_Fútbol femenino

Sánchez Vera: “Tengo muchas ganas de volver a disfrutar del verde”

Se sentó en el mejor banquillo de la Primera Iberdrola siendo un completo desconocido y en apenas dos años se convirtió en uno de los técnicos referentes del fútbol femenino español. José Luis Sánchez Vera habla en Sphera Sports con las ideas claras, transmitiendo sus ganas de volver a entrenar, y contando sin tapujos el contexto vivido en las dos etapas como preparador del Atlético de Madrid y sus respectivas salidas. La mejor noticia, por supuesto, es que la ilusión vuelve a correr por sus venas.

¿Qué está haciendo ahora José Luis Sánchez Vera?

En Telemadrid hubo un cambio en la dirección de deportes, que ha vuelto a entrar Javier, y quieren fomentar mucho el desarrollo del fútbol femenino y el deporte con ciertas discapacidades. En esa apuesta se pusieron en contacto conmigo y me ofrecieron participar como comentarista en las retransmisiones aportando esa parte no periodística, más futbolera. Así que hemos empezado a trabajar con Telemadrid, La Otra y Onda Madrid.

Y en el tema de análisis, como todos los entrenadores. Cuando dejamos de entrenar lo que haces es analizar, estar muy pendiente de equipos, ligas y jugadoras. Estoy con la liga alemana, inglesa, francesa… con el crecimiento de la italiana, que están haciendo las cosas bien. Y cómo no, todo lo que nos deja la liga española, con herramientas que tengo contratadas. Hay que estar pendiente de las tendencias de los equipos, nunca sabes cuándo te va a tocar. Es importante que cuando entres a un equipo lo tengas todo controlado y empieces a funcionar desde el primer minuto.

O sea, que si ahora te contrata cualquier equipo de las grandes ligas estás preparadísimo.

Luego te pueden salir las cosas o no, y eso no quiere decir que no estés preparado. Yo siempre lo digo: a todo el grupo tienes que convencerlo de lo que le estás diciendo. Tienes que mostrar cercanía. Ellas tienen que sentir que manejas todo. Desde el trato personal, conocimiento de cada una de ellas y del equipo. Que estás preparado para estar donde estás entrando a trabajar.

¿Cómo haces para ver todos los partidos de la Primera Iberdrola? Con el tema de derechos de televisión es cada vez más difícil…

Tengo empresas contratadas que me hacen las grabaciones. A veces las tengo en directo o al día siguiente o en tres días. Luego también estoy en un grupo de intercambio de analistas y entrenadores del mundo del fútbol. Y vamos teniendo acceso a los partidos. Luego en Premier no pasa nada, porque tienen una plataforma de retransmisión de partidos, hay una estructura organizada en los estadios y los tiros de cámara son buenos para ver y analizar… En España todavía estamos pendientes de mejorar este tipo de situación. Aquí en Huelva o Rayo son partidos prácticamente grabados a pie de campo. Para verlos te vale, pero para poder trabajar ese partido y ver o conocer cosas no vale. No solo hay que ser profesionales, también hay que parecerlo.

Eres un privilegiado ahora mismo, que lo sepas. La gente debe envidiarte seguro.

Hay que buscar las artimañas, como sea. Por desgracia, algo que debería ser sencillo para todo el mundo, poder acceder a un partido de fútbol, es una utopía. Cada fin de semana es más difícil que el anterior. No nos queda más remedio que seguir algunos partidos por las redes sociales, de lo que ponen unos y otros.

Se nota que vuelves a tener muchas ganas de entrenar.

Sí, sí, sí. Teníamos diferentes opciones para firmar a final de temporada pasada, después de acabar el contrato de los seis meses con el Atlético de Madrid. Pero es verdad que se juntó con el fallecimiento de mi padre por COVID de forma repentina. Era un momento en el que sentía que no estaba preparado para entrenar. Tuvimos que echar cosas atrás con el contrato firmado, y se ha visto que no era por algo deportivo, porque no me he ido a otro lado. Necesitaba unos meses para estar con la familia unida. Ahora, como siempre digo, la cabra tira al monte. Y va siendo el momento de otra vez, cuando aparezca esa situación que de verdad nos llene en todos los sentidos, un club con una idiosincrasia que se asemeje a mi idea de juego desde hace tres años, de disfrutar, de transmitir, de ser un poco kamikaze, de llevar a la futbolista a disfrutar. Cuando llegue eso firmaremos, y tengo muchas ganas de que aparezca y que volvamos a disfrutar del verde.

¿Y te siguen llegando propuestas hoy?

Es verdad que gracias a dios y por suerte la gente, los clubes y la profesionalidad del fútbol femenino cree en nuestro trabajo. En su momento llegaron ofertas muy importantes, no solo de España sino también de fuera. Pero para mí fue un cambio radical de un día para otro, aún para mi son momentos complicados. Y a nivel personal me conozco, sabía que mi cabeza no iba a estar, y menos si iba a estar fuera de Madrid. Soy muy pasional, cuando estoy en un equipo me entrego al 200%.

¿Y ahora te ves capaz de vivir una experiencia en el extranjero?

Al final soy muy ambicioso. Y cuando hace 7-8 años rompes tu vida profesional y dejas la educación por el fútbol, sabes que estás obligado a salir en algún momento, es también la parte dura. Cuando sucedió lo de mi padre, las tres propuestas importantes que tenía eran de fuera de Madrid. Y no era el momento. La Liga española está en continuo crecimiento. Por mi forma de entender el juego puede gustar y puede hacer crecer a las futbolistas y al desarrollo del fútbol femenino, y aportar jugadoras a la Selección española ahora que se acerca el Europeo. Pero no soy de los que se cierran a nada. La liga inglesa, sobre todo, por cómo lo tienen todo estructurado, por la cultura de valores que dan al fútbol. A mí me llama y me hace tenerla en muchísima consideración. La alemana, ya visteis: este fin de semana cayeron Wolfsburgo y Bayern contra Eintracht y Hoffenheim. Tienes tres equipos en 15 puntos y uno en 13. Es una liga muy competitiva y yo soy muy competitivo. Siempre quiero ganar.

El banquillo en el que se te vincula mucho en España es el del Real Madrid.

Esta es la parte bonita y fea que vivimos los entrenadores. Ahora David (Aznar) está perdiendo partidos, pero es que ¿cuánto lleva en el candelero? Ha estado muy marcado desde el principio. Yo he tenido también mi momento malo. Uno se hace entrenador cuando vive esa parte. Es lo que dicen, que no eres entrenador hasta que te destituyen (risas). Que salgas en las quinielas es normal, porque no estoy entrenando. Sale Lluis Cortés, Toña, María Pry… Los nombres conocidos del fútbol femenino, al no ser un fútbol que a nivel público tiene tanta historia no hay tanto nombre. El Atlético ha empatado algún partido y ya he leído en redes sociales que si Lluis Cortés o María Pry… Los mismos nombres. Cada club sabe los perfiles que quieren manejar, y claro que me halaga que se me vincule con el Real Madrid o en su momento el Manchester City. Ojalá se me siga vinculando. Hay que quitar tapujos, el fútbol femenino es muy diferente al masculino en cuanto al económico. Cuando tienes la vida resuelta es muy fácil salir a rueda de prensa y decir “yo nunca jugaría en el Barça” o el del Betis decir “yo nunca jugaría en el Sevilla”. Yo no tengo la vida resuelta por entrenar dos años en el Atleti. O consigo trabajo en unos meses o estoy montando un restaurante (risas). Me considero un profesional de esto, vivo por y para el fútbol. Y sé lo que quiero, pero no sé si va a llegar ahora o dentro de unos años.

Y creo que también hay ciertos límites que no debemos de pasar. Con tal de estar no puedes dejar de ser. Considero mucho el trabajo que ha hecho David. Ascendió al CD Tacón, en un año complicado por el covid mantiene la categoría y en su siguiente año hace segundo. Pero los entrenadores tenemos ciclos y hay veces que se cierran.

¿Fichar por el Real Madrid puede ser un arma de doble filo? No es el mejor contexto por tema lesiones y confianza de grupo, pero es difícil decir ‘no’ al club blanco.

Es una situación complicada. Me recuerda mucho lo que está viviendo David con lo que pasó al Atlético la temporada pasada. Lesiones, rotura de Charlyn y Menayo. La enfermedad de Vir. Estuvo todo el año lastrado por futbolistas muy importantes. Y el Madrid está viviendo eso: Esther, Kaci, Tere, Asllani… ¿Cuál es el tema? Que el tiempo no para en el fútbol. Compites miércoles-domingo. ¿Está matizado el rendimiento del Real Madrid de David? Yo creo que sí. Pero la Champions se aleja y la Primera Iberdrola está igualadísima. Salvo por el transatlántico que es el Barça, cualquier equipo puede perder contra cualquiera. Es una demora de puntos muy importante. Yo sé que el nivel de exigencia en el Madrid es alto. ¿Conseguirá David cambiar la situación? Pues si consiguen dos victorias en Liga y reaparecen futbolistas, igual sí. O no. Es que en el fútbol no podemos controlarlo todo. Ya puede aparecer la tecnología, los estudios, los GPS, los drones, los análisis, el Big Data… pero nunca vamos a conseguir que dejen de suceder ciertas cosas. Imposible.

Entonces, si te llegase una propuesta del Real Madrid ahora mismo, ¿aceptarías?

Soy de esas personas en el mundo del fútbol que, aunque quiero tenerlo todo controlado antes de ir a un equipo, si no tengo nada firme sobre la mesa no empiezo a darle vueltas a sí aceptaría o no una oferta. Esa es la parte que nos hace perder el tiempo. He tenido cosas encima de la mesa en junio, un contrato con la firma echada, aunque para mí el compromiso verbal vale más que el escrito. Y sucede algo en tu vida y al final se rompe. En el momento real en el que llegue algo muy concreto, analizo lo que creo que se puede conseguir. ¿Cuál es el objetivo del Real Madrid ahora? ¿Sigue siendo entrar en Champions? ¿Reestructurar el equipo?

Claro que trato tener controlado el proyecto del Real Madrid. Y sé que hay muchísimas futbolistas en el Madrid con las que he trabajado, como Misa, Kaci, Kenti, Esther… Pero es que dentro de dos semanas quiero viajar para ver al Athletic y el rendimiento de futbolistas como Lucía García o Ane Azcona. Pero para mí, no sé si lo voy a utilizar o no en algún momento. En eso sí que pienso. Lo que sí te puedo asegurar es que no tenemos nada por parte de Real Madrid como llamada oficial, y quiere decir que siguen confiando en David Aznar.

Hablando del Barça. ¿Puede algún equipo acercarse a lo que ha conseguido?

Lo he dicho muchas veces: lo importante es el proceso. Y el proceso no se compra con dinero. Puedes acelerarlo un poco con recursos económicos. Pero no se soluciona solo así. Y al Barça le ha costado muchos años estar donde está. Que Alexia sea Balón de Oro o sea la mejor futbolista del mundo para mí por pico de nivel o rendimiento… ¡es que viene de la cantera del Barça! Entró con 8-10 años y está encontrando el punto de madurez en todos los sentidos, emocional, psicológico, deportivo, físico y táctico… ahora. Y a muchas futbolistas del Barça les pasa eso. Ese arraigo a una idea. Empezar a tener muchas futbolistas de muchos años. Mariona, Patri, Aitana… al final empiezan a hacer suya la idea. No es lo mismo traer dos futbolistas que entren en un engranaje de 14-16 futbolistas que manejan un contexto o resolución de conflictos en el juego, que estar reponiendo eso. Aunque traigas a las mejores, da igual. El Barça ha tenido muy claro su camino, y nunca ha dudado, ni en los momentos malos, cuando el Atlético ha ganado tres Ligas y dos Copas. Siempre ha sido el Barça. El equipo que te intenta dominar desde la posesión, que intenta presionar alto, que desde la zona de iniciación busca superioridades numéricas para salir con balón y llegar a zona de creación, donde tienen futbolistas interiores… El Atlético de Madrid, que ha podido romper eso… son los tumbos. No gano…

Y revolución.

Claro. Los análisis tienen que ser más profundos. Y cuanto menos poder adquisitivo, más cariño tienes que dar al proceso y más profundo tienen que ser los análisis. Porque si en banda derecha no estoy bien, pero tengo la capacidad de ir al mercado e ir a por Hansen, bingo. Acierto seguro. Tengo muy claro que necesito un extremo a banda natural, una futbolista que siempre salga hacia afuera… Me traigo a Hansen. Y eso es lo fácil. Pero eso muy pocos equipos lo pueden hacer. Y el Barça puede por apuesta de institución. Yo soy de los que piensan que si los clubes quieren apostar de verdad por el fútbol femenino pueden, porque es un 1,5 o 2% del valor real del presupuesto. En el Atlético puede ser un 1,8%. Pero es esa parte de gestión empresarial que tienen los clubes y que también está ahí. Y no es excusa. Qué tengo, qué me das. Y con eso vamos a optimizarlo con un sentido. Como yo o Villacampa vivimos en el Atlético. Vivimos el mejor año de la carrera futbolística de Mesi, Kaci, Amanda, el despunte de Ángela Sosa, el añazo de Jenni, dos años brutales de Ludmila, que Laia Aleixandri pasara de no jugar a convertirse en una de las jugadoras con mayor proyección en el panorama internacional. El año de Kenti conmigo de lateral es el de una de las mejores del mundo. Y así está el Barça ahora. No es imparable, pero es el equipo más hecho.

¿Puede el Barça ganarlo todo otra vez?

Wolfsburgo y Lyon están en buena línea, en proceso de reconstrucción. El Chelsea es ese equipo que creo que todavía con todo lo que tiene no acaba de convencer. El Barça es el más fiable, sí. Pero ganar todo, cuidado. Un enfrentamiento con Chelsea, Wolfsburgo, Bayern, Lyon… hay muy buenos equipos.

¿Se puede paliar de alguna forma la diferencia entre el Barça y el resto de equipos a corto plazo en España? Ya no me voy al hecho de discutirle la hegemonía, sino de competirle más los partidos, que no todo sean goleadas escandalosas.

Quiero ser un romántico y quiero pensar que sí. Pero empezamos a tener lo bueno y lo malo del fútbol masculino. Es que las prisas no son buenas. Yo me llamo Real Madrid, pero hay un proceso. Están haciendo cosas coherentes, podrían fichar las 15 mejores del mundo y estarías más cerca de competir con el FC Barcelona. Pero están en ese proceso de una idea de futuro. Hay clubes que tienen las ideas claras, pero esas prisas en los resultados por trabajar en la institución que trabajas ojalá no perjudiquen el proceso. Algo muy a corto plazo que pueda discutir a nivel nacional con el Barcelona lo veo muy difícil. Quiero creer que entre todos y todas vamos a esa consecución. El Atlético le ha enseñado el camino al Barça, que estaba muy por encima y aun así era el Atleti el que ganaba. No era cuestión de dinero. Traigo las mejores pero el Atleti gana la Liga. El Rayo, Levante o Espanyol en su momento enseñaron también el camino. Tenemos cada vez mejores profesionales en todos los ámbitos y se van haciendo mejor las cosas, aunque muy despacito.

Cuando el Atlético gana la última Liga contigo en el banquillo y el Barça sigue peleando por arrebatar esa hegemonía, llega la salida de Jenni Hermoso rumbo al conjunto azulgrana. ¿Cómo viviste ese momento?

Hay muchas formas de hacer las cosas. Y el Atlético de Madrid lleva haciendo las cosas así durante años. A lo mejor no hay que firmar ocho y solo una, pero intentar retener lo que has tenido. Jenni fue una baja importantísima para nosotros. Era un pilar. Gran parte del desarrollo del juego estructural que habíamos manejado iba dirigido a ella. Con esa situación con Ángela en juego interior, por delante de las Kaci, Mesi, Amanda… Y luego teniendo a una futbolista que ataca los espacios como Ludmila. Jenni viene conmigo, hago un trabajo importante con ella, me une una relación profesional y personal muy buena. Y aún tenemos esa espinita de que vamos a volvernos a juntar en algún proyecto, como si es cuando quiera retirarse en algún equipo del barrio (risas). El fichaje de Jenni significaba que el Atleti iba de verdad. En un año en el que se van Villacampa y Sonia Bermúdez, te rearmas así. Y claro, si después de ganar pierdes esa futbolista el mensaje que lanzas es el contrario total. La gestión de Jenni Hermoso no se hizo bien. Yo te aseguro que Jenni habría seguido en el Atlético de Madrid, con su madre, con su sobrina. Pero el Atleti hizo las cosas muy mal y Jenni tuvo que salir, y entiendo que saliera, igual que el año pasado salieron futbolistas que hoy tendrían que ser el pilar y que se les ha puesto un foco que no les corresponde, porque son historia viva del Atlético de Madrid. A veces las raíces las perdemos.

La baja de Jenni fue un palo enorme. Y no cerrar 3-4 fichajes que teníamos cerrados y que era la construcción del equipo que nos imaginábamos hace que la situación entre el Atlético y yo sea más distante. Empiezo a sentir que no es mi equipo, que no puedo sacar todo lo que soy como entrenador. Y que la mejor situación es separar nuestros caminos. Dejando un debe en la mesa, totalmente de acuerdo. Y de ahí la vuelta, más allá de que el Atleti tuviera confianza ciega en mí. Quería volver a disfrutar la que sentía que era mi casa. Y es el club que ha puesto que Sánchez Vera esté ahora en una entrevista con vosotros. Y esa es una de las cosas que voy a valorar toda mi vida. Pero eso no significa que no vaya a trabajar en el Madrid o en el Barça.

¿Qué Atlético te imaginabas tras la salida de Jenni Hermoso?

Han ido saliendo nombres en prensa, tampoco quiero remover. Había una futbolista de Premier que estaba prácticamente cerrada en el proyecto. Era un equipo que estaba hecho, había que gastar cariño y tiempo en ciertas renovaciones e incorporar tres chicas del filial. Ese margen me imaginaba en el Atleti. 13-14 futbolistas de base, dos futbolistas de buen nivel en cosas concretas que necesitábamos, y niñas del B que puedas ir dando crecimiento. Al final no se dieron. Hay un pequeño desenlace que se mezcla lo profesional con lo personal. Y cuando estoy en algo tengo que sentir que soy yo, que puedo y que de verdad ayudo. No voy a estar en un rincón en una mesa 20 años solo por decir que estoy en el Atleti. A lo mejor eso es malo y me trae más cosas malas que buenas. Pero igual hubo momentos para volvernos a unir, y si el Atlético necesita cualquier ayuda con informes de alguna jugadora, yo voy a ayudar porque considero que a mí también me han ayudado mucho.

Otra de las salidas que impactaron fue la de Ángela Sosa, MVP la temporada anterior y en un momento del mercado sin capacidad de reacción.

Te podría contar la historia de arriba a abajo. Pero hablando de lo deportivo, no me sorprendió. La situación venía de junio, es otra mala gestión del Atlético de Madrid. De trato o cuándo quieren hacer el traspaso. El principal perjudicado es el Atlético porque la comunicación de Ángela estaba hecha de antes del verano.Luego el fútbol femenino es muy diferente al masculino. Hay una parte que es la de dentro de las personas. Hay que cuidarla. Hay veces que atizan a las jugadoras porque se van, las llaman peseteras. No tiene nada que ver con eso. Se sorprenderían muchas veces. Ángela consideró que su etapa en el club había terminado, como le pasó a Jennifer Hermoso y como le pasarán a otras tantas futbolistas que necesitan un cambio y vivir otro tipo de cosas. Es una de las futbolistas que no ha sido bien tratada en el Atlético de Madrid. Te podría poner una lista inmensa de jugadoras que creo que podrían haber salido. Las jugadoras salen cuando les da la gana, por muchos contratos que tengan. Pero el cómo y las formas es lo que tenemos que manejar. El Atlético quería sentir el rumbo con otro aire. El perfil de futbolistas que van entrando es diferente al de antes: más físico, más directo, que no es mejor ni peor.  No me sorprendió porque sabía que iba a pasar. Hay que ser capaz de rectificar. Es una pena porque en los últimos 7-8 años ha perdido de las mejores futbolistas españolas que hay: Corredera, Kenti, Mapi, Pereira, Sosa, Kaci, Jenni, Esther…

Cuando volviste al Atlético, al día siguiente era el partido contra el Barça en semifinales de la Supercopa. Y ganasteis. Mucha gente lo consideró un milagro.

El Atlético hace el cambio de entrenador porque pierde poco pero empata muchísimo, está muy metido atrás pero como es un equipo grande tiene que ir a por los partidos. Y ya se tenía esa solidez defensiva gracias a Daniel, el anterior entrenador. Cuando yo aparezco un día antes del partido para salir a entrenar, intento hacer todo lo bueno que estaba haciendo Dani. Meter algún cambio de futbolista en la que creíamos. Sabiendo también que el aspecto emocional de cara al Barça, que yo era el entrenador que les había ganado… pues también estaba ahí. Y a nivel táctico, como Jose es todo lo contrario a Dani, ellos iban a tener muchos más matices menos controlables que nosotros. Y yo sabía lo que iba a hacer el FC Barcelona. Conocía a Lluis, a las futbolistas. Sabía que si teníamos fortuna de no encajar los primeros 25 minutos el Barça se iba a poner muy nervioso en cuanto a situaciones de juego. Igual que si nos poníamos por delante, que se dice que fue injusto, pero la falta con la que nos empatan en el último minuto tampoco era. Y te la ha metido Alexia y te has ido a la prórroga. Entonces modificamos el sistema a la situación de tres centrales carriles, y creo que ahí si desactivamos totalmente al FC Barcelona. Fuimos mejores en la prórroga. Se tenían que dar muchas cosas para ganarle al Barça. Luego en el 4-3 en Liga les ganamos con un planteamiento todo lo contrario. Emparejando una central con la punta, las extremos lo empezaron a ver y venían, y nos estábamos quedando 1 a 1 arriesgando al límite. Pero yo sabía que el factor físico iba a estar por encima, y las tenía que desgastar. El año anterior cuando ganamos las semifinales de Copa también. Pero en la Supercopa es verdad que no intervengo prácticamente, el balance defensivo de Dani había sido espectacular. Y con dos matices reforzamos lo que venía haciendo bien el equipo.

Ganáis la Supercopa venciendo al Barça y luego en la final goleáis al Levante. Se te cataloga de “salvador” y se crean unas expectativas muy altas. ¿Le pesaron al equipo?

Se empezó bien, los primeros partidos fueron bien. Pero 2-3 derrotas seguidas contra Sevilla, Santa Teresa y Real Madrid te dejan fuera. Hace poco escuché que de los 12-13 últimos partidos el Atleti los gana todos excepto el de Copa con el Levante, que perdimos 0-1 en semifinales en un partido totalmente injusto porque fuimos tremendamente superiores y llegó ese gol en el último minuto en la mala salida de Magnin. Quizá de los mejores partidos en esos seis meses. Creo que se volvió a ver a un equipo que se identificaba por algo, por un sello claro. Y es que en el Atleti hay cosas internamente que no se hacen bien. Estoy muy tranquilo con el trabajo realizado en esos seis meses. Y los malos resultados tienen más relación con lo extradeportivo que con lo deportivo. Si la plantilla estaba de acuerdo en la situación de fichajes, tanta jugadora extranjera, lo siente o no lo siente. No se sabe cuál es el tren de las buenas o de las malas. Y las guerras solo hacen dividir. Son muchas personalidades juntas, y da igual si el jefe es el míster, la directora deportiva, el presidente o el vicepresidente. O buscamos puntos en común o nos dividimos.

El Atlético pasó de tener 14 nacionalidades distintas a que prácticamente todos sus fichajes sean nacionales o de futbolistas adaptadas a la Primera Iberdrola. ¿Se detectó un error en la dirección deportiva?

Es por lo que apostó el Atlético de Madrid, y lo único que sí sé es que está claro que no salió bien. Salieron futbolistas contrastadas, nacionales o extranjeras, pero con muchos años en el club o en la Liga. Futbolistas con perfil parecido al de los fichajes de este año. En ese sentido, no es que sea mejor o peor, pero el contexto de adaptación es mucho más rápido que el otro. Sí puedes acelerar los procesos. Y en un Atlético, Barça o Real Madrid la exigencia es ganar hoy y ya. Y lo que has hecho igual es equivocado porque ganar hoy y ya con esto es imposible. Hay partes de entendimiento, de comprensión… Se ha visto y ellas mismas han girado.

¿Era difícil para ti a nivel comunicativo contar con un vestuario con tantas lenguas y culturas diferentes?

Hombre, es complicado. Porque al final hablas inglés y te expresas. Pero luego está la que no sabe inglés, la que solo habla francés. He tenido dos futbolistas que solo hablaban cirílico. El tema del idioma es importantísimo, porque yo soy un entrenador que necesita convencer. Si me tengo que ir a China no puedo, porque por mi expresión lingüística y corporal convenzo mucho. Con un traductor pierdo parte de lo que soy. Es que no voy a ir, por mucho dinero que se mueva. Pues eso aquí pasaba. La cultura, el idioma, la religión, las creencias, los comportamientos., el entendimiento del juego. De una liga ucraniana o americana a la española es muy diferente. Entonces es un popurrí muy amplio como para que a corto plazo se gestione todo en base a resultados. Porque las futbolistas son de nivel, pero esa no es la cuestión.

¿Y cómo ves al Atlético este año?

Empezó bien, ahora ha tenido algún partido que es complicado. Pero es que lo hemos dicho varias veces, no todo tiene que ver con fichajes, es un tema de tiempo, de arraigar raíces. Salvo el FC Barcelona, el resto de la Primera Iberdrola está muy equilibrada. Ni el Atleti cuando goleó al Rayo era el de hace unos años ni ahora que está pinchando es un mal equipo. Si hay que juzgar a Óscar, que le juzguen en junio, pero vamos a dejarle trabajar.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @Atletifemenino

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Se sentó en el mejor banquillo de la Primera Iberdrola siendo un completo desconocido y en apenas dos años se convirtió en uno de los técnicos referentes del fútbol femenino español. José Luis Sánchez Vera habla en Sphera Sports con las ideas claras, transmitiendo sus ganas de volver a entrenar, y contando sin tapujos el contexto vivido en las dos etapas como preparador del Atlético de Madrid y sus respectivas salidas. La mejor noticia, por supuesto, es que la ilusión vuelve a correr por sus venas.

¿Qué está haciendo ahora José Luis Sánchez Vera?

En Telemadrid hubo un cambio en la dirección de deportes, que ha vuelto a entrar Javier, y quieren fomentar mucho el desarrollo del fútbol femenino y el deporte con ciertas discapacidades. En esa apuesta se pusieron en contacto conmigo y me ofrecieron participar como comentarista en las retransmisiones aportando esa parte no periodística, más futbolera. Así que hemos empezado a trabajar con Telemadrid, La Otra y Onda Madrid.

Y en el tema de análisis, como todos los entrenadores. Cuando dejamos de entrenar lo que haces es analizar, estar muy pendiente de equipos, ligas y jugadoras. Estoy con la liga alemana, inglesa, francesa… con el crecimiento de la italiana, que están haciendo las cosas bien. Y cómo no, todo lo que nos deja la liga española, con herramientas que tengo contratadas. Hay que estar pendiente de las tendencias de los equipos, nunca sabes cuándo te va a tocar. Es importante que cuando entres a un equipo lo tengas todo controlado y empieces a funcionar desde el primer minuto.

O sea, que si ahora te contrata cualquier equipo de las grandes ligas estás preparadísimo.

Luego te pueden salir las cosas o no, y eso no quiere decir que no estés preparado. Yo siempre lo digo: a todo el grupo tienes que convencerlo de lo que le estás diciendo. Tienes que mostrar cercanía. Ellas tienen que sentir que manejas todo. Desde el trato personal, conocimiento de cada una de ellas y del equipo. Que estás preparado para estar donde estás entrando a trabajar.

¿Cómo haces para ver todos los partidos de la Primera Iberdrola? Con el tema de derechos de televisión es cada vez más difícil…

Tengo empresas contratadas que me hacen las grabaciones. A veces las tengo en directo o al día siguiente o en tres días. Luego también estoy en un grupo de intercambio de analistas y entrenadores del mundo del fútbol. Y vamos teniendo acceso a los partidos. Luego en Premier no pasa nada, porque tienen una plataforma de retransmisión de partidos, hay una estructura organizada en los estadios y los tiros de cámara son buenos para ver y analizar… En España todavía estamos pendientes de mejorar este tipo de situación. Aquí en Huelva o Rayo son partidos prácticamente grabados a pie de campo. Para verlos te vale, pero para poder trabajar ese partido y ver o conocer cosas no vale. No solo hay que ser profesionales, también hay que parecerlo.

Eres un privilegiado ahora mismo, que lo sepas. La gente debe envidiarte seguro.

Hay que buscar las artimañas, como sea. Por desgracia, algo que debería ser sencillo para todo el mundo, poder acceder a un partido de fútbol, es una utopía. Cada fin de semana es más difícil que el anterior. No nos queda más remedio que seguir algunos partidos por las redes sociales, de lo que ponen unos y otros.

Se nota que vuelves a tener muchas ganas de entrenar.

Sí, sí, sí. Teníamos diferentes opciones para firmar a final de temporada pasada, después de acabar el contrato de los seis meses con el Atlético de Madrid. Pero es verdad que se juntó con el fallecimiento de mi padre por COVID de forma repentina. Era un momento en el que sentía que no estaba preparado para entrenar. Tuvimos que echar cosas atrás con el contrato firmado, y se ha visto que no era por algo deportivo, porque no me he ido a otro lado. Necesitaba unos meses para estar con la familia unida. Ahora, como siempre digo, la cabra tira al monte. Y va siendo el momento de otra vez, cuando aparezca esa situación que de verdad nos llene en todos los sentidos, un club con una idiosincrasia que se asemeje a mi idea de juego desde hace tres años, de disfrutar, de transmitir, de ser un poco kamikaze, de llevar a la futbolista a disfrutar. Cuando llegue eso firmaremos, y tengo muchas ganas de que aparezca y que volvamos a disfrutar del verde.

¿Y te siguen llegando propuestas hoy?

Es verdad que gracias a dios y por suerte la gente, los clubes y la profesionalidad del fútbol femenino cree en nuestro trabajo. En su momento llegaron ofertas muy importantes, no solo de España sino también de fuera. Pero para mí fue un cambio radical de un día para otro, aún para mi son momentos complicados. Y a nivel personal me conozco, sabía que mi cabeza no iba a estar, y menos si iba a estar fuera de Madrid. Soy muy pasional, cuando estoy en un equipo me entrego al 200%.

¿Y ahora te ves capaz de vivir una experiencia en el extranjero?

Al final soy muy ambicioso. Y cuando hace 7-8 años rompes tu vida profesional y dejas la educación por el fútbol, sabes que estás obligado a salir en algún momento, es también la parte dura. Cuando sucedió lo de mi padre, las tres propuestas importantes que tenía eran de fuera de Madrid. Y no era el momento. La Liga española está en continuo crecimiento. Por mi forma de entender el juego puede gustar y puede hacer crecer a las futbolistas y al desarrollo del fútbol femenino, y aportar jugadoras a la Selección española ahora que se acerca el Europeo. Pero no soy de los que se cierran a nada. La liga inglesa, sobre todo, por cómo lo tienen todo estructurado, por la cultura de valores que dan al fútbol. A mí me llama y me hace tenerla en muchísima consideración. La alemana, ya visteis: este fin de semana cayeron Wolfsburgo y Bayern contra Eintracht y Hoffenheim. Tienes tres equipos en 15 puntos y uno en 13. Es una liga muy competitiva y yo soy muy competitivo. Siempre quiero ganar.

El banquillo en el que se te vincula mucho en España es el del Real Madrid.

Esta es la parte bonita y fea que vivimos los entrenadores. Ahora David (Aznar) está perdiendo partidos, pero es que ¿cuánto lleva en el candelero? Ha estado muy marcado desde el principio. Yo he tenido también mi momento malo. Uno se hace entrenador cuando vive esa parte. Es lo que dicen, que no eres entrenador hasta que te destituyen (risas). Que salgas en las quinielas es normal, porque no estoy entrenando. Sale Lluis Cortés, Toña, María Pry… Los nombres conocidos del fútbol femenino, al no ser un fútbol que a nivel público tiene tanta historia no hay tanto nombre. El Atlético ha empatado algún partido y ya he leído en redes sociales que si Lluis Cortés o María Pry… Los mismos nombres. Cada club sabe los perfiles que quieren manejar, y claro que me halaga que se me vincule con el Real Madrid o en su momento el Manchester City. Ojalá se me siga vinculando. Hay que quitar tapujos, el fútbol femenino es muy diferente al masculino en cuanto al económico. Cuando tienes la vida resuelta es muy fácil salir a rueda de prensa y decir “yo nunca jugaría en el Barça” o el del Betis decir “yo nunca jugaría en el Sevilla”. Yo no tengo la vida resuelta por entrenar dos años en el Atleti. O consigo trabajo en unos meses o estoy montando un restaurante (risas). Me considero un profesional de esto, vivo por y para el fútbol. Y sé lo que quiero, pero no sé si va a llegar ahora o dentro de unos años.

Y creo que también hay ciertos límites que no debemos de pasar. Con tal de estar no puedes dejar de ser. Considero mucho el trabajo que ha hecho David. Ascendió al CD Tacón, en un año complicado por el covid mantiene la categoría y en su siguiente año hace segundo. Pero los entrenadores tenemos ciclos y hay veces que se cierran.

¿Fichar por el Real Madrid puede ser un arma de doble filo? No es el mejor contexto por tema lesiones y confianza de grupo, pero es difícil decir ‘no’ al club blanco.

Es una situación complicada. Me recuerda mucho lo que está viviendo David con lo que pasó al Atlético la temporada pasada. Lesiones, rotura de Charlyn y Menayo. La enfermedad de Vir. Estuvo todo el año lastrado por futbolistas muy importantes. Y el Madrid está viviendo eso: Esther, Kaci, Tere, Asllani… ¿Cuál es el tema? Que el tiempo no para en el fútbol. Compites miércoles-domingo. ¿Está matizado el rendimiento del Real Madrid de David? Yo creo que sí. Pero la Champions se aleja y la Primera Iberdrola está igualadísima. Salvo por el transatlántico que es el Barça, cualquier equipo puede perder contra cualquiera. Es una demora de puntos muy importante. Yo sé que el nivel de exigencia en el Madrid es alto. ¿Conseguirá David cambiar la situación? Pues si consiguen dos victorias en Liga y reaparecen futbolistas, igual sí. O no. Es que en el fútbol no podemos controlarlo todo. Ya puede aparecer la tecnología, los estudios, los GPS, los drones, los análisis, el Big Data… pero nunca vamos a conseguir que dejen de suceder ciertas cosas. Imposible.

Entonces, si te llegase una propuesta del Real Madrid ahora mismo, ¿aceptarías?

Soy de esas personas en el mundo del fútbol que, aunque quiero tenerlo todo controlado antes de ir a un equipo, si no tengo nada firme sobre la mesa no empiezo a darle vueltas a sí aceptaría o no una oferta. Esa es la parte que nos hace perder el tiempo. He tenido cosas encima de la mesa en junio, un contrato con la firma echada, aunque para mí el compromiso verbal vale más que el escrito. Y sucede algo en tu vida y al final se rompe. En el momento real en el que llegue algo muy concreto, analizo lo que creo que se puede conseguir. ¿Cuál es el objetivo del Real Madrid ahora? ¿Sigue siendo entrar en Champions? ¿Reestructurar el equipo?

Claro que trato tener controlado el proyecto del Real Madrid. Y sé que hay muchísimas futbolistas en el Madrid con las que he trabajado, como Misa, Kaci, Kenti, Esther… Pero es que dentro de dos semanas quiero viajar para ver al Athletic y el rendimiento de futbolistas como Lucía García o Ane Azcona. Pero para mí, no sé si lo voy a utilizar o no en algún momento. En eso sí que pienso. Lo que sí te puedo asegurar es que no tenemos nada por parte de Real Madrid como llamada oficial, y quiere decir que siguen confiando en David Aznar.

Hablando del Barça. ¿Puede algún equipo acercarse a lo que ha conseguido?

Lo he dicho muchas veces: lo importante es el proceso. Y el proceso no se compra con dinero. Puedes acelerarlo un poco con recursos económicos. Pero no se soluciona solo así. Y al Barça le ha costado muchos años estar donde está. Que Alexia sea Balón de Oro o sea la mejor futbolista del mundo para mí por pico de nivel o rendimiento… ¡es que viene de la cantera del Barça! Entró con 8-10 años y está encontrando el punto de madurez en todos los sentidos, emocional, psicológico, deportivo, físico y táctico… ahora. Y a muchas futbolistas del Barça les pasa eso. Ese arraigo a una idea. Empezar a tener muchas futbolistas de muchos años. Mariona, Patri, Aitana… al final empiezan a hacer suya la idea. No es lo mismo traer dos futbolistas que entren en un engranaje de 14-16 futbolistas que manejan un contexto o resolución de conflictos en el juego, que estar reponiendo eso. Aunque traigas a las mejores, da igual. El Barça ha tenido muy claro su camino, y nunca ha dudado, ni en los momentos malos, cuando el Atlético ha ganado tres Ligas y dos Copas. Siempre ha sido el Barça. El equipo que te intenta dominar desde la posesión, que intenta presionar alto, que desde la zona de iniciación busca superioridades numéricas para salir con balón y llegar a zona de creación, donde tienen futbolistas interiores… El Atlético de Madrid, que ha podido romper eso… son los tumbos. No gano…

Y revolución.

Claro. Los análisis tienen que ser más profundos. Y cuanto menos poder adquisitivo, más cariño tienes que dar al proceso y más profundo tienen que ser los análisis. Porque si en banda derecha no estoy bien, pero tengo la capacidad de ir al mercado e ir a por Hansen, bingo. Acierto seguro. Tengo muy claro que necesito un extremo a banda natural, una futbolista que siempre salga hacia afuera… Me traigo a Hansen. Y eso es lo fácil. Pero eso muy pocos equipos lo pueden hacer. Y el Barça puede por apuesta de institución. Yo soy de los que piensan que si los clubes quieren apostar de verdad por el fútbol femenino pueden, porque es un 1,5 o 2% del valor real del presupuesto. En el Atlético puede ser un 1,8%. Pero es esa parte de gestión empresarial que tienen los clubes y que también está ahí. Y no es excusa. Qué tengo, qué me das. Y con eso vamos a optimizarlo con un sentido. Como yo o Villacampa vivimos en el Atlético. Vivimos el mejor año de la carrera futbolística de Mesi, Kaci, Amanda, el despunte de Ángela Sosa, el añazo de Jenni, dos años brutales de Ludmila, que Laia Aleixandri pasara de no jugar a convertirse en una de las jugadoras con mayor proyección en el panorama internacional. El año de Kenti conmigo de lateral es el de una de las mejores del mundo. Y así está el Barça ahora. No es imparable, pero es el equipo más hecho.

¿Puede el Barça ganarlo todo otra vez?

Wolfsburgo y Lyon están en buena línea, en proceso de reconstrucción. El Chelsea es ese equipo que creo que todavía con todo lo que tiene no acaba de convencer. El Barça es el más fiable, sí. Pero ganar todo, cuidado. Un enfrentamiento con Chelsea, Wolfsburgo, Bayern, Lyon… hay muy buenos equipos.

¿Se puede paliar de alguna forma la diferencia entre el Barça y el resto de equipos a corto plazo en España? Ya no me voy al hecho de discutirle la hegemonía, sino de competirle más los partidos, que no todo sean goleadas escandalosas.

Quiero ser un romántico y quiero pensar que sí. Pero empezamos a tener lo bueno y lo malo del fútbol masculino. Es que las prisas no son buenas. Yo me llamo Real Madrid, pero hay un proceso. Están haciendo cosas coherentes, podrían fichar las 15 mejores del mundo y estarías más cerca de competir con el FC Barcelona. Pero están en ese proceso de una idea de futuro. Hay clubes que tienen las ideas claras, pero esas prisas en los resultados por trabajar en la institución que trabajas ojalá no perjudiquen el proceso. Algo muy a corto plazo que pueda discutir a nivel nacional con el Barcelona lo veo muy difícil. Quiero creer que entre todos y todas vamos a esa consecución. El Atlético le ha enseñado el camino al Barça, que estaba muy por encima y aun así era el Atleti el que ganaba. No era cuestión de dinero. Traigo las mejores pero el Atleti gana la Liga. El Rayo, Levante o Espanyol en su momento enseñaron también el camino. Tenemos cada vez mejores profesionales en todos los ámbitos y se van haciendo mejor las cosas, aunque muy despacito.

Cuando el Atlético gana la última Liga contigo en el banquillo y el Barça sigue peleando por arrebatar esa hegemonía, llega la salida de Jenni Hermoso rumbo al conjunto azulgrana. ¿Cómo viviste ese momento?

Hay muchas formas de hacer las cosas. Y el Atlético de Madrid lleva haciendo las cosas así durante años. A lo mejor no hay que firmar ocho y solo una, pero intentar retener lo que has tenido. Jenni fue una baja importantísima para nosotros. Era un pilar. Gran parte del desarrollo del juego estructural que habíamos manejado iba dirigido a ella. Con esa situación con Ángela en juego interior, por delante de las Kaci, Mesi, Amanda… Y luego teniendo a una futbolista que ataca los espacios como Ludmila. Jenni viene conmigo, hago un trabajo importante con ella, me une una relación profesional y personal muy buena. Y aún tenemos esa espinita de que vamos a volvernos a juntar en algún proyecto, como si es cuando quiera retirarse en algún equipo del barrio (risas). El fichaje de Jenni significaba que el Atleti iba de verdad. En un año en el que se van Villacampa y Sonia Bermúdez, te rearmas así. Y claro, si después de ganar pierdes esa futbolista el mensaje que lanzas es el contrario total. La gestión de Jenni Hermoso no se hizo bien. Yo te aseguro que Jenni habría seguido en el Atlético de Madrid, con su madre, con su sobrina. Pero el Atleti hizo las cosas muy mal y Jenni tuvo que salir, y entiendo que saliera, igual que el año pasado salieron futbolistas que hoy tendrían que ser el pilar y que se les ha puesto un foco que no les corresponde, porque son historia viva del Atlético de Madrid. A veces las raíces las perdemos.

La baja de Jenni fue un palo enorme. Y no cerrar 3-4 fichajes que teníamos cerrados y que era la construcción del equipo que nos imaginábamos hace que la situación entre el Atlético y yo sea más distante. Empiezo a sentir que no es mi equipo, que no puedo sacar todo lo que soy como entrenador. Y que la mejor situación es separar nuestros caminos. Dejando un debe en la mesa, totalmente de acuerdo. Y de ahí la vuelta, más allá de que el Atleti tuviera confianza ciega en mí. Quería volver a disfrutar la que sentía que era mi casa. Y es el club que ha puesto que Sánchez Vera esté ahora en una entrevista con vosotros. Y esa es una de las cosas que voy a valorar toda mi vida. Pero eso no significa que no vaya a trabajar en el Madrid o en el Barça.

¿Qué Atlético te imaginabas tras la salida de Jenni Hermoso?

Han ido saliendo nombres en prensa, tampoco quiero remover. Había una futbolista de Premier que estaba prácticamente cerrada en el proyecto. Era un equipo que estaba hecho, había que gastar cariño y tiempo en ciertas renovaciones e incorporar tres chicas del filial. Ese margen me imaginaba en el Atleti. 13-14 futbolistas de base, dos futbolistas de buen nivel en cosas concretas que necesitábamos, y niñas del B que puedas ir dando crecimiento. Al final no se dieron. Hay un pequeño desenlace que se mezcla lo profesional con lo personal. Y cuando estoy en algo tengo que sentir que soy yo, que puedo y que de verdad ayudo. No voy a estar en un rincón en una mesa 20 años solo por decir que estoy en el Atleti. A lo mejor eso es malo y me trae más cosas malas que buenas. Pero igual hubo momentos para volvernos a unir, y si el Atlético necesita cualquier ayuda con informes de alguna jugadora, yo voy a ayudar porque considero que a mí también me han ayudado mucho.

Otra de las salidas que impactaron fue la de Ángela Sosa, MVP la temporada anterior y en un momento del mercado sin capacidad de reacción.

Te podría contar la historia de arriba a abajo. Pero hablando de lo deportivo, no me sorprendió. La situación venía de junio, es otra mala gestión del Atlético de Madrid. De trato o cuándo quieren hacer el traspaso. El principal perjudicado es el Atlético porque la comunicación de Ángela estaba hecha de antes del verano.Luego el fútbol femenino es muy diferente al masculino. Hay una parte que es la de dentro de las personas. Hay que cuidarla. Hay veces que atizan a las jugadoras porque se van, las llaman peseteras. No tiene nada que ver con eso. Se sorprenderían muchas veces. Ángela consideró que su etapa en el club había terminado, como le pasó a Jennifer Hermoso y como le pasarán a otras tantas futbolistas que necesitan un cambio y vivir otro tipo de cosas. Es una de las futbolistas que no ha sido bien tratada en el Atlético de Madrid. Te podría poner una lista inmensa de jugadoras que creo que podrían haber salido. Las jugadoras salen cuando les da la gana, por muchos contratos que tengan. Pero el cómo y las formas es lo que tenemos que manejar. El Atlético quería sentir el rumbo con otro aire. El perfil de futbolistas que van entrando es diferente al de antes: más físico, más directo, que no es mejor ni peor.  No me sorprendió porque sabía que iba a pasar. Hay que ser capaz de rectificar. Es una pena porque en los últimos 7-8 años ha perdido de las mejores futbolistas españolas que hay: Corredera, Kenti, Mapi, Pereira, Sosa, Kaci, Jenni, Esther…

Cuando volviste al Atlético, al día siguiente era el partido contra el Barça en semifinales de la Supercopa. Y ganasteis. Mucha gente lo consideró un milagro.

El Atlético hace el cambio de entrenador porque pierde poco pero empata muchísimo, está muy metido atrás pero como es un equipo grande tiene que ir a por los partidos. Y ya se tenía esa solidez defensiva gracias a Daniel, el anterior entrenador. Cuando yo aparezco un día antes del partido para salir a entrenar, intento hacer todo lo bueno que estaba haciendo Dani. Meter algún cambio de futbolista en la que creíamos. Sabiendo también que el aspecto emocional de cara al Barça, que yo era el entrenador que les había ganado… pues también estaba ahí. Y a nivel táctico, como Jose es todo lo contrario a Dani, ellos iban a tener muchos más matices menos controlables que nosotros. Y yo sabía lo que iba a hacer el FC Barcelona. Conocía a Lluis, a las futbolistas. Sabía que si teníamos fortuna de no encajar los primeros 25 minutos el Barça se iba a poner muy nervioso en cuanto a situaciones de juego. Igual que si nos poníamos por delante, que se dice que fue injusto, pero la falta con la que nos empatan en el último minuto tampoco era. Y te la ha metido Alexia y te has ido a la prórroga. Entonces modificamos el sistema a la situación de tres centrales carriles, y creo que ahí si desactivamos totalmente al FC Barcelona. Fuimos mejores en la prórroga. Se tenían que dar muchas cosas para ganarle al Barça. Luego en el 4-3 en Liga les ganamos con un planteamiento todo lo contrario. Emparejando una central con la punta, las extremos lo empezaron a ver y venían, y nos estábamos quedando 1 a 1 arriesgando al límite. Pero yo sabía que el factor físico iba a estar por encima, y las tenía que desgastar. El año anterior cuando ganamos las semifinales de Copa también. Pero en la Supercopa es verdad que no intervengo prácticamente, el balance defensivo de Dani había sido espectacular. Y con dos matices reforzamos lo que venía haciendo bien el equipo.

Ganáis la Supercopa venciendo al Barça y luego en la final goleáis al Levante. Se te cataloga de “salvador” y se crean unas expectativas muy altas. ¿Le pesaron al equipo?

Se empezó bien, los primeros partidos fueron bien. Pero 2-3 derrotas seguidas contra Sevilla, Santa Teresa y Real Madrid te dejan fuera. Hace poco escuché que de los 12-13 últimos partidos el Atleti los gana todos excepto el de Copa con el Levante, que perdimos 0-1 en semifinales en un partido totalmente injusto porque fuimos tremendamente superiores y llegó ese gol en el último minuto en la mala salida de Magnin. Quizá de los mejores partidos en esos seis meses. Creo que se volvió a ver a un equipo que se identificaba por algo, por un sello claro. Y es que en el Atleti hay cosas internamente que no se hacen bien. Estoy muy tranquilo con el trabajo realizado en esos seis meses. Y los malos resultados tienen más relación con lo extradeportivo que con lo deportivo. Si la plantilla estaba de acuerdo en la situación de fichajes, tanta jugadora extranjera, lo siente o no lo siente. No se sabe cuál es el tren de las buenas o de las malas. Y las guerras solo hacen dividir. Son muchas personalidades juntas, y da igual si el jefe es el míster, la directora deportiva, el presidente o el vicepresidente. O buscamos puntos en común o nos dividimos.

El Atlético pasó de tener 14 nacionalidades distintas a que prácticamente todos sus fichajes sean nacionales o de futbolistas adaptadas a la Primera Iberdrola. ¿Se detectó un error en la dirección deportiva?

Es por lo que apostó el Atlético de Madrid, y lo único que sí sé es que está claro que no salió bien. Salieron futbolistas contrastadas, nacionales o extranjeras, pero con muchos años en el club o en la Liga. Futbolistas con perfil parecido al de los fichajes de este año. En ese sentido, no es que sea mejor o peor, pero el contexto de adaptación es mucho más rápido que el otro. Sí puedes acelerar los procesos. Y en un Atlético, Barça o Real Madrid la exigencia es ganar hoy y ya. Y lo que has hecho igual es equivocado porque ganar hoy y ya con esto es imposible. Hay partes de entendimiento, de comprensión… Se ha visto y ellas mismas han girado.

¿Era difícil para ti a nivel comunicativo contar con un vestuario con tantas lenguas y culturas diferentes?

Hombre, es complicado. Porque al final hablas inglés y te expresas. Pero luego está la que no sabe inglés, la que solo habla francés. He tenido dos futbolistas que solo hablaban cirílico. El tema del idioma es importantísimo, porque yo soy un entrenador que necesita convencer. Si me tengo que ir a China no puedo, porque por mi expresión lingüística y corporal convenzo mucho. Con un traductor pierdo parte de lo que soy. Es que no voy a ir, por mucho dinero que se mueva. Pues eso aquí pasaba. La cultura, el idioma, la religión, las creencias, los comportamientos., el entendimiento del juego. De una liga ucraniana o americana a la española es muy diferente. Entonces es un popurrí muy amplio como para que a corto plazo se gestione todo en base a resultados. Porque las futbolistas son de nivel, pero esa no es la cuestión.

¿Y cómo ves al Atlético este año?

Empezó bien, ahora ha tenido algún partido que es complicado. Pero es que lo hemos dicho varias veces, no todo tiene que ver con fichajes, es un tema de tiempo, de arraigar raíces. Salvo el FC Barcelona, el resto de la Primera Iberdrola está muy equilibrada. Ni el Atleti cuando goleó al Rayo era el de hace unos años ni ahora que está pinchando es un mal equipo. Si hay que juzgar a Óscar, que le juzguen en junio, pero vamos a dejarle trabajar.

Contenido patrocinado por Iberdrola

Imagen de cabecera: @Atletifemenino

_Destacado Principal

La pizarra de Alexia

MBP School @MBPSchool
01-12-2021

_Fútbol femenino

Ser como Alexia

David Orenes @david_lrl
30-11-2021