_Fútbol

Nunca es demasiado tarde: Remko Pasveer

Diego G. Argota @DiegoGArgota21 21-11-2022

Cuando el balón eche a rodar y Países Bajos busque llegar lejos en un torneo de selecciones otra vez, muchos se sorprenderán por ver quién es el portero que hay bajo palos en el equipo. Quizás no sea titular, pero la realidad es que Van Gaal decidió en la última ventana de selecciones, esa que se celebraba en el marco de la Nations League, que Remko Pasveer, de 38 años, fuera su portero titular por delante del habitual Cillessen y de Mark Flekker. En este tiempo, Pasveer ha cumplido un año más y quizás también un sueño que jamás esperara se hiciera realidad: jugar un Mundial.

Con una estética curiosa y llamativa (pelo cano y coleta larga cual personaje de The Witcher), Pasveer ha sido un absoluto desconocido hasta hace unos meses si uno no es asiduo y se interesa por la Eredivisie. Hay que decir, eso sí, que no es la primera vez que se enfunda la Oranje. Pasveer lo hizo allá por 2005 con una Sub21 que un año más tarde se llevaría la Eurocopa de la categoría. En ella, Pasveer fue suplente de Vermeer y en el torneo, que se celebró en Portugal, Países Bajos contó con una nómina de jugadores en la que destacaron Huntelaar y Emanuelson y de la que ya quedan muy pocos en activo. Lógico. A una edad a la que ya debería estar pensando más en la retirada, como norma general, resulta que Pasveer tiene el apoyo de todos sus compañeros y de algunos ex futbolistas para defender la portería neerlandesa.

La historia de Remko Pasveer es de aquellas que últimamente compra Disney y convierte en una película con final feliz para todos los públicos. La de aquel que no triunfa, pero no desiste, hasta que lo consigue. Sin importar que el camino sea más largo de lo normal. Porque hace solo un año, si alguien le hubiera dicho a Pasveer que iba no solo a jugar con Países Bajos, sino a disputar un Mundial, le habría tomado por un loco. Remko firmó con 20 años (2003) por el Twente porque parecía que ahí había portero de categoría, pero se encontró con tres temporadas de absoluto destierro al banquillo y frenazo en su progresión. Se fue entonces al Heracles Almelo, pero tras dos años a la sombra, se marchó cedido a Segunda División. Allí recuperó sensaciones y, cuando retornó al Heracles, se encontró con cuatro años de titularidad indiscutible y se hizo con un nombre en la Eredivisie.

Cuando pasó la treintena, se planteó un nuevo giro en su carrera, firmando por el PSV y tratando de jugar competición europea en uno de los grandes del país. Pasveer no era inconsciente, sabía donde se metía, y que iba a tener casi imposible tener minutos a la sombra de Zoet, y así fue. En tres años apenas disputó un puñado de partidos de copa y cinco duelos de Eredivisie cuando Zoet se quedó fuera por lesión o sanción. Quizás cansado de ser suplente, buscando un nuevo cambio de aires y seguramente su última experiencia deportiva, un par de meses antes de cumplir los 34 fichó por el Vitesse. Llevaba casi tres cursos sin jugar y allí demostró durante otros cuatro que aún le quedaban paradas por hacer y bocas por cerrar. Remko Pasveer era un porterazo solvente al que la edad no le había pasado factura y que, con cada día más experiencia, daba a su defensa una tranquilidad inusual.

Afortunadamente, el físico no le supuso ningún problema. Apenas sufrió lesiones en esas cuatro campañas con el Vitesse. Cuando el 5 de febrero de 2021 la FIFA anunció que Onana, portero del Ajax, sería sancionado un año por dopaje, el equipo de Ámsterdam tuvo que buscar en el mercado y a Pasveer se le abrió una oportunidad única. Fue el veterano Maarten Stekelenburg, hasta entonces suplente, el que cogió el testigo de titular lo que quedaba de temporada, siendo chicos de la cantera los que rellenaron el banquillo. A final de curso, en junio, Remko Pasveer acordó unirse al Ajax de Amsterdam. Tenía 37 años y firmó por un rol muy claro. Iba a estar detrás de Stekelenburg, también de Onana cuando regresara de su sanción y quizás detrás del jovencísimo y prometedor canterano Jay Gorter.

Pero la historia, muchas veces caprichosa, quiso que Stekelenburg se lesionara en el primer mes de competición antes de que regresara Onana. Remko Pasveer fue titular desde la jornada cuatro, sorprendiendo a Ten Hag y ganándose el respeto y el cariño de la grada ajacied. Sus actuaciones fueron sensacionales, estuvo mucho mejor de lo que se puede esperar de un tercer portero e incluso aportó mayor sobriedad a la zaga. Tanto, que cuando a Onana se le volvió a considerar elegible, Remko Pasveer siguió de titular. La mala fortuna quiso que, en la recta final del campeonato, Pasveer se rompiera un dedo y se perdiera los últimos meses de competición. Hubo un momento en el que Onana y Stekelenburg ya estaban listos mientras Pasveer, ya con 38 años, seguía lesionado. Y ahí, a igualdad de condiciones, Pasveer había firmado para ser tercer arquero del equipo. ¿Y si su oportunidad se había esfumado?

No. Cuando la temporada 2022-2023 echó a rodar, el nuevo técnico Alfred Schreuder apostó por Pasveer por encima de un Stekelenburg que tenía un año más. Onana ya no entraba en la ecuación, al haberse ido libre al Inter de Milán, pero sí lo seguía haciendo Jay Gorter, presumiblemente el portero futuro del club y del país que acababa de ser citado para la selección Sub21. Las actuaciones de Pasveer, tanto en Eredivisie como en Champions League, han servido para abrirle las puertas de la selección. “No acostumbramos a traer porteros tan mayores, admitió Van Gaal, que no dudó en ocultar que le había llamado la atención el nivel mostrado en el doble compromiso en el que fue titular hace unas semanas. “Nos da tranquilidad tenerle ahí atrás”, señala un ya retirado Van der Vaart. “Trabajé duro durante años y ahora siento que todas las piezas del puzle están encajando. Es una de las noches más hermosas de mi vida. No podría haber soñado con esto hace unos años”, aseguró él cuando debutó con la absoluta. Ahora va a cumplir otro. Defender a su país en una Copa del Mundo. Y todo hace indicar, que está por delante del joven Bijlow en la carrera por la titularidad.

Imagen de cabecera: @OnsOranje

Sp_

siguenos en:

©2019 Copyright Sphera Sports | Derechos reservados

Cuando el balón eche a rodar y Países Bajos busque llegar lejos en un torneo de selecciones otra vez, muchos se sorprenderán por ver quién es el portero que hay bajo palos en el equipo. Quizás no sea titular, pero la realidad es que Van Gaal decidió en la última ventana de selecciones, esa que se celebraba en el marco de la Nations League, que Remko Pasveer, de 38 años, fuera su portero titular por delante del habitual Cillessen y de Mark Flekker. En este tiempo, Pasveer ha cumplido un año más y quizás también un sueño que jamás esperara se hiciera realidad: jugar un Mundial.

Con una estética curiosa y llamativa (pelo cano y coleta larga cual personaje de The Witcher), Pasveer ha sido un absoluto desconocido hasta hace unos meses si uno no es asiduo y se interesa por la Eredivisie. Hay que decir, eso sí, que no es la primera vez que se enfunda la Oranje. Pasveer lo hizo allá por 2005 con una Sub21 que un año más tarde se llevaría la Eurocopa de la categoría. En ella, Pasveer fue suplente de Vermeer y en el torneo, que se celebró en Portugal, Países Bajos contó con una nómina de jugadores en la que destacaron Huntelaar y Emanuelson y de la que ya quedan muy pocos en activo. Lógico. A una edad a la que ya debería estar pensando más en la retirada, como norma general, resulta que Pasveer tiene el apoyo de todos sus compañeros y de algunos ex futbolistas para defender la portería neerlandesa.

La historia de Remko Pasveer es de aquellas que últimamente compra Disney y convierte en una película con final feliz para todos los públicos. La de aquel que no triunfa, pero no desiste, hasta que lo consigue. Sin importar que el camino sea más largo de lo normal. Porque hace solo un año, si alguien le hubiera dicho a Pasveer que iba no solo a jugar con Países Bajos, sino a disputar un Mundial, le habría tomado por un loco. Remko firmó con 20 años (2003) por el Twente porque parecía que ahí había portero de categoría, pero se encontró con tres temporadas de absoluto destierro al banquillo y frenazo en su progresión. Se fue entonces al Heracles Almelo, pero tras dos años a la sombra, se marchó cedido a Segunda División. Allí recuperó sensaciones y, cuando retornó al Heracles, se encontró con cuatro años de titularidad indiscutible y se hizo con un nombre en la Eredivisie.

Cuando pasó la treintena, se planteó un nuevo giro en su carrera, firmando por el PSV y tratando de jugar competición europea en uno de los grandes del país. Pasveer no era inconsciente, sabía donde se metía, y que iba a tener casi imposible tener minutos a la sombra de Zoet, y así fue. En tres años apenas disputó un puñado de partidos de copa y cinco duelos de Eredivisie cuando Zoet se quedó fuera por lesión o sanción. Quizás cansado de ser suplente, buscando un nuevo cambio de aires y seguramente su última experiencia deportiva, un par de meses antes de cumplir los 34 fichó por el Vitesse. Llevaba casi tres cursos sin jugar y allí demostró durante otros cuatro que aún le quedaban paradas por hacer y bocas por cerrar. Remko Pasveer era un porterazo solvente al que la edad no le había pasado factura y que, con cada día más experiencia, daba a su defensa una tranquilidad inusual.

Afortunadamente, el físico no le supuso ningún problema. Apenas sufrió lesiones en esas cuatro campañas con el Vitesse. Cuando el 5 de febrero de 2021 la FIFA anunció que Onana, portero del Ajax, sería sancionado un año por dopaje, el equipo de Ámsterdam tuvo que buscar en el mercado y a Pasveer se le abrió una oportunidad única. Fue el veterano Maarten Stekelenburg, hasta entonces suplente, el que cogió el testigo de titular lo que quedaba de temporada, siendo chicos de la cantera los que rellenaron el banquillo. A final de curso, en junio, Remko Pasveer acordó unirse al Ajax de Amsterdam. Tenía 37 años y firmó por un rol muy claro. Iba a estar detrás de Stekelenburg, también de Onana cuando regresara de su sanción y quizás detrás del jovencísimo y prometedor canterano Jay Gorter.

Pero la historia, muchas veces caprichosa, quiso que Stekelenburg se lesionara en el primer mes de competición antes de que regresara Onana. Remko Pasveer fue titular desde la jornada cuatro, sorprendiendo a Ten Hag y ganándose el respeto y el cariño de la grada ajacied. Sus actuaciones fueron sensacionales, estuvo mucho mejor de lo que se puede esperar de un tercer portero e incluso aportó mayor sobriedad a la zaga. Tanto, que cuando a Onana se le volvió a considerar elegible, Remko Pasveer siguió de titular. La mala fortuna quiso que, en la recta final del campeonato, Pasveer se rompiera un dedo y se perdiera los últimos meses de competición. Hubo un momento en el que Onana y Stekelenburg ya estaban listos mientras Pasveer, ya con 38 años, seguía lesionado. Y ahí, a igualdad de condiciones, Pasveer había firmado para ser tercer arquero del equipo. ¿Y si su oportunidad se había esfumado?

No. Cuando la temporada 2022-2023 echó a rodar, el nuevo técnico Alfred Schreuder apostó por Pasveer por encima de un Stekelenburg que tenía un año más. Onana ya no entraba en la ecuación, al haberse ido libre al Inter de Milán, pero sí lo seguía haciendo Jay Gorter, presumiblemente el portero futuro del club y del país que acababa de ser citado para la selección Sub21. Las actuaciones de Pasveer, tanto en Eredivisie como en Champions League, han servido para abrirle las puertas de la selección. “No acostumbramos a traer porteros tan mayores, admitió Van Gaal, que no dudó en ocultar que le había llamado la atención el nivel mostrado en el doble compromiso en el que fue titular hace unas semanas. “Nos da tranquilidad tenerle ahí atrás”, señala un ya retirado Van der Vaart. “Trabajé duro durante años y ahora siento que todas las piezas del puzle están encajando. Es una de las noches más hermosas de mi vida. No podría haber soñado con esto hace unos años”, aseguró él cuando debutó con la absoluta. Ahora va a cumplir otro. Defender a su país en una Copa del Mundo. Y todo hace indicar, que está por delante del joven Bijlow en la carrera por la titularidad.

Imagen de cabecera: @OnsOranje