_Otros

Un buen control

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 05-12-2018

etiquetas:

Isco Alarcón no debe estar muy acostumbrado a sentarse y observar como sus compañeros juegan por la simple razón que su visión, su primer control, su regate, su centro y su disparo son suficientes variantes para no tener que quedarse con el traje, mirando el móvil para calmar los demonios de la cabeza. “Dios dame paciencia” pensará. Porque igual si a un desconvocado le da fuerza la historia puede acabar mal.

El de Arroyo de la Miel arrancó bien la temporada, pero con la lesión que le tuvo apartado un mes de los terrenos de juego se encontró en un contexto totalmente diferente. Los blancos parecían, en aquel momento, un adolescente borracho a las 4 de la mañana. Con la copa en el suelo y el vómito al lado el Real Madrid lloraba mientras hacía apología del pasado recordando que hacía tan solo unos meses eran felices, mientras levantaban la Champions por tercera vez consecutiva. Pero el fútbol también tiene revancha para los ganadores.

El ex del Valencia es uno de los jugadores que más sentido le puede dar a este equipo, especialmente cuando vive en la banda izquierda esperando su momento, con calma, como si fuera el mismísimo Dexter antes de realizar uno de sus asesinatos perfectos -parece mentira como el cabrón controlaba todo-, cuando al espectador ya le ha salido el corazón por la boca y lo está volviendo a poner en su sitio. Porque si hay algún momento en el que el andaluz flaquea es cuando baja a recibir en exceso, cortando las líneas de pase de sus propios compañeros y dándole demasiado espacio a Marcelo, que necesita el hueco, sí, pero en el momento justo. 

Además, su ubicación en izquierda le daría a Bale la oportunidad de retornar al flanco derecho, donde puede construir sobre su recorte a la zurda y disparo con efecto. Con las carreras de Carvajal y los centros de Marcelo, el galés puede pisar área con más facilidad ya que el sistema madridista estaría mucho más equilibrado. Y la vuelta del mejor fútbol y titularidad de Isco, seguramente, solo dependa de un buen control y un guiño al final del entrenamiento a Santiago Solari. Las temporadas son largas y enterrar futbolistas que siguen bien vivos nunca fue un buen negocio. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Isco Alarcón no debe estar muy acostumbrado a sentarse y observar como sus compañeros juegan por la simple razón que su visión, su primer control, su regate, su centro y su disparo son suficientes variantes para no tener que quedarse con el traje, mirando el móvil para calmar los demonios de la cabeza. “Dios dame paciencia” pensará. Porque igual si a un desconvocado le da fuerza la historia puede acabar mal.

El de Arroyo de la Miel arrancó bien la temporada, pero con la lesión que le tuvo apartado un mes de los terrenos de juego se encontró en un contexto totalmente diferente. Los blancos parecían, en aquel momento, un adolescente borracho a las 4 de la mañana. Con la copa en el suelo y el vómito al lado el Real Madrid lloraba mientras hacía apología del pasado recordando que hacía tan solo unos meses eran felices, mientras levantaban la Champions por tercera vez consecutiva. Pero el fútbol también tiene revancha para los ganadores.

El ex del Valencia es uno de los jugadores que más sentido le puede dar a este equipo, especialmente cuando vive en la banda izquierda esperando su momento, con calma, como si fuera el mismísimo Dexter antes de realizar uno de sus asesinatos perfectos -parece mentira como el cabrón controlaba todo-, cuando al espectador ya le ha salido el corazón por la boca y lo está volviendo a poner en su sitio. Porque si hay algún momento en el que el andaluz flaquea es cuando baja a recibir en exceso, cortando las líneas de pase de sus propios compañeros y dándole demasiado espacio a Marcelo, que necesita el hueco, sí, pero en el momento justo. 

Además, su ubicación en izquierda le daría a Bale la oportunidad de retornar al flanco derecho, donde puede construir sobre su recorte a la zurda y disparo con efecto. Con las carreras de Carvajal y los centros de Marcelo, el galés puede pisar área con más facilidad ya que el sistema madridista estaría mucho más equilibrado. Y la vuelta del mejor fútbol y titularidad de Isco, seguramente, solo dependa de un buen control y un guiño al final del entrenamiento a Santiago Solari. Las temporadas son largas y enterrar futbolistas que siguen bien vivos nunca fue un buen negocio. 

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021