_Italia

Puntualidad polaca

Joel Sierra @_JoeLSierra_ 28-02-2019

etiquetas:

A pesar de haber superado dos durísimas lesiones de rodilla de cinco y seis meses de duración durante su estancia en el Napoli y de no haber podido consagrarse todavía al cien por cien con la camiseta azzurra, la media goleadora de Arkadiusz Milik con el conjunto partenopeo en la Serie A es impresionante. En la 2016/2017 marcó un gol cada 110 minutos, en la 2017/2018 hizo un tanto cada 88 minutos y en la presente temporada, el promedio realizador del ariete polaco es directamente el mejor de Italia, con un gol cada 103’, por delante de Piatek (106’), Cristiano Ronaldo (113’), Duván Zapata (115’) o Quagliarella (122’), los otros grandes artilleros del campeonato.

Su ausencia forzosa de los terrenos de juego a lo largo de casi un año repartido en dos periodos distintos le ha hecho mudar ligeramente desde aquel delantero de juego tan creativo lejos del área y de grandes movimientos sin balón, a una actitud más de killer, más enfocada puramente al remate, aunque sin dejar nunca de dar el delicado tacto en los apoyos que tanto le da a la estructura ofensiva del Napoli y que precisamente ha sido su gran virtud desde que aterrizó en el San Paolo. Un delantero centro de casi 1.90m que nunca ha desentonado para nada entre el brío y la chispa de los locos bajitos de la última línea del equipo napolitano y a los que incluso facilita el trabajo con su sujeción de los centrales rivales y su notable protección de la posición y del balón.

Y es que Milik siempre ha sabido muy bien cómo colocarse para favorecer, potenciar y al mismo tiempo aprovecharse de todo ese dinamismo que tiene por detrás con sus habituales caídas y arrastres. Si el polaco viene al apoyo, Zielinski o Fabián pueden avanzar metros con el balón en conducción o simplemente conectar con su presencia de espaldas al arco, lo que produce un desajuste defensivo en el seguimiento hasta esas zonas del exdelantero del Ajax, que a su vez genera espacios jugosos en cualquiera de los dos carriles intermedios, ya cerca de los picos del área, a los que Mertens, Callejón, Insigne u Ounas pueden picar para recibir al hueco y en carrera en posiciones muy ventajosas. Un movimiento ya habitual con Sarri que abre caminos más allá de las cadenas de pases laterales y que se ha seguido impulsando, ahora con Milik ahora como protagonista principal de ese vértice superior.

Por todos esos motivos y seguramente algunos más, Carlo Ancelotti está invirtiendo en Milik como no lo había hecho Maurizio Sarri en las dos temporadas anteriores por múltiples razones: las lesiones, un once mucho más cerrado o el estado de forma incendiario del Dries Mertens falso nueve que el actual técnico del Chelsea tuvo que inventarse para paliar precisamente la baja del polaco… La versión futbolística más prosaica y versátil que ha instaurado Carletto en el equipo está favoreciendo, además, las fantásticas dotes finalizadoras de Arek Milik. Desde dentro, pero también desde fuera del área. De hecho, solamente Leo Messi (6) ha marcado más goles desde más allá de la frontal que él (5) en las cinco grandes ligas. Un Messi con que también comparte el récord de faltas directas marcadas en esta temporada (3), en una muestra más de que la esencia de Milik va mucho más allá de la de una referencia ofensiva clásica, un rol que también ejerce por medio de su poderío aéreo.

Después de dos temporadas en las que ya había asomado un excelente potencial, pero enmarcadas en una fortuna que le volvió totalmente la espalda por dos veces, Carlo Ancelotti lo está llamando cada vez más para comer en el primer turno en el equipo que más veces por partido chuta a puerta de toda Europa, en el que mayor flujo de ocasiones produce por encuentro. Y cada vez que ha ido a hacerlo, Arkadiusz Milik ya estaba allí, en la misma puerta, esperando con todos los goles que encierra en su zurda y con todo lo demás que puede ofrecer al colectivo bien guardado en el bolsillo junto con el reloj perfectamente en hora. Y es que en Nápoles la nacionalidad de la puntualidad más célebre de todas ya no es la británica, sino la polaca.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

A pesar de haber superado dos durísimas lesiones de rodilla de cinco y seis meses de duración durante su estancia en el Napoli y de no haber podido consagrarse todavía al cien por cien con la camiseta azzurra, la media goleadora de Arkadiusz Milik con el conjunto partenopeo en la Serie A es impresionante. En la 2016/2017 marcó un gol cada 110 minutos, en la 2017/2018 hizo un tanto cada 88 minutos y en la presente temporada, el promedio realizador del ariete polaco es directamente el mejor de Italia, con un gol cada 103’, por delante de Piatek (106’), Cristiano Ronaldo (113’), Duván Zapata (115’) o Quagliarella (122’), los otros grandes artilleros del campeonato.

Su ausencia forzosa de los terrenos de juego a lo largo de casi un año repartido en dos periodos distintos le ha hecho mudar ligeramente desde aquel delantero de juego tan creativo lejos del área y de grandes movimientos sin balón, a una actitud más de killer, más enfocada puramente al remate, aunque sin dejar nunca de dar el delicado tacto en los apoyos que tanto le da a la estructura ofensiva del Napoli y que precisamente ha sido su gran virtud desde que aterrizó en el San Paolo. Un delantero centro de casi 1.90m que nunca ha desentonado para nada entre el brío y la chispa de los locos bajitos de la última línea del equipo napolitano y a los que incluso facilita el trabajo con su sujeción de los centrales rivales y su notable protección de la posición y del balón.

Y es que Milik siempre ha sabido muy bien cómo colocarse para favorecer, potenciar y al mismo tiempo aprovecharse de todo ese dinamismo que tiene por detrás con sus habituales caídas y arrastres. Si el polaco viene al apoyo, Zielinski o Fabián pueden avanzar metros con el balón en conducción o simplemente conectar con su presencia de espaldas al arco, lo que produce un desajuste defensivo en el seguimiento hasta esas zonas del exdelantero del Ajax, que a su vez genera espacios jugosos en cualquiera de los dos carriles intermedios, ya cerca de los picos del área, a los que Mertens, Callejón, Insigne u Ounas pueden picar para recibir al hueco y en carrera en posiciones muy ventajosas. Un movimiento ya habitual con Sarri que abre caminos más allá de las cadenas de pases laterales y que se ha seguido impulsando, ahora con Milik ahora como protagonista principal de ese vértice superior.

Por todos esos motivos y seguramente algunos más, Carlo Ancelotti está invirtiendo en Milik como no lo había hecho Maurizio Sarri en las dos temporadas anteriores por múltiples razones: las lesiones, un once mucho más cerrado o el estado de forma incendiario del Dries Mertens falso nueve que el actual técnico del Chelsea tuvo que inventarse para paliar precisamente la baja del polaco… La versión futbolística más prosaica y versátil que ha instaurado Carletto en el equipo está favoreciendo, además, las fantásticas dotes finalizadoras de Arek Milik. Desde dentro, pero también desde fuera del área. De hecho, solamente Leo Messi (6) ha marcado más goles desde más allá de la frontal que él (5) en las cinco grandes ligas. Un Messi con que también comparte el récord de faltas directas marcadas en esta temporada (3), en una muestra más de que la esencia de Milik va mucho más allá de la de una referencia ofensiva clásica, un rol que también ejerce por medio de su poderío aéreo.

Después de dos temporadas en las que ya había asomado un excelente potencial, pero enmarcadas en una fortuna que le volvió totalmente la espalda por dos veces, Carlo Ancelotti lo está llamando cada vez más para comer en el primer turno en el equipo que más veces por partido chuta a puerta de toda Europa, en el que mayor flujo de ocasiones produce por encuentro. Y cada vez que ha ido a hacerlo, Arkadiusz Milik ya estaba allí, en la misma puerta, esperando con todos los goles que encierra en su zurda y con todo lo demás que puede ofrecer al colectivo bien guardado en el bolsillo junto con el reloj perfectamente en hora. Y es que en Nápoles la nacionalidad de la puntualidad más célebre de todas ya no es la británica, sino la polaca.

etiquetas:

_Italia

Análisis de un fichaje singular

Michele Tossani @MicheleTossani
01-08-2022

_Italia

Paulo Dybala firma por la Roma

Redacción @SpheraSports
20-07-2022