_Destacado

Punto de inflexión

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 16-03-2020

Sebastian Vettel está pasando por uno de los momentos más bajos de su carrera en la Fórmula 1. El piloto alemán tiene en 2020 uno de los retos más importantes de su carrera. En su mano está continuar más allá del término de esta temporada, si es que se acaba celebrando. Durante el parón inverna,l los de Maranello hicieron toda una declaración de intenciones renovando a Charles Leclerc hasta 2024. Además, no parecía muy necesario a primera vista, ya que el monegasco tenía contrato hasta 2021. Sea como fuere, la realidad es que puso contra las cuerdas a Sebastian Vettel.

El alemán ya ha dejado de ser el piloto número 1 de Ferrari. Comenzó 2019 siéndolo y Ferrari le benefició en más de una ocasión. Incluso le regalaron la victoria en Singapur en detrimento de Leclerc, pero este asunto no es el tema que quiero tratar en este artículo. Mi análisis quiero enforcarlo al punto de inflexión al que se enfrenta Sebastian Vettel para cuando comience la temporada. 

Ha perdido el status de número 1 del equipo, y si no reacciona pronto, puede perder hasta su asiento en el monoplaza italiano. Así mismo lo aseguró Mattia Binotto en la cena de Navidad del equipo en declaraciones recogidas por la agencia GMM: “El futuro de Vettel no está nada claro. Queremos ver su rendimiento, la forma en la que se adapta al coche y la motivación que tiene de cara al futuro”. En las dos temporadas anteriores ha cometido errores de mucho peso, los cuales no puede repetir cuando los monoplazas vuelvan a la acción.

Quizás el error de mayor calado fue el trompo que realizó en el pasado Gran Premio de Italia, volviendo a pista de manera muy temeraria. Se libró de la bandera negra. Considero este el error de mayor calado porque, además de la gravedad del mismo, fue el día en que Leclerc recogió el testigo de primer piloto de la escudería. El debutante se alzó con el triunfo en la casa de Ferrari, poniendo fin a una sequía de victorias en Monza que duraba desde 2010.

El principal rival de Vettel en la pista, su compañero, dio un golpe sobre la mesa demoledor. Mientras él cometía otro error de peso, Leclerc devolvía la alegría a toda Italia con su triunfo. Un golpe muy doloroso en la moral y del que es muy difícil levantarse.

Aún así, sigue estando en su mano la opción de continuar con los de Maranello más allá de 2020. Para ello, debe realizar un año prácticamente impoluto, sin errores graves. Necesita realizar un borrón de todo lo acontecido en los últimos dos años y afrontar la siguiente temporada mirando siempre hacia adelante. No debe olvidar los errores cometidos, pues podría volver a caer en ellos, pero no tenerlos muy presentes. Es un tetracampeón del mundo y sabe de sobra exprimir al máximo un Fórmula 1.

Es más, incluso sería una buena opción aceptar en 2020 el rol de segundo piloto del equipo para volver a reencontrarse. Disputar la temporada con el único objetivo de sacar lo mejor de sí mismo y demostrarle a Ferrari que tiene nivel para ser digno piloto de la escudería. Pedirle algo así a un tetracampeón del mundo puede parecer una locura, pero el alemán lleva dos años de muchos errores de peso y volver a salir a pista con el objetivo puesto en superar como sea a tu compañero puede terminar acabando con él.

Plantear futuros escenarios para Sebastian es algo lógico, pues su continuidad en Ferrari está en entredicho, pero como todo depende del nivel que muestre, es mejor esperar a que se disputen algunas carreras. Se ha escrito mucho sobre una posible retirada. A pesar de que es joven, tiene 32 años, es uno de los escenarios que podrían darse a finales de año. Cambiar de equipo también es otra posibilidad, aunque quizás menos factible que la retirada.

Por el momento, nos toca seguir de cerca el inicio de año del piloto alemán. Sus primeras carreras nos dirán si seguirá o no en Ferrari para 2021. Si comienza con buen ritmo y realizando un buen papel, es muy probable que siga con los italianos. Si se le ve inseguro y con algunos fallos evitables, es muy probable que este sea su último año en la Scuderia. En sus manos está.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Sebastian Vettel está pasando por uno de los momentos más bajos de su carrera en la Fórmula 1. El piloto alemán tiene en 2020 uno de los retos más importantes de su carrera. En su mano está continuar más allá del término de esta temporada, si es que se acaba celebrando. Durante el parón inverna,l los de Maranello hicieron toda una declaración de intenciones renovando a Charles Leclerc hasta 2024. Además, no parecía muy necesario a primera vista, ya que el monegasco tenía contrato hasta 2021. Sea como fuere, la realidad es que puso contra las cuerdas a Sebastian Vettel.

El alemán ya ha dejado de ser el piloto número 1 de Ferrari. Comenzó 2019 siéndolo y Ferrari le benefició en más de una ocasión. Incluso le regalaron la victoria en Singapur en detrimento de Leclerc, pero este asunto no es el tema que quiero tratar en este artículo. Mi análisis quiero enforcarlo al punto de inflexión al que se enfrenta Sebastian Vettel para cuando comience la temporada. 

Ha perdido el status de número 1 del equipo, y si no reacciona pronto, puede perder hasta su asiento en el monoplaza italiano. Así mismo lo aseguró Mattia Binotto en la cena de Navidad del equipo en declaraciones recogidas por la agencia GMM: “El futuro de Vettel no está nada claro. Queremos ver su rendimiento, la forma en la que se adapta al coche y la motivación que tiene de cara al futuro”. En las dos temporadas anteriores ha cometido errores de mucho peso, los cuales no puede repetir cuando los monoplazas vuelvan a la acción.

Quizás el error de mayor calado fue el trompo que realizó en el pasado Gran Premio de Italia, volviendo a pista de manera muy temeraria. Se libró de la bandera negra. Considero este el error de mayor calado porque, además de la gravedad del mismo, fue el día en que Leclerc recogió el testigo de primer piloto de la escudería. El debutante se alzó con el triunfo en la casa de Ferrari, poniendo fin a una sequía de victorias en Monza que duraba desde 2010.

El principal rival de Vettel en la pista, su compañero, dio un golpe sobre la mesa demoledor. Mientras él cometía otro error de peso, Leclerc devolvía la alegría a toda Italia con su triunfo. Un golpe muy doloroso en la moral y del que es muy difícil levantarse.

Aún así, sigue estando en su mano la opción de continuar con los de Maranello más allá de 2020. Para ello, debe realizar un año prácticamente impoluto, sin errores graves. Necesita realizar un borrón de todo lo acontecido en los últimos dos años y afrontar la siguiente temporada mirando siempre hacia adelante. No debe olvidar los errores cometidos, pues podría volver a caer en ellos, pero no tenerlos muy presentes. Es un tetracampeón del mundo y sabe de sobra exprimir al máximo un Fórmula 1.

Es más, incluso sería una buena opción aceptar en 2020 el rol de segundo piloto del equipo para volver a reencontrarse. Disputar la temporada con el único objetivo de sacar lo mejor de sí mismo y demostrarle a Ferrari que tiene nivel para ser digno piloto de la escudería. Pedirle algo así a un tetracampeón del mundo puede parecer una locura, pero el alemán lleva dos años de muchos errores de peso y volver a salir a pista con el objetivo puesto en superar como sea a tu compañero puede terminar acabando con él.

Plantear futuros escenarios para Sebastian es algo lógico, pues su continuidad en Ferrari está en entredicho, pero como todo depende del nivel que muestre, es mejor esperar a que se disputen algunas carreras. Se ha escrito mucho sobre una posible retirada. A pesar de que es joven, tiene 32 años, es uno de los escenarios que podrían darse a finales de año. Cambiar de equipo también es otra posibilidad, aunque quizás menos factible que la retirada.

Por el momento, nos toca seguir de cerca el inicio de año del piloto alemán. Sus primeras carreras nos dirán si seguirá o no en Ferrari para 2021. Si comienza con buen ritmo y realizando un buen papel, es muy probable que siga con los italianos. Si se le ve inseguro y con algunos fallos evitables, es muy probable que este sea su último año en la Scuderia. En sus manos está.