_Otros

Oídos sordos

José Gavilán @futbol_internac 14-06-2018

etiquetas:

Timo Werner afronta a sus 22 años uno de los retos más
importantes de su vida. El Mundial de Rusia 2018 puede ser el punto de
inflexión en la carrera de un delantero con un potencial indudable. En sus
espaldas cae la responsabilidad de ser el sustituto de Miroslav Klose en la
Mannschaft, con lo que ello conlleva. Joachim Löw no entiende de edades y el
nueve del RB Leizpig es el encargado del gol en la vigente campeona del mundo.

Deportivamente, Timo Werner está preparado. Se trata de un
punta diferente. Un futbolista que crece en las transiciones ofensivas, un
especialista de los espacios. Los crea, y los ocupa. Sus movimientos y
velocidad obliga a los defensas rivales a estar constantemente pendientes de
él. Por ello, con el ariete alemán como hombre más adelantado, podemos ver al
propio delantero invadiendo las zonas libres a las espaldas de sus oponentes o
habilitando a sus compañeros para que sean éstos los que se apropien de una
posición ventajosa en ataque.

La definición tampoco es un problema para Timo Werner. En
Leipzig se ha destapado como un auténtico goleador. En su primer año con ‘Los
Toros’, el internacional alemán anotó 21 tantos en la Bundesliga, la misma
cifra que ha anotado este año si tenemos en cuenta sus goles en competición
europea. Con Alemania, su promedio le lleva a conseguir un tanto cada 110
minutos disputados. Olfato afinado.

La sombra de Miroslav Klose es alargada. No será fácil
sustituir al máximo goleador de la historia de los Mundiales. Pero Werner debe
ponerse sus tapones y hacer oídos sordos a las comparaciones. Quizás, eso sea
lo más difícil para el futbolista nacido en Stuttgart. La presión juega en su
contra y sus problemas de vértigo frenan la proyección del delantero en el que
hay puestas más esperanzas en Alemania. Ante el Besiktas, Timo tuvo que
abandonar el partido en el minuto 32 debido al ruido ensordecedor del ambiente.
Debido a ello, el jugador estuvo casi un mes sin jugar con su equipo hasta el
punto de quedarse en el banquillo en un importante duelo directo ante el
Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park. Ahora, en el Mundial, tiene la
oportunidad de demostrar que fue un problema puntual y que está capacitado para
sobrevivir en la élite.

Por suerte para Werner, la atmósfera que se vive en un
Mundial es muy diferente a la que pudo encontrarse en Turquía. Por suerte para
Werner, aún no conocemos un artilugio ruso similar a las vuvuzelas
sudafricanas.

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Timo Werner afronta a sus 22 años uno de los retos más
importantes de su vida. El Mundial de Rusia 2018 puede ser el punto de
inflexión en la carrera de un delantero con un potencial indudable. En sus
espaldas cae la responsabilidad de ser el sustituto de Miroslav Klose en la
Mannschaft, con lo que ello conlleva. Joachim Löw no entiende de edades y el
nueve del RB Leizpig es el encargado del gol en la vigente campeona del mundo.

Deportivamente, Timo Werner está preparado. Se trata de un
punta diferente. Un futbolista que crece en las transiciones ofensivas, un
especialista de los espacios. Los crea, y los ocupa. Sus movimientos y
velocidad obliga a los defensas rivales a estar constantemente pendientes de
él. Por ello, con el ariete alemán como hombre más adelantado, podemos ver al
propio delantero invadiendo las zonas libres a las espaldas de sus oponentes o
habilitando a sus compañeros para que sean éstos los que se apropien de una
posición ventajosa en ataque.

La definición tampoco es un problema para Timo Werner. En
Leipzig se ha destapado como un auténtico goleador. En su primer año con ‘Los
Toros’, el internacional alemán anotó 21 tantos en la Bundesliga, la misma
cifra que ha anotado este año si tenemos en cuenta sus goles en competición
europea. Con Alemania, su promedio le lleva a conseguir un tanto cada 110
minutos disputados. Olfato afinado.

La sombra de Miroslav Klose es alargada. No será fácil
sustituir al máximo goleador de la historia de los Mundiales. Pero Werner debe
ponerse sus tapones y hacer oídos sordos a las comparaciones. Quizás, eso sea
lo más difícil para el futbolista nacido en Stuttgart. La presión juega en su
contra y sus problemas de vértigo frenan la proyección del delantero en el que
hay puestas más esperanzas en Alemania. Ante el Besiktas, Timo tuvo que
abandonar el partido en el minuto 32 debido al ruido ensordecedor del ambiente.
Debido a ello, el jugador estuvo casi un mes sin jugar con su equipo hasta el
punto de quedarse en el banquillo en un importante duelo directo ante el
Borussia Dortmund en el Signal Iduna Park. Ahora, en el Mundial, tiene la
oportunidad de demostrar que fue un problema puntual y que está capacitado para
sobrevivir en la élite.

Por suerte para Werner, la atmósfera que se vive en un
Mundial es muy diferente a la que pudo encontrarse en Turquía. Por suerte para
Werner, aún no conocemos un artilugio ruso similar a las vuvuzelas
sudafricanas.

etiquetas:

_Otros

Proyectos que suman

Sara Giménez @_SaraGimenez
22-12-2021

_Otros

La mentira de Serdar Çoban

Diego G. Argota @DiegoGArgota21
17-12-2021