_Otros

Sentimientos

Edu Rodríguez @EduRodri1996 25-05-2018

etiquetas:

El dinero se está apoderando del
fútbol. Todo lo que pasa, todo lo que le rodea, está directa o indirectamente
relacionado con ello. Cada vez hay menos jugadores que sientan los colores.
Cada vez será menos frecuente encontrar casos como los de Totti, Xabi Prieto o
Puyol.  El fútbol es un negocio y lo
único que prima para los mejores es ganar y generar cash.

Partiremos de la base de que en
la actualidad es prácticamente imposible saber que pasa dentro de un vestuario.
El contacto entre periodistas y jugadores se ha diluido hasta las cenizas. A
ello hay que sumarle la crisis de credibilidad que viven los medios de
comunicación. Las fake news están a la orden del día. En este contexto, es muy
difícil saber qué es verídico o no.

Los últimos meses en Can Barça, en
clave futuro, han estado marcados por sorpresas. Informaciones inesperadas.
Según la prensa, jugadores como Umtiti o Busquets han pedido un aumento
salarial como condicionante a su continuidad. ¿Por qué? Porque compañeros de
vestuario aseguran que esta estrategia funciona. Cierto o no, parece que se
saldrán con la suya y se les modificará el salario.

De ser verídico, que seguramente
lo sea, que incluso seguramente esta práctica esté a la orden del día en el
fútbol, sería una decepción. Umtiti llegó el verano de 2016 como una apuesta.
¿Su rendimiento ha sido de chapeau? Sí. ¿Que
que juegue en el Barcelona ayuda a su estatus actual? También. Tras solo
dos años, con contrato hasta 2021 y a sabiendas de la delicada situación
económica del club, es poco oportuno pedir un aumento ahora. En la misma línea
va el caso de Sergio Busquets, con el agravante de que él es canterano y renovó
hace solo un año.

En el tema de las renovaciones y
los salarios, hay una cosa que el Barcelona debería tener claro. NO puede permitirse
ceder siempre. NO puede poner en riesgo el futuro del club. Solo Leo Messi
debería poder exigir, por lo que ha aportado y lo que representa. Por haber
cambiado la historia de este club. Para el resto, lo primero es el club.

Por suerte, no todo es negativo y,
pese a las informaciones en los medios, Riqui Puig renovará con el Barcelona.
El canterano, MVP de la final de la Youth League y uno de los grandes talentos,
es una de las esperanzas de aquellos que deseamos ver al club volver a sus
raíces. Al modelo. Porque se puede perder o ganar, pero siendo siempre fiel
contigo mismo.

En un fútbol donde predomina el
negocio y falta sentimiento, los canteranos pueden marcar la diferencia.
Jugadores que hayan mamado una filosofía y unos colores, y estén dispuestos a
dejárselo todo sobre el verde con tal de defender al club. Jugadores que sean
conscientes de quiénes son y de lo afortunados que son. Jugadores que no exijan
cada dos por tres aumentos. Pero supongo que esto último es una utopía, más aún
en el mundo en el que vivimos y en un club que cede ante todo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El dinero se está apoderando del
fútbol. Todo lo que pasa, todo lo que le rodea, está directa o indirectamente
relacionado con ello. Cada vez hay menos jugadores que sientan los colores.
Cada vez será menos frecuente encontrar casos como los de Totti, Xabi Prieto o
Puyol.  El fútbol es un negocio y lo
único que prima para los mejores es ganar y generar cash.

Partiremos de la base de que en
la actualidad es prácticamente imposible saber que pasa dentro de un vestuario.
El contacto entre periodistas y jugadores se ha diluido hasta las cenizas. A
ello hay que sumarle la crisis de credibilidad que viven los medios de
comunicación. Las fake news están a la orden del día. En este contexto, es muy
difícil saber qué es verídico o no.

Los últimos meses en Can Barça, en
clave futuro, han estado marcados por sorpresas. Informaciones inesperadas.
Según la prensa, jugadores como Umtiti o Busquets han pedido un aumento
salarial como condicionante a su continuidad. ¿Por qué? Porque compañeros de
vestuario aseguran que esta estrategia funciona. Cierto o no, parece que se
saldrán con la suya y se les modificará el salario.

De ser verídico, que seguramente
lo sea, que incluso seguramente esta práctica esté a la orden del día en el
fútbol, sería una decepción. Umtiti llegó el verano de 2016 como una apuesta.
¿Su rendimiento ha sido de chapeau? Sí. ¿Que
que juegue en el Barcelona ayuda a su estatus actual? También. Tras solo
dos años, con contrato hasta 2021 y a sabiendas de la delicada situación
económica del club, es poco oportuno pedir un aumento ahora. En la misma línea
va el caso de Sergio Busquets, con el agravante de que él es canterano y renovó
hace solo un año.

En el tema de las renovaciones y
los salarios, hay una cosa que el Barcelona debería tener claro. NO puede permitirse
ceder siempre. NO puede poner en riesgo el futuro del club. Solo Leo Messi
debería poder exigir, por lo que ha aportado y lo que representa. Por haber
cambiado la historia de este club. Para el resto, lo primero es el club.

Por suerte, no todo es negativo y,
pese a las informaciones en los medios, Riqui Puig renovará con el Barcelona.
El canterano, MVP de la final de la Youth League y uno de los grandes talentos,
es una de las esperanzas de aquellos que deseamos ver al club volver a sus
raíces. Al modelo. Porque se puede perder o ganar, pero siendo siempre fiel
contigo mismo.

En un fútbol donde predomina el
negocio y falta sentimiento, los canteranos pueden marcar la diferencia.
Jugadores que hayan mamado una filosofía y unos colores, y estén dispuestos a
dejárselo todo sobre el verde con tal de defender al club. Jugadores que sean
conscientes de quiénes son y de lo afortunados que son. Jugadores que no exijan
cada dos por tres aumentos. Pero supongo que esto último es una utopía, más aún
en el mundo en el que vivimos y en un club que cede ante todo.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021