_Más Fútbol

Un estudio científico desvela la forma perfecta de lanzar con efecto

Joel Antonio Garza @Joel_Garza 19-07-2016

Si tú también sigues alucinando con el tiro libre de Roberto Carlos a Francia, existe una explicación científica, y la misma ciencia te revela cual es la clave para hacerlo.

El disparo con efecto es famoso en el deporte, ya que no solo en fútbol suceden este suceso en el béisbol, o en cualquier deporte que haga uso de una pelota. Este ‘fenómeno’ es explicado como el efecto Magnus.

El secreto es el giro del balón o para ser más precisos, la falta de este. Cuando en el fútbol o en el béisbol lanza la pelota con muy poco o ningún giro es cuando el esférico parece moverse de manera impredecible.

Desde el 2012 en Francia un equipo de la Ecole Polytechnique ha elaborado una serie de normas que predicen cómo se mueve el balón y hacia donde según el tamaño de la misma, el tipo de fluido (agua o aire) y las condiciones de la misma, más específicos con las costuras y el material (acero, cristal o plástico).

Entre las conclusiones a las que llegaron fueron que todas las bolas sufrían algún tipo de efecto en ambos fluidos, pero cuanto menos densas eran estas más pronunciado era el ‘efecto’. De igual manera dedujeron que en el futbol, por el tamaño del balón y el fluido (aire) este efecto no debería de darse, pero ¿por qué ocurre, entonces?, te debes de preguntar. El efecto se debe a la falta de giro que se menciona con anterioridad.

Si el balón no gira, mientras se desplaza por el aire hay una velocidad crítica en la que la fuerza que frena la bola (el rozamiento con el aire) desciende bruscamente. La asimetría brusca en las fuerzas crea el ‘efecto’ y resulta en el movimiento en zigzag. En resumen, para conseguir el efecto, golpear el balón con la velocidad exacta y la falta de giro, por un lado.

Los mismos científicos diseñaron una máquina de disparar faltas para estudiar el disparo con efecto, en ese experimento, las conclusiones fueron similares. Existe un ‘sweet spot’, un punto exacto en la velocidad que produce el movimiento de lado a lado y que también importa mucho la distancia. La trayectoria en zigzag típica ocurre con una longitud de 27 metros, algo bastante superior al disparo medio en el futbol, es por ello que normalmente el efecto no acaba de completarse.

Pero como todo, para conseguir el ´tiro perfecto’ o con efecto, se necesita de práctica. Lo más acertado para lograrlo es golpear al balón con el empeine procurando que tenga poco o ningún giro e intentar memorizar la fuerza con la que se consigue el efecto.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Si tú también sigues alucinando con el tiro libre de Roberto Carlos a Francia, existe una explicación científica, y la misma ciencia te revela cual es la clave para hacerlo.

El disparo con efecto es famoso en el deporte, ya que no solo en fútbol suceden este suceso en el béisbol, o en cualquier deporte que haga uso de una pelota. Este ‘fenómeno’ es explicado como el efecto Magnus.

El secreto es el giro del balón o para ser más precisos, la falta de este. Cuando en el fútbol o en el béisbol lanza la pelota con muy poco o ningún giro es cuando el esférico parece moverse de manera impredecible.

Desde el 2012 en Francia un equipo de la Ecole Polytechnique ha elaborado una serie de normas que predicen cómo se mueve el balón y hacia donde según el tamaño de la misma, el tipo de fluido (agua o aire) y las condiciones de la misma, más específicos con las costuras y el material (acero, cristal o plástico).

Entre las conclusiones a las que llegaron fueron que todas las bolas sufrían algún tipo de efecto en ambos fluidos, pero cuanto menos densas eran estas más pronunciado era el ‘efecto’. De igual manera dedujeron que en el futbol, por el tamaño del balón y el fluido (aire) este efecto no debería de darse, pero ¿por qué ocurre, entonces?, te debes de preguntar. El efecto se debe a la falta de giro que se menciona con anterioridad.

Si el balón no gira, mientras se desplaza por el aire hay una velocidad crítica en la que la fuerza que frena la bola (el rozamiento con el aire) desciende bruscamente. La asimetría brusca en las fuerzas crea el ‘efecto’ y resulta en el movimiento en zigzag. En resumen, para conseguir el efecto, golpear el balón con la velocidad exacta y la falta de giro, por un lado.

Los mismos científicos diseñaron una máquina de disparar faltas para estudiar el disparo con efecto, en ese experimento, las conclusiones fueron similares. Existe un ‘sweet spot’, un punto exacto en la velocidad que produce el movimiento de lado a lado y que también importa mucho la distancia. La trayectoria en zigzag típica ocurre con una longitud de 27 metros, algo bastante superior al disparo medio en el futbol, es por ello que normalmente el efecto no acaba de completarse.

Pero como todo, para conseguir el ´tiro perfecto’ o con efecto, se necesita de práctica. Lo más acertado para lograrlo es golpear al balón con el empeine procurando que tenga poco o ningún giro e intentar memorizar la fuerza con la que se consigue el efecto.

_Selecciones

Gracias por todo, Eurocopa

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
09-07-2021