivel jugaba a su favor. Cierto es que las donostiarras siempre se habían quedado a las puertas. Sin embargo, cierto es también que a veces el cartel de favorito pesa demasiado y hace que los nervios jueguen malas pasadas.

Así pues, una Real Sociedad que llegaba a la final con los nervios lógicos de un debutante supo imponerse al equipo más temido de la Liga Iberdrola. Las de Gonzalo Arconada sabían que era una oportunidad de oro para brillar como nunca antes lo habían hecho. La historia llamaba a su puerta y ellas estaban deseosas de abrirla y dar la bienvenida a su primer gran título. Su primera gran final. Su primer gran duelo. El de un equipo que siempre ha dado guerra y competido por los primeros puestos de la liga pero que, sin embargo, siempre se ha tenido que conformar con quedarse a las puertas.

Esta vez, 17.550 espectadores, abarrotando las gradas del estadio Nuevo Los Cármenes (Granada), fueron testigos de la mayor gesta del conjunto vasco, la que les proclamó campeonas de la Copa de la Reina. Una hazaña de la que también fue testigo la Reina Doña Letizia, quien acudía por primera vez a dicho evento para entregar la copa a las vencedoras. El encuentro comenzó marcado por las idas y venidas de ambos equipos. La intensidad con la que jugaban los dos conjuntos quedó patente en sus constantes arremetidas a la portería rival. Tanto es así que los primeros goles llegaron en los primeros compases del partido. El Atlético se adelantó con un precioso tanto de volea de Esther a pase de Kenti Robles (15’). Sin embargo, la réplica no se hizo esperar. Un disparo desde fuera del área de Kiana Palacios en el minuto 18 puso las tablas en el marcador tras un error de la meta rojiblanca, Lola Gallardo, a quien se le coló el cuero entre las piernas cuando se lanzaba al césped para hacerse con él.

De esta forma, la clave del encuentro estuvo en la portería. El fallo de Gallardo, unido a la espectacular actuación de la internacional española Mariasun Quiñones por parte de la Real, decantó el encuentro del lado vasco. Junto a ella, un destacado papel de la siempre acertada Nahikari García, quien anotó el tanto de la victoria en el 60’, hizo las delicias de una afición txuri-urdin que ya se merecía disfrutar de un título. Así pues, remontada, victoria y título para una Real Sociedad que soñaba en grande y que, por fin, en este 2019, saborea las mieles del éxito. Esta es, sin duda, una Real Sociedad para la historia.

etiquetas: