_Otros

Ucrania, la puerta a Europa

Aldo Vázquez @ 28-09-2018

etiquetas:

Cuando el Manchester United de José Mourinho anunció durante el verano el fichaje del centrocampista brasileño Fred, a muchos les sorprendió. No por la calidad del jugador, que llevaba años demostrando su enorme potencial en Europa, sino por su precio: el equipo inglés dejó 59 millones de euros en las arcas del Shakhtar Donetsk, equipo de la Premier de Ucrania. 

La liga ucraniana está considerada como una liga menor, de escaso nivel, pero la realidad es bien distinta. Dentro de los coeficientes de la UEFA, es la octava competición doméstica mejor valorada, por delante de otras como la turca, la belga o la holandesa. En los últimos años, jugadores como Yarmolenko, Konoplyanka, Kalinic, Strinic o Henrikh Mkhitaryan dieron el salto a las grandes ligas europeas gracias a su paso por equipos como el Dinamo de Kiev, el Dnipro o el Shakhtar Donetsk. Pero no fueron los únicos, ni mucho menos. La liga ucraniana es conocida por ser una de las mayores “ligas trampolín” para los jugadores sudamericanos, especialmente brasileños. 

Pasar de Brasil a Europa no es fácil. El juego desplegado en Sudamérica tiene una velocidad distinta a la europea y no todos los futbolistas llegan a adaptarse. Es por ello que muchos jugadores no están dispuestos a dar el salto a ciegas, sin paracaídas, directamente al top de las ligas mundiales. España, Inglaterra, Italia o Alemania son su principal objetivo. Su meta. Pero, a veces, el proceso es mejor cocinarlo a fuego lento. Muchos, antes de embarcarse en esta nueva aventura, deciden dar un paso intermedio e irse a una liga que les de visibilidad y, tras superar el periodo de adaptación, luchar por acabar firmando un gran contrato en la Premier o La Liga. Competiciones como la griega, la rusa, la belga o la holandesa son las más conocidas pero, bajo de mi punto de vista, existe una gran tapada: la Premier de Ucrania. Fred, Fernandinho, Papu Gómez, Giuliano, Cristaldo, Avelar, Leo Matos, Luiz Adriano, Raffael o Brandao son solo algunos de los jugadores que usaron Ucrania como el gran salto de su carrera.

Uno de los equipos con mayor tradición es el Metalist Kharkiv, recientemente refundado en el Metalist 1925 Kharkiv. Muchos futbolistas que acabaron triunfaron en Europa llegaron de Sudamérica a este equipo: Taison, Marlos o Azevedo son algunos ejemplos. Taison y Marlos siguen en Ucrania, como dos de las grandes estrellas de Shakhtar, pero los rumores sobre una posible salida se amontonan todos los veranos: Sevilla, Liverpool, Roma o Everton son algunos de los equipos que se interesaron por ellos durante este mercado de fichajes. Además, este club también es conocido por ser uno de los implicados en los famosos traspasos puente con los casos del propio Marlos, que llegó desde Rentistas, equipo de la segunda división de Uruguay, Torres desde el Unión San Felipe chileno y una de sus mayores estrellas, Clinton Xavier, desde Desportivo Brasil. 

Son varios los jugadores que entraron al viejo continente gracias a este equipo: Sebastián Blanco llegó procedente de Lanús en la 2010 por casi 9 millones para acabar fichando por el West Brom unas temporadas después, en la 2014/2015. El Papu Gómez, tras su paso por el Catania de la Serie A, uso al club para dar el salto y, tras una temporada, se fue al Atalanta. Otro que probó en Italia fue Cristaldo. Llegó procedente de Vélez y tras un breve paso por el Bolonia acabó en el Palmeiras. Diego Souza, desde Cruzeiro, o Maidana, desde Boca Juniors, son otros casos de jugadores que entraron en Europa gracias al Metalist. 

Casi todos los equipos de la liga contaron alguna vez con este tipo de casos. El Karpaty Liv, equipo que dio a conocer a jugadores como Lucas Pérez, contó en sus filas con Danilo Avelar, actual lateral del Corinthians y que jugó en el Cagliari y el Schalke; y con Gustavo Blanco, delantero del Málaga. El lateral derecho del PAOK, Leo Matos, estuvo en las filas del Dnipro y llegó a Ucrania de la mano del Chornomorets Odessa; mientras que otros como Danilo llegaron al Kuban Krasnodar desde el Zorya Lushank. Aún así, no siempre sale bien y algunos tienen que regresar a su país para relanzar su carrera. Un ejemplo es Giuliano. Tras jugar cuatro temporadas en el Dnipro, volvió a Brasil, a Gremio, para posteriormente fichar por equipos como el Zenit o el Fenerbahce, donde dejó acabó siendo un jugador determinante. 

En Kiev tampoco se quedan cortos. Del Dinamo han salido jugadores como Eremenko, Dragovic, Lens o Yarmolenko pero también ha servido para que jugadores como Raffael, estrella del Borussia Mönchengladbach, dieran un empujón a su carrera. El mediapunta brasileño llegó a la Permier de Ucrania tras su paso por Suiza y la Bundesliga, donde había jugado en el Hertha, y, tras jugar media temporada volver a Alemania. Rodolfo, que acabó fichando por el Lokomotiv de Moscú o el central Betao, que acabó en el Evian de la Ligue 1 francesa son otros casos de éxito pero no siempre fue así. Dudu, extremo brasileño que se salió el año pasado en la Copa Libertadores probó suerte en el país del este de Europa pero acabo volviendo a Brasil, igual que otros dos compatriotas suyos: André y Guilherme. De todas formas, su breve paso por Ucrania les permitió probar en un nivel superior: André estuvo cedido en el Burdeos y Guilherme en el CSKA de Moscú. Finalmente, ambos acabaron en el mismo equipo: el Atlético Mineiro.

Para acabar, la joya de la corona, el Shakhtar Donetsk. Un equipo que supo sacar un enorme rendimiento económico y deportivo gracias a esta situación, con cerca de 300 millones en ventas y ganando títulos tan importantes como la Copa de la UEFA en la temporada 08/09. La lista es interminable: Fred de Internacional al Manchester United, Fernandinho de Atlético Paranaense al City, Alex Teixeira de Vasco de Gama al JS Suning, William de Corinthians al Anzhi, paso previo a su fichaje por el Chelsea; Douglas Costa de Gremio al Bayern de Munich, Elano del Santos al City, Marcelo Moreno del Cruzeiro al Werder Bremen, Luiz Adriano de Internacional al Milán, Brandao del Iraty SC al Marsella, Fernando del Gremio a la Sampdoria o Bernard de Atlético Mineiro al Everton son los principales ejemplos de jugadores que triunfaron en el fútbol del primer nivel gracias a su paso por Donetsk. 

Debido a la guerra, el fútbol en Ucrania se vio afectado y muchos de estos jugadores pidieron salir. Ahora, años más tarde, la tradición se está volviendo a retomar y la liga ucraniana sigue recuperando su prestigio año tras año. Esperemos que siga así. El fútbol europeo lo agradecerá. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuando el Manchester United de José Mourinho anunció durante el verano el fichaje del centrocampista brasileño Fred, a muchos les sorprendió. No por la calidad del jugador, que llevaba años demostrando su enorme potencial en Europa, sino por su precio: el equipo inglés dejó 59 millones de euros en las arcas del Shakhtar Donetsk, equipo de la Premier de Ucrania. 

La liga ucraniana está considerada como una liga menor, de escaso nivel, pero la realidad es bien distinta. Dentro de los coeficientes de la UEFA, es la octava competición doméstica mejor valorada, por delante de otras como la turca, la belga o la holandesa. En los últimos años, jugadores como Yarmolenko, Konoplyanka, Kalinic, Strinic o Henrikh Mkhitaryan dieron el salto a las grandes ligas europeas gracias a su paso por equipos como el Dinamo de Kiev, el Dnipro o el Shakhtar Donetsk. Pero no fueron los únicos, ni mucho menos. La liga ucraniana es conocida por ser una de las mayores “ligas trampolín” para los jugadores sudamericanos, especialmente brasileños. 

Pasar de Brasil a Europa no es fácil. El juego desplegado en Sudamérica tiene una velocidad distinta a la europea y no todos los futbolistas llegan a adaptarse. Es por ello que muchos jugadores no están dispuestos a dar el salto a ciegas, sin paracaídas, directamente al top de las ligas mundiales. España, Inglaterra, Italia o Alemania son su principal objetivo. Su meta. Pero, a veces, el proceso es mejor cocinarlo a fuego lento. Muchos, antes de embarcarse en esta nueva aventura, deciden dar un paso intermedio e irse a una liga que les de visibilidad y, tras superar el periodo de adaptación, luchar por acabar firmando un gran contrato en la Premier o La Liga. Competiciones como la griega, la rusa, la belga o la holandesa son las más conocidas pero, bajo de mi punto de vista, existe una gran tapada: la Premier de Ucrania. Fred, Fernandinho, Papu Gómez, Giuliano, Cristaldo, Avelar, Leo Matos, Luiz Adriano, Raffael o Brandao son solo algunos de los jugadores que usaron Ucrania como el gran salto de su carrera.

Uno de los equipos con mayor tradición es el Metalist Kharkiv, recientemente refundado en el Metalist 1925 Kharkiv. Muchos futbolistas que acabaron triunfaron en Europa llegaron de Sudamérica a este equipo: Taison, Marlos o Azevedo son algunos ejemplos. Taison y Marlos siguen en Ucrania, como dos de las grandes estrellas de Shakhtar, pero los rumores sobre una posible salida se amontonan todos los veranos: Sevilla, Liverpool, Roma o Everton son algunos de los equipos que se interesaron por ellos durante este mercado de fichajes. Además, este club también es conocido por ser uno de los implicados en los famosos traspasos puente con los casos del propio Marlos, que llegó desde Rentistas, equipo de la segunda división de Uruguay, Torres desde el Unión San Felipe chileno y una de sus mayores estrellas, Clinton Xavier, desde Desportivo Brasil. 

Son varios los jugadores que entraron al viejo continente gracias a este equipo: Sebastián Blanco llegó procedente de Lanús en la 2010 por casi 9 millones para acabar fichando por el West Brom unas temporadas después, en la 2014/2015. El Papu Gómez, tras su paso por el Catania de la Serie A, uso al club para dar el salto y, tras una temporada, se fue al Atalanta. Otro que probó en Italia fue Cristaldo. Llegó procedente de Vélez y tras un breve paso por el Bolonia acabó en el Palmeiras. Diego Souza, desde Cruzeiro, o Maidana, desde Boca Juniors, son otros casos de jugadores que entraron en Europa gracias al Metalist. 

Casi todos los equipos de la liga contaron alguna vez con este tipo de casos. El Karpaty Liv, equipo que dio a conocer a jugadores como Lucas Pérez, contó en sus filas con Danilo Avelar, actual lateral del Corinthians y que jugó en el Cagliari y el Schalke; y con Gustavo Blanco, delantero del Málaga. El lateral derecho del PAOK, Leo Matos, estuvo en las filas del Dnipro y llegó a Ucrania de la mano del Chornomorets Odessa; mientras que otros como Danilo llegaron al Kuban Krasnodar desde el Zorya Lushank. Aún así, no siempre sale bien y algunos tienen que regresar a su país para relanzar su carrera. Un ejemplo es Giuliano. Tras jugar cuatro temporadas en el Dnipro, volvió a Brasil, a Gremio, para posteriormente fichar por equipos como el Zenit o el Fenerbahce, donde dejó acabó siendo un jugador determinante. 

En Kiev tampoco se quedan cortos. Del Dinamo han salido jugadores como Eremenko, Dragovic, Lens o Yarmolenko pero también ha servido para que jugadores como Raffael, estrella del Borussia Mönchengladbach, dieran un empujón a su carrera. El mediapunta brasileño llegó a la Permier de Ucrania tras su paso por Suiza y la Bundesliga, donde había jugado en el Hertha, y, tras jugar media temporada volver a Alemania. Rodolfo, que acabó fichando por el Lokomotiv de Moscú o el central Betao, que acabó en el Evian de la Ligue 1 francesa son otros casos de éxito pero no siempre fue así. Dudu, extremo brasileño que se salió el año pasado en la Copa Libertadores probó suerte en el país del este de Europa pero acabo volviendo a Brasil, igual que otros dos compatriotas suyos: André y Guilherme. De todas formas, su breve paso por Ucrania les permitió probar en un nivel superior: André estuvo cedido en el Burdeos y Guilherme en el CSKA de Moscú. Finalmente, ambos acabaron en el mismo equipo: el Atlético Mineiro.

Para acabar, la joya de la corona, el Shakhtar Donetsk. Un equipo que supo sacar un enorme rendimiento económico y deportivo gracias a esta situación, con cerca de 300 millones en ventas y ganando títulos tan importantes como la Copa de la UEFA en la temporada 08/09. La lista es interminable: Fred de Internacional al Manchester United, Fernandinho de Atlético Paranaense al City, Alex Teixeira de Vasco de Gama al JS Suning, William de Corinthians al Anzhi, paso previo a su fichaje por el Chelsea; Douglas Costa de Gremio al Bayern de Munich, Elano del Santos al City, Marcelo Moreno del Cruzeiro al Werder Bremen, Luiz Adriano de Internacional al Milán, Brandao del Iraty SC al Marsella, Fernando del Gremio a la Sampdoria o Bernard de Atlético Mineiro al Everton son los principales ejemplos de jugadores que triunfaron en el fútbol del primer nivel gracias a su paso por Donetsk. 

Debido a la guerra, el fútbol en Ucrania se vio afectado y muchos de estos jugadores pidieron salir. Ahora, años más tarde, la tradición se está volviendo a retomar y la liga ucraniana sigue recuperando su prestigio año tras año. Esperemos que siga así. El fútbol europeo lo agradecerá. 

etiquetas: