_Otros

Simonet conquista Colonia

Luis César Vilorio @@luiscv16 29-05-2018

etiquetas:

Como todos
los años, la Final4 de la Champions League pone el broche de oro a la
temporada.

Esta vez las
escuadras que consiguieron llegar al Lanxess Arena fueron HBC Nantes, París
Saint-Germain, Montpellier y Vardar, logrando así un récord de presencia
francesa en este evento.

En el
apartado estrictamente deportivo, las semifinales enfrentaron a la
«cenicienta» Nantes y al «todopoderoso» PSG, resultando
vencedores los del Loria gracias a una férrea defensa y un brillante juego colectivo,
dando así la campanada del año y metiéndose en su primera final. Por el otro
lado del cuadro, en una semifinal poco vistosa y con un juego escaso y lleno de
lanzamientos desde 9 metros, donde las defensas brillaron por su ausencia,
sería el conjunto francés quien pasaría la final dejando así al Vardar
macedonio sin su ansiada última final, recordemos que la próxima temporada el
equipo macedonio sufrirá una importantísima rebaja de su presupuesto diciendo
adiós a todas sus estrellas.

Por fin
llegaba el domingo con una final inédita, siendo la primera vez que dos equipos
franceses disputaban la gran final de la Champions League, pero antes PSG y
Vardar disputaron el partido por el bronce, resultando vencedores los
parisinos. Con un Lanxess Arena hasta la bandera, salían al 40×20 Montpellier y
Nantes. Ambos equipos disputaron un partido a un nivel altísimo dando prioridad
al ataque sobre la defensa, desplegando un juego rápido y directo, si
tuviéramos que quedarnos con un solo jugador de la final sin duda sería Diego
Simonet, el «Chino» desplegó todo su repertorio de roscas, goles y
asistencias, para deleite del público presente. Al final sería Montpellier
quien se llevase el partido (26-32) para sumar así su segundo trofeo
continental después de 15 años y el MVP del partido iría a las manos de Simonet

De esta
manera, Diego Esteban Simonet se convierte en el primer jugador argentino en ganar
la Champions, quedando aun más patente que el «Chino» es el mejor
jugador de la historia del país sudamericano. Siendo a su vez una figura muy
importante para la promoción del handball en su país, ojalá este triunfo sirva
para que más argentinos se enganchen al balonmano.

Esta Final4
sirvió también para despedir a dos mitos de este deporte, como Daniel «Air
France» Narcisse y el alemán Dominik Klein, que colgarán para siempre las
zapatillas al termino de esta temporada.

Que la Final4
de Colonia es un espectáculo que excede a lo meramente deportivo nadie lo duda
y este año no ha sido menos. Ya desde el viernes la EHF había organizado
multitud de eventos paralelos a los partidos, tales como «fan zones»
conciertos, actividades lúdicas para los más pequeños o recibimientos
multitudinarios para los jugadores, con escenario incluido. En Colonia durante
todo el fin de semana conviven pacifica y amistosamente las cuatro aficiones de
los equipos presentes, además de la multitud de gente de todos los lugares del
mundo que viaja hasta esta ciudad alemana para ver este espectáculo, al menos
una vez en la vida.

Y como Mel
Blanc en la piel de Bugs Bunny:

 «Esto es todo amigos», hasta la
temporada que viene. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Como todos
los años, la Final4 de la Champions League pone el broche de oro a la
temporada.

Esta vez las
escuadras que consiguieron llegar al Lanxess Arena fueron HBC Nantes, París
Saint-Germain, Montpellier y Vardar, logrando así un récord de presencia
francesa en este evento.

En el
apartado estrictamente deportivo, las semifinales enfrentaron a la
«cenicienta» Nantes y al «todopoderoso» PSG, resultando
vencedores los del Loria gracias a una férrea defensa y un brillante juego colectivo,
dando así la campanada del año y metiéndose en su primera final. Por el otro
lado del cuadro, en una semifinal poco vistosa y con un juego escaso y lleno de
lanzamientos desde 9 metros, donde las defensas brillaron por su ausencia,
sería el conjunto francés quien pasaría la final dejando así al Vardar
macedonio sin su ansiada última final, recordemos que la próxima temporada el
equipo macedonio sufrirá una importantísima rebaja de su presupuesto diciendo
adiós a todas sus estrellas.

Por fin
llegaba el domingo con una final inédita, siendo la primera vez que dos equipos
franceses disputaban la gran final de la Champions League, pero antes PSG y
Vardar disputaron el partido por el bronce, resultando vencedores los
parisinos. Con un Lanxess Arena hasta la bandera, salían al 40×20 Montpellier y
Nantes. Ambos equipos disputaron un partido a un nivel altísimo dando prioridad
al ataque sobre la defensa, desplegando un juego rápido y directo, si
tuviéramos que quedarnos con un solo jugador de la final sin duda sería Diego
Simonet, el «Chino» desplegó todo su repertorio de roscas, goles y
asistencias, para deleite del público presente. Al final sería Montpellier
quien se llevase el partido (26-32) para sumar así su segundo trofeo
continental después de 15 años y el MVP del partido iría a las manos de Simonet

De esta
manera, Diego Esteban Simonet se convierte en el primer jugador argentino en ganar
la Champions, quedando aun más patente que el «Chino» es el mejor
jugador de la historia del país sudamericano. Siendo a su vez una figura muy
importante para la promoción del handball en su país, ojalá este triunfo sirva
para que más argentinos se enganchen al balonmano.

Esta Final4
sirvió también para despedir a dos mitos de este deporte, como Daniel «Air
France» Narcisse y el alemán Dominik Klein, que colgarán para siempre las
zapatillas al termino de esta temporada.

Que la Final4
de Colonia es un espectáculo que excede a lo meramente deportivo nadie lo duda
y este año no ha sido menos. Ya desde el viernes la EHF había organizado
multitud de eventos paralelos a los partidos, tales como «fan zones»
conciertos, actividades lúdicas para los más pequeños o recibimientos
multitudinarios para los jugadores, con escenario incluido. En Colonia durante
todo el fin de semana conviven pacifica y amistosamente las cuatro aficiones de
los equipos presentes, además de la multitud de gente de todos los lugares del
mundo que viaja hasta esta ciudad alemana para ver este espectáculo, al menos
una vez en la vida.

Y como Mel
Blanc en la piel de Bugs Bunny:

 «Esto es todo amigos», hasta la
temporada que viene. 

etiquetas: