_Fútbol femenino

Sporting de Huelva: abonadas al empate

Albert Artasona @albertartasona 16-12-2021

Si eres un apasionado del fútbol habrás escuchado en más de una ocasión el término “media inglesa”. Durante décadas esta condición fue sinónimo de levantar títulos, sobre todo aquellos que premiaban la regularidad por encima de otros que se disputaban y se disputan en formato eliminatoria.  Consistía en intentar ganar los partidos como local y empatar los encuentros a domicilio. Algo que, cuando las victorias valían dos puntos y las tablas uno, prácticamente se aseguraba celebrar algo grande allá por el mes de mayo.

Años más tarde la cosa cambió por completo. Los triunfos pasaron a valer tres unidades, en una clara invitación a que los equipos fueran menos conservadores y más atrevidos, dado que los empates veían disminuido su valor. Y desde ese preciso instante, igualar con el rival en cuanto a goles se refiere, dejaba de verse como algo positivo para aquellos a quienes se les resistía la victoria. ¿Empatar es un mal resultado para un equipo humilde cuyo objetivo es la permanencia? No lo es, pero si esas igualadas no vienen acompañadas puntualmente de algún partido ganado serán consideradas como un bagaje escaso.

Esta temporada estamos siendo testigos de ello en la Primera Iberdrola. El Sporting Huelva se está mostrando como un conjunto sólido y extremadamente difícil de doblegar, algo que sin duda es positivo, pero las victorias no llegan. Tras 13 jornadas disputadas de campeonato es el único equipo que todavía no ha podido celebrar un triunfo, algo que mantiene en vilo a una afición que esperaba mantener el buen rendimiento que el cuadro onubense había mostrado el curso pasado. Sin embargo, la buena noticia es que esa falta de partidos ganados no engrosa el casillero de perdidos, sino el de empatados, algo que por ahora le permite eludir las plazas de descenso.

Hasta en ocho ocasiones el cuadro dirigido por Antonio Toledo ha firmado tablas a lo largo de esta campaña. O lo que es lo mismo, ha empatado más de un 60% de los partidos que ha disputado. Francia, Alemania, Inglaterra, Suecia, Italia… En ninguna de las grandes ligas europeas encontramos un club que iguale o supere tales estadísticas, algo que llama poderosamente la atención, y que habla negativamente del plano anotador del conjunto andaluz pero positivamente del defensivo. Y es que con tan solo ocho goles marcados el Sporting Huelva es junto al Villarreal el equipo menos goleador de la competición. De la misma manera que con 21 dianas encajadas ha concedido menos tantos que hasta cinco rivales que lo superan en la tabla.

Afirmaba pocas líneas atrás que, a pesar de la falta de victorias, este Sporting muestra su solidez partido tras partido. Y es que realmente es así. Pocos conjuntos pueden presumir en un mismo curso de haber sacado algo positivo de estadios como Zubieta, Lezama o Buñol, donde ni Real Sociedad, ni Athletic Club, ni Levante han sido capaces de doblegar a las gladiadoras dirigidas por Antonio Toledo y Jenny Benítez. De hecho, de los seis encuentros que han disputado lejos de Huelva tan solo han caído derrotadas en uno, lo cual resulta una muestra inequívoca de hasta qué punto este equipo es capaz de importunar a sus rivales.

Pero mientras los triunfos no lleguen será difícil que el cuadro andaluz pueda tomar aire y abandonar la zona de peligro. La “media inglesa” ofrecía la posibilidad de estar arriba, alternando victorias y empates. Pero la “media onubense”, o lo que es lo mismo sumar únicamente de uno en uno, te condena a sufrir en exceso en un presente en que las victorias valen el triple.

Para encontrar ese primer triunfo que tanto se resiste las andaluzas deben encomendarse a sus futbolistas diferenciales. La ex atlética Anita Marcos celebró su primer gol con la camiseta del Sporting el pasado fin de semana, y ya sabemos que los delanteros suelen moverse por rachas, por lo que no hay que descartar que esa puntería pueda tener continuidad las próximas semanas. La colombiana Mayra Ramírez y la estadounidense Kristina Fisher ya demostraron la temporada pasada de lo que eran capaces, y este año con dos tantos cada una se erigen por el momento como las máximas goleadoras del grupo. Mientras que jugadoras como Vanesa Santana, Fatoumatah Kanteh, Cinta del Mar o “Pachu” Ojeda deben seguir manteniendo la misma regularidad que hasta ahora. Son los nombres propios con los que empezar a convertir los empates en victoria.

Si algo no le falta a este equipo es entrega y arrojo. Siempre ha sabido suplir la diferencia de presupuesto con otros clubes a través del trabajo constante y el vaciarse sobre el verde. Dichas cualidades son las que lo llevaron en volandas a conquistar de manera heroica la Copa de la Reina en su edición de 2015, y como no, a alcanzar también el objetivo de la salvación cuando ha tocado sufrir. Este año no será distinto. Y serán esas mismas cualidades las que lo guiarán hasta ese primer triunfo que tanto se resiste.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @sportinghuelva

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Si eres un apasionado del fútbol habrás escuchado en más de una ocasión el término “media inglesa”. Durante décadas esta condición fue sinónimo de levantar títulos, sobre todo aquellos que premiaban la regularidad por encima de otros que se disputaban y se disputan en formato eliminatoria.  Consistía en intentar ganar los partidos como local y empatar los encuentros a domicilio. Algo que, cuando las victorias valían dos puntos y las tablas uno, prácticamente se aseguraba celebrar algo grande allá por el mes de mayo.

Años más tarde la cosa cambió por completo. Los triunfos pasaron a valer tres unidades, en una clara invitación a que los equipos fueran menos conservadores y más atrevidos, dado que los empates veían disminuido su valor. Y desde ese preciso instante, igualar con el rival en cuanto a goles se refiere, dejaba de verse como algo positivo para aquellos a quienes se les resistía la victoria. ¿Empatar es un mal resultado para un equipo humilde cuyo objetivo es la permanencia? No lo es, pero si esas igualadas no vienen acompañadas puntualmente de algún partido ganado serán consideradas como un bagaje escaso.

Esta temporada estamos siendo testigos de ello en la Primera Iberdrola. El Sporting Huelva se está mostrando como un conjunto sólido y extremadamente difícil de doblegar, algo que sin duda es positivo, pero las victorias no llegan. Tras 13 jornadas disputadas de campeonato es el único equipo que todavía no ha podido celebrar un triunfo, algo que mantiene en vilo a una afición que esperaba mantener el buen rendimiento que el cuadro onubense había mostrado el curso pasado. Sin embargo, la buena noticia es que esa falta de partidos ganados no engrosa el casillero de perdidos, sino el de empatados, algo que por ahora le permite eludir las plazas de descenso.

Hasta en ocho ocasiones el cuadro dirigido por Antonio Toledo ha firmado tablas a lo largo de esta campaña. O lo que es lo mismo, ha empatado más de un 60% de los partidos que ha disputado. Francia, Alemania, Inglaterra, Suecia, Italia… En ninguna de las grandes ligas europeas encontramos un club que iguale o supere tales estadísticas, algo que llama poderosamente la atención, y que habla negativamente del plano anotador del conjunto andaluz pero positivamente del defensivo. Y es que con tan solo ocho goles marcados el Sporting Huelva es junto al Villarreal el equipo menos goleador de la competición. De la misma manera que con 21 dianas encajadas ha concedido menos tantos que hasta cinco rivales que lo superan en la tabla.

Afirmaba pocas líneas atrás que, a pesar de la falta de victorias, este Sporting muestra su solidez partido tras partido. Y es que realmente es así. Pocos conjuntos pueden presumir en un mismo curso de haber sacado algo positivo de estadios como Zubieta, Lezama o Buñol, donde ni Real Sociedad, ni Athletic Club, ni Levante han sido capaces de doblegar a las gladiadoras dirigidas por Antonio Toledo y Jenny Benítez. De hecho, de los seis encuentros que han disputado lejos de Huelva tan solo han caído derrotadas en uno, lo cual resulta una muestra inequívoca de hasta qué punto este equipo es capaz de importunar a sus rivales.

Pero mientras los triunfos no lleguen será difícil que el cuadro andaluz pueda tomar aire y abandonar la zona de peligro. La “media inglesa” ofrecía la posibilidad de estar arriba, alternando victorias y empates. Pero la “media onubense”, o lo que es lo mismo sumar únicamente de uno en uno, te condena a sufrir en exceso en un presente en que las victorias valen el triple.

Para encontrar ese primer triunfo que tanto se resiste las andaluzas deben encomendarse a sus futbolistas diferenciales. La ex atlética Anita Marcos celebró su primer gol con la camiseta del Sporting el pasado fin de semana, y ya sabemos que los delanteros suelen moverse por rachas, por lo que no hay que descartar que esa puntería pueda tener continuidad las próximas semanas. La colombiana Mayra Ramírez y la estadounidense Kristina Fisher ya demostraron la temporada pasada de lo que eran capaces, y este año con dos tantos cada una se erigen por el momento como las máximas goleadoras del grupo. Mientras que jugadoras como Vanesa Santana, Fatoumatah Kanteh, Cinta del Mar o “Pachu” Ojeda deben seguir manteniendo la misma regularidad que hasta ahora. Son los nombres propios con los que empezar a convertir los empates en victoria.

Si algo no le falta a este equipo es entrega y arrojo. Siempre ha sabido suplir la diferencia de presupuesto con otros clubes a través del trabajo constante y el vaciarse sobre el verde. Dichas cualidades son las que lo llevaron en volandas a conquistar de manera heroica la Copa de la Reina en su edición de 2015, y como no, a alcanzar también el objetivo de la salvación cuando ha tocado sufrir. Este año no será distinto. Y serán esas mismas cualidades las que lo guiarán hasta ese primer triunfo que tanto se resiste.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @sportinghuelva