_Otros

Revulsivo Mundial

Joel Sierra @_JoeLSierra_ 11-06-2018

etiquetas:

Casi tan importante como poseer
una alineación trabajada en el tiempo, equilibrada, con jugadores en la cúspide
de su forma, capaz de manejar varias alternativas tácticas y repleta de
automatismos en todas las fases del juego de cara a un gran torneo de
selecciones, es poder contar desde el banquillo con la figura de un futbolista
revulsivo que sea capaz de revolucionar partidos en curso, ya sea para darle la
vuelta a marcadores adversos o para cerrar ventajas. Lo hemos visto
recientemente con un éxito indudable: Götze marcó el gol que valió la cuarta
Copa del Mundo de Alemania partiendo desde el banquillo, Cesc dio la asistencia
definitiva en 2010 haciendo lo propio en una cita en la que Pedro tuvo un papel
reseñable como agitador, Del Piero marcó el gol que rubricaba el pase de Italia
a la final en 2006 siendo suplente habitual de Totti, unos jóvenes Henry y
Trezeguet le dieron a Francia en su título un valiosísimo grado de dinamismo y
peligro sin ser fijos, o futbolistas como Joaquín en 2002 o Michael Owen en
1998 deslumbraron al mundo y se convirtieron posteriormente en titulares por
las cantidades ingentes de frescura, talento, desparpajo y vertiginosidad que
le daban a sus respectivos combinados.

El denominador común de este tipo
de necesarios futbolistas es la juventud, la velocidad de piernas y de
ejecución, la elevada mezcla de intensidad y calidad técnica, su aptitud para
rendir al máximo de sus capacidades cuando el balance defensivo rival ya
acumula muchos minutos y para servir de agitadores y tener dentro de su fútbol
la disposición precisa para asumir la responsabilidad sin que esta les pese y
sin que el balón les queme en los pies, siendo determinantes y decisorios sin tener
demasiado en cuenta el contexto. En este sentido, como en cada torneo de este
tipo e incluso en un grado mayor que en las últimas citas, en Rusia 2018 hay
buen puñado de jugadores de enorme calidad, que se ajustan al perfil ideal de
un futbolista revulsivo y que llegado el momento podrían decidir partidos para
sus selecciones partiendo asiduamente desde el banquillo. Un tipo de jugador
del que, entre las favoritas, se echa en falta en equipos como Alemania y del que otras como España,
Brasil o Francia parecen ir sobrados. A falta de conocer totalmente los
onces tipo de las 32 selecciones participantes, repasamos los diez futbolistas
que, a priori, mejor pueden ejercer el papel de revulsivo mundial en Rusia.

Marco ASENSIO

A pesar de su dominante discurso
general, España ha mostrado en ocasiones déficits de pegada y verticalidad ante
defensas activas y capaces de negar el área. En ese sentido y con un hipotético
paso de los minutos sin que los de Lopetegui logren abrir el marcador, se
antojan imprescindibles perfiles como el de Asensio. Jugadores acostumbrados al
más alto nivel, con cualidades mixtas, tanto para mezclar perfectamente con los
ataques más posicionales y asociativos, como para otorgarles una dosis de
profundidad. Una baza que, sumada a su excelente disparo desde fuera, puede ser
imprescindible para extraer ventajas definitivas después de haber masticado con
paciencia los partidos. Junto a su compañero Lucas Vázquez, el mallorquín es un
futbolista capaz de ofrecer muchísima amplitud, vértigo y contundencia a los
ataques de España sin perder un ápice de calidad y de ser un estilete si halla
espacios para explotar. Su papel como suplente en Rusia puede ser crucial.

Ousmane DEMBÉLÉ

Seguramente no hay en el Mundial
otra selección con un suplente con una conducción tan endiablada, ni con una
probabilidad tan alta de destrozar defensas a base de puro desenfreno y
desequilibrio individual. No ha sido un curso fácil para el joven talento del
FC Barcelona y precisamente por eso Dembélé encara el Mundial con un temible
brío en sus veloces piernas y un hambre que le hará devorar todo lo que
encuentre por delante, con el arco rival como destino final. El eléctrico
atacante francés no necesita ligarse al juego colectivo de ninguna manera
específica para brillar y eso, en una Francia sin un armazón definido en la
medular como para dominar de forma habitual y que buscará extraer el máximo
rédito a las transiciones defensa-ataque, les beneficia muchísimo a ambos. Si
Mbappé y Griezmann no fuesen suficiente arsenal como para dinamitar al
contragolpe a quien sea, sacar a Dembélé con el partido en curso es un as
ganador como muy pocos.

Gonçalo GUEDES

El caso del portugués guarda
cierta relación con el de su homólogo francés, con la teórica ventaja que
supone para su confianza y estado de ánimo haber firmado un año más que notable
en Valencia como pilar y con el añadido del disparo lejano como atributo. Está
por ver si el extremo che parte como titular por la izquierda en un 4-4-2 más
ofensivo de lo esperado, aunque no parece que Fernando Santos vaya a poner en
riesgo su orden táctico, al menos no ante rivales de gran enjundia. Pese a
ello, Portugal cuenta con un recurso voraz y de velocidad extrema pelota al pie
que puede explotar incluso si recibe pocos metros por delante de la medular.
Una virtud que atraerá múltiples atenciones y que, como consecuencia, puede
generar espacios, despejar el panorama a Cristiano Ronaldo y liberar al hombre
abierto al lado contrario, donde otro suplente eléctrico como Gelson Martins
puede tener también una gran incidencia en los minutos finales si Portugal
necesita el gol.

Cristian PAVÓN

El joven e hiperactivo extremo de
Boca Juniors es la clásica promesa, ya con experiencia en las filas de un
gigante de Sudamérica, destinado a aprovechar al máximo en un Mundial las
oportunidades de las que goce y atraer para sí los focos de todos los grandes
equipos europeos que ya lo deben tener en su radar. No parte como titular para
Sampaoli, pero con su excelente sentido de la profundidad, con su intensidad
para la presión y las ayudas, su aptitud para ganar línea de fondo por ambos
costados, vencer los uno para uno y con su tino para dar el pase atrás, que
puede convertirlo en un socio ideal para Messi por el sector derecho, no sería
de extrañar que acabara ganándose una plaza de titular si Argentina no logra
carburar del todo en su debut ante Islandia. Con Mercado por ese sector como
lateral puramente defensivo y sin un perfil de interior que pueda batir líneas
por conducción como Lanzini, Pavón puede erigirse en el puñal al espacio que
necesita la albiceleste.

Douglas COSTA

El enorme potencial de Brasil y
su condición como aspirante número uno a levantar la Copa del Mundo de Rusia se
refleja, más allá de en su equilibrado sistema y en sus cracks titulares con
Neymar a la cabeza, en las fantásticas bazas de las que dispone en el
banquillo. Más allá de dos jugadores más poliédricos e interiores como son
Willian y Taison y de un delantero centro distinto y en su pico de rendimiento
como Firmino, Tite cuenta con uno de los mejores extremos del mundo que,
además, llega en un estado de forma envidiable, como demuestra su excelente
final de temporada en una Juventus en la que llegó a erigirse como el mejor
futbolista de los de Allegri en ese último tramo. Un regate con una salida
imparable, sentido de la continuidad, agudo y punzante como pocos en
conducción, inyector de un ritmo de juego elevadísimo y un notable centrador
–12 asistencias en la Serie A- que jamás se arruga. Douglas Costa puede cambiar
cosas en este Mundial.

Marcus RASHFORD

Hay atisbos de futbolista grande
en Marcus Rashford, de talento capital para un equipo, atisbos de una suerte de
predisposición innata para triunfar, aunque es cierto que todo ello está
todavía por explotar. No hay que olvidar que el atacante del Manchester United
tiene todavía 20 años y quizá por ello será inevitable, si finalmente parte
desde el banquillo en los primeros encuentros, recordar la figura de un imberbe
Michael Owen en Francia 1998. Un delantero que era mucho más revoltoso por
definición, pero con el que comparte el talento, el olfato y la determinación
como para tomar su testigo y convertirse en la gran revelación de este Mundial
a poco que Inglaterra firme un buen torneo. El sistema de cinco integrantes no
le beneficia a priori, pero sea como sea, si Southgate hace que pueda recibir
con opciones de encarar el pico del área partiendo desde la banda izquierda, el
red devil puede causar estragos, tanto en acción individual como en
asociación con la estrella Kane.

José IZQUIERDO

Avalado por su positiva primera
toma de contacto en una gran liga como la Premier después de producir en el
Brujas un gol cada 115′ en sus tres cursos en la liga belga, el extremo
cafetero está capacitado y preparado para ser ese clásico perfil revulsivo
desde la aceleración y el desequilibrio del que eche mano Pékerman en las
segundas partes para dar un impulso ofensivo a Colombia. Con Cuadrado igual de
abierto en el otro costado, Falcao como referencia encargada de sujetar a los
centrales y con todo un especialista en el arte de ejercer de playmaker en
el último tercio; el del Brighton puede sacar petróleo de cada minuto por medio
de su decisión en los movimientos fuera-dentro y en el disparo desde el pico
del área y también por ser muy ducho a la hora de soltar para ganar después la
línea de fondo. Atributos que, incluso, podrían hacerle superar la competencia
en su posición de un Luis Muriel que llega bastante lejos de su mejor momento
de forma y confianza.

Adem LJAJIC

Que una selección alejada de las
grandes favoritas como Serbia pueda permitirse el lujo de guardar en el
banquillo a un futbolista como Adem Ljajic es una circunstancia que solo puede
explicarse por la preponderancia que le da su seleccionador a su esquema y que
pese a ello no puede entenderse con facilidad. El diez del Torino se aleja del
estándar de revulsivo basado en su capacidad de desorden por desborde, pero es
un futbolista con capacidad para resolver partidos y determinante para crear
ocasiones de peligro. No es casualidad que a sus seis tantos realizados en la
pasada Serie A haya sumado una decena de pases de gol, habiendo disputado
solamente 23 encuentros como titular. Su calidad técnica, su visión de juego,
su gran último pase, su disparo desde el pico izquierdo del área y sus
ejecuciones a balón parado, sumadas a las de otro especialista como Kolarov,
puede hacer del serbio un valor al alza en un grupo en el que su equipo debería
pelear el segundo puesto.

Ismaila SARR

El del Rennes encaja a la
perfección con el perfil dominante de todos los demás integrantes del frente
ofensivo de Senegal, de Niang a Mané, pasando por Keita Baldé: potencia física,
profundidad, movilidad, desmarque, velocidad y/o zancada para explotar los espacios,
descaro y capacidad para jugar en cualquiera de las posiciones de ataque. Sus
opciones para ser titular son mínimas con tanto consagrado, pero el compendio
de sus virtudes le convierte en un factor interesantísimo y que puede ser
refresco y sustituto sin distinción de cualquiera de los miembros del tridente
de Aliou Cissé. Un Cissé que fue protagonista, como jugador, del gran papel de
Senegal en 2002 y que, con esa notable baraja ofensiva, con alternativas como
Sarr entre los suplentes y con un central de pura élite como Koulibaly,
encargado de acelerar desde la salida; posee argumentos para, ahora como
entrenador, volver a hacer de su selección la revelación de un Mundial más de
tres lustros después.

Arkadiusz MILIK

Al contrario de lo que sucedió en
la pasada EURO, en la que el ariete del Napoli complementó a Lewandowski como
titular en una dupla que funcionó de forma positiva, Milik parte como teórico
suplente en esta cita para Nawalka. Una circunstancia que, lejos de alejarle de
un potencial gran rendimiento en Rusia, lo convierte en una de las amenazas
desde el banquillo que más habrá que tener en cuenta. El polaco, después de sus
dos lesiones, ha cambiado su juego, necesita vivir más en el área y se ha
acostumbrado a ejercer de revulsivo en esta última campaña a las órdenes de
Sarri. Rellenar la zona de gol con dos nueves de esa envergadura, con tanta
pólvora en cada remate y que suman, además, una valiosa sapiencia con el balón
en los pies, es una circunstancia de la que muy pocas selecciones pueden
presumir y Polonia, en un grupo muy igualado y en el que tiene opciones reales
de acceder a octavos por primera vez desde México en 1986, está obligada a
sacarle partido.

Bonus track: Youssef EN-NESYRI

A mucha distancia del nivel
cualitativo de los integrantes más consagrados de la lista, el ariete marroquí
sí posee un buen puñado de virtudes que encajan a la perfección con la
definición de revulsivo y más si su fútbol consigue el contexto ideal para
explotarlas. El malaguista es potente en carrera y al desmarque, tiene un punto
alocado como para probar ciertas definiciones arriesgadas, un grado de
«inconsciencia» y de soltura idóneo para poder incidir en una cita de
este calibre pese a su juventud y escasa experiencia, es intenso en la presión
y también fuerte por arriba y en el cuerpo a cuerpo como para servir de
referencia de garantías para el juego más directo en una Marruecos que tendrá
que afrontar dos partidos ante rivales muy superiores, como España y Portugal,
y que cuenta con varios mediapuntas técnicos y dotados de conducción, buen pie
y valiosas dosis de protección de pelota y de descarga para que En-Nesyri pueda
aprovecharse al máximo de todo ello.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Casi tan importante como poseer
una alineación trabajada en el tiempo, equilibrada, con jugadores en la cúspide
de su forma, capaz de manejar varias alternativas tácticas y repleta de
automatismos en todas las fases del juego de cara a un gran torneo de
selecciones, es poder contar desde el banquillo con la figura de un futbolista
revulsivo que sea capaz de revolucionar partidos en curso, ya sea para darle la
vuelta a marcadores adversos o para cerrar ventajas. Lo hemos visto
recientemente con un éxito indudable: Götze marcó el gol que valió la cuarta
Copa del Mundo de Alemania partiendo desde el banquillo, Cesc dio la asistencia
definitiva en 2010 haciendo lo propio en una cita en la que Pedro tuvo un papel
reseñable como agitador, Del Piero marcó el gol que rubricaba el pase de Italia
a la final en 2006 siendo suplente habitual de Totti, unos jóvenes Henry y
Trezeguet le dieron a Francia en su título un valiosísimo grado de dinamismo y
peligro sin ser fijos, o futbolistas como Joaquín en 2002 o Michael Owen en
1998 deslumbraron al mundo y se convirtieron posteriormente en titulares por
las cantidades ingentes de frescura, talento, desparpajo y vertiginosidad que
le daban a sus respectivos combinados.

El denominador común de este tipo
de necesarios futbolistas es la juventud, la velocidad de piernas y de
ejecución, la elevada mezcla de intensidad y calidad técnica, su aptitud para
rendir al máximo de sus capacidades cuando el balance defensivo rival ya
acumula muchos minutos y para servir de agitadores y tener dentro de su fútbol
la disposición precisa para asumir la responsabilidad sin que esta les pese y
sin que el balón les queme en los pies, siendo determinantes y decisorios sin tener
demasiado en cuenta el contexto. En este sentido, como en cada torneo de este
tipo e incluso en un grado mayor que en las últimas citas, en Rusia 2018 hay
buen puñado de jugadores de enorme calidad, que se ajustan al perfil ideal de
un futbolista revulsivo y que llegado el momento podrían decidir partidos para
sus selecciones partiendo asiduamente desde el banquillo. Un tipo de jugador
del que, entre las favoritas, se echa en falta en equipos como Alemania y del que otras como España,
Brasil o Francia parecen ir sobrados. A falta de conocer totalmente los
onces tipo de las 32 selecciones participantes, repasamos los diez futbolistas
que, a priori, mejor pueden ejercer el papel de revulsivo mundial en Rusia.

Marco ASENSIO

A pesar de su dominante discurso
general, España ha mostrado en ocasiones déficits de pegada y verticalidad ante
defensas activas y capaces de negar el área. En ese sentido y con un hipotético
paso de los minutos sin que los de Lopetegui logren abrir el marcador, se
antojan imprescindibles perfiles como el de Asensio. Jugadores acostumbrados al
más alto nivel, con cualidades mixtas, tanto para mezclar perfectamente con los
ataques más posicionales y asociativos, como para otorgarles una dosis de
profundidad. Una baza que, sumada a su excelente disparo desde fuera, puede ser
imprescindible para extraer ventajas definitivas después de haber masticado con
paciencia los partidos. Junto a su compañero Lucas Vázquez, el mallorquín es un
futbolista capaz de ofrecer muchísima amplitud, vértigo y contundencia a los
ataques de España sin perder un ápice de calidad y de ser un estilete si halla
espacios para explotar. Su papel como suplente en Rusia puede ser crucial.

Ousmane DEMBÉLÉ

Seguramente no hay en el Mundial
otra selección con un suplente con una conducción tan endiablada, ni con una
probabilidad tan alta de destrozar defensas a base de puro desenfreno y
desequilibrio individual. No ha sido un curso fácil para el joven talento del
FC Barcelona y precisamente por eso Dembélé encara el Mundial con un temible
brío en sus veloces piernas y un hambre que le hará devorar todo lo que
encuentre por delante, con el arco rival como destino final. El eléctrico
atacante francés no necesita ligarse al juego colectivo de ninguna manera
específica para brillar y eso, en una Francia sin un armazón definido en la
medular como para dominar de forma habitual y que buscará extraer el máximo
rédito a las transiciones defensa-ataque, les beneficia muchísimo a ambos. Si
Mbappé y Griezmann no fuesen suficiente arsenal como para dinamitar al
contragolpe a quien sea, sacar a Dembélé con el partido en curso es un as
ganador como muy pocos.

Gonçalo GUEDES

El caso del portugués guarda
cierta relación con el de su homólogo francés, con la teórica ventaja que
supone para su confianza y estado de ánimo haber firmado un año más que notable
en Valencia como pilar y con el añadido del disparo lejano como atributo. Está
por ver si el extremo che parte como titular por la izquierda en un 4-4-2 más
ofensivo de lo esperado, aunque no parece que Fernando Santos vaya a poner en
riesgo su orden táctico, al menos no ante rivales de gran enjundia. Pese a
ello, Portugal cuenta con un recurso voraz y de velocidad extrema pelota al pie
que puede explotar incluso si recibe pocos metros por delante de la medular.
Una virtud que atraerá múltiples atenciones y que, como consecuencia, puede
generar espacios, despejar el panorama a Cristiano Ronaldo y liberar al hombre
abierto al lado contrario, donde otro suplente eléctrico como Gelson Martins
puede tener también una gran incidencia en los minutos finales si Portugal
necesita el gol.

Cristian PAVÓN

El joven e hiperactivo extremo de
Boca Juniors es la clásica promesa, ya con experiencia en las filas de un
gigante de Sudamérica, destinado a aprovechar al máximo en un Mundial las
oportunidades de las que goce y atraer para sí los focos de todos los grandes
equipos europeos que ya lo deben tener en su radar. No parte como titular para
Sampaoli, pero con su excelente sentido de la profundidad, con su intensidad
para la presión y las ayudas, su aptitud para ganar línea de fondo por ambos
costados, vencer los uno para uno y con su tino para dar el pase atrás, que
puede convertirlo en un socio ideal para Messi por el sector derecho, no sería
de extrañar que acabara ganándose una plaza de titular si Argentina no logra
carburar del todo en su debut ante Islandia. Con Mercado por ese sector como
lateral puramente defensivo y sin un perfil de interior que pueda batir líneas
por conducción como Lanzini, Pavón puede erigirse en el puñal al espacio que
necesita la albiceleste.

Douglas COSTA

El enorme potencial de Brasil y
su condición como aspirante número uno a levantar la Copa del Mundo de Rusia se
refleja, más allá de en su equilibrado sistema y en sus cracks titulares con
Neymar a la cabeza, en las fantásticas bazas de las que dispone en el
banquillo. Más allá de dos jugadores más poliédricos e interiores como son
Willian y Taison y de un delantero centro distinto y en su pico de rendimiento
como Firmino, Tite cuenta con uno de los mejores extremos del mundo que,
además, llega en un estado de forma envidiable, como demuestra su excelente
final de temporada en una Juventus en la que llegó a erigirse como el mejor
futbolista de los de Allegri en ese último tramo. Un regate con una salida
imparable, sentido de la continuidad, agudo y punzante como pocos en
conducción, inyector de un ritmo de juego elevadísimo y un notable centrador
–12 asistencias en la Serie A- que jamás se arruga. Douglas Costa puede cambiar
cosas en este Mundial.

Marcus RASHFORD

Hay atisbos de futbolista grande
en Marcus Rashford, de talento capital para un equipo, atisbos de una suerte de
predisposición innata para triunfar, aunque es cierto que todo ello está
todavía por explotar. No hay que olvidar que el atacante del Manchester United
tiene todavía 20 años y quizá por ello será inevitable, si finalmente parte
desde el banquillo en los primeros encuentros, recordar la figura de un imberbe
Michael Owen en Francia 1998. Un delantero que era mucho más revoltoso por
definición, pero con el que comparte el talento, el olfato y la determinación
como para tomar su testigo y convertirse en la gran revelación de este Mundial
a poco que Inglaterra firme un buen torneo. El sistema de cinco integrantes no
le beneficia a priori, pero sea como sea, si Southgate hace que pueda recibir
con opciones de encarar el pico del área partiendo desde la banda izquierda, el
red devil puede causar estragos, tanto en acción individual como en
asociación con la estrella Kane.

José IZQUIERDO

Avalado por su positiva primera
toma de contacto en una gran liga como la Premier después de producir en el
Brujas un gol cada 115′ en sus tres cursos en la liga belga, el extremo
cafetero está capacitado y preparado para ser ese clásico perfil revulsivo
desde la aceleración y el desequilibrio del que eche mano Pékerman en las
segundas partes para dar un impulso ofensivo a Colombia. Con Cuadrado igual de
abierto en el otro costado, Falcao como referencia encargada de sujetar a los
centrales y con todo un especialista en el arte de ejercer de playmaker en
el último tercio; el del Brighton puede sacar petróleo de cada minuto por medio
de su decisión en los movimientos fuera-dentro y en el disparo desde el pico
del área y también por ser muy ducho a la hora de soltar para ganar después la
línea de fondo. Atributos que, incluso, podrían hacerle superar la competencia
en su posición de un Luis Muriel que llega bastante lejos de su mejor momento
de forma y confianza.

Adem LJAJIC

Que una selección alejada de las
grandes favoritas como Serbia pueda permitirse el lujo de guardar en el
banquillo a un futbolista como Adem Ljajic es una circunstancia que solo puede
explicarse por la preponderancia que le da su seleccionador a su esquema y que
pese a ello no puede entenderse con facilidad. El diez del Torino se aleja del
estándar de revulsivo basado en su capacidad de desorden por desborde, pero es
un futbolista con capacidad para resolver partidos y determinante para crear
ocasiones de peligro. No es casualidad que a sus seis tantos realizados en la
pasada Serie A haya sumado una decena de pases de gol, habiendo disputado
solamente 23 encuentros como titular. Su calidad técnica, su visión de juego,
su gran último pase, su disparo desde el pico izquierdo del área y sus
ejecuciones a balón parado, sumadas a las de otro especialista como Kolarov,
puede hacer del serbio un valor al alza en un grupo en el que su equipo debería
pelear el segundo puesto.

Ismaila SARR

El del Rennes encaja a la
perfección con el perfil dominante de todos los demás integrantes del frente
ofensivo de Senegal, de Niang a Mané, pasando por Keita Baldé: potencia física,
profundidad, movilidad, desmarque, velocidad y/o zancada para explotar los espacios,
descaro y capacidad para jugar en cualquiera de las posiciones de ataque. Sus
opciones para ser titular son mínimas con tanto consagrado, pero el compendio
de sus virtudes le convierte en un factor interesantísimo y que puede ser
refresco y sustituto sin distinción de cualquiera de los miembros del tridente
de Aliou Cissé. Un Cissé que fue protagonista, como jugador, del gran papel de
Senegal en 2002 y que, con esa notable baraja ofensiva, con alternativas como
Sarr entre los suplentes y con un central de pura élite como Koulibaly,
encargado de acelerar desde la salida; posee argumentos para, ahora como
entrenador, volver a hacer de su selección la revelación de un Mundial más de
tres lustros después.

Arkadiusz MILIK

Al contrario de lo que sucedió en
la pasada EURO, en la que el ariete del Napoli complementó a Lewandowski como
titular en una dupla que funcionó de forma positiva, Milik parte como teórico
suplente en esta cita para Nawalka. Una circunstancia que, lejos de alejarle de
un potencial gran rendimiento en Rusia, lo convierte en una de las amenazas
desde el banquillo que más habrá que tener en cuenta. El polaco, después de sus
dos lesiones, ha cambiado su juego, necesita vivir más en el área y se ha
acostumbrado a ejercer de revulsivo en esta última campaña a las órdenes de
Sarri. Rellenar la zona de gol con dos nueves de esa envergadura, con tanta
pólvora en cada remate y que suman, además, una valiosa sapiencia con el balón
en los pies, es una circunstancia de la que muy pocas selecciones pueden
presumir y Polonia, en un grupo muy igualado y en el que tiene opciones reales
de acceder a octavos por primera vez desde México en 1986, está obligada a
sacarle partido.

Bonus track: Youssef EN-NESYRI

A mucha distancia del nivel
cualitativo de los integrantes más consagrados de la lista, el ariete marroquí
sí posee un buen puñado de virtudes que encajan a la perfección con la
definición de revulsivo y más si su fútbol consigue el contexto ideal para
explotarlas. El malaguista es potente en carrera y al desmarque, tiene un punto
alocado como para probar ciertas definiciones arriesgadas, un grado de
«inconsciencia» y de soltura idóneo para poder incidir en una cita de
este calibre pese a su juventud y escasa experiencia, es intenso en la presión
y también fuerte por arriba y en el cuerpo a cuerpo como para servir de
referencia de garantías para el juego más directo en una Marruecos que tendrá
que afrontar dos partidos ante rivales muy superiores, como España y Portugal,
y que cuenta con varios mediapuntas técnicos y dotados de conducción, buen pie
y valiosas dosis de protección de pelota y de descarga para que En-Nesyri pueda
aprovecharse al máximo de todo ello.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021