_Femenino

Sin límites

Patricia Muñoz @patrims 08-04-2019

etiquetas:

Nunca deberíamos decirle a nadie dónde está su limite. Es más,
hablando de deporte, los límites y las barreras no existen y los mejores
deportistas de la historia así lo han demostrado. Asimismo, aquellos que sueñan
en grande y que se olvidan de posibles límites son los que alcanzan, escalón a
escalón, todo aquello que siempre buscaban. La española Maite Cazorla es el
claro ejemplo de ello. La canaria, base titular de los ‘Ducks’ de Oregon – de
la Liga Universitaria de Estados Unidos – es la primera jugadora de baloncesto
de nuestro país que disputa la aclamada Final Four de la NCAA.

21 años. 1, 77 metros de altura. Natural de Las Palmas de Gran
Canaria. Plata en el Mundial Sub-17 celebrado en la República Checa en 2014.
Titular y campeona de Europa con todas las categorías de la selección nacional.
La talentosa jugadora española lo tiene todo para triunfar y, a razón de los
últimos resultados junto a su equipo de la prestigiosa liga universitaria
americana, los buenos presagios sobre su gran futuro comienzan a cumplirse. En
un torneo que mueve millones de dólares y miles y miles de personas habrá, por
primera en la historia, color español. No sólo sobre la cancha, también la
banda tomará sabor ibérico gracias a la presencia del exjugador de la ACB
(Bilbao Basket) Xavi López, que ejerce como uno de los asistentes del conjunto
universitario.

El camino hasta esta Final Four, sin duda, ha sido arduo. Como el
de cualquiera que persigue sus sueños. Cazorla dejó su isla a los 14 años para
jugar en las filas del siglo XXI de Barcelona. Tras cuatro temporadas en el
conjunto catalán y después de una brillante actuación en el ya nombrado Mundial
de la República Checa en 2014, la canaria cruzó el charco para unirse al equipo
que, a día de hoy, lleva confiando en ella desde hace cuatro años. El premio a
toda una vida de dedicación absoluta llega en su último año en Oregón, donde
estudia psicología y donde, según reconocen compañeros y entrenadores, es uno
de los rostros más populares.

Y no es para menos. Su rendimiento con el equipo da cuenta de
ello. Fue decisiva en el partido que dio a las ‘Ducks’ el pase a la Final Four
con 11 puntos y 6 asistencias y un triple en los instantes finales que
determinó el devenir del conjunto de Oregón. Un equipo que venía de años y años
en los últimos puestos, sin capacidad para lograr la senda de la victoria y
que, como Maite Cazorla, debuta en este 2019 en dichas finales. Una Maite
Cazorla que fue nombrada All PAC-12 de la temporada regular el pasado mes de
marzo junto a tres de sus compañeras y que ya es parte de la generación con más
victorias de la historia de Oregón (récord de 111-34). Asimismo, la española
fue candidata al Nancy Lieberman Award, galardón que reconoce a las mejores
bases de la liga americana. No contenta con eso, la canaria logró alcanzar los
1.000 puntos con su equipo.

En relación a su futuro, el cual (según las predicciones de los
expertos) se proyecta que Maite Cazorla sea elegida por Los Angeles Sparks en
la tercera ronda del Draft 2019 de la WNBA, la propia jugadora se muestra
cautelosa: “Me gustaría intentar la opción WNBA pero también volver a España.
Ya se verá”. Lo que está claro es que la canaria ha dejado huella en la liga
universitaria estadounidense y que, si todo continúa en esta línea, está
llamada a seguir haciéndolo allá a donde vaya. Porque, una vez más, Maite
Cazorla es el ejemplo de que no existen límites si uno sueña en grande y
trabaja para lograrlo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nunca deberíamos decirle a nadie dónde está su limite. Es más,
hablando de deporte, los límites y las barreras no existen y los mejores
deportistas de la historia así lo han demostrado. Asimismo, aquellos que sueñan
en grande y que se olvidan de posibles límites son los que alcanzan, escalón a
escalón, todo aquello que siempre buscaban. La española Maite Cazorla es el
claro ejemplo de ello. La canaria, base titular de los ‘Ducks’ de Oregon – de
la Liga Universitaria de Estados Unidos – es la primera jugadora de baloncesto
de nuestro país que disputa la aclamada Final Four de la NCAA.

21 años. 1, 77 metros de altura. Natural de Las Palmas de Gran
Canaria. Plata en el Mundial Sub-17 celebrado en la República Checa en 2014.
Titular y campeona de Europa con todas las categorías de la selección nacional.
La talentosa jugadora española lo tiene todo para triunfar y, a razón de los
últimos resultados junto a su equipo de la prestigiosa liga universitaria
americana, los buenos presagios sobre su gran futuro comienzan a cumplirse. En
un torneo que mueve millones de dólares y miles y miles de personas habrá, por
primera en la historia, color español. No sólo sobre la cancha, también la
banda tomará sabor ibérico gracias a la presencia del exjugador de la ACB
(Bilbao Basket) Xavi López, que ejerce como uno de los asistentes del conjunto
universitario.

El camino hasta esta Final Four, sin duda, ha sido arduo. Como el
de cualquiera que persigue sus sueños. Cazorla dejó su isla a los 14 años para
jugar en las filas del siglo XXI de Barcelona. Tras cuatro temporadas en el
conjunto catalán y después de una brillante actuación en el ya nombrado Mundial
de la República Checa en 2014, la canaria cruzó el charco para unirse al equipo
que, a día de hoy, lleva confiando en ella desde hace cuatro años. El premio a
toda una vida de dedicación absoluta llega en su último año en Oregón, donde
estudia psicología y donde, según reconocen compañeros y entrenadores, es uno
de los rostros más populares.

Y no es para menos. Su rendimiento con el equipo da cuenta de
ello. Fue decisiva en el partido que dio a las ‘Ducks’ el pase a la Final Four
con 11 puntos y 6 asistencias y un triple en los instantes finales que
determinó el devenir del conjunto de Oregón. Un equipo que venía de años y años
en los últimos puestos, sin capacidad para lograr la senda de la victoria y
que, como Maite Cazorla, debuta en este 2019 en dichas finales. Una Maite
Cazorla que fue nombrada All PAC-12 de la temporada regular el pasado mes de
marzo junto a tres de sus compañeras y que ya es parte de la generación con más
victorias de la historia de Oregón (récord de 111-34). Asimismo, la española
fue candidata al Nancy Lieberman Award, galardón que reconoce a las mejores
bases de la liga americana. No contenta con eso, la canaria logró alcanzar los
1.000 puntos con su equipo.

En relación a su futuro, el cual (según las predicciones de los
expertos) se proyecta que Maite Cazorla sea elegida por Los Angeles Sparks en
la tercera ronda del Draft 2019 de la WNBA, la propia jugadora se muestra
cautelosa: “Me gustaría intentar la opción WNBA pero también volver a España.
Ya se verá”. Lo que está claro es que la canaria ha dejado huella en la liga
universitaria estadounidense y que, si todo continúa en esta línea, está
llamada a seguir haciéndolo allá a donde vaya. Porque, una vez más, Maite
Cazorla es el ejemplo de que no existen límites si uno sueña en grande y
trabaja para lograrlo.

etiquetas: