_Osasuna

Tajonar, la cantera infinita de Osasuna

Como comunidad, Navarra destaca dentro del país por varias cuestiones. Tiene las mejores fiestas del mundo, los Sanfermines; como en el resto del norte, los pueblos y la gastronomía son impresionantes; y Pamplona, su capital, cuenta con uno de los mejores niveles de vida de España. 

Ya desde hace unos años, también, Navarra se encuentra siempre entre las primeras regiones donde nacen más futbolistas profesionales por cada millón de habitantes. Un logro histórico para una comunidad que apenas llega a los 650.000 habitantes. 

Lógicamente, Tajonar, la ciudad deportiva de Osasuna, es la raíz de todo esto. Pero no solo es el club navarro el que se beneficia de esta proliferación de futbolistas. Por su filosofía, el Athletic Club siempre ha tenido un ojo en las jóvenes promesas que despuntaban en Tajonar, y más recientemente, otros equipos, como Barça o Villarreal ,también han pescado en aguas navarras.

Roberto Torres, crecido en Tajonar, es uno de los jugadores capitales de Osasuna

En este atípico final de temporada, donde Osasuna ya no se juega nada más allá de saber en qué posición acaba y donde hay partidos cada pocos días, Jagoba Arrasate fue cuestionado sobre si daría minutos a chavales del filial. Su respuesta fue contundente: “Creo que sé dónde estoy. Sé lo que es Osasuna y que Tajonar es el mayor activo que tiene Osasuna, hoy y toda la vida. Pero estamos hablando de debutar en Primera División, con todo lo que eso supone a nivel futbolístico, social y emocional. Para mí, hacer debutar a alguien es estar seguro de que se puede asentar en el primer equipo o que puede tener recorrido en el primer equipo”.

El míster rojillo opta por no ponerse medallas por haber hecho debutar a tal o cual jugador, sino que reincide en que todo tiene su tiempo: No son números, son personas, y creo que están en formación, y a veces crees que les haces un favor y lo que les haces es un flaco favor. Cuando yo crea que están preparados y que puedan tener recorrido, seré el primero en ponerlos, pero con lo demás creo que hay que tener cuidado”.

Jon Moncayola, el mejor ejemplo

Arrasate citó el ejemplo de Jon Moncayola, una de las mayores sorpresas de Osasuna esta temporada. El centrocampista navarro ha evolucionado de forma meteórica, comenzando la campaña como jugador del Promesas y terminándola habiendo sido titular en muchos partidos, jugando incluso de lateral y hasta habiendo estrenado su cuenta goleadora. Un comodín que ha sido de vital importancia para el conjunto rojillo. 

Jon Moncayola durante el partido que enfrentó a Osasuna y Leganés (Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

Moncayola es uno de los navarros del equipo. Junto a él están Unai García, David García, Oier, Roberto Torres, Íñigo Pérez o Kike Barja. Además, el lateral zurdo Endika Irigoien, aunque cuenta con ficha del filial, y Juan Pérez, canterano aunque no navarro. Precisamente, estos dos últimos nombres son algunos de los que usan los aficionados rojillos para reclamar más protagonismo de la cantera. 

Aunque la parte izquierda de la zaga rojilla ha estado huérfana desde que Monreal se marchó hace 9 años, Endika no ha logrado rascar muchos minutos en las últimas temporadas. Bien es cierto que el rendimiento de Clerc hasta la temporada pasada y el de Estupiñán esta campaña ha sido muy superior al de sus predecesores, pero el canterano rojillo ya ha alcanzado los 23 años y la puerta que se suponía que iba a tirar abajo sigue en pie. 

El caso de Juan Pérez es distinto. El tercer portero de la plantilla subió esta temporada del Promesas y ha llegado a tener algunos minutos por las lesiones de Sergio Herrera y Rubén Martínez, habiendo cuajado buenas actuaciones bajo palos. La duda está en qué va a pasar ahora. Rubén acaba contrato y, a sus 36 años, Osasuna no se ha pronunciado sobre si le va a ofrecer la renovación. Si no lo hace, Juan Pérez podría entrar en una pelea directa por el puesto con Sergio Herrera. En caso contrario, una cesión del canterano rojillo sería lo más lógico para no frenar su progresión.

Aunque la de Moncayola ha sido una gran alegría para la parroquia rojilla, en el recuerdo quedan otros canteranos recientes que no dieron el rendimiento esperado: José García, Olavide, Miguel Díaz, Buñuel, Imanol García… Es por eso que Arrasate se toma su tiempo en calibrar a los jugadores que asoman la cabeza desde Osasuna Promesas. Y no solo eso. Desde la próxima temporada, los equipos base del club rojillo asumirán la misma forma de juego que el primer equipo, con el objetivo prioritario de hacer del jugador de Tajonar un jugador reconocible, con capacidad para interpretar distintos contextos de juego y que muestre una gran capacidad adaptativa.

Desde Tajonar ya hay algunos polluelos que asoman la cabeza: el central Jorge Herrando, el centrocampista José Hualde, el delantero Javi Martínez y, sobre todo, Aimar Oroz. El mediapunta navarro ya realizó la pretemporada con el primer equipo el verano pasado y hace dos meses renovó hasta 2023 con una cláusula de rescisión de 14 millones de euros. A sus 18 años, Oroz está llamado a coger el relevo de hombres como Roberto Torres en el primer equipo. 

A la espera de un romántico regreso de canteranos como Monreal, Azpilicueta, Raúl García o Javi Martínez cuales hijos pródigos, Tajonar prepara sus mimbres para seguir dando frutos y, a pesar de los cantos de sirena de otros equipos, para retener su mejor talento en las filas osasunistas. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Como comunidad, Navarra destaca dentro del país por varias cuestiones. Tiene las mejores fiestas del mundo, los Sanfermines; como en el resto del norte, los pueblos y la gastronomía son impresionantes; y Pamplona, su capital, cuenta con uno de los mejores niveles de vida de España. 

Ya desde hace unos años, también, Navarra se encuentra siempre entre las primeras regiones donde nacen más futbolistas profesionales por cada millón de habitantes. Un logro histórico para una comunidad que apenas llega a los 650.000 habitantes. 

Lógicamente, Tajonar, la ciudad deportiva de Osasuna, es la raíz de todo esto. Pero no solo es el club navarro el que se beneficia de esta proliferación de futbolistas. Por su filosofía, el Athletic Club siempre ha tenido un ojo en las jóvenes promesas que despuntaban en Tajonar, y más recientemente, otros equipos, como Barça o Villarreal ,también han pescado en aguas navarras.

Roberto Torres, crecido en Tajonar, es uno de los jugadores capitales de Osasuna

En este atípico final de temporada, donde Osasuna ya no se juega nada más allá de saber en qué posición acaba y donde hay partidos cada pocos días, Jagoba Arrasate fue cuestionado sobre si daría minutos a chavales del filial. Su respuesta fue contundente: “Creo que sé dónde estoy. Sé lo que es Osasuna y que Tajonar es el mayor activo que tiene Osasuna, hoy y toda la vida. Pero estamos hablando de debutar en Primera División, con todo lo que eso supone a nivel futbolístico, social y emocional. Para mí, hacer debutar a alguien es estar seguro de que se puede asentar en el primer equipo o que puede tener recorrido en el primer equipo”.

El míster rojillo opta por no ponerse medallas por haber hecho debutar a tal o cual jugador, sino que reincide en que todo tiene su tiempo: No son números, son personas, y creo que están en formación, y a veces crees que les haces un favor y lo que les haces es un flaco favor. Cuando yo crea que están preparados y que puedan tener recorrido, seré el primero en ponerlos, pero con lo demás creo que hay que tener cuidado”.

Jon Moncayola, el mejor ejemplo

Arrasate citó el ejemplo de Jon Moncayola, una de las mayores sorpresas de Osasuna esta temporada. El centrocampista navarro ha evolucionado de forma meteórica, comenzando la campaña como jugador del Promesas y terminándola habiendo sido titular en muchos partidos, jugando incluso de lateral y hasta habiendo estrenado su cuenta goleadora. Un comodín que ha sido de vital importancia para el conjunto rojillo. 

Jon Moncayola durante el partido que enfrentó a Osasuna y Leganés (Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

Moncayola es uno de los navarros del equipo. Junto a él están Unai García, David García, Oier, Roberto Torres, Íñigo Pérez o Kike Barja. Además, el lateral zurdo Endika Irigoien, aunque cuenta con ficha del filial, y Juan Pérez, canterano aunque no navarro. Precisamente, estos dos últimos nombres son algunos de los que usan los aficionados rojillos para reclamar más protagonismo de la cantera. 

Aunque la parte izquierda de la zaga rojilla ha estado huérfana desde que Monreal se marchó hace 9 años, Endika no ha logrado rascar muchos minutos en las últimas temporadas. Bien es cierto que el rendimiento de Clerc hasta la temporada pasada y el de Estupiñán esta campaña ha sido muy superior al de sus predecesores, pero el canterano rojillo ya ha alcanzado los 23 años y la puerta que se suponía que iba a tirar abajo sigue en pie. 

El caso de Juan Pérez es distinto. El tercer portero de la plantilla subió esta temporada del Promesas y ha llegado a tener algunos minutos por las lesiones de Sergio Herrera y Rubén Martínez, habiendo cuajado buenas actuaciones bajo palos. La duda está en qué va a pasar ahora. Rubén acaba contrato y, a sus 36 años, Osasuna no se ha pronunciado sobre si le va a ofrecer la renovación. Si no lo hace, Juan Pérez podría entrar en una pelea directa por el puesto con Sergio Herrera. En caso contrario, una cesión del canterano rojillo sería lo más lógico para no frenar su progresión.

Aunque la de Moncayola ha sido una gran alegría para la parroquia rojilla, en el recuerdo quedan otros canteranos recientes que no dieron el rendimiento esperado: José García, Olavide, Miguel Díaz, Buñuel, Imanol García… Es por eso que Arrasate se toma su tiempo en calibrar a los jugadores que asoman la cabeza desde Osasuna Promesas. Y no solo eso. Desde la próxima temporada, los equipos base del club rojillo asumirán la misma forma de juego que el primer equipo, con el objetivo prioritario de hacer del jugador de Tajonar un jugador reconocible, con capacidad para interpretar distintos contextos de juego y que muestre una gran capacidad adaptativa.

Desde Tajonar ya hay algunos polluelos que asoman la cabeza: el central Jorge Herrando, el centrocampista José Hualde, el delantero Javi Martínez y, sobre todo, Aimar Oroz. El mediapunta navarro ya realizó la pretemporada con el primer equipo el verano pasado y hace dos meses renovó hasta 2023 con una cláusula de rescisión de 14 millones de euros. A sus 18 años, Oroz está llamado a coger el relevo de hombres como Roberto Torres en el primer equipo. 

A la espera de un romántico regreso de canteranos como Monreal, Azpilicueta, Raúl García o Javi Martínez cuales hijos pródigos, Tajonar prepara sus mimbres para seguir dando frutos y, a pesar de los cantos de sirena de otros equipos, para retener su mejor talento en las filas osasunistas.