_Fútbol Internacional

Tiempos de cambio en el fútbol internacional

El parón por compromisos internacionales ha finalizado y pronto llegarán de nuevo los torneos domésticos. Multitud de selecciones nacionales han disputado partidos. Unos oficiales, otros amistosos, pero muchos de ellos con un factor común, o dos.

Sorpresas, o casi sorpresas. Las jornadas de selecciones han dejado resultados sorprendentes, casi inesperados, o que han supuesto una igualdad máxima en encuentros nada esperados. Es decir, las favoritas han sufrido más de la cuenta, y su papel se ha visto reducido a escombros, o a un sufrimiento mayor del esperado.

Alemania, actual campeona del mundo ha disputado dos partidos oficiales y no ha ganado ninguno en esta última jornada de partidos. El histórico enfrentamiento contra Polonia se tradujo en una derrota germana por 2-0, mientras que el encuentro en casa frente a Irlanda no pasó del empate. Alemania vive un bajo estado de forma. La presión de ser campeones del mundo vuelve a pasar factura, tal y como pasó en su día a España. Los de Joachim Löw han disputado 4 partidos desde que tocaron la cima mundial en Brasil 2014 contra Argentina, de los cuáles sólo han ganado 1, contra Escocia.

España sufría una dolorosa derrota ante Eslovaquia por 2-1, dejando claros síntomas de sequía goleadora, y que abrió el debate sobre la regeneración que sigue pidiéndose a nivel popular. La reacción llegó en el partido siguiente, pero aquella derrota volvío a emborronar una dinámica de resultados que no la esperada por muchos.

Holanda, semifinalista del pasado mundial de Brasil 2014, también está viviendo un bajón deportivo tras la cita mundialista. En sus últimos 4 partidos, sólo han ganado 1, y su última derrota se produjo en este parón internacional, contra Islandia por 2-0, la segunda en tres partidos de clasificación, que le ha hecho quedar en tierra de nadie en el Grupo A.

Otras consideradas potencias, como son Portugal o Inglaterra, han logrado ganar estos días, pero no faltos de suspense e igualdad. El combinado luso ganaba sobre la bocina, casi en el descuento del descuento, a Dinamarca con un cabezazo de Cristiano Ronaldo. Igualdad, tensión, pero victoria al fin y al cabo. Algo similar a lo que vivió Inglaterra el pasado 12 de octubre, cuando ganaba por la mínima 0-1 a Estonia. Otra potencia, considerada favorita, que ganaba con sufrimiento. Pero no fueron las únicas, el pasado 13 de octubre se disputaba un, a priori, desequilibrado Malta-Italia, que acabó con el esperado pronóstico, pero con un ajustado 0-1 para los italianos. Sufrimiento general.

Corren tiempos débiles para los aspirantes, o tiempos ilusionantes para los que viven en el segundo (o tercer) plano mediático y deportivo, según se mire.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El parón por compromisos internacionales ha finalizado y pronto llegarán de nuevo los torneos domésticos. Multitud de selecciones nacionales han disputado partidos. Unos oficiales, otros amistosos, pero muchos de ellos con un factor común, o dos.

Sorpresas, o casi sorpresas. Las jornadas de selecciones han dejado resultados sorprendentes, casi inesperados, o que han supuesto una igualdad máxima en encuentros nada esperados. Es decir, las favoritas han sufrido más de la cuenta, y su papel se ha visto reducido a escombros, o a un sufrimiento mayor del esperado.

Alemania, actual campeona del mundo ha disputado dos partidos oficiales y no ha ganado ninguno en esta última jornada de partidos. El histórico enfrentamiento contra Polonia se tradujo en una derrota germana por 2-0, mientras que el encuentro en casa frente a Irlanda no pasó del empate. Alemania vive un bajo estado de forma. La presión de ser campeones del mundo vuelve a pasar factura, tal y como pasó en su día a España. Los de Joachim Löw han disputado 4 partidos desde que tocaron la cima mundial en Brasil 2014 contra Argentina, de los cuáles sólo han ganado 1, contra Escocia.

España sufría una dolorosa derrota ante Eslovaquia por 2-1, dejando claros síntomas de sequía goleadora, y que abrió el debate sobre la regeneración que sigue pidiéndose a nivel popular. La reacción llegó en el partido siguiente, pero aquella derrota volvío a emborronar una dinámica de resultados que no la esperada por muchos.

Holanda, semifinalista del pasado mundial de Brasil 2014, también está viviendo un bajón deportivo tras la cita mundialista. En sus últimos 4 partidos, sólo han ganado 1, y su última derrota se produjo en este parón internacional, contra Islandia por 2-0, la segunda en tres partidos de clasificación, que le ha hecho quedar en tierra de nadie en el Grupo A.

Otras consideradas potencias, como son Portugal o Inglaterra, han logrado ganar estos días, pero no faltos de suspense e igualdad. El combinado luso ganaba sobre la bocina, casi en el descuento del descuento, a Dinamarca con un cabezazo de Cristiano Ronaldo. Igualdad, tensión, pero victoria al fin y al cabo. Algo similar a lo que vivió Inglaterra el pasado 12 de octubre, cuando ganaba por la mínima 0-1 a Estonia. Otra potencia, considerada favorita, que ganaba con sufrimiento. Pero no fueron las únicas, el pasado 13 de octubre se disputaba un, a priori, desequilibrado Malta-Italia, que acabó con el esperado pronóstico, pero con un ajustado 0-1 para los italianos. Sufrimiento general.

Corren tiempos débiles para los aspirantes, o tiempos ilusionantes para los que viven en el segundo (o tercer) plano mediático y deportivo, según se mire.

_Fútbol Internacional

Una cita con la historia

Marcos Pimentel @PimenMarcos77
10-07-2021

_Selecciones

Gracias por todo, Eurocopa

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96
09-07-2021