_Otros

Punto de inflexión

Edu Rodríguez @EduRodri1996 04-10-2018

etiquetas:

Si la semana pasada hablábamos de cabeza era por actuaciones como la de Wembley. Tras tres partidos sin ganar parecía una utopía salir victorioso de Londres. El Tottenham marcaba el inicio de un Tourmalet que, si bien no será decisivo, sí puede afectar sensiblemente en el devenir de la temporada. El fútbol, a fin de cuentas, no deja de ser un deporte en el que el estado de ánimo juega un papel diferencial.

El reto era tremendo. En plena crisis de resultados y ante seguramente el rival más complicado del grupo. Para afrontarlo, Valverde decidió prescindir de un atacante para sumar control en la sala de máquinas. Arthur sustituyó a Dembélé y respondió cuajando su mejor actuación como azulgrana. La presencia de Coutinho como extremo potenció, además, la sociedad Messi-Alba. De hecho, el lateral español repartió tres de las cuatro asistencias, dos de ellas al argentino.

Si bien Arthur fue el gran beneficiado del sistema, Dembélé fue el gran damnificado. El paso adelante que dio el Barcelona en Wembley invita a pensar que Valverde repetirá esquema a corto plazo en busca de mayor control y equilibrio. Es cierto que la fragilidad defensiva volvió a hacer acto de presencia, que es algo que debe corregirse, pero también lo es que con versiones ofensivas como la del Barcelona en Wembley queda minimizado. A diferencia de lo sucedido en Liga contra Girona, Leganés y Athletic, en Champions contra el Tottenham el equipo sí generó peligro constantemente. 

Mención aparte merece un Leo Messi que cuajó una de sus actuaciones más magistrales. Contra el Tottenham, ejerció de capitán y líder, pidiéndola siempre, generando juego, sacrificándose en labores defensivas, etc. Se nota que el argentino tiene especial interés en conquistar la orejona. Prueba de ello es que ha registrado su mejor inicio goleador en la competición, con cinco tantos en dos pruebas. Gran parte de las opciones del Barcelona en la competición pasan por comprobar si Messi mantendrá su nivel en el momento de la verdad, de octavos en adelante.

El Barcelona ganó y convenció en Wembley, pero deberá certificar su progreso en Mestalla. Irse al parón con dos victorias consecutivas en dos de los campos más complicados sería la mejor noticia para afrontar los duelos contra Sevilla, Inter y Madrid de finales de octubre. 

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Si la semana pasada hablábamos de cabeza era por actuaciones como la de Wembley. Tras tres partidos sin ganar parecía una utopía salir victorioso de Londres. El Tottenham marcaba el inicio de un Tourmalet que, si bien no será decisivo, sí puede afectar sensiblemente en el devenir de la temporada. El fútbol, a fin de cuentas, no deja de ser un deporte en el que el estado de ánimo juega un papel diferencial.

El reto era tremendo. En plena crisis de resultados y ante seguramente el rival más complicado del grupo. Para afrontarlo, Valverde decidió prescindir de un atacante para sumar control en la sala de máquinas. Arthur sustituyó a Dembélé y respondió cuajando su mejor actuación como azulgrana. La presencia de Coutinho como extremo potenció, además, la sociedad Messi-Alba. De hecho, el lateral español repartió tres de las cuatro asistencias, dos de ellas al argentino.

Si bien Arthur fue el gran beneficiado del sistema, Dembélé fue el gran damnificado. El paso adelante que dio el Barcelona en Wembley invita a pensar que Valverde repetirá esquema a corto plazo en busca de mayor control y equilibrio. Es cierto que la fragilidad defensiva volvió a hacer acto de presencia, que es algo que debe corregirse, pero también lo es que con versiones ofensivas como la del Barcelona en Wembley queda minimizado. A diferencia de lo sucedido en Liga contra Girona, Leganés y Athletic, en Champions contra el Tottenham el equipo sí generó peligro constantemente. 

Mención aparte merece un Leo Messi que cuajó una de sus actuaciones más magistrales. Contra el Tottenham, ejerció de capitán y líder, pidiéndola siempre, generando juego, sacrificándose en labores defensivas, etc. Se nota que el argentino tiene especial interés en conquistar la orejona. Prueba de ello es que ha registrado su mejor inicio goleador en la competición, con cinco tantos en dos pruebas. Gran parte de las opciones del Barcelona en la competición pasan por comprobar si Messi mantendrá su nivel en el momento de la verdad, de octavos en adelante.

El Barcelona ganó y convenció en Wembley, pero deberá certificar su progreso en Mestalla. Irse al parón con dos victorias consecutivas en dos de los campos más complicados sería la mejor noticia para afrontar los duelos contra Sevilla, Inter y Madrid de finales de octubre. 

etiquetas:

_Destacado Principal

3 preguntas sobre LaLiga 22-23

Adrià Campmany @campmany_adria
12-08-2022

_Destacado

La Misión

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
11-08-2022