_Otros

Segovia, la permanencia de un histórico

Dani López @gremplu 10-04-2018

etiquetas:

El partido entraba en el último minuto empatado. Pese a que
no era mal resultado para ambos (lejos de playoff
y con un colchón sobre el descenso), una contra culminada por Gava llevaba el
delirio al público del Pedro Delgado.
Naturpellet Segovia vencía 6-5 a Catgas Energía. Tres puntos que
significaban algo más: la permanencia
matemática para un club que había ascendido esta misma temporada.

Un mérito de por sí para no convertirse en los temidos equipos ascensores. Pero en el griterío del Pedro Delgado había
algo más que una simple celebración por los puntos. Tras cuatro años con el
equipo penando en Segunda División, no por deméritos deportivos sino por los
problemas económicos derivados de la retirada de Caja Segovia como patrocinador
principal, subir y permanecer en la élite era toda una reivindicación: Segovia
quiere futsal de calidad, y está dispuesta a volver a ser lo que fue.

Porque aun siendo un premio justo a una buena temporada, los
más viejos del lugar recuerdan que un día fueron algo más, mucho más. Los años
de gloria del conjunto segoviano quedaron atrás, por culpa del maldito dinero.

Echando la vista atrás

El club, fundado en 1979 como el Club Deportivo La Escuela, no era más que un proyecto amateur que evolucionó hasta convertirse
en uno de los primeros miembros de la Liga
Nacional de Fútbol Sala creada en 1989. Desde ese momento, y bajo el auspicio (y el dinero) de Caja
Segovia, el equipo creció hasta conseguir, nueve años más tarde y
aprovechando su condición de local, su
primer título copero, ante el CLM Talavera.

Empezaría así su reinado en el Torneo del KO: tres títulos
consecutivos, un hito que únicamente ha emulado el FC Barcelona Alusport
entre 2011 y 2013. El trienio prodigioso
de Segovia (1998-2000) se cerraría con su primera Liga (temporada 98-99) y
el campeonato de Europa oficioso del año 2000.

Tras eso, el crecimiento de los grandes clubes como ElPozo
Murcia o Inter Movistar hizo que los segovianos perdiesen fuelle a principios
de este siglo, entrando con regularidad en Copa y playoff  pero sin títulos que
llevarse a la boca. Y entonces, con la llegada de la nueva década, el desastre
para el equipo: la integración de Caja
Segovia en Bankia hizo perder su principal fuente de ingresos a un conjunto
ya diezmado económicamente por la ausencia de patrocinadores secundarios.

Aunque pudieron inscribir al equipo en Primera para la
siguiente temporada (2012-13), la
situación era insostenible. Pese a llegar a semifinales de Copa y Liga con
un equipo plagado de jóvenes, el club renunció a su plaza en la máxima
categoría, para refundarse al año siguiente en Segunda con la denominación de Segovia Futsal, sin el (fuerte) apoyo
de ninguna entidad pública o privada. Tras cuatro años tirando de cantera y
formando a jóvenes talentos, a falta de otros recursos, hace justo un año consiguieron
el ascenso directo en la pista del Rivas Futsal.

Para aspirar a cotas más altas, era condición sine qua non que el club dirigido por
Diego Gacimartín y presidido por Javier Herrero se mantuviese en la siempre
exigente División de Honor. Y a falta de cuatro jornadas (por el partido
aplazado ante Inter), lo han conseguido. En su casa, la que tantos éxitos vivió
y quiere volver a vivir.

Una entidad histórica conformada por jugadores no menos destacados:
de aquella primera hornada con la camiseta blanca salieron jugadores como Luis Amado, Orol, Marcelo, Daniel o Riquer.
En la segunda gran etapa segoviana, se rozó la proeza de conquistar la liga
ante un FC Barcelona Alusport que arrollaba a todos sus rivales. Jugadores como
Tobe, Mati, Sergio Lozano o Esquerdinha
forzaron el quinto partido de la final. E incluso al año siguiente, sin apenas
dinero, se disfrutó con los Murga,
Antoñito, Burrito, Borja y compañía. En el banquillo se han sentado nombres
tan ilustres como Jesús Candelas, Jesús
Velasco, David Madrid o el actual seleccionador español, José Venancio López.

Una lista de mucho caché. Entrenadores que han hecho carrera
en los mejores clubes españoles e internacionales, jugadores que a día de hoy
siguen siendo clave en conjuntos del más alto nivel… Una entidad que se ganó un
sitio en el corazón de los futsaleros, por su coraje y juego ofensivo, su
apuesta de cantera y por no rendirse, por tener una afición que jamás deja de
animar a los suyos. Quizá queden muchos años para conseguir títulos, si es que
alguna vez lo consiguen, pero mientras tanto, disfrutemos de este Naturpellet
Segovia un año más en Primera.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

El partido entraba en el último minuto empatado. Pese a que
no era mal resultado para ambos (lejos de playoff
y con un colchón sobre el descenso), una contra culminada por Gava llevaba el
delirio al público del Pedro Delgado.
Naturpellet Segovia vencía 6-5 a Catgas Energía. Tres puntos que
significaban algo más: la permanencia
matemática para un club que había ascendido esta misma temporada.

Un mérito de por sí para no convertirse en los temidos equipos ascensores. Pero en el griterío del Pedro Delgado había
algo más que una simple celebración por los puntos. Tras cuatro años con el
equipo penando en Segunda División, no por deméritos deportivos sino por los
problemas económicos derivados de la retirada de Caja Segovia como patrocinador
principal, subir y permanecer en la élite era toda una reivindicación: Segovia
quiere futsal de calidad, y está dispuesta a volver a ser lo que fue.

Porque aun siendo un premio justo a una buena temporada, los
más viejos del lugar recuerdan que un día fueron algo más, mucho más. Los años
de gloria del conjunto segoviano quedaron atrás, por culpa del maldito dinero.

Echando la vista atrás

El club, fundado en 1979 como el Club Deportivo La Escuela, no era más que un proyecto amateur que evolucionó hasta convertirse
en uno de los primeros miembros de la Liga
Nacional de Fútbol Sala creada en 1989. Desde ese momento, y bajo el auspicio (y el dinero) de Caja
Segovia, el equipo creció hasta conseguir, nueve años más tarde y
aprovechando su condición de local, su
primer título copero, ante el CLM Talavera.

Empezaría así su reinado en el Torneo del KO: tres títulos
consecutivos, un hito que únicamente ha emulado el FC Barcelona Alusport
entre 2011 y 2013. El trienio prodigioso
de Segovia (1998-2000) se cerraría con su primera Liga (temporada 98-99) y
el campeonato de Europa oficioso del año 2000.

Tras eso, el crecimiento de los grandes clubes como ElPozo
Murcia o Inter Movistar hizo que los segovianos perdiesen fuelle a principios
de este siglo, entrando con regularidad en Copa y playoff  pero sin títulos que
llevarse a la boca. Y entonces, con la llegada de la nueva década, el desastre
para el equipo: la integración de Caja
Segovia en Bankia hizo perder su principal fuente de ingresos a un conjunto
ya diezmado económicamente por la ausencia de patrocinadores secundarios.

Aunque pudieron inscribir al equipo en Primera para la
siguiente temporada (2012-13), la
situación era insostenible. Pese a llegar a semifinales de Copa y Liga con
un equipo plagado de jóvenes, el club renunció a su plaza en la máxima
categoría, para refundarse al año siguiente en Segunda con la denominación de Segovia Futsal, sin el (fuerte) apoyo
de ninguna entidad pública o privada. Tras cuatro años tirando de cantera y
formando a jóvenes talentos, a falta de otros recursos, hace justo un año consiguieron
el ascenso directo en la pista del Rivas Futsal.

Para aspirar a cotas más altas, era condición sine qua non que el club dirigido por
Diego Gacimartín y presidido por Javier Herrero se mantuviese en la siempre
exigente División de Honor. Y a falta de cuatro jornadas (por el partido
aplazado ante Inter), lo han conseguido. En su casa, la que tantos éxitos vivió
y quiere volver a vivir.

Una entidad histórica conformada por jugadores no menos destacados:
de aquella primera hornada con la camiseta blanca salieron jugadores como Luis Amado, Orol, Marcelo, Daniel o Riquer.
En la segunda gran etapa segoviana, se rozó la proeza de conquistar la liga
ante un FC Barcelona Alusport que arrollaba a todos sus rivales. Jugadores como
Tobe, Mati, Sergio Lozano o Esquerdinha
forzaron el quinto partido de la final. E incluso al año siguiente, sin apenas
dinero, se disfrutó con los Murga,
Antoñito, Burrito, Borja y compañía. En el banquillo se han sentado nombres
tan ilustres como Jesús Candelas, Jesús
Velasco, David Madrid o el actual seleccionador español, José Venancio López.

Una lista de mucho caché. Entrenadores que han hecho carrera
en los mejores clubes españoles e internacionales, jugadores que a día de hoy
siguen siendo clave en conjuntos del más alto nivel… Una entidad que se ganó un
sitio en el corazón de los futsaleros, por su coraje y juego ofensivo, su
apuesta de cantera y por no rendirse, por tener una afición que jamás deja de
animar a los suyos. Quizá queden muchos años para conseguir títulos, si es que
alguna vez lo consiguen, pero mientras tanto, disfrutemos de este Naturpellet
Segovia un año más en Primera.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021