_Otros

Toda la vida

Juan Carlos González Guerrero @jcgonzalez87 21-03-2018

etiquetas:

Hay tantas cosas por cambiar todavía que
pienso en cuál será la siguiente. La sociedad está volviendo a la calle tras
unos años anestesiada, en los que bastante tenía con ir tirando. Vuelven a
escucharse reivindicaciones a gritos, porque es la única forma de ser
escuchados por los que están más lejos (y más arriba). 

Los alérgicos a los cambios se escudan
en que toda la vida ha sido así, en un ejercicio supremo de egocentrismo, como
si el mundo hubiera nacido el mismo día que ellos. Es algo bastante extendido,
muchos obvian lo que pasó antes de su existencia y no habrá mejor época que la
que les tocó vivir de niños. Da igual la edad: hay jóvenes enarbolando la
bandera del ‘Odio eterno al fútbol moderno’ y vieron su primer partido pasado
el año 2000. ¿Qué diremos los que nos bautizamos en el fútbol de los 90? ¿Qué
dirá mi tío? ¿Qué dirá mi abuelo?

La primera vez que el Madrid tuvo una
camiseta negra fue en el año 1999. La presentó junto al fichaje de Iván
Helguera. El cántabro fue el primero en vestirse «de luto» como
decían algunos aficionados. Menuda aberración, el Madrid de negro fuera de
casa. ¡Si el Madrid siempre ha sido morado! Azul como mucho, ¿pero negro? Al
final de esa temporada, el Madrid ganó La Octava jugando la final contra el Valencia
con la camiseta… negra. Nadie volvió a quejarse. 

Veo en las redes sociales la campaña de
muchos atléticos contra su directiva por el cambio de escudo. Intentan
boicotear la compra de productos con el nuevo «logo», como lo llaman
ellos. Su argumento es que no es «el de toda la vida». Como si el
anterior tuviera algo que ver con el primero que defendió un atlético. Es más,
si repasan la evolución del escudo rojiblanco, encontrarán hasta cuatro escudos
tan diferentes que nadie diría que pertenecen a la historia del mismo club.

Pensando en si podría estar próxima una
modificación del escudo del Real Madrid me viene a la mente otro cambio que
ojalá reclame pronto la calle: la república. En el año 31, con la proclamación
de la II República, el Madrid se quitó el Real -adquirido en 1920- y la corona,
a la vez que añadió una franja morada a su escudo. No está claro si fue por la
República o por Castilla, pero la franja se quedó hasta hoy, aunque en 1997 la
convirtieron en azul. El morado pasó a ser el color identificativo del club
junto al blanco y sigue siéndolo a pesar de tener segundas y terceras
equipaciones de todas las tonalidades posibles durante los últimos 20 años.
Cuando llegue la III República, que algún día llegará, y el Madrid abandone la
corona y el nombre con el que más lo conocen fuera -Real-, muchos se opondrán
al cambio a través del «ha sido así toda la vida». Habrá que
recordarles entonces que nació como Madrid Football Club. Y que al principio
tampoco había reyes.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Hay tantas cosas por cambiar todavía que
pienso en cuál será la siguiente. La sociedad está volviendo a la calle tras
unos años anestesiada, en los que bastante tenía con ir tirando. Vuelven a
escucharse reivindicaciones a gritos, porque es la única forma de ser
escuchados por los que están más lejos (y más arriba). 

Los alérgicos a los cambios se escudan
en que toda la vida ha sido así, en un ejercicio supremo de egocentrismo, como
si el mundo hubiera nacido el mismo día que ellos. Es algo bastante extendido,
muchos obvian lo que pasó antes de su existencia y no habrá mejor época que la
que les tocó vivir de niños. Da igual la edad: hay jóvenes enarbolando la
bandera del ‘Odio eterno al fútbol moderno’ y vieron su primer partido pasado
el año 2000. ¿Qué diremos los que nos bautizamos en el fútbol de los 90? ¿Qué
dirá mi tío? ¿Qué dirá mi abuelo?

La primera vez que el Madrid tuvo una
camiseta negra fue en el año 1999. La presentó junto al fichaje de Iván
Helguera. El cántabro fue el primero en vestirse «de luto» como
decían algunos aficionados. Menuda aberración, el Madrid de negro fuera de
casa. ¡Si el Madrid siempre ha sido morado! Azul como mucho, ¿pero negro? Al
final de esa temporada, el Madrid ganó La Octava jugando la final contra el Valencia
con la camiseta… negra. Nadie volvió a quejarse. 

Veo en las redes sociales la campaña de
muchos atléticos contra su directiva por el cambio de escudo. Intentan
boicotear la compra de productos con el nuevo «logo», como lo llaman
ellos. Su argumento es que no es «el de toda la vida». Como si el
anterior tuviera algo que ver con el primero que defendió un atlético. Es más,
si repasan la evolución del escudo rojiblanco, encontrarán hasta cuatro escudos
tan diferentes que nadie diría que pertenecen a la historia del mismo club.

Pensando en si podría estar próxima una
modificación del escudo del Real Madrid me viene a la mente otro cambio que
ojalá reclame pronto la calle: la república. En el año 31, con la proclamación
de la II República, el Madrid se quitó el Real -adquirido en 1920- y la corona,
a la vez que añadió una franja morada a su escudo. No está claro si fue por la
República o por Castilla, pero la franja se quedó hasta hoy, aunque en 1997 la
convirtieron en azul. El morado pasó a ser el color identificativo del club
junto al blanco y sigue siéndolo a pesar de tener segundas y terceras
equipaciones de todas las tonalidades posibles durante los últimos 20 años.
Cuando llegue la III República, que algún día llegará, y el Madrid abandone la
corona y el nombre con el que más lo conocen fuera -Real-, muchos se opondrán
al cambio a través del «ha sido así toda la vida». Habrá que
recordarles entonces que nació como Madrid Football Club. Y que al principio
tampoco había reyes.

etiquetas: