_NFL

Previa y curiosidades de la Superbowl LVI

Llegó la semana, está cerca el domingo del partido de partidos, el que pone broche final y da el título, el que todos los aficionados queremos ver y no queremos ver porque supone el fin de la temporada e inicia la larga travesía de 7 meses por el desierto de la “off season”, aunque solo nos deja poco más de un mes ya que en marzo comienza la agencia libre y a finales de abril tenemos el draft, la NFL nunca duerme.

Tras 284 partidos, 21 disputados por cada equipo que ha llegado hasta el final, el partido 22 para ambos va a suponer ser recordado para la eternidad y la gloria, el perdedor solo quedará en los libros como finalista.

La noche del 13 al 14 de febrero a las 00:30 (hora de la península ibérica) se disputa en el SoFi Stadium de Los Ángeles (California) la Superbowl LVI entre los Cincinnati Bengals y Los Ángeles Rams.

Es la segunda vez en la historia, que el equipo anfitrión disputa la final en su estadio, los Tampa Bay Buccaners fueron los primeros completando la gesta ganando el trofeo en su Raymond James Stadium, es decir, nunca había sucedido en 55 ediciones y llevamos 2 ediciones consecutivas que ocurre.

A la NFL le encanta Los Ángeles, en la segunda ciudad de EEUU, es un mercado primordial para ellos y tras la construcción del estadio por el dueño de los Rams, Stan Kroenke, que le costó 5.000 millones de dólares, ve con ojos con el símbolo del dólar que uno de los equipos de Los Ángeles haya llegado hasta aquí.

No me gusta escribir sobre cosas que pueden ocurrir, porque no me gusta analizar sin que haya ocurrido, y se puede decir una cosa y luego no ocurrir o recrear situaciones ficticias. Me gusta más diseccionar el juego una vez que haya sucedido, aunque os voy a dejar algunas pinceladas tácticas o dónde puede estar alguna clave del partido.

Quiero hacer referencia a los staffs, liderados por 2 mentes ofensivas brillantes, como McVay y Taylor. De hecho, este último proviene de ser entrenador de receptores en 2017, y en 2018 pasó a ser entrenador de “quarterbacks”, ambos cargos cuando McVay ya estaba al mando en los Rams. Zac Taylor ha recibido multitud de críticas por la temporada que ha hecho, por las llamadas de jugadas y no saber sacar todo el jugo a su brillante “quarterback”. McVay ya tiene experiencia en esto de las Superbowl, ya que llegó a ella en su segunda temporada en el equipo en 2018. Llama la atención la juventud de ambos entrenadores, 36 años el entrenador angelino y 38 el de la franquicia de Ohio. Ambas edades suman 74 años, pues es la cifra más baja en una Superbowl. Curiosamente la más alta se dio la temporada pasada en el enfrentamiento entre Andy Reid y Bruce Arians con la suma de 131 años.

Y es que, a pesar de que los equipos están liderados por dos genios ofensivos, en la respectiva final de conferencia de cada uno, la defensa fue quien principalmente los ha traído hasta aquí y los nombres de los artífices de estos extraordinarios coordinadores defensivos son Raheem Morris y Lou Anarumo. A priori Rams tiene nombres y jugadores más determinantes que Bengals y ahí puede residir la mayor clave del partido, en la lucha entre la línea defensiva de los Rams y la línea ofensiva de Bengals, ya que los de Morris están permitiendo menos de 60 yardas de carrera en post-temporada y la línea de Bengals ha permitido más de 50 capturas durante la temporada. Pese a todo, se abre la esperanza para ellos ya que, tras cosechar 9 “sacks” contra Titans, mejoró y tuvo una actuación notable contra los Chiefs.

Ni los más optimistas seguidores de los Bengals pensaban que este año podían llegar hasta donde han llegado, con un “quaterback” de segundo año, después de una gravísima lesión y un equipo que la temporada pasada venía de firmar un récord con 4 victorias y 11 derrotas. Pero los Rams sí. Los Rams son un equipo con una mentalidad y filosofía diferentes, vive el presente y está construido para llegar año tras año aquí, es un equipo que desprecia las selecciones de los “drafts” futuros, no tiene pudor en comerciar con ese capital para traspasar por jugadores con renombre y que pueden ser una gran mejoría para su plantilla. Véanse casos recientes como los de Jalen Ramsey, Odell Beckham Jr., Von Miller o el mismo Matthew Stafford. En la NFL no sabes cuando vas a volver a llegar a optar a ganar un anillo y los equipos tienen que aprovechar todas y cada una de las oportunidades que se les presentan.

Aunque no acaban las anécdotas, quiero dejaros varios apuntes sobre curiosidades que siempre salen a relucir en la previa de estos partidos, lo siento, no vamos a hablar de cuántos kilos de alitas y cuántos litros de cerveza se van a consumir.

-A pesar de que se juega en Los Ángeles, el equipo de Cincinnati ejerce como local, esto se debe a que cada año la localía del partido alterna entre las 2 conferencias y este año le toca a la AFC.

Después de 18 años, ninguno de estos “quarterbacks” o equipo va a estar en la Superbowl: Tom Brady, Peyton Manning, Ben Roethilsberger o los San Francisco 49ers.

-Ni Joe Burrow ni Matthew Stafford habían ganado un partido en post-temporada, pues bien, ambos han conseguido 3 victorias para llegar hasta aquí, además los dos jugadores visten el mismo número. La anterior vez fue con el 12 en la Superbowl XIII con Roger Staubach y Terry Bradshaw.

Es la segunda vez que se van a enfrentar dos “quarterbacks” elegidos número 1 en su “draft”. Stafford fue elegido por los Detroit Lions en 2009 y Burrow por su actual equipo hace 2 años. La primera vez fue en la Superbowl 50, disputada entre Cam Newton y Peyton Manning.

-Si los Bengals consiguen la victoria, Burrow puede entrar en el “Club de los Joe” y es que este curioso y exclusivo club está formado por Joe Montana y Joe Namath, los únicos “quarterbacks” en conseguir el campeonato de la universidad y ganar el trofeo Lombardi. Pero además, Burrow puede convertirse en el único jugador en hacer este hito habiendo sido “Heisman” y además en 3 años, una locura.

El show del descanso va a hacer honor a la cultura Hip-Hop, tan popular en el país y más en una de las referencias musicales de la costa oeste como es Los Ángeles. Actuarán Dr. Dre, Snoop Dogg, Eminem, Kendrick Lamar y Mary J. Blige.

Imagen de cabecera: SoFi Stadium

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Llegó la semana, está cerca el domingo del partido de partidos, el que pone broche final y da el título, el que todos los aficionados queremos ver y no queremos ver porque supone el fin de la temporada e inicia la larga travesía de 7 meses por el desierto de la “off season”, aunque solo nos deja poco más de un mes ya que en marzo comienza la agencia libre y a finales de abril tenemos el draft, la NFL nunca duerme.

Tras 284 partidos, 21 disputados por cada equipo que ha llegado hasta el final, el partido 22 para ambos va a suponer ser recordado para la eternidad y la gloria, el perdedor solo quedará en los libros como finalista.

La noche del 13 al 14 de febrero a las 00:30 (hora de la península ibérica) se disputa en el SoFi Stadium de Los Ángeles (California) la Superbowl LVI entre los Cincinnati Bengals y Los Ángeles Rams.

Es la segunda vez en la historia, que el equipo anfitrión disputa la final en su estadio, los Tampa Bay Buccaners fueron los primeros completando la gesta ganando el trofeo en su Raymond James Stadium, es decir, nunca había sucedido en 55 ediciones y llevamos 2 ediciones consecutivas que ocurre.

A la NFL le encanta Los Ángeles, en la segunda ciudad de EEUU, es un mercado primordial para ellos y tras la construcción del estadio por el dueño de los Rams, Stan Kroenke, que le costó 5.000 millones de dólares, ve con ojos con el símbolo del dólar que uno de los equipos de Los Ángeles haya llegado hasta aquí.

No me gusta escribir sobre cosas que pueden ocurrir, porque no me gusta analizar sin que haya ocurrido, y se puede decir una cosa y luego no ocurrir o recrear situaciones ficticias. Me gusta más diseccionar el juego una vez que haya sucedido, aunque os voy a dejar algunas pinceladas tácticas o dónde puede estar alguna clave del partido.

Quiero hacer referencia a los staffs, liderados por 2 mentes ofensivas brillantes, como McVay y Taylor. De hecho, este último proviene de ser entrenador de receptores en 2017, y en 2018 pasó a ser entrenador de “quarterbacks”, ambos cargos cuando McVay ya estaba al mando en los Rams. Zac Taylor ha recibido multitud de críticas por la temporada que ha hecho, por las llamadas de jugadas y no saber sacar todo el jugo a su brillante “quarterback”. McVay ya tiene experiencia en esto de las Superbowl, ya que llegó a ella en su segunda temporada en el equipo en 2018. Llama la atención la juventud de ambos entrenadores, 36 años el entrenador angelino y 38 el de la franquicia de Ohio. Ambas edades suman 74 años, pues es la cifra más baja en una Superbowl. Curiosamente la más alta se dio la temporada pasada en el enfrentamiento entre Andy Reid y Bruce Arians con la suma de 131 años.

Y es que, a pesar de que los equipos están liderados por dos genios ofensivos, en la respectiva final de conferencia de cada uno, la defensa fue quien principalmente los ha traído hasta aquí y los nombres de los artífices de estos extraordinarios coordinadores defensivos son Raheem Morris y Lou Anarumo. A priori Rams tiene nombres y jugadores más determinantes que Bengals y ahí puede residir la mayor clave del partido, en la lucha entre la línea defensiva de los Rams y la línea ofensiva de Bengals, ya que los de Morris están permitiendo menos de 60 yardas de carrera en post-temporada y la línea de Bengals ha permitido más de 50 capturas durante la temporada. Pese a todo, se abre la esperanza para ellos ya que, tras cosechar 9 “sacks” contra Titans, mejoró y tuvo una actuación notable contra los Chiefs.

Ni los más optimistas seguidores de los Bengals pensaban que este año podían llegar hasta donde han llegado, con un “quaterback” de segundo año, después de una gravísima lesión y un equipo que la temporada pasada venía de firmar un récord con 4 victorias y 11 derrotas. Pero los Rams sí. Los Rams son un equipo con una mentalidad y filosofía diferentes, vive el presente y está construido para llegar año tras año aquí, es un equipo que desprecia las selecciones de los “drafts” futuros, no tiene pudor en comerciar con ese capital para traspasar por jugadores con renombre y que pueden ser una gran mejoría para su plantilla. Véanse casos recientes como los de Jalen Ramsey, Odell Beckham Jr., Von Miller o el mismo Matthew Stafford. En la NFL no sabes cuando vas a volver a llegar a optar a ganar un anillo y los equipos tienen que aprovechar todas y cada una de las oportunidades que se les presentan.

Aunque no acaban las anécdotas, quiero dejaros varios apuntes sobre curiosidades que siempre salen a relucir en la previa de estos partidos, lo siento, no vamos a hablar de cuántos kilos de alitas y cuántos litros de cerveza se van a consumir.

-A pesar de que se juega en Los Ángeles, el equipo de Cincinnati ejerce como local, esto se debe a que cada año la localía del partido alterna entre las 2 conferencias y este año le toca a la AFC.

Después de 18 años, ninguno de estos “quarterbacks” o equipo va a estar en la Superbowl: Tom Brady, Peyton Manning, Ben Roethilsberger o los San Francisco 49ers.

-Ni Joe Burrow ni Matthew Stafford habían ganado un partido en post-temporada, pues bien, ambos han conseguido 3 victorias para llegar hasta aquí, además los dos jugadores visten el mismo número. La anterior vez fue con el 12 en la Superbowl XIII con Roger Staubach y Terry Bradshaw.

Es la segunda vez que se van a enfrentar dos “quarterbacks” elegidos número 1 en su “draft”. Stafford fue elegido por los Detroit Lions en 2009 y Burrow por su actual equipo hace 2 años. La primera vez fue en la Superbowl 50, disputada entre Cam Newton y Peyton Manning.

-Si los Bengals consiguen la victoria, Burrow puede entrar en el “Club de los Joe” y es que este curioso y exclusivo club está formado por Joe Montana y Joe Namath, los únicos “quarterbacks” en conseguir el campeonato de la universidad y ganar el trofeo Lombardi. Pero además, Burrow puede convertirse en el único jugador en hacer este hito habiendo sido “Heisman” y además en 3 años, una locura.

El show del descanso va a hacer honor a la cultura Hip-Hop, tan popular en el país y más en una de las referencias musicales de la costa oeste como es Los Ángeles. Actuarán Dr. Dre, Snoop Dogg, Eminem, Kendrick Lamar y Mary J. Blige.

Imagen de cabecera: SoFi Stadium