_Fórmula 1

Parc Fermé: GP ITALIA

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 09-09-2019

etiquetas:

La Fórmula 1 visitaba Monza y los tifosi anhelaban una victoria por parte de Ferrari. Charles Leclerc cuajó un estupendo fin de semana y consiguió su segunda victoria, colocándose como primer piloto de Ferrari en el campeonato tras el parón veraniego. El Gran Premio de Italia nos deja estas reflexiones.

Leclerc enloquece a los tifosi

El piloto debutante en la escudería hizo que un Ferrari cruzara la meta en primera posición en Monza, algo que no ocurría desde que Fernando Alonso, otro debutante, lo hiciera en 2010. Este resultado enloqueció a los aficionados locales, los cuales estallaron de alegría al ver a su equipo ganar en su casa. Ferrari es algo más que un equipo en Italia y así lo demostraron los tifosi. Leclerc fue el justo vencedor del Gran Premio. La ‘Scuderia’ demostró ser el mejor equipo en la pista. Consiguieron la pole, tenían ritmo en carrera y ejecutaron una buena estrategia. Mercedes quiso disputarle el primer puesto al monegasco, pero supo defenderse para lograr la tan ansiada victoria de Ferrari. Ganar en Fórmula 1 siempre es especial. Hacerlo en Monza pilotando para Ferrari es mágico. 

Vettel y Stroll merecieron bandera negra

Si Leclerc fue la cara positiva del Gran Premio para Ferrari, Vettel fue la negativa. Realizó un trompo que le dejó fuera de la pista. Este ya es un error bastante grave, pero su reincorporación a pista no se puede permitir. Volver al trazado de forma perpendicular a la trayectoria cuando hay monoplazas cerca debería ser motivo de expulsión. Sebastian mandó a la hierba a Stroll, pero podía haber sido mucho peor. El canadiense, inexplicablemente, hizo lo mismo que el piloto que le había echado de la pista. Ambos fueron sancionados, pero pienso que merecían la expulsión inmediata de la carrera. Hemos visto dos graves accidentes en categorías inferiores en la última semana, uno de ellos con un fallecido. No se pueden permitir este tipo de conductas tan temerarias. Si no se castiga con dureza, volveremos a ver alguna situación similar y puede que tenga consecuencias más graves que en esta ocasión.

Pelea de niños en la clasificación

Lo vivido en los últimos instantes de la Q3 fue esperpéntico. El que ninguno de los pilotos se quisiera poner en cabeza hizo que viéramos una pelea por ver quién era el piloto que no iba a tener rebufo. Esto, sumado a que los pilotos salieron con los segundos contados para cruzar la meta antes de que se acabara la sesión, hizo que solo Sainz rodara en la vuelta más decisiva de la clasificación. Fue un espectáculo, estuvo divertido, pero dio una mala imagen. No puede ser que el momento más importante del sábado no se dispute por este juego de los rebufos. Siendo sincero, me gustó la competitividad que hubo entre todos, pero me parece patético que se queden sin poder mejorar su tiempo por esta pelea. Hay algo que no me termina de cuadrar: si Leclerc iba a darle rebufo a Vettel en esa vuelta, y viendo que se acababa el tiempo de la sesión, ¿por qué no se puso el primero? Al final dieron espectáculo, fue muy entretenido, pero los que salieron perdiendo fueron todos ellos. Ninguno se quiso sacrificar y al final se sacrificaron todos.

McLaren desaprovecha su ritmo

Llevan dos Grandes Premios sin puntuar por errores ajenos al rendimiento del monoplaza. En Spa, el motor Renault dejó tirado a Lando Norris en la última vuelta cuando iba a sumar 10 puntos para el equipo. En esta ocasión ha sido una tuerca la que ha privado a Sainz de obtener la sexta posición en la carrera. En estas dos citas han dejado de sumar 18 puntos y el cuarto puesto del equipo en constructores empieza a no estar tan claro. Necesitan recuperar una buena racha de resultados para afianzar este puesto en la tabla.

Renault sale reforzado

Sorprendió el gran nivel mostrado por los monoplazas italianos en un circuito puramente de motor. Tras una temporada con muchas más luces que sombras, consiguieron un magnífico resultado en el trazado italiano. Fueron 5º y 6º en clasificación y 4º y 5º en carrera. No terminaban con sus dos monoplazas en el top 5 desde Japón 2008. Suman 22 puntos muy valiosos que les permiten recortar a algo menos de la mitad su distancia con McLaren en la lucha por la cuarta plaza. Es el segundo mejor resultado de un equipo no puntero en este 2019, solo superado por los 23 puntos de Toro Rosso en Alemania. 

Notas

-Mercedes (8): Hamilton (8), Bottas (8)

-Ferrari (10): Vettel (0), Leclerc (10)

-Red Bull (7): Verstappen (8), Albon (7)

-Renault (10): Ricciardo (10), Hulkenberg (10)

-Haas (5): Magnussen (5), Grosjean (2)

-McLaren (7): Sainz (9), Norris (9)

-Racing Point (9): Pérez (9), Stroll (0) 

-Alfa Romeo (4): Raikkonen (6), Giovinazzi (8)

-Toro Rosso (7): Kvyat (7), Gasly (7)

-Williams (5): Russell (8), Kubica (3)

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Fórmula 1 visitaba Monza y los tifosi anhelaban una victoria por parte de Ferrari. Charles Leclerc cuajó un estupendo fin de semana y consiguió su segunda victoria, colocándose como primer piloto de Ferrari en el campeonato tras el parón veraniego. El Gran Premio de Italia nos deja estas reflexiones.

Leclerc enloquece a los tifosi

El piloto debutante en la escudería hizo que un Ferrari cruzara la meta en primera posición en Monza, algo que no ocurría desde que Fernando Alonso, otro debutante, lo hiciera en 2010. Este resultado enloqueció a los aficionados locales, los cuales estallaron de alegría al ver a su equipo ganar en su casa. Ferrari es algo más que un equipo en Italia y así lo demostraron los tifosi. Leclerc fue el justo vencedor del Gran Premio. La ‘Scuderia’ demostró ser el mejor equipo en la pista. Consiguieron la pole, tenían ritmo en carrera y ejecutaron una buena estrategia. Mercedes quiso disputarle el primer puesto al monegasco, pero supo defenderse para lograr la tan ansiada victoria de Ferrari. Ganar en Fórmula 1 siempre es especial. Hacerlo en Monza pilotando para Ferrari es mágico. 

Vettel y Stroll merecieron bandera negra

Si Leclerc fue la cara positiva del Gran Premio para Ferrari, Vettel fue la negativa. Realizó un trompo que le dejó fuera de la pista. Este ya es un error bastante grave, pero su reincorporación a pista no se puede permitir. Volver al trazado de forma perpendicular a la trayectoria cuando hay monoplazas cerca debería ser motivo de expulsión. Sebastian mandó a la hierba a Stroll, pero podía haber sido mucho peor. El canadiense, inexplicablemente, hizo lo mismo que el piloto que le había echado de la pista. Ambos fueron sancionados, pero pienso que merecían la expulsión inmediata de la carrera. Hemos visto dos graves accidentes en categorías inferiores en la última semana, uno de ellos con un fallecido. No se pueden permitir este tipo de conductas tan temerarias. Si no se castiga con dureza, volveremos a ver alguna situación similar y puede que tenga consecuencias más graves que en esta ocasión.

Pelea de niños en la clasificación

Lo vivido en los últimos instantes de la Q3 fue esperpéntico. El que ninguno de los pilotos se quisiera poner en cabeza hizo que viéramos una pelea por ver quién era el piloto que no iba a tener rebufo. Esto, sumado a que los pilotos salieron con los segundos contados para cruzar la meta antes de que se acabara la sesión, hizo que solo Sainz rodara en la vuelta más decisiva de la clasificación. Fue un espectáculo, estuvo divertido, pero dio una mala imagen. No puede ser que el momento más importante del sábado no se dispute por este juego de los rebufos. Siendo sincero, me gustó la competitividad que hubo entre todos, pero me parece patético que se queden sin poder mejorar su tiempo por esta pelea. Hay algo que no me termina de cuadrar: si Leclerc iba a darle rebufo a Vettel en esa vuelta, y viendo que se acababa el tiempo de la sesión, ¿por qué no se puso el primero? Al final dieron espectáculo, fue muy entretenido, pero los que salieron perdiendo fueron todos ellos. Ninguno se quiso sacrificar y al final se sacrificaron todos.

McLaren desaprovecha su ritmo

Llevan dos Grandes Premios sin puntuar por errores ajenos al rendimiento del monoplaza. En Spa, el motor Renault dejó tirado a Lando Norris en la última vuelta cuando iba a sumar 10 puntos para el equipo. En esta ocasión ha sido una tuerca la que ha privado a Sainz de obtener la sexta posición en la carrera. En estas dos citas han dejado de sumar 18 puntos y el cuarto puesto del equipo en constructores empieza a no estar tan claro. Necesitan recuperar una buena racha de resultados para afianzar este puesto en la tabla.

Renault sale reforzado

Sorprendió el gran nivel mostrado por los monoplazas italianos en un circuito puramente de motor. Tras una temporada con muchas más luces que sombras, consiguieron un magnífico resultado en el trazado italiano. Fueron 5º y 6º en clasificación y 4º y 5º en carrera. No terminaban con sus dos monoplazas en el top 5 desde Japón 2008. Suman 22 puntos muy valiosos que les permiten recortar a algo menos de la mitad su distancia con McLaren en la lucha por la cuarta plaza. Es el segundo mejor resultado de un equipo no puntero en este 2019, solo superado por los 23 puntos de Toro Rosso en Alemania. 

Notas

-Mercedes (8): Hamilton (8), Bottas (8)

-Ferrari (10): Vettel (0), Leclerc (10)

-Red Bull (7): Verstappen (8), Albon (7)

-Renault (10): Ricciardo (10), Hulkenberg (10)

-Haas (5): Magnussen (5), Grosjean (2)

-McLaren (7): Sainz (9), Norris (9)

-Racing Point (9): Pérez (9), Stroll (0) 

-Alfa Romeo (4): Raikkonen (6), Giovinazzi (8)

-Toro Rosso (7): Kvyat (7), Gasly (7)

-Williams (5): Russell (8), Kubica (3)

etiquetas:

_Fórmula 1

Sueño cumplido

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
17-01-2022

_Fórmula 1

El trabajador silencioso

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
10-01-2022