_Polideportivo

‘Sirenita’ de por vida

Redacción @SpheraSports 22-12-2022

Lo adelantó hace unos días y lo ha confirmado este mismo jueves. Michelle Alonso (Tenerife, 1994), ha anunciado su retirada de la alta competición por culpa de una lesión en el hombro. La nadadora paralímpica se despide a sus 28 años con un palmarés legendario, que incluye tres oros en Juegos Paralímpicos y 13 medallas más entre Mundiales y Europeos.

“El dolor es insoportable, no puedo levantar el brazo, peinarme o coger una botella de agua. De seguir así tendría que pasar por el quirófano y no quiero porque me da miedo«, explicaba la canaria en una entrevista con dxtadaptado.com. Los dolores empezaron hace poco más de un año, después de los Juegos Paralímpicos de Tokio. Las pruebas confirmaron que se trataba de una tendinitis del supraespinoso, junto a una bursitis. Eso no le privó de participar en el pasado Mundial en Madeira (Portugal), logrando la hazaña de conquistar su cuarto oro pese a que tuvo que entrenar durante semanas con un solo brazo y necesitó atiborrarse de anti inflamatorios, además de desarrollar alergia al cloro.

Fue el glorioso punto final de una carrera magnífica que jamás habría imaginado de niña, cuando disfrutaba de su película favorita, ‘La Sirenita‘. Pronto se ganó ese apodo que luce en todas sus redes sociales, y a partir de los siete años se dedicó a imitar a la famosa Ariel bajo el agua. Su discapacidad intelectual le puso mil obstáculos, pero los derribó todos. Su timidez dificultaba la comunicación con los demás, teniendo miedo que no la aceptaran. En los clubes de natación convencionales se sentía desplazada, e incluso las niñas se reían de ella. Estuvo a punto de dejar el deporte que amaba, pero a los 14 años apareció en su vida el que acabaría siendo su entrenador y mentor a lo largo de toda su trayectoria, José Luis Guadalupe.

Con su ayuda, en tres años pasó de querer retirarse a ganar el oro en los Juegos Paralímpicos de Londres en 100 metros braza, modalidad en la que ha sido indiscutible dominadora en la última década. Tres participaciones, tres veces campeona de forma consecutiva. Los últimos en Tokio fueron más especiales si cabe: fue la abanderada de la delegación española junto a Ricardo Ten, y además batió otra vez el récord del mundo con una marca que todavía mantiene: 1:12’02.

Galardonada con la Medalla de Oro de la Real Orden al Mérito Deportivo en 2013, la tinerfeña ha tenido que decir basta a un año y medio de París 2024, los que serían sus cuartos Juegos. Una decisión difícil marcada por la angustia que le provoca el dolor. Lo que está claro que no dejará nunca es la piscina, la que le hizo esquivar los problemas de espalda primero y las burlas después. Y la que le encumbro como una de las grandes deportistas de la historia de nuestro país. Siempre será una sirena.

Foto principal: Michelle Alonso (Instagram)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Lo adelantó hace unos días y lo ha confirmado este mismo jueves. Michelle Alonso (Tenerife, 1994), ha anunciado su retirada de la alta competición por culpa de una lesión en el hombro. La nadadora paralímpica se despide a sus 28 años con un palmarés legendario, que incluye tres oros en Juegos Paralímpicos y 13 medallas más entre Mundiales y Europeos.

“El dolor es insoportable, no puedo levantar el brazo, peinarme o coger una botella de agua. De seguir así tendría que pasar por el quirófano y no quiero porque me da miedo«, explicaba la canaria en una entrevista con dxtadaptado.com. Los dolores empezaron hace poco más de un año, después de los Juegos Paralímpicos de Tokio. Las pruebas confirmaron que se trataba de una tendinitis del supraespinoso, junto a una bursitis. Eso no le privó de participar en el pasado Mundial en Madeira (Portugal), logrando la hazaña de conquistar su cuarto oro pese a que tuvo que entrenar durante semanas con un solo brazo y necesitó atiborrarse de anti inflamatorios, además de desarrollar alergia al cloro.

Fue el glorioso punto final de una carrera magnífica que jamás habría imaginado de niña, cuando disfrutaba de su película favorita, ‘La Sirenita‘. Pronto se ganó ese apodo que luce en todas sus redes sociales, y a partir de los siete años se dedicó a imitar a la famosa Ariel bajo el agua. Su discapacidad intelectual le puso mil obstáculos, pero los derribó todos. Su timidez dificultaba la comunicación con los demás, teniendo miedo que no la aceptaran. En los clubes de natación convencionales se sentía desplazada, e incluso las niñas se reían de ella. Estuvo a punto de dejar el deporte que amaba, pero a los 14 años apareció en su vida el que acabaría siendo su entrenador y mentor a lo largo de toda su trayectoria, José Luis Guadalupe.

Con su ayuda, en tres años pasó de querer retirarse a ganar el oro en los Juegos Paralímpicos de Londres en 100 metros braza, modalidad en la que ha sido indiscutible dominadora en la última década. Tres participaciones, tres veces campeona de forma consecutiva. Los últimos en Tokio fueron más especiales si cabe: fue la abanderada de la delegación española junto a Ricardo Ten, y además batió otra vez el récord del mundo con una marca que todavía mantiene: 1:12’02.

Galardonada con la Medalla de Oro de la Real Orden al Mérito Deportivo en 2013, la tinerfeña ha tenido que decir basta a un año y medio de París 2024, los que serían sus cuartos Juegos. Una decisión difícil marcada por la angustia que le provoca el dolor. Lo que está claro que no dejará nunca es la piscina, la que le hizo esquivar los problemas de espalda primero y las burlas después. Y la que le encumbro como una de las grandes deportistas de la historia de nuestro país. Siempre será una sirena.

Foto principal: Michelle Alonso (Instagram)

_Polideportivo

Hispanos, fiabilidad absoluta

Redacción @SpheraSports
29-01-2023

_Motor

Incombustible

Redacción @SpheraSports
18-01-2023