_Otros

Quién te lo iba a decir, Christian

Daniel Fernández-Pacheco @DFPV96 24-04-2018

etiquetas:

Decía
Gianluigi Buffon, en una de aquellas primaverales previas de Champions, que la
vida siempre le acababa sorprendiendo cuando menos se lo esperaba. Creemos que
lo sabemos todo hasta que sucede algo insólito y, entonces, nos quedamos
mirándonos los unos a los otros, buscando una respuesta que nunca vamos a
encontrar. Pasa porque tiene que pasar. Eriksen aterrizó con 22 años en la fría
Inglaterra, siendo uno de los jugadores más baratos de los que el Tottenham
fichó en aquel alocado verano de la temporada 13/14. Alocado porque Gareth Bale
acababa de marcharse a Madrid y los londinenses quisieron hacerse un nuevo
equipo con los 100 millones del galés. Y el danés fue uno de los elegidos.

Su
primera temporada en Londres, en lo personal, fue satisfactoria. Villas Boas no
consiguió dar con la tecla a una plantilla que tenía calidad a raudales, pero
que echaba en falta un líder. En diciembre el portugués fue despedido ya que los
spurs andaban sin rumbo. Hubo gente que cuestionaba su presencia en los onces,
quizás, por su paso por Holanda. Los futbolistas provenientes de la Eredivisie siempre
tienen el estigma de haber estado en una liga floja defensivamente. A pesar de
ello, Eriksen supo sobreponerse a todas las dudas sobre su persona,
despejándolas con el titulo a mejor jugador de la temporada en el Tottenham.

Su
progreso hasta la actualidad es brutal. Ya con Pochettino, el ex del Ajax ha
ido convirtiéndose poco a poco en un jugador diferencial. Partiendo desde banda
derecha, el danés finaliza cada jugada en un sitio diferente siempre dictando
lo que le pide el equipo en cada momento. Una de las situaciones que más se le
ha visto este curso, es la de acabar en la banda contraria con Son o con Alli
para provocar superioridad en un flanco y acabar la jugada en el otro.
Despistar por la izquierda para llegar a la derecha.

Eriksen ya ha demostrado en partidos de enjundia lo que es capaz. Le
hemos visto maniatar a Madrid o Juventus en la última Copa de Europa, por
ejemplo. Por ello, cuando a Christian le pregunten si esperaba llegar a ser uno
de los centrocampistas más deseados del mundo, con un Mundial a la vista, él
seguramente citará a Buffon en una de sus clásicas lecciones de humildad. Quien
te lo iba a decir, Christian.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Decía
Gianluigi Buffon, en una de aquellas primaverales previas de Champions, que la
vida siempre le acababa sorprendiendo cuando menos se lo esperaba. Creemos que
lo sabemos todo hasta que sucede algo insólito y, entonces, nos quedamos
mirándonos los unos a los otros, buscando una respuesta que nunca vamos a
encontrar. Pasa porque tiene que pasar. Eriksen aterrizó con 22 años en la fría
Inglaterra, siendo uno de los jugadores más baratos de los que el Tottenham
fichó en aquel alocado verano de la temporada 13/14. Alocado porque Gareth Bale
acababa de marcharse a Madrid y los londinenses quisieron hacerse un nuevo
equipo con los 100 millones del galés. Y el danés fue uno de los elegidos.

Su
primera temporada en Londres, en lo personal, fue satisfactoria. Villas Boas no
consiguió dar con la tecla a una plantilla que tenía calidad a raudales, pero
que echaba en falta un líder. En diciembre el portugués fue despedido ya que los
spurs andaban sin rumbo. Hubo gente que cuestionaba su presencia en los onces,
quizás, por su paso por Holanda. Los futbolistas provenientes de la Eredivisie siempre
tienen el estigma de haber estado en una liga floja defensivamente. A pesar de
ello, Eriksen supo sobreponerse a todas las dudas sobre su persona,
despejándolas con el titulo a mejor jugador de la temporada en el Tottenham.

Su
progreso hasta la actualidad es brutal. Ya con Pochettino, el ex del Ajax ha
ido convirtiéndose poco a poco en un jugador diferencial. Partiendo desde banda
derecha, el danés finaliza cada jugada en un sitio diferente siempre dictando
lo que le pide el equipo en cada momento. Una de las situaciones que más se le
ha visto este curso, es la de acabar en la banda contraria con Son o con Alli
para provocar superioridad en un flanco y acabar la jugada en el otro.
Despistar por la izquierda para llegar a la derecha.

Eriksen ya ha demostrado en partidos de enjundia lo que es capaz. Le
hemos visto maniatar a Madrid o Juventus en la última Copa de Europa, por
ejemplo. Por ello, cuando a Christian le pregunten si esperaba llegar a ser uno
de los centrocampistas más deseados del mundo, con un Mundial a la vista, él
seguramente citará a Buffon en una de sus clásicas lecciones de humildad. Quien
te lo iba a decir, Christian.

etiquetas: