_Destacado

Por la marea azul

Redacción @SpheraSports 08-03-2020

Nos gustan todas las copas. La de fútbol sala, con ese formato parecido al del baloncesto, tiene esa sensación de fin de semana que esperas durante toda una vida. Valdepeñas es un pequeño pueblo de Castilla-La Mancha que le cayó una oportunidad que solo unos pocos podían pensar. Quizás, solo quizás, los que arrancaron un proyecto que hoy vive en todo lo alto lo vieron en sueños: luchar por títulos nacionales con el Viña Albali Valdepeñas. En ese lugar viven unas 30.000 personas que estos últimos días han llenado Málaga, todo un Martín Carpena, para apoyar a un conjunto que nunca había llegado a una final de Copa. Pero había que creer, sobre todo, tras la impresionante victoria ante Movistar Inter en las semifinales. Faltaba la final ante el Barcelona. Que les despertaran del sueño. Imposible.

Se adelantaron los manchegos en una final disputadísima. Sin embargo, los catalanes consiguieron darle la vuelta al choque y aguantaron con un aplomo de campeón. El conjunto de David Ramos estrelló varias ocasiones la pelota contra el palo y peleó por la final hasta los últimos segundos, pese a una expulsión que no evitó que Chino cuajara un hat-trick y le metiera el miedo en el cuerpo al cuadro azulgrana. Cantaban y bailaban los futbolistas del Barça al son de una marea azul que reventó el pabellón malagueño. Soñaron con un título para su pequeño pueblo de esa España vaciada de la que a veces se habla. Perdieron, pero se marchan de Andalucía con la cabeza muy arriba tras caer ante uno de los mejores encuentros del mundo y que, en España, empieza a crear una dinastía. Pero esta edición será recordada por la marea azul que creyó en su equipo ocurriera lo que ocurriera.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Nos gustan todas las copas. La de fútbol sala, con ese formato parecido al del baloncesto, tiene esa sensación de fin de semana que esperas durante toda una vida. Valdepeñas es un pequeño pueblo de Castilla-La Mancha que le cayó una oportunidad que solo unos pocos podían pensar. Quizás, solo quizás, los que arrancaron un proyecto que hoy vive en todo lo alto lo vieron en sueños: luchar por títulos nacionales con el Viña Albali Valdepeñas. En ese lugar viven unas 30.000 personas que estos últimos días han llenado Málaga, todo un Martín Carpena, para apoyar a un conjunto que nunca había llegado a una final de Copa. Pero había que creer, sobre todo, tras la impresionante victoria ante Movistar Inter en las semifinales. Faltaba la final ante el Barcelona. Que les despertaran del sueño. Imposible.

Se adelantaron los manchegos en una final disputadísima. Sin embargo, los catalanes consiguieron darle la vuelta al choque y aguantaron con un aplomo de campeón. El conjunto de David Ramos estrelló varias ocasiones la pelota contra el palo y peleó por la final hasta los últimos segundos, pese a una expulsión que no evitó que Chino cuajara un hat-trick y le metiera el miedo en el cuerpo al cuadro azulgrana. Cantaban y bailaban los futbolistas del Barça al son de una marea azul que reventó el pabellón malagueño. Soñaron con un título para su pequeño pueblo de esa España vaciada de la que a veces se habla. Perdieron, pero se marchan de Andalucía con la cabeza muy arriba tras caer ante uno de los mejores encuentros del mundo y que, en España, empieza a crear una dinastía. Pero esta edición será recordada por la marea azul que creyó en su equipo ocurriera lo que ocurriera.

_Alemania

Ascenso, permanencia y despedida

Juanma Perera @juanmaHumilAfic
07-07-2020

_Destacado

Parc Fermé: Austria 2020

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
06-07-2020