_Tenis

Roland Garros: el Grand Slam más incierto

Finales de mayo, tiempo de Roland Garros. Tras las reformas estrenadas en 2019 (nuevas gradas en la pista central Philippe Chatrier y nueva tercera pista en importancia Simmone-Mathieu), en 2020 debería haberse estrenado la pista central techada en caso de necesidad. Sin torneo este año, repasamos la historia del torneo en su cuadro femenino individual. Desde 1897 cuando sólo podían jugar tenistas pertenecientes a clubes franceses, la apertura en 1925 y los dominios sucesivos de Margaret Court, Chris Evert, Martina Navratilova, Steffi Graf o Serena Williams.

La historia del torneo se puede dividir en cuatro partes. En cuatro fases cronológicas. La primera de ellas entre la inauguración de la competición femenina en 1897 (el torneo, en su modalidad masculina, existe desde 1891) y el año 1924, cuando la participación estaba cerrada a las mujeres miembros de clubes franceses. 23 ediciones en 28 años (parón por la Primer Guerra Mundial). Adine Masson (cinco títulos) y Jeanne Matthey y Suzanne Lenglen (cuatro) fueron las principales campeonas de aquella primera época de los, por entonces, Campeonatos de Francia.

En 1925 el torneo vivió su primer gran cambio. Apertura a participantes no pertenecientes a clubes franceses. Suzanne Lenglen sumó dos títulos más para ser la gran triunfadora de los inicios del torneo con seis entorchados. La británica Kitty McKane fue la primera tenista no francesa en jugar la final (1925) y la neerlandesa Kea Bouman hizo historia siendo la primera campeona no francesa (1927). Esta segunda etapa del torneo parisino puede extenderse hasta el final de la Era Amateur.

Fueron 43 años con varios hechos relevantes. El más importante es, paradójicamente, la ausencia de tenis. La Segunda Guerra Mundial (1941-1945) provocó que en 1940 no hubiese actividad. Durante la contienda sí que hubo tenis, pero dichas ediciones no están reconocidas por la Federación Francesa de Tenis, organizadora del torneo. Estos cinco años se han llamado posteriormente Torneo de Francia.

En 1953 sucedió otro de los grandes acontecimientos en esta etapa. La estadounidense Maureen Connolly se convirtió en la primera mujer en ganar los cuatro Grand Slams en el mismo año. En París consiguió cerrar el círculo de ganar los cuatro Grand Slams consecutivos y en Nueva York ese año, los cuatro grandes en la misma temporada.

Maureen Connolly (izquierda) posa con Belgian Marcelli.

Antes de acabar la Era Amateur apareció en escena la australiana Margaret Court. De sus actuales 24 títulos del Grand Slam, dos fueron en el Roland Garros previo a la Era Abierta. Mientras dominaba sin compasión el Abierto de Australia (campeona de 1960 a 1966), conquistó París (1962 y 1964).

La era abierta

En 1968 se produjo el gran cambio global en el tenis. Acabó la Era Amateur y comenzó la Era Abierta. Roland Garros 1968 fue el primero en disputarse en la nueva Era. Tercera etapa que comienza en 1968 y cuyo final podemos situar en el año 1999 cuando la alemana Steffi Graf ganó el último de sus 22 títulos del Grand Slam en París y en Nueva York Serena Williams estrenaba su palmarés en los Majors. La escenificación del cambio de generación. Ahora, estadounidense y alemana son la segunda y tercera con más títulos de la categoría de todos los tiempos. Sólo superadas por los 24 de Margaret Court.

Court protagonizó el inicio de la Era Abierta. 11 de sus 24 títulos llegaron en la nueva Era y en 20 torneos. Desde 1969 hasta 1973, dominó el Grand Slam y, en 1970, se convirtió en la segunda mujer en ganar los cuatro torneos en el mismo año. Cinco de sus 24 títulos fueron en París. El hueco que dejó Court, lo ocuparon dos estadounidenses: Chris Evert y Martina Navratilova. Evert se estrenó en París en 1974 y Navratilova en Wimbledon en 1978. Ambas levantaron 18 títulos en la categoría. Ambas cerraron sus círculos 12 años después en el mismo escenario en que empezaron. Evert fundamentó su éxito en París (siete de 18 títulos, ninguna mujer ha ganado más en París) y Navratilova alzó dos títulos en tierra (Wimbledon fue su jardín particular, ninguna mujer tiene más títulos individuales allí que ella, con nueve).

Margaret Court dominó su época y se convirtió en una de las grandes de la historia.

En 1987 Roland Garros estrenó nuevo nombre al trofeo para la campeona: la copa Suzanne Lenglen. Ese año se produjo el cambio generacional en el circuito. Cuando Evert ya había ganado sus 18 títulos y a Navratilova le faltaban tres, apareció en escena la siguiente gran dominadora del circuito: la alemana Steffi Graf. La europea se estrenó en París, como sus predecesoras. Y enseguida entró en la historia. En 1988, tras ganar su quinto título de Grand Slam, reservó un hueco en la historia de campeonas de todo en una sola temporada. Tercera tenista en conseguir los cuatro Grandes del año tras Connolly y Court.

Steffi Graf, además de ser la tercera mujer en la historia con más Grand Slams individuales, lo hizo dominando en todos los escenarios. De las seis tenistas con 16 o más títulos de Grand Slam, es la única que ha ganado al menos cuatro veces en cada escenario. No es la que más coronas tiene en ningún Major, pero nadie ha ganado al menos cuatro veces cada torneo. Serena tiene tres Roland Garros. Es la única que puede igualar a Graf. La alemana tardó 39 torneos en ganar 21 títulos y 49 en ganar 22. Durante su dominio, Mónica Seles ganó sus nueve títulos (tres en París), Martina Hingis sus cinco (en París perdió dos finales) o Arantxa Sánchez-Vicario sus cuatro (tres en la capital francesa).

Serena y Venus Williams, en 2002.

En 1999 asistimos al último cambio generacional (o penúltimo, según consideremos que ahora estamos en otro) del tenis. Las dos primeras décadas del siglo XXI han tenido como hilo conductor del tenis femenino a Serena Williams. Empezó en Nueva York en 1999 y, de momento, su último éxito data de Melbourne en 2017. Su hermana Venus acompañó hasta 2007 y siete títulos. Pese a no haber conseguido los cuatro títulos en la misma temporada, Serena ha ganado dos veces los cuatro títulos seguidos: de París en 2002 a Melbourne 2003 y de Nueva York 2014 a Wimbledon 2015.

Así hasta los 23 títulos actuales de la menor de las Williams. De ellos, tres han sido en París (el segundo, el 16º y el 20º). Y sólo ha perdido una de las cuatro finales jugadas en tierra (2016 ante Garbiñe). Desde su última corona (Melbourne 2017), Serena ha cedido las cuatro últimas finales jugadas. Nunca había perdido tantos partidos por el título consecutivos. Igualar las 24 de Margaret Court sigue esperando. Nunca había estado tantos torneos sin ganar como ahora (12).

De hecho, en estos últimos años asistimos a una época de alternativas donde ninguna tenista consigue hacerse fuerte. Desde el USOpen 2015 se han disputado 14 torneos y ha habido 12 campeonas diferentes. Roland Garros es el espejo de esta variedad, incluso desde antes. Desde el tricampeonato de Justine Henin en 2005-2007, sólo María Sharapova (2012 y 2014) y Serena Williams (2013 y 2015) han sido capaces de repetir título en París.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Finales de mayo, tiempo de Roland Garros. Tras las reformas estrenadas en 2019 (nuevas gradas en la pista central Philippe Chatrier y nueva tercera pista en importancia Simmone-Mathieu), en 2020 debería haberse estrenado la pista central techada en caso de necesidad. Sin torneo este año, repasamos la historia del torneo en su cuadro femenino individual. Desde 1897 cuando sólo podían jugar tenistas pertenecientes a clubes franceses, la apertura en 1925 y los dominios sucesivos de Margaret Court, Chris Evert, Martina Navratilova, Steffi Graf o Serena Williams.

La historia del torneo se puede dividir en cuatro partes. En cuatro fases cronológicas. La primera de ellas entre la inauguración de la competición femenina en 1897 (el torneo, en su modalidad masculina, existe desde 1891) y el año 1924, cuando la participación estaba cerrada a las mujeres miembros de clubes franceses. 23 ediciones en 28 años (parón por la Primer Guerra Mundial). Adine Masson (cinco títulos) y Jeanne Matthey y Suzanne Lenglen (cuatro) fueron las principales campeonas de aquella primera época de los, por entonces, Campeonatos de Francia.

En 1925 el torneo vivió su primer gran cambio. Apertura a participantes no pertenecientes a clubes franceses. Suzanne Lenglen sumó dos títulos más para ser la gran triunfadora de los inicios del torneo con seis entorchados. La británica Kitty McKane fue la primera tenista no francesa en jugar la final (1925) y la neerlandesa Kea Bouman hizo historia siendo la primera campeona no francesa (1927). Esta segunda etapa del torneo parisino puede extenderse hasta el final de la Era Amateur.

Fueron 43 años con varios hechos relevantes. El más importante es, paradójicamente, la ausencia de tenis. La Segunda Guerra Mundial (1941-1945) provocó que en 1940 no hubiese actividad. Durante la contienda sí que hubo tenis, pero dichas ediciones no están reconocidas por la Federación Francesa de Tenis, organizadora del torneo. Estos cinco años se han llamado posteriormente Torneo de Francia.

En 1953 sucedió otro de los grandes acontecimientos en esta etapa. La estadounidense Maureen Connolly se convirtió en la primera mujer en ganar los cuatro Grand Slams en el mismo año. En París consiguió cerrar el círculo de ganar los cuatro Grand Slams consecutivos y en Nueva York ese año, los cuatro grandes en la misma temporada.

Maureen Connolly (izquierda) posa con Belgian Marcelli.

Antes de acabar la Era Amateur apareció en escena la australiana Margaret Court. De sus actuales 24 títulos del Grand Slam, dos fueron en el Roland Garros previo a la Era Abierta. Mientras dominaba sin compasión el Abierto de Australia (campeona de 1960 a 1966), conquistó París (1962 y 1964).

La era abierta

En 1968 se produjo el gran cambio global en el tenis. Acabó la Era Amateur y comenzó la Era Abierta. Roland Garros 1968 fue el primero en disputarse en la nueva Era. Tercera etapa que comienza en 1968 y cuyo final podemos situar en el año 1999 cuando la alemana Steffi Graf ganó el último de sus 22 títulos del Grand Slam en París y en Nueva York Serena Williams estrenaba su palmarés en los Majors. La escenificación del cambio de generación. Ahora, estadounidense y alemana son la segunda y tercera con más títulos de la categoría de todos los tiempos. Sólo superadas por los 24 de Margaret Court.

Court protagonizó el inicio de la Era Abierta. 11 de sus 24 títulos llegaron en la nueva Era y en 20 torneos. Desde 1969 hasta 1973, dominó el Grand Slam y, en 1970, se convirtió en la segunda mujer en ganar los cuatro torneos en el mismo año. Cinco de sus 24 títulos fueron en París. El hueco que dejó Court, lo ocuparon dos estadounidenses: Chris Evert y Martina Navratilova. Evert se estrenó en París en 1974 y Navratilova en Wimbledon en 1978. Ambas levantaron 18 títulos en la categoría. Ambas cerraron sus círculos 12 años después en el mismo escenario en que empezaron. Evert fundamentó su éxito en París (siete de 18 títulos, ninguna mujer ha ganado más en París) y Navratilova alzó dos títulos en tierra (Wimbledon fue su jardín particular, ninguna mujer tiene más títulos individuales allí que ella, con nueve).

Margaret Court dominó su época y se convirtió en una de las grandes de la historia.

En 1987 Roland Garros estrenó nuevo nombre al trofeo para la campeona: la copa Suzanne Lenglen. Ese año se produjo el cambio generacional en el circuito. Cuando Evert ya había ganado sus 18 títulos y a Navratilova le faltaban tres, apareció en escena la siguiente gran dominadora del circuito: la alemana Steffi Graf. La europea se estrenó en París, como sus predecesoras. Y enseguida entró en la historia. En 1988, tras ganar su quinto título de Grand Slam, reservó un hueco en la historia de campeonas de todo en una sola temporada. Tercera tenista en conseguir los cuatro Grandes del año tras Connolly y Court.

Steffi Graf, además de ser la tercera mujer en la historia con más Grand Slams individuales, lo hizo dominando en todos los escenarios. De las seis tenistas con 16 o más títulos de Grand Slam, es la única que ha ganado al menos cuatro veces en cada escenario. No es la que más coronas tiene en ningún Major, pero nadie ha ganado al menos cuatro veces cada torneo. Serena tiene tres Roland Garros. Es la única que puede igualar a Graf. La alemana tardó 39 torneos en ganar 21 títulos y 49 en ganar 22. Durante su dominio, Mónica Seles ganó sus nueve títulos (tres en París), Martina Hingis sus cinco (en París perdió dos finales) o Arantxa Sánchez-Vicario sus cuatro (tres en la capital francesa).

Serena y Venus Williams, en 2002.

En 1999 asistimos al último cambio generacional (o penúltimo, según consideremos que ahora estamos en otro) del tenis. Las dos primeras décadas del siglo XXI han tenido como hilo conductor del tenis femenino a Serena Williams. Empezó en Nueva York en 1999 y, de momento, su último éxito data de Melbourne en 2017. Su hermana Venus acompañó hasta 2007 y siete títulos. Pese a no haber conseguido los cuatro títulos en la misma temporada, Serena ha ganado dos veces los cuatro títulos seguidos: de París en 2002 a Melbourne 2003 y de Nueva York 2014 a Wimbledon 2015.

Así hasta los 23 títulos actuales de la menor de las Williams. De ellos, tres han sido en París (el segundo, el 16º y el 20º). Y sólo ha perdido una de las cuatro finales jugadas en tierra (2016 ante Garbiñe). Desde su última corona (Melbourne 2017), Serena ha cedido las cuatro últimas finales jugadas. Nunca había perdido tantos partidos por el título consecutivos. Igualar las 24 de Margaret Court sigue esperando. Nunca había estado tantos torneos sin ganar como ahora (12).

De hecho, en estos últimos años asistimos a una época de alternativas donde ninguna tenista consigue hacerse fuerte. Desde el USOpen 2015 se han disputado 14 torneos y ha habido 12 campeonas diferentes. Roland Garros es el espejo de esta variedad, incluso desde antes. Desde el tricampeonato de Justine Henin en 2005-2007, sólo María Sharapova (2012 y 2014) y Serena Williams (2013 y 2015) han sido capaces de repetir título en París.