_Otros

Un clásico será siempre un clásico

Adri Fernández @AdriiFdez 03-05-2018

etiquetas:

Es el
partido del año. El que más emociones despierta, el que mayor cobertura
periodística ofrece, el que más ojos embelesa ante el televisor: el único que
consigue parar el mundo durante 90 minutos. No es para menos, no se enfrentan
cada día los dos mejores equipos del mundo.

Pese a
todo los rituales, supersticiones y apuestas que implica un Clásico, el del
próximo domingo se antoja algo descafeinado. Con un Barcelona ya campeón de
Liga y un Real Madrid centrado en la final de la Champions, el encuentro puede
perder el encanto que suele caracterizarlo. Para los de Ernesto Valverde,
podría decirse que la temporada ya está acabada. Para los de Zinedine Zidane,
tres cuartos de lo mismo. Eso sí, con el partido más importante de la temporada
a la vuelta de la esquina. El que puede salvar la temporada o firmar un desastroso
año en blanco.

Todo
ello hace que este Clásico sea uno de los más intrascendentes de los últimos
años. Ahora bien, que el Barça haga historia en la Liga pasa por conseguir un
resultado positivo ante los blancos. Ningún equipo español ha conseguido alzar
el título liguero sin perder ningún partido (lo hicieron Athletic Club y Real
Madrid en la temporada 1929/30 y 1931/32 respectivamente, pero solo competían
diez equipos). Los azulgranas ya tienen el título bajo el brazo, pero el tan
ansiado récord está pendiente de cuatro partidos (Real Madrid, Villarreal,
Levante y Real Sociedad).

Este
Clásico también tendrá un aura especial. Y no, no me refiero a la polémica que
lleva rodeando el partido desde hace semanas: el pasillo de los merengues a los
culés. Un gesto de deportividad y respeto que cada vez se está subvirtiendo
más. Me refiero al último Clásico de Don Andrés. Iniesta, una vez acabe el
partido, se habrá enfrentado al Real Madrid en 38 ocasiones. La misma cifra que
sumarán Leo Messi y Sergio Ramos, con la diferencia que ellos aún tienen más
cuerda. Sin duda, Andrés sí que se merece un pasillo.

El
próximo domingo, el mundo se parará a las 20:45h. Todos seguiremos nuestros
habituales rituales y supersticiones. Los más afortunados desde el estadio y
los demás frente al televisor. Al fin y al cabo, un Clásico será siempre un
Clásico.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Es el
partido del año. El que más emociones despierta, el que mayor cobertura
periodística ofrece, el que más ojos embelesa ante el televisor: el único que
consigue parar el mundo durante 90 minutos. No es para menos, no se enfrentan
cada día los dos mejores equipos del mundo.

Pese a
todo los rituales, supersticiones y apuestas que implica un Clásico, el del
próximo domingo se antoja algo descafeinado. Con un Barcelona ya campeón de
Liga y un Real Madrid centrado en la final de la Champions, el encuentro puede
perder el encanto que suele caracterizarlo. Para los de Ernesto Valverde,
podría decirse que la temporada ya está acabada. Para los de Zinedine Zidane,
tres cuartos de lo mismo. Eso sí, con el partido más importante de la temporada
a la vuelta de la esquina. El que puede salvar la temporada o firmar un desastroso
año en blanco.

Todo
ello hace que este Clásico sea uno de los más intrascendentes de los últimos
años. Ahora bien, que el Barça haga historia en la Liga pasa por conseguir un
resultado positivo ante los blancos. Ningún equipo español ha conseguido alzar
el título liguero sin perder ningún partido (lo hicieron Athletic Club y Real
Madrid en la temporada 1929/30 y 1931/32 respectivamente, pero solo competían
diez equipos). Los azulgranas ya tienen el título bajo el brazo, pero el tan
ansiado récord está pendiente de cuatro partidos (Real Madrid, Villarreal,
Levante y Real Sociedad).

Este
Clásico también tendrá un aura especial. Y no, no me refiero a la polémica que
lleva rodeando el partido desde hace semanas: el pasillo de los merengues a los
culés. Un gesto de deportividad y respeto que cada vez se está subvirtiendo
más. Me refiero al último Clásico de Don Andrés. Iniesta, una vez acabe el
partido, se habrá enfrentado al Real Madrid en 38 ocasiones. La misma cifra que
sumarán Leo Messi y Sergio Ramos, con la diferencia que ellos aún tienen más
cuerda. Sin duda, Andrés sí que se merece un pasillo.

El
próximo domingo, el mundo se parará a las 20:45h. Todos seguiremos nuestros
habituales rituales y supersticiones. Los más afortunados desde el estadio y
los demás frente al televisor. Al fin y al cabo, un Clásico será siempre un
Clásico.

etiquetas: