_Otros

Un reencuentro, un anhelo

José Roberto Núñez @https://www.twitter.com/joseronu 25-05-2018

etiquetas:

Cada temporada el fútbol nos ofrece reencuentros en todos los destinos, algunos llenos de morbo y polémica, otros más positivos, esos que buscan hacer memoria en épocas de glorias, esos que buscan repetir momentos que aún, en el alma, se siguen añorando.

Luego de una temporada que dejó sensaciones agrias en Dortmund, la directiva buscó un personaje que guiara al club en lo que algunos llaman ‘el reinicio’, una labor que no podía asignarse a cualquiera, por lo que el elegido fue un hombre que sabe lo que es encaminar a un club de vuelta a su mejor y máximo nivel de competitividad, Lucien Favre.

El francés, ya ex del Niza, no ocultó su dicha al hacerse oficial su regreso a suelo germano, «El Borussia Dortmund es uno de los clubes más interesantes de Europa y estoy encantado de volver a la Bundesliga. Estoy ansioso por asumir el cargo».

Favre, quien ya estuvo en Bundesliga dirigiendo al Borussia Mönchengladbach, coincidirá con uno de sus jugadores estrella durante su etapa al mando de ‘los potros’, Marco Reus. Un reencuentro lleno de muchos buenos recuerdos. Bajo su mando, el internacional alemán mostró su mejor fútbol, junto a Favre su juego y su talento se desarrollaron de una forma imparable, técnica y calidad dentro del campo, tiempos del mejor Marco, sin discrepancias a su alrededor, sin lesiones, sin tristezas, solo fútbol y magia, mucha magia.

Ahora, nuevamente de la mano de uno de los técnicos que marcaron su carrera, Marco buscará recuperar su mejor versión y hacer regular ese talento que muchos sabemos existente, y más allá, disfrutamos como pocos, ese del que las lesiones nos han privado. Su mente ahora está en Rusia, nadie lo culpa, es más que lógico, pero una parte de sí seguro anhela volver a rememorar tiempos de alegría bajo la mirada de Favre desde el banquillo. Por su parte, el timonel llegará al cuadro aurinegro confiado, un poco, de que en la plantilla cuenta con un gran -y conocido- pilar en donde sustentar su estrategia, más que eso, un hombre de confianza, un artífice de complejidades, un fuera de serie.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cada temporada el fútbol nos ofrece reencuentros en todos los destinos, algunos llenos de morbo y polémica, otros más positivos, esos que buscan hacer memoria en épocas de glorias, esos que buscan repetir momentos que aún, en el alma, se siguen añorando.

Luego de una temporada que dejó sensaciones agrias en Dortmund, la directiva buscó un personaje que guiara al club en lo que algunos llaman ‘el reinicio’, una labor que no podía asignarse a cualquiera, por lo que el elegido fue un hombre que sabe lo que es encaminar a un club de vuelta a su mejor y máximo nivel de competitividad, Lucien Favre.

El francés, ya ex del Niza, no ocultó su dicha al hacerse oficial su regreso a suelo germano, «El Borussia Dortmund es uno de los clubes más interesantes de Europa y estoy encantado de volver a la Bundesliga. Estoy ansioso por asumir el cargo».

Favre, quien ya estuvo en Bundesliga dirigiendo al Borussia Mönchengladbach, coincidirá con uno de sus jugadores estrella durante su etapa al mando de ‘los potros’, Marco Reus. Un reencuentro lleno de muchos buenos recuerdos. Bajo su mando, el internacional alemán mostró su mejor fútbol, junto a Favre su juego y su talento se desarrollaron de una forma imparable, técnica y calidad dentro del campo, tiempos del mejor Marco, sin discrepancias a su alrededor, sin lesiones, sin tristezas, solo fútbol y magia, mucha magia.

Ahora, nuevamente de la mano de uno de los técnicos que marcaron su carrera, Marco buscará recuperar su mejor versión y hacer regular ese talento que muchos sabemos existente, y más allá, disfrutamos como pocos, ese del que las lesiones nos han privado. Su mente ahora está en Rusia, nadie lo culpa, es más que lógico, pero una parte de sí seguro anhela volver a rememorar tiempos de alegría bajo la mirada de Favre desde el banquillo. Por su parte, el timonel llegará al cuadro aurinegro confiado, un poco, de que en la plantilla cuenta con un gran -y conocido- pilar en donde sustentar su estrategia, más que eso, un hombre de confianza, un artífice de complejidades, un fuera de serie.

etiquetas: