_Fórmula 1

Solo falta Esteban Ocon

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 16-10-2018

etiquetas:

La parrilla de 2019 está prácticamente configurada. Tan solo quedan por confirmarse cuatro asientos. Los dos de Force India, más uno en Williams y Toro Rosso. Si contamos con que la dupla de pilotos de la escudería que sacó Racing Point del concurso de acreedores en el pasado verano será Sergio Pérez y Lance Stroll, restarían dos volantes por oficializarse. Son monoplazas poco jugosos a priori, pero no deja de ser una oportunidad en Fórmula 1.

Analizando cómo queda configurada la parrilla para el próximo año, llego a la conclusión de que tiene un plus respecto a la actual. Algo extra que la hace parecer más interesante. Me explico. La retirada de Fernando Alonso es una gran pérdida para la competición, no cabe la menor duda. Ver salir a uno de los mejores pilotos de esta generación por la puerta de atrás no es ningún motivo de alegría. A cambio, aunque poca o ninguna relación haya entre ambos sucesos, tenemos una parrilla con muchas emociones fuertes. Leclerc, Ricciardo, Gasly, Sainz, Kvyat, Norris y Russell. Estos siete pilotos tiñen de un color especial la próxima campaña.

Ferrari ha decidido apostar por la cantera tras muchos años en los que solo contaban en sus filas con pilotos muy experimentados en la categoría. La oportunidad para el joven monegasco llega en un momento estupendo para el espectáculo. Sebastian Vettel y su equipo no han conseguido llegar a final de temporada con opciones de título. El ambiente no es el deseado por nadie, por lo que el alemán deberá tener mucho cuidado si no quiere verse superado por su compañero. La dupla de Ferrari lo tiene todo. Experiencia y velocidad con su tetracampeón del mundo y talento y ganas de demostrar que la apuesta ha sido la correcta con Leclerc.

Red Bull ha seguido con su política de subir pilotos del filial. En esta ocasión, Pierre Gasly ha sido el afortunado de poder pertenecer al selecto grupo de pilotos con un monoplaza del top 3. Llega con un papel de segundo piloto, pero con la experiencia de un año con Honda. El francés tendrá mucho que aportar en la adaptación de Red Bull a su nuevo corazón. Este movimiento fue propiciado por Daniel Ricciardo, el cual decidió dar el paso de salir del círculo de la escudería austriaca para emprender una nueva aventura con Renault. Sabedor de que su equipo priorizaría a Max Verstappen, pensó que lo mejor era apostar por el proyecto de la marca del rombo. No tiene ninguna garantía de éxito, pero ver a un piloto de la categoría de Daniel en un equipo en crecimiento, y con Nico Hulkenberg de compañero, le da un plus a la temporada 2019.

McLaren ha cambiado por completo su alineación. Contará con la experiencia y juventud de Carlos Sainz y el talento de su piloto franquicia, Lando Norris. Con esta dupla el equipo quiere salir de sus horas más bajas en la categoría. Para ello, llevan gran parte del 2018 dedicado al monoplaza del próximo año. El español parece que da un paso atrás uniéndose a los de Woking, pero Red Bull no le dejó otra alternativa. A cambio, tiene la oportunidad de ser la cabeza de un proyecto cuyo objetivo es volver a lo más alto.

Lando Norris no será el único piloto procedente de la Fórmula 2. George Russell, piloto de la academia Mercedes, debutará en la categoría al volante de un Williams. Los dos pilotos llegan a los equipos que actualmente ocupan los últimos puestos en carrera, pero cualquier oportunidad es buena cuando se trata de competir en la Fórmula 1.

Por último, Daniil Kvyat regresa a Toro Rosso. Si segundas partes nunca fueron buenas, terceras tienen peor pinta si cabe. Helmut Marko ha decidido volver a contar con el piloto que echó antes de que terminara la temporada pasada. El piloto ruso se ha aferrado a la única oportunidad que tenía de volver a la parrilla, aunque fuera pasando el aro de volver a convivir con los que no contaron con él hace un año. Será interesante ver lo que deparará esta tercera vinculación.

El 2019 pinta muy bien. Demasiado bien. Pero no perfectamente bien. A la más que asumida baja de Fernando Alonso hay que sumarle que Esteban Ocon no tiene asiento. El actual piloto de Force India ha visto como los billetes de Lawrence Stroll le han dejado sin asiento en el equipo. Pertenecer a la academia Mercedes no le ha facilitado nada las cosas. La estructura de equipos clientes de la Fórmula 1 ha hecho que Toro Rosso no le quiera en sus filas. No quieren darle formación a un piloto de una escudería rival. Esta decisión es lógica, pero entristece el ver que un buen piloto se quede sin asiento por el hecho de no tener apoyo económico y pertenecer a una determinada academia.

Méritos no le faltan al piloto de 22 años. Va a terminar su segunda temporada completa como piloto titular. En ambas, ha demostrado que tiene manos para estar en la categoría. Y más bien en la zona alta de la parrilla. No hace mucho ruido. No es polémico, aunque haya tenido algún problema en pista con su compañero de equipo. Obviamente, no será el primer ni último piloto que se queda sin asiento en Fórmula 1 por este tipo de motivos, pero espero que se le pueda dar una solución a su situación.

Que Mercedes no tenga un equipo 100% cliente en la categoría hace que se encuentre con este tipo de problemas. Los alemanes no quieren desprenderse de Ocon por nada del mundo, pero ubicarlo en la parrilla es una tarea muy complicada. A pesar de que los asientos de 2019 estén casi todos adjudicados, parece que no está todo perdido. Uno de los dos asientos que quedan por ocupar puede que sea para él. En Toro Rosso ya le han descartado por el motivo anteriormente expuesto, pero en Williams todavía no han dicho su última palabra.

Los de Grove, que pasan por horas muy bajas, necesitan apoyo económico. Esteban Ocon escasea en respaldo monetario, pero Mercedes puede jugar alguna carta en esta partida. Es la única opción que le queda al actual piloto de Force India para no descolgarse de la categoría. No es nada bueno en la carrera de un piloto abandonar la parrilla, porque difícilmente vuelva. El tren de la Fórmula 1 suele pasar solo una vez. Menos aún en sus primeros años, claves en su formación para ganar experiencia. 2019 tiene muy buena pinta por todo lo expuesto anteriormente y por muchos más motivos que tienen que ver menos con los pilotos, pero el capítulo pilotos quedaría cerrado de una manera casi perfecta si Esteban Ocon consigue tener un asiento para la próxima temporada.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La parrilla de 2019 está prácticamente configurada. Tan solo quedan por confirmarse cuatro asientos. Los dos de Force India, más uno en Williams y Toro Rosso. Si contamos con que la dupla de pilotos de la escudería que sacó Racing Point del concurso de acreedores en el pasado verano será Sergio Pérez y Lance Stroll, restarían dos volantes por oficializarse. Son monoplazas poco jugosos a priori, pero no deja de ser una oportunidad en Fórmula 1.

Analizando cómo queda configurada la parrilla para el próximo año, llego a la conclusión de que tiene un plus respecto a la actual. Algo extra que la hace parecer más interesante. Me explico. La retirada de Fernando Alonso es una gran pérdida para la competición, no cabe la menor duda. Ver salir a uno de los mejores pilotos de esta generación por la puerta de atrás no es ningún motivo de alegría. A cambio, aunque poca o ninguna relación haya entre ambos sucesos, tenemos una parrilla con muchas emociones fuertes. Leclerc, Ricciardo, Gasly, Sainz, Kvyat, Norris y Russell. Estos siete pilotos tiñen de un color especial la próxima campaña.

Ferrari ha decidido apostar por la cantera tras muchos años en los que solo contaban en sus filas con pilotos muy experimentados en la categoría. La oportunidad para el joven monegasco llega en un momento estupendo para el espectáculo. Sebastian Vettel y su equipo no han conseguido llegar a final de temporada con opciones de título. El ambiente no es el deseado por nadie, por lo que el alemán deberá tener mucho cuidado si no quiere verse superado por su compañero. La dupla de Ferrari lo tiene todo. Experiencia y velocidad con su tetracampeón del mundo y talento y ganas de demostrar que la apuesta ha sido la correcta con Leclerc.

Red Bull ha seguido con su política de subir pilotos del filial. En esta ocasión, Pierre Gasly ha sido el afortunado de poder pertenecer al selecto grupo de pilotos con un monoplaza del top 3. Llega con un papel de segundo piloto, pero con la experiencia de un año con Honda. El francés tendrá mucho que aportar en la adaptación de Red Bull a su nuevo corazón. Este movimiento fue propiciado por Daniel Ricciardo, el cual decidió dar el paso de salir del círculo de la escudería austriaca para emprender una nueva aventura con Renault. Sabedor de que su equipo priorizaría a Max Verstappen, pensó que lo mejor era apostar por el proyecto de la marca del rombo. No tiene ninguna garantía de éxito, pero ver a un piloto de la categoría de Daniel en un equipo en crecimiento, y con Nico Hulkenberg de compañero, le da un plus a la temporada 2019.

McLaren ha cambiado por completo su alineación. Contará con la experiencia y juventud de Carlos Sainz y el talento de su piloto franquicia, Lando Norris. Con esta dupla el equipo quiere salir de sus horas más bajas en la categoría. Para ello, llevan gran parte del 2018 dedicado al monoplaza del próximo año. El español parece que da un paso atrás uniéndose a los de Woking, pero Red Bull no le dejó otra alternativa. A cambio, tiene la oportunidad de ser la cabeza de un proyecto cuyo objetivo es volver a lo más alto.

Lando Norris no será el único piloto procedente de la Fórmula 2. George Russell, piloto de la academia Mercedes, debutará en la categoría al volante de un Williams. Los dos pilotos llegan a los equipos que actualmente ocupan los últimos puestos en carrera, pero cualquier oportunidad es buena cuando se trata de competir en la Fórmula 1.

Por último, Daniil Kvyat regresa a Toro Rosso. Si segundas partes nunca fueron buenas, terceras tienen peor pinta si cabe. Helmut Marko ha decidido volver a contar con el piloto que echó antes de que terminara la temporada pasada. El piloto ruso se ha aferrado a la única oportunidad que tenía de volver a la parrilla, aunque fuera pasando el aro de volver a convivir con los que no contaron con él hace un año. Será interesante ver lo que deparará esta tercera vinculación.

El 2019 pinta muy bien. Demasiado bien. Pero no perfectamente bien. A la más que asumida baja de Fernando Alonso hay que sumarle que Esteban Ocon no tiene asiento. El actual piloto de Force India ha visto como los billetes de Lawrence Stroll le han dejado sin asiento en el equipo. Pertenecer a la academia Mercedes no le ha facilitado nada las cosas. La estructura de equipos clientes de la Fórmula 1 ha hecho que Toro Rosso no le quiera en sus filas. No quieren darle formación a un piloto de una escudería rival. Esta decisión es lógica, pero entristece el ver que un buen piloto se quede sin asiento por el hecho de no tener apoyo económico y pertenecer a una determinada academia.

Méritos no le faltan al piloto de 22 años. Va a terminar su segunda temporada completa como piloto titular. En ambas, ha demostrado que tiene manos para estar en la categoría. Y más bien en la zona alta de la parrilla. No hace mucho ruido. No es polémico, aunque haya tenido algún problema en pista con su compañero de equipo. Obviamente, no será el primer ni último piloto que se queda sin asiento en Fórmula 1 por este tipo de motivos, pero espero que se le pueda dar una solución a su situación.

Que Mercedes no tenga un equipo 100% cliente en la categoría hace que se encuentre con este tipo de problemas. Los alemanes no quieren desprenderse de Ocon por nada del mundo, pero ubicarlo en la parrilla es una tarea muy complicada. A pesar de que los asientos de 2019 estén casi todos adjudicados, parece que no está todo perdido. Uno de los dos asientos que quedan por ocupar puede que sea para él. En Toro Rosso ya le han descartado por el motivo anteriormente expuesto, pero en Williams todavía no han dicho su última palabra.

Los de Grove, que pasan por horas muy bajas, necesitan apoyo económico. Esteban Ocon escasea en respaldo monetario, pero Mercedes puede jugar alguna carta en esta partida. Es la única opción que le queda al actual piloto de Force India para no descolgarse de la categoría. No es nada bueno en la carrera de un piloto abandonar la parrilla, porque difícilmente vuelva. El tren de la Fórmula 1 suele pasar solo una vez. Menos aún en sus primeros años, claves en su formación para ganar experiencia. 2019 tiene muy buena pinta por todo lo expuesto anteriormente y por muchos más motivos que tienen que ver menos con los pilotos, pero el capítulo pilotos quedaría cerrado de una manera casi perfecta si Esteban Ocon consigue tener un asiento para la próxima temporada.

etiquetas:

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022

_Fórmula 1

2021 en 10 claves

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
23-12-2021