_Inglaterra

Premier League, resumen y análisis de la jornada 37

Borja Pardo @Borja_Pardo 05-05-2014

etiquetas:

Everton

Javier MERCADAL –  La penúltima jornada de la Premier League transcurrió marcada por el partido que el Manchester City disputó ante el Everton en Liverpool.

Los Citizens, que dependen de sí mismos para levantar el trofeo de campeones, tenían en Goodison Park su prueba más exigente de lo que les resta por jugar. Un test exigente, que finalmente lograron solventar con un 2-3 que les acerca, un poquito más, a un título que llegó a parecer perdido. Con un partido más por disputar, el conjunto de Manuel Pellegrini debe recibir en el Etihad Stadium a Aston Villa y West Ham, que ya no se juegan nada. Las cuentas, en su caso, son sencillas: dos triunfos y los de azul celeste volverán a coronarse como el mejor equipo inglés.

El fin de semana sirvió, además, para clarificar otros asuntos. Así, de manera matemática, ya se conoce que Manchester City, Liverpool, Chelsea y Arsenal serán los equipos que representen a la Premier League en la próxima Liga de Campeones. El Everton, además, será quinto, a pesar de que el Tottenham, que perdió por 2-0 contra el West Ham en el último derbi londinense del curso, todavía puede igualarles a puntos, la diferencia de goles resulta escandalosamente favorable para los de Roberto Martínez. Finalmente, por abajo, el Norwich consiguió arrancar un empate a cero frente a un apático Chelsea que de nada parece servirles. Si el Sunderland, que logró la machada de vencer por 0-2 en Old Trafford, logra un punto en cualquiera de los dos compromisos que le restan, ante West Bromwich Albion y Swansea, serán un año más equipo de élite. Cardiff City y Fulham jugarán la próxima campaña en Championship.

Así las cosas, estos son los tres grandes protagonistas del fin de semana en las islas:

EDIN DZEKO
En diciembre de 2013, el Manchester City parecía el equipo destinado a dominar en Inglaterra. Con un ataque descomunal, los Citizens infundían el terror entre sus rivales. Especialmente, en aquellos incautos a los que el calendario les deparaba visitar el temido Etihad Stadium. Una situación que cambió drásticamente tras la lesión de Sergio Agüero, hasta entonces su máximo goleador. Con el argentino fuera, el equipo de Manuel Pellegrini no encontró la solución y, tras el varapalo que supuso la eliminación en la Liga de Campeones a manos del Barcelona, se descompuso por completo.

Después llegaría la tragedia en casa ante el Wigan en FA Cup y todo pareció acabado para ellos. Aunque, matemáticamente, y gracias a los partidos que tenían aplazados, nunca llegaron a descabalgarse de la terna que pretendía el título. Ahora, lideran un grupo ya reducido a dos contendientes -a pesar de haber opciones matemáticas, el Chelsea está virtualmente fuera de la pelea-. El sábado, en el partido más importante de los que les quedan por disputar a los de Manchester, Agüero formó en punta e, incluso, en el 22', marcó el tanto que supuso el empate a uno después de que el Everton se hubiese adelantado minutos antes con un golazo obra de Ross Barkley. Lamentablemente, poco después, el internacional argentino se marchó aquejado de su tercera lesión muscular de la temporada. Sin Agüero otra vez, ¿ahora qué?, se preguntaría más de un aficionado celeste.

La respuesta la encontraron en Edin Dzeko. El bosnio, que ya había marcado la pasada jornada en Selhurst Park, salió al rescate de los suyos y, con dos tantos (minutos 43 y 48) aseguró una victoria que bien puede valer una Premier League. No ha sido una temporada fácil para el atacante de Sarajevo. Eclipsado por el arrebatador inicio de temporada de Álvaro Negredo, que le relegó al banquillo como tercera opción ofensiva, el delantero balcánico ha sabido aguardar a su oportunidad. Una espera que está teniendo sus resultados. Actualmente es intocable en los planes de Manuel Pellegrini y acumula dos jornadas consecutivas viendo puerta. Con Agüero entre algodones y dos partidos vitales por delante, no hay duda de que es su momento.


Sidwell, Bent y Mitroglou reaccionan tras encajar el tercer gol | Getty Images

KONSTANTINOS MITROGLOU
Tras 13 años en la élite de manera interrumpida, Craven Cottage no albergará fútbol de Premier League la próxima temporada. Este sábado, tras caer por 4-1 en Stoke-on-Trent, el Fulham firmó su descenso a Championship. No hubo segunda parte de la célebre 'gran evasión' que años antes habían protagonizado los Cottagers. Lamentablemente, el club del oeste de Londres acompañará al Cardiff City y un tercer equipo por concretar, que previsiblemente será el Norwich City, a la segunda categoría del fútbol inglés. Un hecho triste, que corona una temporada para olvidar.

Una pesadilla que se podría identificar en la figura de Kostas Mitroglou, delantero griego que llegó en el pasado mercado de invierno como medicina contra los males y que ha quedado en mero tónico de venta itinerante, como aquel que comerciaba de pueblo en pueblo Homer Simpson junto a su padre.

Después de un primer tramo de temporada arrebatador en el Olympiakos, en el que anotó 14 goles en 12 partidos de la liga griega, el Fulham no dudó en desembolsar más de 13 millones de euros por los servicios del internacional heleno. Se trataba de uno de los nombres de moda en el viejo continente, la apuesta principal de un plan para enderezar una temporada que había comenzado torcida. Desgraciadamente, no pudo salir peor. Firmado en el último día del mercado de fichajes, unos problemas de rodilla retrasaron el debut del goleador tres partidos. El inicio de un calvario de lesiones y desencuentros, llegó a tener una polémica pública con Magath por jugar con Grecia cuando acababa de recuperarse de sus primeras molestias en la rodilla, que ha terminado traduciéndose en una presencia testimonial del futbolista en la Premier League.

En total, Mitroglou ha jugado 153 minutos con el primer equipo del Fulham -ninguno de ellos, por cierto, como local-. Dos más de lo que lo ha hecho con el reservas, 151 minutos. En ellos no ha logrado anotar ningún gol y su incidencia en el juego ha sido mínima. Ante el Stoke, ya con 2-0 por debajo en el marcador, Magath decidió darle entrada en el 58'. Lo justo para que viviese los últimos instantes de su equipo como conjunto de Premier League.

ARSENE WENGER
Diecisiete años en el Arsenal, diecisiete años clasificándose para la Liga de Campeones. No es ningún título, pero el particular récord de Arsene Wenger al frente de los Gunners continua extendiéndose una temporada más. El pasado sábado, tras la derrota del Everton por 2-3 contra el Manchester City, el conjunto de Islington aseguró que la célebre sintonía de la Champions League volviese a sonar un curso más por la megafonía del Emirates Stadium. Quizá, el mínimo exigible para una entidad del calibre de la londinense. Un objetivo que, eso sí, no deja de tener su dificultad y mérito.

Es la pequeña conquista del técnico alsaciano, quién, quizá producto de la alegría, volvió a deslizar lo que ya es un secreto a voces, esto es, su continuidad en el club armero. Preguntado al término del último partido de los pistoleros en casa sobre el asunto, el manager francés afirmó que “mi palabra es mi palabra, por lo que no necesito ningún bolígrafo para firmar un compromiso”.

Al hacer balance del curso, Wenger lamentó el no haber sido más sólidos en Liga. “Algunas duras derrotas como visitantes nos han costado el título”, aseguró el técnico, en clara referencia a la falta de competitividad mostrada por su equipo en estadios como el Etihad, Stamford Bridge o Anfield Road, donde los Gunners cayeron derrotados por 6-3, 6-0 y 5-1 respectivamente. “En algunos de esos partidos, al inicio, fuimos cogidos por sorpresa. Quizá fuimos demasiado cautos y hemos pagado un gran precio por ello”, analizó.

El Arsenal derrotó por 1-0 al West Bromwich Albion gracias a un cabezazo de Giroud en la primera parte. El partido, ya intrascendente para los locales, retrasa una jornada más la salvación para el cuadro dirigido por Pepe Mel. Con encuentros pendientes ante Sunderland y Stoke City, los 'Baggies' deberán conseguir un punto más para certificar su presencia en la élite en la temporada 2014/15. 

[Sigue toda la actualidad de la Premier en @SpheraPremier]

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Javier MERCADAL –  La penúltima jornada de la Premier League transcurrió marcada por el partido que el Manchester City disputó ante el Everton en Liverpool.

Los Citizens, que dependen de sí mismos para levantar el trofeo de campeones, tenían en Goodison Park su prueba más exigente de lo que les resta por jugar. Un test exigente, que finalmente lograron solventar con un 2-3 que les acerca, un poquito más, a un título que llegó a parecer perdido. Con un partido más por disputar, el conjunto de Manuel Pellegrini debe recibir en el Etihad Stadium a Aston Villa y West Ham, que ya no se juegan nada. Las cuentas, en su caso, son sencillas: dos triunfos y los de azul celeste volverán a coronarse como el mejor equipo inglés.

El fin de semana sirvió, además, para clarificar otros asuntos. Así, de manera matemática, ya se conoce que Manchester City, Liverpool, Chelsea y Arsenal serán los equipos que representen a la Premier League en la próxima Liga de Campeones. El Everton, además, será quinto, a pesar de que el Tottenham, que perdió por 2-0 contra el West Ham en el último derbi londinense del curso, todavía puede igualarles a puntos, la diferencia de goles resulta escandalosamente favorable para los de Roberto Martínez. Finalmente, por abajo, el Norwich consiguió arrancar un empate a cero frente a un apático Chelsea que de nada parece servirles. Si el Sunderland, que logró la machada de vencer por 0-2 en Old Trafford, logra un punto en cualquiera de los dos compromisos que le restan, ante West Bromwich Albion y Swansea, serán un año más equipo de élite. Cardiff City y Fulham jugarán la próxima campaña en Championship.

Así las cosas, estos son los tres grandes protagonistas del fin de semana en las islas:

EDIN DZEKO
En diciembre de 2013, el Manchester City parecía el equipo destinado a dominar en Inglaterra. Con un ataque descomunal, los Citizens infundían el terror entre sus rivales. Especialmente, en aquellos incautos a los que el calendario les deparaba visitar el temido Etihad Stadium. Una situación que cambió drásticamente tras la lesión de Sergio Agüero, hasta entonces su máximo goleador. Con el argentino fuera, el equipo de Manuel Pellegrini no encontró la solución y, tras el varapalo que supuso la eliminación en la Liga de Campeones a manos del Barcelona, se descompuso por completo.

Después llegaría la tragedia en casa ante el Wigan en FA Cup y todo pareció acabado para ellos. Aunque, matemáticamente, y gracias a los partidos que tenían aplazados, nunca llegaron a descabalgarse de la terna que pretendía el título. Ahora, lideran un grupo ya reducido a dos contendientes -a pesar de haber opciones matemáticas, el Chelsea está virtualmente fuera de la pelea-. El sábado, en el partido más importante de los que les quedan por disputar a los de Manchester, Agüero formó en punta e, incluso, en el 22', marcó el tanto que supuso el empate a uno después de que el Everton se hubiese adelantado minutos antes con un golazo obra de Ross Barkley. Lamentablemente, poco después, el internacional argentino se marchó aquejado de su tercera lesión muscular de la temporada. Sin Agüero otra vez, ¿ahora qué?, se preguntaría más de un aficionado celeste.

La respuesta la encontraron en Edin Dzeko. El bosnio, que ya había marcado la pasada jornada en Selhurst Park, salió al rescate de los suyos y, con dos tantos (minutos 43 y 48) aseguró una victoria que bien puede valer una Premier League. No ha sido una temporada fácil para el atacante de Sarajevo. Eclipsado por el arrebatador inicio de temporada de Álvaro Negredo, que le relegó al banquillo como tercera opción ofensiva, el delantero balcánico ha sabido aguardar a su oportunidad. Una espera que está teniendo sus resultados. Actualmente es intocable en los planes de Manuel Pellegrini y acumula dos jornadas consecutivas viendo puerta. Con Agüero entre algodones y dos partidos vitales por delante, no hay duda de que es su momento.


Sidwell, Bent y Mitroglou reaccionan tras encajar el tercer gol | Getty Images

KONSTANTINOS MITROGLOU
Tras 13 años en la élite de manera interrumpida, Craven Cottage no albergará fútbol de Premier League la próxima temporada. Este sábado, tras caer por 4-1 en Stoke-on-Trent, el Fulham firmó su descenso a Championship. No hubo segunda parte de la célebre 'gran evasión' que años antes habían protagonizado los Cottagers. Lamentablemente, el club del oeste de Londres acompañará al Cardiff City y un tercer equipo por concretar, que previsiblemente será el Norwich City, a la segunda categoría del fútbol inglés. Un hecho triste, que corona una temporada para olvidar.

Una pesadilla que se podría identificar en la figura de Kostas Mitroglou, delantero griego que llegó en el pasado mercado de invierno como medicina contra los males y que ha quedado en mero tónico de venta itinerante, como aquel que comerciaba de pueblo en pueblo Homer Simpson junto a su padre.

Después de un primer tramo de temporada arrebatador en el Olympiakos, en el que anotó 14 goles en 12 partidos de la liga griega, el Fulham no dudó en desembolsar más de 13 millones de euros por los servicios del internacional heleno. Se trataba de uno de los nombres de moda en el viejo continente, la apuesta principal de un plan para enderezar una temporada que había comenzado torcida. Desgraciadamente, no pudo salir peor. Firmado en el último día del mercado de fichajes, unos problemas de rodilla retrasaron el debut del goleador tres partidos. El inicio de un calvario de lesiones y desencuentros, llegó a tener una polémica pública con Magath por jugar con Grecia cuando acababa de recuperarse de sus primeras molestias en la rodilla, que ha terminado traduciéndose en una presencia testimonial del futbolista en la Premier League.

En total, Mitroglou ha jugado 153 minutos con el primer equipo del Fulham -ninguno de ellos, por cierto, como local-. Dos más de lo que lo ha hecho con el reservas, 151 minutos. En ellos no ha logrado anotar ningún gol y su incidencia en el juego ha sido mínima. Ante el Stoke, ya con 2-0 por debajo en el marcador, Magath decidió darle entrada en el 58'. Lo justo para que viviese los últimos instantes de su equipo como conjunto de Premier League.

ARSENE WENGER
Diecisiete años en el Arsenal, diecisiete años clasificándose para la Liga de Campeones. No es ningún título, pero el particular récord de Arsene Wenger al frente de los Gunners continua extendiéndose una temporada más. El pasado sábado, tras la derrota del Everton por 2-3 contra el Manchester City, el conjunto de Islington aseguró que la célebre sintonía de la Champions League volviese a sonar un curso más por la megafonía del Emirates Stadium. Quizá, el mínimo exigible para una entidad del calibre de la londinense. Un objetivo que, eso sí, no deja de tener su dificultad y mérito.

Es la pequeña conquista del técnico alsaciano, quién, quizá producto de la alegría, volvió a deslizar lo que ya es un secreto a voces, esto es, su continuidad en el club armero. Preguntado al término del último partido de los pistoleros en casa sobre el asunto, el manager francés afirmó que “mi palabra es mi palabra, por lo que no necesito ningún bolígrafo para firmar un compromiso”.

Al hacer balance del curso, Wenger lamentó el no haber sido más sólidos en Liga. “Algunas duras derrotas como visitantes nos han costado el título”, aseguró el técnico, en clara referencia a la falta de competitividad mostrada por su equipo en estadios como el Etihad, Stamford Bridge o Anfield Road, donde los Gunners cayeron derrotados por 6-3, 6-0 y 5-1 respectivamente. “En algunos de esos partidos, al inicio, fuimos cogidos por sorpresa. Quizá fuimos demasiado cautos y hemos pagado un gran precio por ello”, analizó.

El Arsenal derrotó por 1-0 al West Bromwich Albion gracias a un cabezazo de Giroud en la primera parte. El partido, ya intrascendente para los locales, retrasa una jornada más la salvación para el cuadro dirigido por Pepe Mel. Con encuentros pendientes ante Sunderland y Stoke City, los 'Baggies' deberán conseguir un punto más para certificar su presencia en la élite en la temporada 2014/15. 

[Sigue toda la actualidad de la Premier en @SpheraPremier]

etiquetas:

Everton