_Alemania

Un nuevo ídolo en Köpenick

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 26-10-2021

Hay un nuevo ídolo en el lado rojo de la ciudad de Berlín. Esta temporada Max Kruse está algo apagado en lo que a números se refiere, pero también tiene más competencia. Los Voglsammer, Behrens… Jugadores que llegaron para afrontar una campaña en la que había que disputar tres competiciones. Pero no, ninguno de ellos es el nuevo ídolo. Quien desata la locura ahora para los aficionados del Union no es otro que Taiwo Awoniyi. El nigeriano llegó la temporada pasada cedido desde el Liverpool y acabó convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia del Union Berlin. Algo bien habrá hecho para que un club tan austero como el berlinés decida desembolsar una cantidad así por un jugador. Y es que se lo ha ganado a pulso. En Liverpool no había hueco y ya había tenido bastantes cesiones. Había que establecerse.

Aunque antes de su llegada al Union Berlin el fútbol alemán no era nada desconocido para él. La de la capital era la tercera experiencia de Awoniyi en el fútbol germano. Llegó desde Nigeria a Inglaterra en 2015 y, a los dos días de llegar, los ‘reds’ lo enviaron a jugar a la 2.Bundesliga, en las filas del FSV Frankfurt, un club que actualmente está en Regionalliga. Allí no es que tuviera mucho protagonismo, pero era su primera experiencia europea y había que aprovecharla. En Frankfurt vivió el descenso de categoría y, al año siguiente, en la Eredivisie, el NEC también bajó, estando Taiwo en plantilla. Luego, tras pasar los años siguientes por varios clubes de Bélgica, siendo el mejor año de su carrera hasta ahora el que pasó en Mouscron, en lo que a estadísticas individuales se refiere, volvió a abrirse para él la puerta de la Bundesliga, pero su aportación al Mainz 05 fue, más bien, discreta. Una conmoción cerebral durante un partido le apartó de vivir sobre el césped, al 100%, el tramo final de la temporada ‘partida’ por el coronavirus. Sin embargo, la permanencia del Union y el gran potencial del jugador cambiaron la historia.

El conjunto de Berlín quería al nigeriano como complemento para su jugador estrella en aquel momento. Taiwo, corpulento, rápido, se adaptó al club y aportó bastante, aunque una lesión muscular le apartó de poder participar sobre el césped en el tramo final de una temporada histórica para su club. Por suerte para él, en el lado rojo de la capital encontró su sitio. El inicio de la carrera profesional del delantero estaba siendo como la de muchos otros jóvenes, que pertenecen a un club y luego van danzando por unos y otros, con la opción de jugar, pero no estabilizarse. Después de tantos cambios, Awoniyi eligió Berlín como su zona de confort y el Stadion An der Alten Försterei como su hogar. Una gran decisión.

Ahora, el que fuera campeón del mundo con su país en categoría Sub-17, allá por 2013, quiere plantar cara a los grandes goleadores de la Bundesliga, Lewandowski y Haaland, a los que sigue de cerca. Pero esa no es su liga. Su competición no es la individual, sino la colectiva. La de seguir hinchando la burbuja de ilusión del Union Berlin, de pasear por el viejo continente con el escudo de un equipo rebelde en tiempos en los que el dinero es protagonista. El lugar ideal para Taiwo Awoniyi es en el que está ahora que, encima, le ha llevado a jugar con la selección absoluta de Nigeria. Y ahí se mantendrá un tiempo. No solo se triunfa en los clubes grandes. A veces puede ser más satisfactorio conseguir superar metas casi inalcanzables y con clubes humildes, que estancarse en un grande sin tener oportunidades. A veces es necesario alejarse de los clubes grandes para conseguir grandes metas. Eso también es fútbol.

Imagen de cabecera: Taiwo Awoniyi

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hay un nuevo ídolo en el lado rojo de la ciudad de Berlín. Esta temporada Max Kruse está algo apagado en lo que a números se refiere, pero también tiene más competencia. Los Voglsammer, Behrens… Jugadores que llegaron para afrontar una campaña en la que había que disputar tres competiciones. Pero no, ninguno de ellos es el nuevo ídolo. Quien desata la locura ahora para los aficionados del Union no es otro que Taiwo Awoniyi. El nigeriano llegó la temporada pasada cedido desde el Liverpool y acabó convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia del Union Berlin. Algo bien habrá hecho para que un club tan austero como el berlinés decida desembolsar una cantidad así por un jugador. Y es que se lo ha ganado a pulso. En Liverpool no había hueco y ya había tenido bastantes cesiones. Había que establecerse.

Aunque antes de su llegada al Union Berlin el fútbol alemán no era nada desconocido para él. La de la capital era la tercera experiencia de Awoniyi en el fútbol germano. Llegó desde Nigeria a Inglaterra en 2015 y, a los dos días de llegar, los ‘reds’ lo enviaron a jugar a la 2.Bundesliga, en las filas del FSV Frankfurt, un club que actualmente está en Regionalliga. Allí no es que tuviera mucho protagonismo, pero era su primera experiencia europea y había que aprovecharla. En Frankfurt vivió el descenso de categoría y, al año siguiente, en la Eredivisie, el NEC también bajó, estando Taiwo en plantilla. Luego, tras pasar los años siguientes por varios clubes de Bélgica, siendo el mejor año de su carrera hasta ahora el que pasó en Mouscron, en lo que a estadísticas individuales se refiere, volvió a abrirse para él la puerta de la Bundesliga, pero su aportación al Mainz 05 fue, más bien, discreta. Una conmoción cerebral durante un partido le apartó de vivir sobre el césped, al 100%, el tramo final de la temporada ‘partida’ por el coronavirus. Sin embargo, la permanencia del Union y el gran potencial del jugador cambiaron la historia.

El conjunto de Berlín quería al nigeriano como complemento para su jugador estrella en aquel momento. Taiwo, corpulento, rápido, se adaptó al club y aportó bastante, aunque una lesión muscular le apartó de poder participar sobre el césped en el tramo final de una temporada histórica para su club. Por suerte para él, en el lado rojo de la capital encontró su sitio. El inicio de la carrera profesional del delantero estaba siendo como la de muchos otros jóvenes, que pertenecen a un club y luego van danzando por unos y otros, con la opción de jugar, pero no estabilizarse. Después de tantos cambios, Awoniyi eligió Berlín como su zona de confort y el Stadion An der Alten Försterei como su hogar. Una gran decisión.

Ahora, el que fuera campeón del mundo con su país en categoría Sub-17, allá por 2013, quiere plantar cara a los grandes goleadores de la Bundesliga, Lewandowski y Haaland, a los que sigue de cerca. Pero esa no es su liga. Su competición no es la individual, sino la colectiva. La de seguir hinchando la burbuja de ilusión del Union Berlin, de pasear por el viejo continente con el escudo de un equipo rebelde en tiempos en los que el dinero es protagonista. El lugar ideal para Taiwo Awoniyi es en el que está ahora que, encima, le ha llevado a jugar con la selección absoluta de Nigeria. Y ahí se mantendrá un tiempo. No solo se triunfa en los clubes grandes. A veces puede ser más satisfactorio conseguir superar metas casi inalcanzables y con clubes humildes, que estancarse en un grande sin tener oportunidades. A veces es necesario alejarse de los clubes grandes para conseguir grandes metas. Eso también es fútbol.

Imagen de cabecera: Taiwo Awoniyi

_Alemania

Perdónales, Robert

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
30-11-2021

_Alemania

Dramas y retales

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
23-11-2021