_Otros

Relájate y disfruta

Borja Pardo @Borja_Pardo 30-04-2019

etiquetas:

A
finales de agosto ningún experto de los de cabecera, analista televisivo de
traje y corbata o parabólico digital de los que tuitea los partidos que ve, hubiera
apostado un solo euro porque Tottenham y Ajax llegarían a las semifinales de la
Champions League. Pues bien, aquí los tenemos para orgullo de la comunidad judía, a solo
tres partidos de heredar el ‘trono de hierro’ que ocupaba de forma tiránica y
despótica el Real Madrid.

Al final del estío la dirección de los Spurs decidió de forma controvertida no
fichar a nadie y el Ajax parecía un conjunto bisoño, repleto de jugadores
imberbes a los que se les presuponía la calidad pero también la falta de
oficio, bagaje y tablas cuando aparecen los ‘cocos’. Una vez se sortearon los
grupos de la primera fase, los de Londres debían lidiar con Inter y Barça y los
de Amsterdam con Bayern y Benfica, mal asunto a priori. Lo cierto es que ambos
accedieron a los cruces con bastante suficiencia y, una vez allí, empezaron las
curvas propias del sinuoso camino que dibuja siempre el ‘mata-mata’ (así llaman a las eliminatorias a ida y vuelta en
Brasil).

El Tottenham aplastaría al ‘hypeado’ Borussia Dortmund, para luego hundir el
transatlántico de 1.140 millones de euros –según Transfermarkt- del Manchester
City en un ejercicio de supervivencia y fe que se recordará durante décadas. El
Ajax, por su parte, puso la competición patas arriba cuando decidió sacar del
trono al rey de Europa (Real Madrid) con la irreverencia propia de un joven
descarado, para posteriormente acudir a Turín y liquidar desde la excelencia al
mayor verdugo (Cristiano Ronaldo) que ha visto la máxima competición de clubes en
los últimos diez años.

Ambos miden ahora su osadía, sus atributos y sus virtudes en una eliminatoria
bellísima que viene condicionada y determinada por varios factores. En clave
británica, la baja de Harry Kane por lesión es un handicap notable para los de
Pochettino, pero si a eso se le une la baja por sanción del chispeante Heung-Min Son, las dudas por dolencias de Sissoko y Vertonghen y la ausencia por
lesión del compás de Harry Winks, la complejidad para el excepcional técnico argentino
se dispara exponencialmente. La solidez de un Hugo Lloris majestuoso, el
oportunismo de un ‘resucitado’ Fernando Llorente, el músculo vigoroso del keniata Wanyama, la electricidad de Lucas Moura, el despliegue de Dele Alli y la
chistera de Christian Eriksen son los argumentos de los londinenses, a eso debe
sumarse un espectacular estadio nuevo y una afición entregada a la causa que
vivirá unas semifinales de Copa de Europa 57 años después.

El Ajax acude a Londres con el libro de estilo claro, sus piezas debidamente engrasadas
y con la moral por las nubes tras ganar a domicilio en dos plazas no aptas para
pusilánimes como son Madrid y Turín. La buena noticia para los ajacied es que tienen calidad,
confianza, juventud y hambre para hincarle el diente a cualquiera. Matthijs de
Ligt tendrá una prueba de fuego ante Fernando Llorente, si la supera podrá
optar al cum laude en la tesis
acelerada que está haciendo esta temporada. Frenkie de Jong volverá a pedir el
balón una y otra vez, para asociarse hasta la extenuación y acabar siendo ‘el
amigo de todos’. Hakim Ziyech tratará de armar su pierna a la mínima oportunidad, David
Neres buscará prorrogar su noviazgo con el desequilibrio y Dusan Tadic… bueno…
Tadic va ‘a su bola’. El serbio es el verso libre en un equipo académico y está
firmando la mejor temporada de su vida. Real Madrid y Juventus ya sufrieron las
consecuencias de un ilusionista balcánico que ha decidido destapar el tarro de
las esencias a los 30 años rodeado de niños irreverentes y descarados que le secundan las
travesuras. Por Southampton se siguen preguntando si el Tadic inconstante que
asomaba por el St Mary’s Stadium es el mismo futbolista que tiene a media Europa encandilada.

Llegados a este punto, la presión es para los dos conjuntos. Madrid está a solo dos
partidos y la gloria continental a tres, demasiado cerca como para ceder ahora.
Ellos se la juegan, tú solo relájate y disfruta. Te sobran los motivos.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A
finales de agosto ningún experto de los de cabecera, analista televisivo de
traje y corbata o parabólico digital de los que tuitea los partidos que ve, hubiera
apostado un solo euro porque Tottenham y Ajax llegarían a las semifinales de la
Champions League. Pues bien, aquí los tenemos para orgullo de la comunidad judía, a solo
tres partidos de heredar el ‘trono de hierro’ que ocupaba de forma tiránica y
despótica el Real Madrid.

Al final del estío la dirección de los Spurs decidió de forma controvertida no
fichar a nadie y el Ajax parecía un conjunto bisoño, repleto de jugadores
imberbes a los que se les presuponía la calidad pero también la falta de
oficio, bagaje y tablas cuando aparecen los ‘cocos’. Una vez se sortearon los
grupos de la primera fase, los de Londres debían lidiar con Inter y Barça y los
de Amsterdam con Bayern y Benfica, mal asunto a priori. Lo cierto es que ambos
accedieron a los cruces con bastante suficiencia y, una vez allí, empezaron las
curvas propias del sinuoso camino que dibuja siempre el ‘mata-mata’ (así llaman a las eliminatorias a ida y vuelta en
Brasil).

El Tottenham aplastaría al ‘hypeado’ Borussia Dortmund, para luego hundir el
transatlántico de 1.140 millones de euros –según Transfermarkt- del Manchester
City en un ejercicio de supervivencia y fe que se recordará durante décadas. El
Ajax, por su parte, puso la competición patas arriba cuando decidió sacar del
trono al rey de Europa (Real Madrid) con la irreverencia propia de un joven
descarado, para posteriormente acudir a Turín y liquidar desde la excelencia al
mayor verdugo (Cristiano Ronaldo) que ha visto la máxima competición de clubes en
los últimos diez años.

Ambos miden ahora su osadía, sus atributos y sus virtudes en una eliminatoria
bellísima que viene condicionada y determinada por varios factores. En clave
británica, la baja de Harry Kane por lesión es un handicap notable para los de
Pochettino, pero si a eso se le une la baja por sanción del chispeante Heung-Min Son, las dudas por dolencias de Sissoko y Vertonghen y la ausencia por
lesión del compás de Harry Winks, la complejidad para el excepcional técnico argentino
se dispara exponencialmente. La solidez de un Hugo Lloris majestuoso, el
oportunismo de un ‘resucitado’ Fernando Llorente, el músculo vigoroso del keniata Wanyama, la electricidad de Lucas Moura, el despliegue de Dele Alli y la
chistera de Christian Eriksen son los argumentos de los londinenses, a eso debe
sumarse un espectacular estadio nuevo y una afición entregada a la causa que
vivirá unas semifinales de Copa de Europa 57 años después.

El Ajax acude a Londres con el libro de estilo claro, sus piezas debidamente engrasadas
y con la moral por las nubes tras ganar a domicilio en dos plazas no aptas para
pusilánimes como son Madrid y Turín. La buena noticia para los ajacied es que tienen calidad,
confianza, juventud y hambre para hincarle el diente a cualquiera. Matthijs de
Ligt tendrá una prueba de fuego ante Fernando Llorente, si la supera podrá
optar al cum laude en la tesis
acelerada que está haciendo esta temporada. Frenkie de Jong volverá a pedir el
balón una y otra vez, para asociarse hasta la extenuación y acabar siendo ‘el
amigo de todos’. Hakim Ziyech tratará de armar su pierna a la mínima oportunidad, David
Neres buscará prorrogar su noviazgo con el desequilibrio y Dusan Tadic… bueno…
Tadic va ‘a su bola’. El serbio es el verso libre en un equipo académico y está
firmando la mejor temporada de su vida. Real Madrid y Juventus ya sufrieron las
consecuencias de un ilusionista balcánico que ha decidido destapar el tarro de
las esencias a los 30 años rodeado de niños irreverentes y descarados que le secundan las
travesuras. Por Southampton se siguen preguntando si el Tadic inconstante que
asomaba por el St Mary’s Stadium es el mismo futbolista que tiene a media Europa encandilada.

Llegados a este punto, la presión es para los dos conjuntos. Madrid está a solo dos
partidos y la gloria continental a tres, demasiado cerca como para ceder ahora.
Ellos se la juegan, tú solo relájate y disfruta. Te sobran los motivos.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021