_Destacado

Emoción, divino tesoro

David Orenes @david_lrl 17-02-2020

etiquetas:

Primera Iberdrola

La Primera Iberdrola es muy restrictiva en cuanto al éxito y el fracaso. El UDG Tenerife, uno de los más modestos de la máxima categoría, ha acabado cuarto las dos últimas temporadas, sin beneficio alguno más que el del efímero reconocimiento. Antes, acabar entre los ocho primeros implicaba al menos la clasificación para la Copa de la Reina, cuyo formato actual resulta mucho más atractivo por contar con mayor cantidad de clubes (los 16 de la Liga) y eliminatorias a partido único. Siempre hay un ‘pero’, claro: sin alicientes por arriba y con tan pocos por abajo, nos quedamos sin un componente crucial en cualquier retransmisión deportiva: la emoción.

El Barça le saca nueve puntos al Atlético, una distancia que parece insalvable teniendo en cuenta la tremenda superioridad culé, que goleó 7-0 al Sporting de Huelva en su último partido y ya suma 75 goles a favor este curso (una media de casi cuatro por jornada). Así, y con una Women’s Champions League escasa todavía en cuanto a participantes (hasta la temporada 2021-22 no habrá fase de grupos y una plaza más para la liga española), la lucha por la segunda plaza se había convertido en el mayor atractivo de la competición gracias al bajón del Atlético respecto a otras temporadas y al subidón de un Levante que lleva dos años invirtiendo en jugadoras de nivel.

Pero las opciones de las granotas de ser segundas y aspirar a disputar la Champions se desvanecieron tras el enfrentamiento del pasado sábado en la Ciudad Deportiva Wanda. Un 4-1 inapelable, con el Atlético mostrando su mejor imagen de la temporada y un Levante irreconocible, incapaz de meter mano a los grandes: desde el paso adelante de la directiva en la sección femenina, van cuatro derrotas ante el Atlético en cuatro partidos (11 goles en contra y solo uno a favor) y un empate y dos derrotas ante el Barça, la última por 5-0 esta misma temporada. Para colmo, en un espacio de 11 días, el equipo de María Pry cayó en semifinales de la Supercopa femenina ante la Real y en octavos ante el Sevilla con un sorprendente 3-0, siendo eliminado contra el mismo rival por segundo año consecutivo.

La Liga se le vuelve a hacer larga al cuadro valenciano, que a principios de mes respiraba ilusión con un 6-2 al UDG Tenerife, el cual le colocaba a solo dos puntos del Atlético. Al espectador medio también se le puede hacer larga: con las dos primeras plazas prácticamente resueltas, y con el Espanyol totalmente sentenciado (con cuatro puntos es colista y está a 12 de la salvación), la única pelea abierta a mitad de febrero es la de la lucha por evitar la penúltima posición que te manda a Primera B. El Betis ha espabilado y ha metido al Valencia en zona de descenso. Solo un punto por encima está el Sporting de Huelva y dos más tienen Sevilla y Madrid CFF. El UDG Tenerife está a cinco puntos, por lo que también lo consideramos candidato a estas alturas. En total, seis clubes con el objetivo de no ser penúltimo y abandonar así la Primera División femenina.

Todo se puede mejorar, claro que sí. Una plaza más de descenso (la antepenúltima) y una más de ascenso para la Primera B dotaría de mayor emoción al torneo. Ni siquiera tiene por qué ser directa: se puede hacer como en la Bundesliga masculina, un play-off entre el antepenúltimo y un equipo de categoría inferior. Otro aliciente sería mejorar los incentivos económicos según la posición en la tabla. Lo que está claro es que urgen cambios, y en casi todos el dinero parece ser protagonista; dinero para que el resto de clubes inviertan y traten de disminuir la tremenda desigualdad respecto al Barça; dinero para que más clubes puedan jugar la Champions y viajar por Europa; dinero para que más equipos puedan ascender y liderar un proyecto en la máxima categoría; dinero para mejorar las condiciones de las jugadoras, expuestas a una mayor carga de partidos.

Y por supuesto, todo cambio que implica dinero desemboca en el ya redundante convenio colectivo, que sigue sin firmarse y tiene pinta de provocar una nueva huelga que lo pare todo, esta vez de verdad. Al tiempo.

Foto: @FCBFemeni

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Primera Iberdrola es muy restrictiva en cuanto al éxito y el fracaso. El UDG Tenerife, uno de los más modestos de la máxima categoría, ha acabado cuarto las dos últimas temporadas, sin beneficio alguno más que el del efímero reconocimiento. Antes, acabar entre los ocho primeros implicaba al menos la clasificación para la Copa de la Reina, cuyo formato actual resulta mucho más atractivo por contar con mayor cantidad de clubes (los 16 de la Liga) y eliminatorias a partido único. Siempre hay un ‘pero’, claro: sin alicientes por arriba y con tan pocos por abajo, nos quedamos sin un componente crucial en cualquier retransmisión deportiva: la emoción.

El Barça le saca nueve puntos al Atlético, una distancia que parece insalvable teniendo en cuenta la tremenda superioridad culé, que goleó 7-0 al Sporting de Huelva en su último partido y ya suma 75 goles a favor este curso (una media de casi cuatro por jornada). Así, y con una Women’s Champions League escasa todavía en cuanto a participantes (hasta la temporada 2021-22 no habrá fase de grupos y una plaza más para la liga española), la lucha por la segunda plaza se había convertido en el mayor atractivo de la competición gracias al bajón del Atlético respecto a otras temporadas y al subidón de un Levante que lleva dos años invirtiendo en jugadoras de nivel.

Pero las opciones de las granotas de ser segundas y aspirar a disputar la Champions se desvanecieron tras el enfrentamiento del pasado sábado en la Ciudad Deportiva Wanda. Un 4-1 inapelable, con el Atlético mostrando su mejor imagen de la temporada y un Levante irreconocible, incapaz de meter mano a los grandes: desde el paso adelante de la directiva en la sección femenina, van cuatro derrotas ante el Atlético en cuatro partidos (11 goles en contra y solo uno a favor) y un empate y dos derrotas ante el Barça, la última por 5-0 esta misma temporada. Para colmo, en un espacio de 11 días, el equipo de María Pry cayó en semifinales de la Supercopa femenina ante la Real y en octavos ante el Sevilla con un sorprendente 3-0, siendo eliminado contra el mismo rival por segundo año consecutivo.

La Liga se le vuelve a hacer larga al cuadro valenciano, que a principios de mes respiraba ilusión con un 6-2 al UDG Tenerife, el cual le colocaba a solo dos puntos del Atlético. Al espectador medio también se le puede hacer larga: con las dos primeras plazas prácticamente resueltas, y con el Espanyol totalmente sentenciado (con cuatro puntos es colista y está a 12 de la salvación), la única pelea abierta a mitad de febrero es la de la lucha por evitar la penúltima posición que te manda a Primera B. El Betis ha espabilado y ha metido al Valencia en zona de descenso. Solo un punto por encima está el Sporting de Huelva y dos más tienen Sevilla y Madrid CFF. El UDG Tenerife está a cinco puntos, por lo que también lo consideramos candidato a estas alturas. En total, seis clubes con el objetivo de no ser penúltimo y abandonar así la Primera División femenina.

Todo se puede mejorar, claro que sí. Una plaza más de descenso (la antepenúltima) y una más de ascenso para la Primera B dotaría de mayor emoción al torneo. Ni siquiera tiene por qué ser directa: se puede hacer como en la Bundesliga masculina, un play-off entre el antepenúltimo y un equipo de categoría inferior. Otro aliciente sería mejorar los incentivos económicos según la posición en la tabla. Lo que está claro es que urgen cambios, y en casi todos el dinero parece ser protagonista; dinero para que el resto de clubes inviertan y traten de disminuir la tremenda desigualdad respecto al Barça; dinero para que más clubes puedan jugar la Champions y viajar por Europa; dinero para que más equipos puedan ascender y liderar un proyecto en la máxima categoría; dinero para mejorar las condiciones de las jugadoras, expuestas a una mayor carga de partidos.

Y por supuesto, todo cambio que implica dinero desemboca en el ya redundante convenio colectivo, que sigue sin firmarse y tiene pinta de provocar una nueva huelga que lo pare todo, esta vez de verdad. Al tiempo.

Foto: @FCBFemeni

etiquetas:

Primera Iberdrola

_Destacado

La emoción que todo lo puede

Cristina Caparrós @criscaparros
19-01-2022

_Destacado

Cosas que no entiendo

Sara Giménez @_SaraGimenez
19-01-2022