_Otros

Orgullo de Lezama

David Orenes @david_lrl 22-08-2018

etiquetas:

Diez días después de que Kepa Arrizabalaga depositara la cláusula de
rescisión valorada en 80 millones de euros en la sede de la Liga de Fútbol
Profesional, Josu Urrutia compareció en rueda de prensa con el discurso
preparado. En realidad no tuvo nada que preparar, porque era el mismo que había
repetido una y mil veces.

“El Athletic, para los que somos de él, es el mejor club del mundo y por
eso para el aficionado es difícil entender una decisión como la de Kepa”
. El meta, que había
renovado en enero, se marchó al Chelsea para ocupar el puesto dejado por
Courtois, fichado por el Real Madrid. En su presentación como jugador ‘blue’,
el portero más caro del planeta dejó clara su postura: “Es un nuevo reto, tanto
en mi carrera futbolística como en lo personal. Es un paso adelante”.

Un paso adelante. En los últimos años, las grandes estrellas del Athletic
han abandonado el club con la intención de “crecer” como futbolistas: Javi
Martínez al Bayern, Fernando Llorente a la Juventus, Ander Herrera al
Manchester United, Aymeric Laporte al Manchester City y ahora Kepa al Chelsea.
El club nunca negoció. Y aquellos jugadores han dejado más de 220 millones de
euros en beneficios

Las primeras ventas ayudaron a mejorar las instalaciones de Lezama e
invertir en una cantera que no deja de dar frutos. También a la construcción de
un estadio que será sede de la próxima Eurocopa. Con los 65 recibidos por
Laporte firmó los dos fichajes más caros de su historia: Íñigo Martínez (32) y
Yuri Berchiche (24). ¿Pero qué puede hacer con los 80 de Kepa? En un mercado
tan limitado, reforzar la portería con un fichaje de campanillas es imposible.
Así que se trató de ilusionar a la afición con una bomba llamada Oyarzabal. Un
día después de conocerse la noticia, el joven internacional español renovaba
con la Real Sociedad.

¿Qué le queda pues al Athletic? Confiar en su cantera. Unai Simón,
cedido en el Elche, fue llamado de urgencia. Acabó siendo titular en el debut
liguero ante el Leganés, firmando una notable actuación con una parada a un
cabezazo de Ojeda que nunca olvidará. En el centro de la zaga, el desconocido Peru
Nolaskoain debutaba en Primera División anotando el 1-0 en un saque de
esquina. Dos meses atrás jugaba en Segunda B. Unai López fue otro de los
canteranos que hizo su aparición en el primer equipo ante los pepineros, si
bien su actuación fue discreta.

Salvo Dani García, todos los jugadores titulares en la primera jornada de
Liga pasaron en algún momento por Lezama. Muniain, autor del gol en el
descuento que valió los tres puntos, lleva jugando en el primer equipo desde
los 16. Susaeta, con 30 años, ha jugado casi 500 partidos como rojiblanco.

Dicen que para ser jugador del Athletic hay que estar hecho de una pasta
especial. Que su máxima aspiración debe ser alcanzar el primer equipo y
escribir allí su propia historia. Julen Guerrero es uno de los ejemplos
más mencionados. Jugó toda su vida en San Mamés, unos 14 años al servicio de
los leones. Rechazó numerosas ofertas de los grandes. Llegó a recibir un cheque
en blanco del Real Madrid, pero fue fiel a la filosofía que el club recuerda en
su último boletín informativo:
“El Athletic seguirá trabajando para que
formar parte de su primer equipo siga siendo la máxima aspiración profesional y
personal de todos los jugadores y jugadoras, representantes de un proyecto y
filosofía deportiva únicos. Nuestro futuro se encuentra construido sobre una
elección libremente adoptada en el pasado y que solo conlleva una sensación de
orgullo”.

Para orgullo, el de una cantera que no deja de producir valores de futuro,
algunos de ellos dejando cantidades insólitas e impensables hace un lustro.
Lezama cuenta con más salud que nunca, y solo un proyecto ilusionante puede
hacer que futbolistas como Kepa, Laporte y compañía no hagan las maletas antes
de tiempo. Es tu turno, Berizzo.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Diez días después de que Kepa Arrizabalaga depositara la cláusula de
rescisión valorada en 80 millones de euros en la sede de la Liga de Fútbol
Profesional, Josu Urrutia compareció en rueda de prensa con el discurso
preparado. En realidad no tuvo nada que preparar, porque era el mismo que había
repetido una y mil veces.

“El Athletic, para los que somos de él, es el mejor club del mundo y por
eso para el aficionado es difícil entender una decisión como la de Kepa”
. El meta, que había
renovado en enero, se marchó al Chelsea para ocupar el puesto dejado por
Courtois, fichado por el Real Madrid. En su presentación como jugador ‘blue’,
el portero más caro del planeta dejó clara su postura: “Es un nuevo reto, tanto
en mi carrera futbolística como en lo personal. Es un paso adelante”.

Un paso adelante. En los últimos años, las grandes estrellas del Athletic
han abandonado el club con la intención de “crecer” como futbolistas: Javi
Martínez al Bayern, Fernando Llorente a la Juventus, Ander Herrera al
Manchester United, Aymeric Laporte al Manchester City y ahora Kepa al Chelsea.
El club nunca negoció. Y aquellos jugadores han dejado más de 220 millones de
euros en beneficios

Las primeras ventas ayudaron a mejorar las instalaciones de Lezama e
invertir en una cantera que no deja de dar frutos. También a la construcción de
un estadio que será sede de la próxima Eurocopa. Con los 65 recibidos por
Laporte firmó los dos fichajes más caros de su historia: Íñigo Martínez (32) y
Yuri Berchiche (24). ¿Pero qué puede hacer con los 80 de Kepa? En un mercado
tan limitado, reforzar la portería con un fichaje de campanillas es imposible.
Así que se trató de ilusionar a la afición con una bomba llamada Oyarzabal. Un
día después de conocerse la noticia, el joven internacional español renovaba
con la Real Sociedad.

¿Qué le queda pues al Athletic? Confiar en su cantera. Unai Simón,
cedido en el Elche, fue llamado de urgencia. Acabó siendo titular en el debut
liguero ante el Leganés, firmando una notable actuación con una parada a un
cabezazo de Ojeda que nunca olvidará. En el centro de la zaga, el desconocido Peru
Nolaskoain debutaba en Primera División anotando el 1-0 en un saque de
esquina. Dos meses atrás jugaba en Segunda B. Unai López fue otro de los
canteranos que hizo su aparición en el primer equipo ante los pepineros, si
bien su actuación fue discreta.

Salvo Dani García, todos los jugadores titulares en la primera jornada de
Liga pasaron en algún momento por Lezama. Muniain, autor del gol en el
descuento que valió los tres puntos, lleva jugando en el primer equipo desde
los 16. Susaeta, con 30 años, ha jugado casi 500 partidos como rojiblanco.

Dicen que para ser jugador del Athletic hay que estar hecho de una pasta
especial. Que su máxima aspiración debe ser alcanzar el primer equipo y
escribir allí su propia historia. Julen Guerrero es uno de los ejemplos
más mencionados. Jugó toda su vida en San Mamés, unos 14 años al servicio de
los leones. Rechazó numerosas ofertas de los grandes. Llegó a recibir un cheque
en blanco del Real Madrid, pero fue fiel a la filosofía que el club recuerda en
su último boletín informativo:
“El Athletic seguirá trabajando para que
formar parte de su primer equipo siga siendo la máxima aspiración profesional y
personal de todos los jugadores y jugadoras, representantes de un proyecto y
filosofía deportiva únicos. Nuestro futuro se encuentra construido sobre una
elección libremente adoptada en el pasado y que solo conlleva una sensación de
orgullo”.

Para orgullo, el de una cantera que no deja de producir valores de futuro,
algunos de ellos dejando cantidades insólitas e impensables hace un lustro.
Lezama cuenta con más salud que nunca, y solo un proyecto ilusionante puede
hacer que futbolistas como Kepa, Laporte y compañía no hagan las maletas antes
de tiempo. Es tu turno, Berizzo.

etiquetas: