_Alemania

Se acercan días de gradas vacías

Juanma Perera @juanmaHumilAfic 10-03-2020

etiquetas:

Bundesliga

¿Se imaginan el Allianz Arena vacío durante un partido oficial? ¿El Muro Amarillo del Signal Iduna Park desierto en un derbi ante el Schalke 04? Pues podría pasar y, de hecho, en las próximas horas, o días, van a hacerse oficiales medidas como esas en el fútbol germano, como ya se han tomado en otros países, como Italia o España, por ejemplo, con partidos disputándose a puerta cerrada. En Alemania no se quedan atrás. Primero se conoció la disputa de la vuelta del encuentro del Dortmund y el París Saint-Germain, de Champions League, sin público en las gradas del Parque de los Príncipes. Luego, desde Suiza, acabó comunicándose el aplazamiento del partido de vuelta de Europa League entre el FC Basilea y el Eintracht Frankfurt del 19 de marzo (el de ida sí se juega). Las noticias que llegan desde otros países no ayudan y la incertidumbre es cada vez mayor respecto al coronavirus y la celebración de eventos de todo tipo, incluidos deportivos. 

En Alemania ha salido, incluso, el Ministro de Sanidad, pidiendo que se cancelen todos los eventos que impliquen la participación directa o indirecta de unas mil personas como mínimo, a lo que la Federación y la organización de la Bundesliga en sí han respondido pidiendo calma y reflexionar sobre una posible solución que no sea tan drástica. Y es que las preguntas formuladas al inicio de este texto se responden por sí solas. El Allianz Arena, estadio del Bayern, cuyo aforo es, desde hace años, el del 100% de la capacidad, podría albergar partidos a puerta cerrada desde esta semana hasta el próximo 10 de abril y, como el Allianz, todos los estadios de fútbol de la región de Baviera. Por ejemplo, el duelo del próximo fin de semana de la máxima categoría entre el FC Augsburg y el Wolfsburg, además del encuentro entre Greuther Fürth y HSV, de 2.Bundesliga. Esos serán de los primeros en caer, pero no los únicos. Sobre el Revierderby recae también la amenaza de la “puerta cerrada”, algo difícil de asimilar, puesto que es un encuentro en el que siempre se vive un ambiente espectacular. 

¿Serán los únicos ó habrá más? Para contestar a esta pregunta hay que esperar a los próximos días y, probablemente, la lista de cierres o aplazamientos se amplíe con el tiempo. Lo que está claro es que, precisamente, no hay nada claro al respecto de esta nueva epidemia a la que ya hay gente que ha querido catalogar como pandemia. Si a eso le unes que los calendarios deportivos son tan cerrados y calculados, que el simple movimiento de una fecha podría trastocar muchos planes, pues ahí queda. 

Ahora, volvamos a los dos puntos más interesantes que se plantean. Se cierra el fútbol en Baviera para el público. El Bayern, un club que cuenta con un estadio con capacidad para 75.000 personas y que, cada fin de semana, reúne a todas ellas alrededor del césped. O ver el derbi de la Cuenca del Ruhr en un campo sin un alma animando. El fútbol alemán, que tanto ha presumido estos días con la polémica de Dietmar Hopp y el 50 + 1, se vería privado, en muchos campos, de su bien más preciado, el de los aficionados. Los que cada fin de semana llenan de colorido la Bundesliga y el resto de categorías. ¿Entenderías una decisión así, pensándolo fríamente? Piénsalo.

El mundo del deporte, que tanto dinero mueve, sobre todo a nivel profesional, se resiste a perder la batalla ante el coronavirus, pero también es verdad que hay que ser prevenidos y que, cualquier medida que se tome, será por el bien de las personas, que son, en realidad, lo que de verdad importa. El fútbol no se suspenderá para siempre, no dejará de existir. En algunos sitios, simplemente se parará hasta nuevo aviso. Y si por casualidad se pone fin a la temporada, tal y como está, pues no queda otra que aceptarlo y volver la temporada siguiente. Pero tampoco hay que ser tan alarmistas. En Alemania no se ha llegado aún a ese extremo, aunque no se descarta nada. Las decisiones de los partidos a puerta cerrada que ya hemos mencionado son un secreto a voces que acabarán haciéndose oficial. El tiempo dirá si son esos o es al completo. 

Tampoco se librará la selección de Joachim Löw de todo este lío. A finales de marzo tenían previsto viajar a España para disputar un amistoso y, días después, jugar de locales ante Italia. Pero ahora mismo Italia es un fantasma futbolístico, prácticamente no existe, y, aunque algunos de sus equipos disputen a puerta cerrada sus encuentros europeos, tendrán la competición local parada un tiempo y la disputa de ese partido ante Die Mannschaft está complicada, por no decir imposible. Así está todo, el fútbol y la sociedad. Patas arriba por culpa del Covid-19. Partidos en el aire, ambiente enrarecido, incertidumbre y decisiones que ‘los que mandan’ tienen que tomar. Todo sea por evitar algo peor, por cuidar a la población, aunque esto perjudique al aficionado. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

¿Se imaginan el Allianz Arena vacío durante un partido oficial? ¿El Muro Amarillo del Signal Iduna Park desierto en un derbi ante el Schalke 04? Pues podría pasar y, de hecho, en las próximas horas, o días, van a hacerse oficiales medidas como esas en el fútbol germano, como ya se han tomado en otros países, como Italia o España, por ejemplo, con partidos disputándose a puerta cerrada. En Alemania no se quedan atrás. Primero se conoció la disputa de la vuelta del encuentro del Dortmund y el París Saint-Germain, de Champions League, sin público en las gradas del Parque de los Príncipes. Luego, desde Suiza, acabó comunicándose el aplazamiento del partido de vuelta de Europa League entre el FC Basilea y el Eintracht Frankfurt del 19 de marzo (el de ida sí se juega). Las noticias que llegan desde otros países no ayudan y la incertidumbre es cada vez mayor respecto al coronavirus y la celebración de eventos de todo tipo, incluidos deportivos. 

En Alemania ha salido, incluso, el Ministro de Sanidad, pidiendo que se cancelen todos los eventos que impliquen la participación directa o indirecta de unas mil personas como mínimo, a lo que la Federación y la organización de la Bundesliga en sí han respondido pidiendo calma y reflexionar sobre una posible solución que no sea tan drástica. Y es que las preguntas formuladas al inicio de este texto se responden por sí solas. El Allianz Arena, estadio del Bayern, cuyo aforo es, desde hace años, el del 100% de la capacidad, podría albergar partidos a puerta cerrada desde esta semana hasta el próximo 10 de abril y, como el Allianz, todos los estadios de fútbol de la región de Baviera. Por ejemplo, el duelo del próximo fin de semana de la máxima categoría entre el FC Augsburg y el Wolfsburg, además del encuentro entre Greuther Fürth y HSV, de 2.Bundesliga. Esos serán de los primeros en caer, pero no los únicos. Sobre el Revierderby recae también la amenaza de la “puerta cerrada”, algo difícil de asimilar, puesto que es un encuentro en el que siempre se vive un ambiente espectacular. 

¿Serán los únicos ó habrá más? Para contestar a esta pregunta hay que esperar a los próximos días y, probablemente, la lista de cierres o aplazamientos se amplíe con el tiempo. Lo que está claro es que, precisamente, no hay nada claro al respecto de esta nueva epidemia a la que ya hay gente que ha querido catalogar como pandemia. Si a eso le unes que los calendarios deportivos son tan cerrados y calculados, que el simple movimiento de una fecha podría trastocar muchos planes, pues ahí queda. 

Ahora, volvamos a los dos puntos más interesantes que se plantean. Se cierra el fútbol en Baviera para el público. El Bayern, un club que cuenta con un estadio con capacidad para 75.000 personas y que, cada fin de semana, reúne a todas ellas alrededor del césped. O ver el derbi de la Cuenca del Ruhr en un campo sin un alma animando. El fútbol alemán, que tanto ha presumido estos días con la polémica de Dietmar Hopp y el 50 + 1, se vería privado, en muchos campos, de su bien más preciado, el de los aficionados. Los que cada fin de semana llenan de colorido la Bundesliga y el resto de categorías. ¿Entenderías una decisión así, pensándolo fríamente? Piénsalo.

El mundo del deporte, que tanto dinero mueve, sobre todo a nivel profesional, se resiste a perder la batalla ante el coronavirus, pero también es verdad que hay que ser prevenidos y que, cualquier medida que se tome, será por el bien de las personas, que son, en realidad, lo que de verdad importa. El fútbol no se suspenderá para siempre, no dejará de existir. En algunos sitios, simplemente se parará hasta nuevo aviso. Y si por casualidad se pone fin a la temporada, tal y como está, pues no queda otra que aceptarlo y volver la temporada siguiente. Pero tampoco hay que ser tan alarmistas. En Alemania no se ha llegado aún a ese extremo, aunque no se descarta nada. Las decisiones de los partidos a puerta cerrada que ya hemos mencionado son un secreto a voces que acabarán haciéndose oficial. El tiempo dirá si son esos o es al completo. 

Tampoco se librará la selección de Joachim Löw de todo este lío. A finales de marzo tenían previsto viajar a España para disputar un amistoso y, días después, jugar de locales ante Italia. Pero ahora mismo Italia es un fantasma futbolístico, prácticamente no existe, y, aunque algunos de sus equipos disputen a puerta cerrada sus encuentros europeos, tendrán la competición local parada un tiempo y la disputa de ese partido ante Die Mannschaft está complicada, por no decir imposible. Así está todo, el fútbol y la sociedad. Patas arriba por culpa del Covid-19. Partidos en el aire, ambiente enrarecido, incertidumbre y decisiones que ‘los que mandan’ tienen que tomar. Todo sea por evitar algo peor, por cuidar a la población, aunque esto perjudique al aficionado. 

etiquetas:

Bundesliga

_Alemania

A la caza de Kevin De Bruyne

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
26-05-2020

_Alemania

Marco Rose: en busca de una nueva sinfonía

Mª Valentina Vega @mvalentinavs
21-05-2020