_Fórmula 1

Parc Fermé GP Estados Unidos

Abraham Marqués @AbrahamMarques_ 25-10-2022

La Fórmula 1 pisó suelo estadounidense por segunda vez en lo que llevamos de temporada. Tras un Gran Premio en Miami a principios de año, regresamos al ya clásico Circuito de las Américas ubicado en Texas. Max Verstappen estrenó su corona de campeón con una sufrida victoria, ya que un fallo en su segunda parada propició que se le pusiera el liderato cuesta arriba.

Lewis Hamilton tuvo al alcance de su mano ganar en Austin y convertirse en el primer piloto en ganar en 16 temporadas consecutivas. Desde que llegó a la Fórmula 1 siempre ha ganado algún Gran Premio en cada temporada. 2022 está siendo la excepción. Está igualado a 15 campañas consecutivas con Michael Schumacher (1992-2006). Si el heptacampeón no consigue subir a lo más alto del podio en cualquiera de los tres Grandes Premios que quedan, verá su racha cortada.

Durante el sábado recibimos la triste noticia de que Dietrich Mateschitz, el fundador de Red Bull, falleció a los 78 años de edad. Su equipo le rindió homenaje ganando su quinto título de constructores.

Como podrás observar, otra vez me vuelvo a saltar mi particular guion de cinco claves para analizar el Gran Premio. Con la temporada ya sentenciada, he visto oportuno hacer un breve repaso inicial para centrarme en lo que considero más importante del fin de semana. Importante, otra vez, por lo triste que es ver las decisiones que toma la FIA. Parece que buscan a propósito destrozar este deporte.

Como seguramente sepas, Fernando Alonso recibió 30 segundos de sanción una vez que se dio por concluido el Gran Premio. La FIA admitió a trámite una solicitud fuera de plazo presentada por Haas donde se quejaban de que el español había pilotado sin un retrovisor. Lo triste no es ya la sanción, sino el cúmulo de acontecimientos previos.

En primer lugar, se sabía desde la vuelta 22 que Fernando tenía su retrovisor en mal estado. Disputó un total de 34 vueltas con un elemento descolgado y desde dirección de carrera no dijeron nada. En este tipo de sucesos, si se considera peligroso para la seguridad el monoplaza de un piloto, se suele sacar rápidamente la bandera negra y naranja para indicarle que debe reparar esos daños para poder continuar en pista. En esta ocasión, esto no ocurrió.

Y no ocurrió porque no se supiera, porque en la transmisión se mostró perfectamente que este elemento no estaba en sus condiciones óptimas. Por lo tanto, no se advirtió a Fernando Alonso porque no lo consideraron oportuno. A falta de 8 vueltas para el final, el piloto de Alpine perdió el retrovisor. Aunque, a efectos prácticos era lo mismo tenerlo descolgado o no tenerlo, ya que en ninguno de los dos casos realizaba correctamente su función.

Al acabar la carrera, la FIA realizó el escrutinio rutinario de todos los monoplazas y concluyó que todo estaba en orden. Por lo tanto, consideraron apto el monoplaza de Fernando Alonso.

La admisión de la protesta fuera de tiempo de Haas fue la que llevó a la sanción. Cada equipo es libre de alegar y argumentar lo que quieran. Me parece correctísimo que Haas pidiera explicaciones cuando a ellos en otras ocasiones se les ha exigido entrar a reparar el monoplaza. Lo que no tiene ni pies ni cabeza es que la FIA cambiara de parecer a última hora bajo las presiones de un equipo. ¿Qué pasa? ¿Hasta ese momento no se plantearon los problemas de seguridad del Alpine? O, peor aún, ¿se achantaron ante presiones de un equipo perjudicado en otras ocasiones por este mismo tema y cambiaron de parecer?

En cualquiera de los casos me parece horrendo lo ocurrido. Demuestra que siguen con la falta de criterio y consistencia que llevan mostrando en los últimos tiempos.

Además, pienso que la sanción deja a la FIA aún más en evidencia. A Fernando Alonso le sancionan con un stop and go de 10 segundos. El motivo de elegir esta sanción se intuye que es la simulación del tiempo que el español perdería al entrar a boxes para reparar su monoplaza. El asunto es que un retrovisor no es un elemento reparable en un breve periodo de tiempo. Se necesitan varios minutos. Por lo tanto, siguiendo los altos estándares de seguridad que exige la FIA (añadamos un cuando quiere), se debería haber retirado el monoplaza.

De este modo, llego a la conclusión de que dirección de carrera permitió a un monoplaza disputar 34 vueltas a pesar de que según sus normas de seguridad se debería haber retirado. O al menos, eso evidencia la sanción fuera de plazo.

Para terminar, una pequeña reflexión. La maniobra de Russell que dejó fuera de carrera a Sainz se saldó con 5 segundos de sanción. Lo mismo ocurrió con la temeridad que Stroll cometió con Alonso, la cual afortunadamente no acabó en accidente grave. A Alonso, heroicidad aparte, le calzan 30 segundos por pilotar sin un retrovisor una vez acabada la carrera. 36 vueltas tuvieron para pedirle que entrara a boxes y no lo hicieron. Sigan así. Sigan cargándose este cortijo. Van a dejar esto como un solar.

Imagen de cabecera: F1

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

La Fórmula 1 pisó suelo estadounidense por segunda vez en lo que llevamos de temporada. Tras un Gran Premio en Miami a principios de año, regresamos al ya clásico Circuito de las Américas ubicado en Texas. Max Verstappen estrenó su corona de campeón con una sufrida victoria, ya que un fallo en su segunda parada propició que se le pusiera el liderato cuesta arriba.

Lewis Hamilton tuvo al alcance de su mano ganar en Austin y convertirse en el primer piloto en ganar en 16 temporadas consecutivas. Desde que llegó a la Fórmula 1 siempre ha ganado algún Gran Premio en cada temporada. 2022 está siendo la excepción. Está igualado a 15 campañas consecutivas con Michael Schumacher (1992-2006). Si el heptacampeón no consigue subir a lo más alto del podio en cualquiera de los tres Grandes Premios que quedan, verá su racha cortada.

Durante el sábado recibimos la triste noticia de que Dietrich Mateschitz, el fundador de Red Bull, falleció a los 78 años de edad. Su equipo le rindió homenaje ganando su quinto título de constructores.

Como podrás observar, otra vez me vuelvo a saltar mi particular guion de cinco claves para analizar el Gran Premio. Con la temporada ya sentenciada, he visto oportuno hacer un breve repaso inicial para centrarme en lo que considero más importante del fin de semana. Importante, otra vez, por lo triste que es ver las decisiones que toma la FIA. Parece que buscan a propósito destrozar este deporte.

Como seguramente sepas, Fernando Alonso recibió 30 segundos de sanción una vez que se dio por concluido el Gran Premio. La FIA admitió a trámite una solicitud fuera de plazo presentada por Haas donde se quejaban de que el español había pilotado sin un retrovisor. Lo triste no es ya la sanción, sino el cúmulo de acontecimientos previos.

En primer lugar, se sabía desde la vuelta 22 que Fernando tenía su retrovisor en mal estado. Disputó un total de 34 vueltas con un elemento descolgado y desde dirección de carrera no dijeron nada. En este tipo de sucesos, si se considera peligroso para la seguridad el monoplaza de un piloto, se suele sacar rápidamente la bandera negra y naranja para indicarle que debe reparar esos daños para poder continuar en pista. En esta ocasión, esto no ocurrió.

Y no ocurrió porque no se supiera, porque en la transmisión se mostró perfectamente que este elemento no estaba en sus condiciones óptimas. Por lo tanto, no se advirtió a Fernando Alonso porque no lo consideraron oportuno. A falta de 8 vueltas para el final, el piloto de Alpine perdió el retrovisor. Aunque, a efectos prácticos era lo mismo tenerlo descolgado o no tenerlo, ya que en ninguno de los dos casos realizaba correctamente su función.

Al acabar la carrera, la FIA realizó el escrutinio rutinario de todos los monoplazas y concluyó que todo estaba en orden. Por lo tanto, consideraron apto el monoplaza de Fernando Alonso.

La admisión de la protesta fuera de tiempo de Haas fue la que llevó a la sanción. Cada equipo es libre de alegar y argumentar lo que quieran. Me parece correctísimo que Haas pidiera explicaciones cuando a ellos en otras ocasiones se les ha exigido entrar a reparar el monoplaza. Lo que no tiene ni pies ni cabeza es que la FIA cambiara de parecer a última hora bajo las presiones de un equipo. ¿Qué pasa? ¿Hasta ese momento no se plantearon los problemas de seguridad del Alpine? O, peor aún, ¿se achantaron ante presiones de un equipo perjudicado en otras ocasiones por este mismo tema y cambiaron de parecer?

En cualquiera de los casos me parece horrendo lo ocurrido. Demuestra que siguen con la falta de criterio y consistencia que llevan mostrando en los últimos tiempos.

Además, pienso que la sanción deja a la FIA aún más en evidencia. A Fernando Alonso le sancionan con un stop and go de 10 segundos. El motivo de elegir esta sanción se intuye que es la simulación del tiempo que el español perdería al entrar a boxes para reparar su monoplaza. El asunto es que un retrovisor no es un elemento reparable en un breve periodo de tiempo. Se necesitan varios minutos. Por lo tanto, siguiendo los altos estándares de seguridad que exige la FIA (añadamos un cuando quiere), se debería haber retirado el monoplaza.

De este modo, llego a la conclusión de que dirección de carrera permitió a un monoplaza disputar 34 vueltas a pesar de que según sus normas de seguridad se debería haber retirado. O al menos, eso evidencia la sanción fuera de plazo.

Para terminar, una pequeña reflexión. La maniobra de Russell que dejó fuera de carrera a Sainz se saldó con 5 segundos de sanción. Lo mismo ocurrió con la temeridad que Stroll cometió con Alonso, la cual afortunadamente no acabó en accidente grave. A Alonso, heroicidad aparte, le calzan 30 segundos por pilotar sin un retrovisor una vez acabada la carrera. 36 vueltas tuvieron para pedirle que entrara a boxes y no lo hicieron. Sigan así. Sigan cargándose este cortijo. Van a dejar esto como un solar.

Imagen de cabecera: F1

_Fórmula 1

Despedidas

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
29-11-2022

_Fórmula 1

Parc Fermé: Gran Premio de Abu Dhabi

Abraham Marqués @AbrahamMarques_
22-11-2022