_Otros

Sergio Ramos y Karim Benzema, tempestad y calma

Juanfran Moreno @juanfranMM93 28-01-2019

etiquetas:

El capitán y el crack francés están liderando la resurrección blanca a pesar de tener personalidades muy distintas

Conforme pasan los años en un club como el Real Madrid, da la sensación de que elogiar a un futbolista se convierte en un hecho cada vez más complicado. Los nombres aburren y se busca fuera lo que se tiene en casa. Los dos hermanos que reciben un regalo a la vez y no observan lo que viene en su paquete sino que están pendientes de lo que hay en el otro. Ya saben de que les hablo. 

Con Sergio Ramos y Karim Benzema parece que ocurre lo mismo. Porque cuando están mal, todos acuden a lapidarlos. Es como si la puerta de salida estuviese siempre preparada para accionarse al mínimo error. Un contexto que implica una estabilidad emocional descomunal. 

Sin embargo, cuando el camero y el francés completan actuaciones antológicas, cuesta reconocérselas. Y si se hace es con la boca pequeña. En ocasiones uno piensa que solo falta que comparezcan en la sala de prensa del Bernabéu y pidan perdón por llevar tantos años defendiendo la zamarra blanca. 

Nadie duda de que son futbolistas que han tenido etapas irregulares en su juego en el Real Madrid. De hecho, son jugadores inestables y ese ha sido su gran hándicap a lo largo de su carrera. Hasta en un mismo partido son capaces de desconectarse y enchufarse con una naturalidad asombrosa. 

Benzema y Ramos son dos personalidades arrolladoras. De esas a las que las criticas no les afectan. Todo jugador de equipo grande está expuesto a ellas de forma permanente, y eso créanme que no todos los futbolistas lo soportan. No es el caso del delantero y el defensa del Real Madrid. 

A Karim se le conoce por aparecer en las grandes noches europeas. “Un futbolista de Champions League”, afirman muchos. Esta temporada está enterrando esta definición. Estamos viendo al Benzema más regular sobre el terreno de juego. Un francés que lidera, combina, presiona y marca. Sí, conviene recordar que marca, no tanto como debería un delantero del Real Madrid, pero quizás lo mejor es ir aceptando que Benzema es un ‘10’ y no el ‘9’ que todo el mundo del balompié le ha entregado. 

De Sergio Ramos solo se puede decir que su personalidad es sobrenatural, como el talento de Messi o la capacidad goleadora de Cristiano. Otro elegido. Cuando está mal desquicia, pero cuando está bien, como en los últimos meses de competición, cuesta encontrar un central con tal exuberancia en todas las facetas de juego. Capaz de reventar los partidos tanto en fase defensiva como ofensiva. Dicen que “los partidos los deciden los delanteros”, con Sergio Ramos en el campo, este pensamiento se puede cuestionar. Y mucho. 

Karim Benzema y Sergio Ramos son dos de los principales culpables de esta resurrección blanca. Dos futbolistas que andan a un nivel asombroso. Uno lidera desde la tempestad y el otro desde la calma. Uno desde la fase ofensiva y otro desde la defensiva. Uno desde la primera línea de fuego y el otro desde la retaguardia. Pero lideran, y créanme que eso en un Real Madrid no es nada fácil.  

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El capitán y el crack francés están liderando la resurrección blanca a pesar de tener personalidades muy distintas

Conforme pasan los años en un club como el Real Madrid, da la sensación de que elogiar a un futbolista se convierte en un hecho cada vez más complicado. Los nombres aburren y se busca fuera lo que se tiene en casa. Los dos hermanos que reciben un regalo a la vez y no observan lo que viene en su paquete sino que están pendientes de lo que hay en el otro. Ya saben de que les hablo. 

Con Sergio Ramos y Karim Benzema parece que ocurre lo mismo. Porque cuando están mal, todos acuden a lapidarlos. Es como si la puerta de salida estuviese siempre preparada para accionarse al mínimo error. Un contexto que implica una estabilidad emocional descomunal. 

Sin embargo, cuando el camero y el francés completan actuaciones antológicas, cuesta reconocérselas. Y si se hace es con la boca pequeña. En ocasiones uno piensa que solo falta que comparezcan en la sala de prensa del Bernabéu y pidan perdón por llevar tantos años defendiendo la zamarra blanca. 

Nadie duda de que son futbolistas que han tenido etapas irregulares en su juego en el Real Madrid. De hecho, son jugadores inestables y ese ha sido su gran hándicap a lo largo de su carrera. Hasta en un mismo partido son capaces de desconectarse y enchufarse con una naturalidad asombrosa. 

Benzema y Ramos son dos personalidades arrolladoras. De esas a las que las criticas no les afectan. Todo jugador de equipo grande está expuesto a ellas de forma permanente, y eso créanme que no todos los futbolistas lo soportan. No es el caso del delantero y el defensa del Real Madrid. 

A Karim se le conoce por aparecer en las grandes noches europeas. “Un futbolista de Champions League”, afirman muchos. Esta temporada está enterrando esta definición. Estamos viendo al Benzema más regular sobre el terreno de juego. Un francés que lidera, combina, presiona y marca. Sí, conviene recordar que marca, no tanto como debería un delantero del Real Madrid, pero quizás lo mejor es ir aceptando que Benzema es un ‘10’ y no el ‘9’ que todo el mundo del balompié le ha entregado. 

De Sergio Ramos solo se puede decir que su personalidad es sobrenatural, como el talento de Messi o la capacidad goleadora de Cristiano. Otro elegido. Cuando está mal desquicia, pero cuando está bien, como en los últimos meses de competición, cuesta encontrar un central con tal exuberancia en todas las facetas de juego. Capaz de reventar los partidos tanto en fase defensiva como ofensiva. Dicen que “los partidos los deciden los delanteros”, con Sergio Ramos en el campo, este pensamiento se puede cuestionar. Y mucho. 

Karim Benzema y Sergio Ramos son dos de los principales culpables de esta resurrección blanca. Dos futbolistas que andan a un nivel asombroso. Uno lidera desde la tempestad y el otro desde la calma. Uno desde la fase ofensiva y otro desde la defensiva. Uno desde la primera línea de fuego y el otro desde la retaguardia. Pero lideran, y créanme que eso en un Real Madrid no es nada fácil.  

etiquetas:

_NBA

Un jugador para dominarlos a todos

Gonzalo de Melo @gonzalodemelo
01-08-2022

_Fútbol

Reconciliarse

Cristina Caparrós @criscaparros
29-07-2022